Archivo de la categoría: AGENDA PUBLICA

Ejes programáticos para el período 2018 2022 – Contribuciones para un debate ciudadano y político

Este esquema de discusión propone un conjunto de ejes estratégicos de contenido para alcanzar un marco programático común y compartido de la centro izquierda, recogiendo los logros y experiencias del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y proyectando las reformas, sobre la base de lineamientos que profundicen y consoliden una trayectoria de transformaciones graduales. Este […]

a través de Propuesta de ejes programáticos para el período 2018 – 2022 – Contribuciones a un debate ciudadano y político — OBSERVATORIO LEGISLATIVO Y PARLAMENTARIO

2017: el año que crujirá – Hugo Guzmán – ICAL, Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz

/Hugo Guzmán. Director Área de Comunicaciