por fin tenemos Seremi titular de Educación en Magallanes…ahora a trabajar!…

El nombramiento de un Seremi titular de Educación es lo mínimo que la región estuvo esperando durante largos nueves meses, y el nombramiento de Eleonor Montaña, profesora y profesional de carrera de esa secretaría, abre la perspectiva de que los asuntos educacionales tengan ahora un nuevo impulso.

Grandes son las tareas pendientes en materia educacional en Magallanes.

Lamentamos que el Ministerio de Educación poco haga frente a las precarias condiciones en que se encuentran los alumnos de la Universidad ARCIS, mientras esa sede cierra definitivamente, y no nos referimos solamemente al cierre temporal de sus oficinas ¡porque no cancelaron la patente municipal respectiva!, lo que refleja el grado de precariedad, sino de irresponsabilidad con el destino de decenas de estudiantes, quienes tuvieron que realizar una insólit conferencia de prensa en las veredas de calle 21 de Mayo, para anunciar futuras acciones legales por incumplimiento de sus contratos de prestación de servicios educacionales.

El Ministerio de Educación debiera tener mayores atribuciones para respaldar a estos estudiantes.

Estan pendientes además, entre otras tareas mayores, los desafíos de mejorar la calidad de la educación en nuestra región, el fortalecimiento de la profesión docente, el mayor apoyo del Estado a los estudiantes y a sus necesidades en materia de transporte público.

Manuel Luis Rodríguez U., Cientista Político

Anuncios

En un escenario político de incertidumbre, la izquierda aumenta su nivel de adhesión

La más reciente encuesta ADIMARK, titulada “Encuesta Evaluación Gestión de Gobierno Abril 2008”, pone de relieve los lentos cambios que están sucediendo al interior del escenario político chileno.

Dentro de las cifras que muestra esta encuesta, ponemos el acento en los niveles de identificación de los encuestados: mientras el nivel de identificación con la Concertación alcanza sólo a un 20%, apenas un 18% se sienten identificados con la derecha (Alianza por Chile) y con el Juntos Podemos se identifican un 13%.  Tendencialmente, entonces, bajan los niveles de identificación con la coalición de gobierno y la oposición de derecha, mientras se incrementa gradualmente el nivel de identificación con la izquierda.

En un escenario político extremadamente fluído, que genera una imagen de desorden ante la ciudadanía (acusaciones constitucionales, caida de las preferencias a la candidatura de Soledad Alvear, mala imagen de las instituciones políticas del país, nueva serie de renuncias de militantes del PDC, alza de las preferencias por Ricardo Lagos, incremento de la movilización social de los trabajadores y los estudiantes), la pérdida de preferencias de los dos bloques políticos del sistema, abre un cono de incertidumbre respecto de la capacidad general del gobierno y del país, en circunstancias que las perspectivas económicas inmediatas, indican que la crisis económica y financiera internacional repercutirá en Chile durante el segundo semestre de 2008.

El nivel de rechazo que ha alcanzado la Concertación o el bajo nivel de respaldo de la Presidenta Bachelet encuentra su orígen en la aplicación de políticas públicas erradas, que van a contrapelo de los intereses de los trabajadores en el plano económico, y en la sensación de desorden que arroja la gestión de gobierno.

El nivel de rechazo que encuentra la derecha, se encuentra evidentemente en la falta de proyecto político coherente que contraponer a la Concertación, en una política de desalojo que no se acompaña de propuestas políticas alternativas.  La derecha no tiene proyecto alternativo al de la Concertación en materia económica y social para el país.

La suma de un menor nivel de crecimiento de la economía, incremento de la inflación y deterioro del poder adquisitivo de la fuerza de trabajo, solo puede producir como resultado un incremento de las demandas sociales, las cuales son previsibles precisamente en el período en que se intensifique la campaña municipal.

En un contexto de deterioro económico y de falta de cohesión de los bloques políticos y de mayor protagonismo social y político de los trabajadores, el rechazo a la reforma del sistema binominal y la resistencia de la derecha a modificar las estructuras de exclusión que aún permanecen,  tiene sentido la búsqueda de nuevas formas de hacer avanzar el proceso político y la modernización del país. 

En esta perspectiva, cobra sentido y se inscribe lógicamente la búsqueda de un amplio pacto por omisión entre el Partido Comunista y otras fuerzas de izquierda con la Concertación, con el propósito inmediato de incidir en el cambio del escenario político en a lo menos 50 comunas del país, en las que la derecha mantiene todavía sus alcaldías.  

El concepto básico aquí, es que ambas fuerzas políticas -la Concertación y el Pacto Juntos Podemos- buscarán potenciarse mutuamente para, de paso, desbancar a los alcaldes UDI o RN de esas comunas, y fortalecer las fuerzas democráticas que impulsen los cambios que el país necesita.

Manuel Luis Rodríguez U., Cientista Político

Los amigos de Piñera y los independientes de Magallanes

El eterno candidato presidencial de Renovación Nacional -que no es del agrado de la UDI, pero bueno qué se le va a hacer…- anduvo recorriendo Magallanes.  Vino a Punta Arenas a conversar con sus amigos, con sus socios políticos más importantes, y vino a poner orden en la casa de la derecha magallánica.

El escenario político de la derecha regional es aparentemente armonioso para la Alianza por Chile, que tiene algunos candidatos, como Fernando Paredes que, después de ganar imagen y presencia en Torres del Paine, pretende desbancar en Puerto Natales al independiente y actual Alcalde Mario Margoni, y donde además aparece que la Alcaldía de Punta Arenas es la “presa principal” que pretenden alcanzar, pero que la derecha puntarenense no tiene un líder político de peso para competir a alcalde en la capital regional. 

Así entonces, en un escenario tan fluído como el de la política de las comunas, de pronto podría ocurrir que los amigos de Bianchi, no son los mejor bienvenidos amigos de la derecha magallánica…

La mejor prueba de ello es que un buen número de militantes de Renovación Nacional en Magallanes se niegan y rechazan que su partido haga una alianza con los “independientes”.

INDEPENDIENTES DE UN SOLO COLOR…

¿Sabrá entrar esa extraña alianza entre la derecha y los “independientes” en los retorcidos meandros de la política de las comunas magallánicas?  Porque es allí donde, por encima de los intereses económicos en juego (Piñera toca la música de su chequera, mientras los “independientes” bailan al son…), los ciudadanos buscan elegir a aquellos postulantes que lo hayan hecho mejor en favor de sus intereses y demandas o que presenten las propuestas más coherentes y viables.

El ansiado pacto entre la derecha magallánica y los autodenominados “independientes”, si llega a concretarse, deberá olvidar que el triunfo de Bianchi fué al precio del sacrificio del senador Fernández de la UDI, y que el diputado Rodrigo Alvarez, también de la UDI, estuvo a pocos votos de perder su reelección a  manos de su archi-enemigo Miodrag Marinovic. 

¿Son esos “independientes”, en realidad los verdaderos sepultureros de la derecha política magallánica tradicional, hoy carente de líderes y empobrecida de propuestas renovadas?

¿Y quiénes son los amigos de Piñera en Magallanes? 

Muchos y abundantes, pero entre ellos, destacan los políticos autodenominados como “independientes”.  Un senador recién electo, que realizó su campaña como independiente, que se presentó ante la ciudadanía como independiente, aparece ahora entre los principales aliados de Piñera en Magallanes, como lo informa El Magallanes de hoy domingo 11 de mayo, y como el aliado más seguro de la Alianza por Chile en el Senado. 

¿A qué vino entonces Piñera? 

¿Vino a acordar las condiciones del acuerdo o alianza entre la derecha (o sea la UDI y RN) con el autodenominado senador independiente o vino a hacer avanzar su proyectado nuevo diario regional, el futuro nuevo competidor de La Prensa Austral?  ¿De qué independencia estamos hablando entonces?  ¿Independiente para qué?  ¿Independiente y aliado de quienes? 

A todos en sus distintos pelajes ideológicos y en su verborrea adornada como “independiente”, pareciera unirlos un discurso supuestamente ubicado “por encima y más allá” de los partidos políticos, y hasta una retórica alambicada “contra los políticos”. El único problema es que los “independientes” traicionados por sus propias palabras, se han aliado con algunos partidos políticos, los mismos que denostaban hace poco.

La historia de los independientes en la política magallánica, los traiciona como los hechos traicionan a los discursos.

Revisemos y no olvidemos nunca la historia.

Los autodenominados independientes, por allá por los años 40 y 50 apoyaron a Carlos Ibañez y sus escándalos y negociados familiares, se unieron sin asco a liberales y conservadores en tiempos de Jorge Alessandri, jugaron graciosamente el juego de los militares en tiempos del régimen militar, y ahora, que viven las delicias de la actual e interminable transición democrática, esos “independientes de bolsillo” sirven de vagón de cola en el tren de la derecha política.

POR SUS PALABRAS LOS RECONOCEREIS…

En las declaraciones formuladas por Piñera en su breve visita a Punta Arenas aparecen dos interesantes joyas de la frescura discursiva: primero, dijo que el era un firme partidario de otorgarle el voto a los chilenos residentes en el extranjero, y que era un firme partidario de la inscripción automática y el voto voluntario.  

O sea, Piñera nos vino a prometer lo mismo que sus diputados y senadores rechazaron en el Congreso

 Y más encima rechazaron  hace menos de una semana, el cambio del sistema binominal, a pesar de que fue una promesa de su campaña el 2005.

Y además, el presidenciable expresó que “Magallanes tenía un grave problema de conectividad“, afirmación que no sería ninguna novedad, si se considera que los precios de los pasajes aereos en Lan Chile, la empresa aérea de Piñera, son más caros que los de las demás líneas aéreas que cubren la región de Magallanes.   Parece que esta vez, el candidato Piñera estuvo muy mal informado y pésimamente “dateado” de los temas principales y fundamentales de la agenda política regional magallánica.

El señor Piñera entonces, ddemostró que tiene muy poco de novedoso que decir en materia de conectividad y acceso al transporte para el desarrollo de la región de Magallanes, toda vez que en éste caso, como en otros, “la caridad no comienza por casa”.

Manuel Luis Rodríguez U., Cientista Político 

Debate político y debate electoral en el “mercado político”

Nos aproximamos a las elecciones municipales.  Algunas campañas parecen insinuarse en el horizonte, mientras los respectivos partidos, tendencias y grupos aparecen con mayor precisión en el escenario público.  En cada comuna, los candidatos -en realidad pre-candidatos- a concejales y alcaldes comienzan a esbozar sus argumentos, a desplegar sus estrategias comunicacionales, a poner en los medios sus conceptos y propuestas. 

Unos defienden, otros atacan, unos suben y otros se bajan, unos aparecen y otros se desaparecen, unos van en alza, otros van en baja, unos aseguran su triunfo, otros ni se imaginan su derrota…

Vamos a utilizar aquí la metáfora mercantil.

Vamos a suponer que el escenario político regional o local, que la política es un mercado, donde a los ciudadanos -los consumidores-electores- se nos ofrecen algunos “productos”: los candidatos a la elección o a la reelección, y donde nuestro voto es el precio que pagamos para adquirir estos productos.  Es el brutal juego de la oferta y la demanda puesto en código político y electoral.  Tu compras, yo vendo; tu vendes yo compro; tú como candidato vendes algo, y yo como ciudadano compro algo. 

Veremos entonces en la vitrina a candidatos antiguos y a productos nuevos, a candidatos conocidos y a productos desconocidos.

¿Qué se nos está ofreciendo en este “mercado de la política” municipal?  ¿Qué estamos comprando los ciudadanos electores?  ¿Cuál es la calidad del producto que nos están vendiendo?

Los consumidores o clientes del mercado político tendrían derecho a preguntarse, como se hace en los corrillos típicamente magallánicos, respecto de cada uno de los candidatos o pre-candidatos que andan circulando: ¿y éste… a quién le ha ganado? o dicho de una manera menos punzante, ¿cuáles son las obras concretas, las realizaciones, los logros, los proyectos materializados por este candidato?  ¿de qué nos sirve a los ciudadanos la retórica, si lo que importa son los hechos, las obras concretas?

En un mercado político local y regional tan abierto y donde carecemos casi completamente de debates políticos pluralistas, salvo algunas loables experiencias radiales , ¿cuáles son los temas que le interesan al ciudadano-consumidor común y corriente? 

Los ciudadanos tienen el derecho de hacer comparaciones ante tan amplia diversidad de productos de la oferta, y se merecen por lo tanto, una política local y regional de la mejor calidad, sobre todo a la hora en que los productos del mercado político -o sea los candidatos- se les van a comenzar a presentar bajo los colores atractivos del marketing político y electoral. 

Y en esa comparación necesaria, los ciudadanos electores medirán a quienes han hecho algo, a quienes han estado concretamente en la gestión pública y municipal y los medirán con el implacable rasero de la eficiencia y la eficacia, o sea de los resultados concretos.  Y a los candidatos nuevos, los que quieren subir, los medirán por la coherencia y viabilidad de sus propuestas.

Se supone que cada postulante en el frío e impersonal negocio de la política comunal, es portador de un proyecto de ciudad, es decir, de una serie coherente de respuestas a la calidad de la vida urbana, a la gestión de los desechos urbanos, a la calidad de la educación y de la salud municipal, a la calidad del entorno, a la calidad del acceso a la vivienda, a la calidad de la participación ciudadana, a la calidad de la gestión municipal para responder a los requerimientos y demandas de la población.

A los ciudadanos-habitantes-usuarios-clientes-consumidores de la política  les interesa contar con autoridades municipales accesibles, cercanas, que respondan a sus necesidades y que solucionen sus demandas y problemas, dentro del rango de atribuciones y capacidades de la municipalidad.

A la ciudadanía en definitiva, votos más o votos menos, le interesa tener trabajo, vivienda, salud, educación, calidad de vida y condiciones de seguridad, en una ciudad acogedora y participativa en la que se sientan parte integrante.  Eso es lo esencial: el resto es discurso.

Manuel Luis Rodríguez U., Cientista Político

Las perspectivas de la inversión y el desarrollo – Algunas interrogantes

En la región de Magallanes, están concluyendo algunas de las mayores obras de construcción levantadas en los últimos tiempos.

Terminado el mall Pionero de Avenida Frei, a algunos meses de concluidas las obras del Casino de Punta Arenas, en vías de avanzar los trabajos para completar la avenida Costanera, terminándose el edificio bioecológico de ENAP en Avenida Bulnes, y concluídas algunas construcciones menores en la ciudad, cabe preguntarse ¿cuáles son los futuros proyectos de construcción en Punta Arenas y en el resto de la región?  

¿Estaríamos aproximandonos entonces al fin del reciente boom de la construcción en Magallanes?  Fuera de la inversión pública en infraestructura ya programada ¿qué viene ahora en materia de inversión privada?  ¿Las autoridades han previsto una eventual alza de la cesantía si no encuentra la región nuevas obras de construcción que absorvan la mano de obra? 

Sistema electoral binominal: ¿cuándo los vientos cambiarán de dirección?

El miércoles 8 de mayo recien pasado, la sala de la Cámara de Diputados votó el proyecto de ley que intenta modificar el número de diputados de esa rama legislativa, como primer paso para la reforma del sistema electoral.  La derecha en pleno, mostró por primera vez que al interior de su propia “caldera”, bullen distintos y contradictorios ingredientes de una cazuela política e ideológica, que van a seguir hirviendo hasta las elecciones municipales y parlamentarias.

Posiblemente las votaciones en la Cámara y el Senado para reformar el sistema binominal en este año 2008, han marcado un nuevo punto de inflexión.

En la sesión de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara de Diputados, el presidente del Partido Comunista expresó: “…la verdad es que se hace difícil a esta altura, creer en esta democracia, creer en este Parlamento y creer en aquellos que pretenden representarnos en las máximas magistraturas del país.  La verdad es que cuesta”.  Y tenía razón, precisamente porque las instituciones de un sistema democrático representativo solo pueden enriquecerse, validarse y legitimarse continuamente, en la medida en que sean cada vez más representativas.

Expresado en términos más simples, la derecha conservadora tiene cada vez menos argumentos y menos capacidad para impedir que el sistema electoral binominal sea cambiado o modificado.   Si el asunto no se resuelve en el Senado la próxima semana…”nos estaríamos encontrando el próximo año en plena campaña presidencial y parlamentaria”…

Resultado bastante previsible el que presenciamos en la Cámara de Diputados: 59 votos de la Concertación a favor del proyecto, más 1 voto de una diputada de Renovación Nacional, 37 votos en contra de los diputados UDI y RN restantes, y 6 votos de abstención de otros tantos diputados RN.

Renovación Nacional resultó entonces incapaz de hacer valer y darle consistencia a la promesa de su propio candidato presidencial Sebastian Piñera en las elecciones de 2005-2006.  Las proximas elecciones municipales van a ser un primer plebiscito donde la ciudadanía va a dar cuenta alternativamente de los partidarios de la exclusión y los partidarios de la inclusión.   El problema político principal del binominal está en estos momentos radicado en Renovación Nacional: ese partido está abiertamente atravesado de contradicciones, y no es la menor de éstas, el que tiene un candidato presidencial poco creíble.

¿Y AHORA QUÉ VIENE EN EL SENADO?

¿Que se puede esperar de la sesión de sala del Senado la semana próxima? El mismo proyecto que resultó rechazado en la Cámara de Diputados (cámara de orígen en  la jerga legislativa), llegará a la Comisión de Constitución y Legislación del Senado y a continuación a la sala del Senado (cámara revisora). Pero, ¿qué se puede esperar en el Senado habiendo visto lo que hemos visto en la Cámara?

Muy poco en realidad.

Seamos realistas.

A pesar de los discursos y las retóricas, ni siquiera los senadores (autodenominados) “independientes” podrán impedir que el proyecto de ley de reforma sea rechazado, ya que la derecha no dará el quorum suficiente. El senador Fernando Flores manifestó que está dispuesto a votar en favor del proyecto, mientras que el senador Adolfo Zaldívar expresó la misma intención.  Del senador Carlos Cantero hay que suponer que ciertamente “votará en conciencia”, pero igual será una gota de agua en el océano.

Una cosa son los dichos…y otra cosa son…

Y en cuanto al senador Bianchi, seguramente no ha olvidado que escribió una carta a la dirección regional del Partido Comunista de Magallanes cuando recién fue elegido, en que expresó su respaldo a la idea de modificar el sistema binominal.

¿Será creíble, aunque sea por esta única vez?  Quienes asumimos la Política y la Ciencia Política desde el paradigma del realismo, nos permitimos dudar.  Recogiendo una metáfora del mismo legislador, si Bianchi vota a favor de la reforma al binominal, “se verán flotar las piedras y hundirse los corchos…”, pero de todas maneras su voto pesará menos que un paquete de…puesto que sus aliados de la derecha no darán el quorum suficiente.

De todos modos los políticos del Senado y del Congreso Nacional siempre serán confrontados a sus palabras, a sus promesas y a sus declaraciones.

Pero el hecho fundamental aquí es que la votación dentro de la derecha política manifestada en la Cámara de Diputados, refleja palmariamente que los vientos del cambio del sistema político y del sistema electoral, comienzan lenta e irreversiblemente a cambiar de dirección.  Cada vez son más los demócratas y partidarios de la exclusión y de eliminar el sistema binominal, y cada vez son menos los conservadores y retrógrados de la exclusión.

La historia marcha en la única dirección razonable y lógica: hacia el futuro, hacia adelante y hacia escenarios políticos con más democracia.

Manuel Luis Rodríguez U., Cientista Político

¿Es la Concertación una coalición política por el cambio social?

En el interior de la Concertación subyacen dos almas: un alma progresista y un alma socialcristiana, pero dentro del alma concertacionista se anida un corazón neoliberal.  En el centro de la experiencia política y gubermanental de la Concertación en Chile se encuentra una orientación neoliberal que apunta en definitiva a consolidar, expandir y profundizar el modelo de dominación neoliberal.  Esa es la realidad concreta del desempeño concertacionista del poder y del gobierno.

Los cambios sociales que propicia la Concertación, no van en una dirección no-capitalista o en la instalación de una perspectiva de cambio estructural del modelo, sino se trata de política públicas de corte social subsidiario: fondos públicos para subsidios, subsidios estatales para financiar indirectamente negocios privados, recursos del Estado para fortalecer el negocio de las empresas.

El cambio social que promueven las políticas concertacionistas, son modificaciones superficiales y arreglos legales al orden capitalista y neoliberal.  En realidad, Chile no se gobierna desde La Moneda sino desde la Confederación de la Producción y el Comercio.

12 de diciembre de 2007.

Manuel Luis Rodríguez U.

Los hechos son como las piedras: fríos y duros

A %d blogueros les gusta esto: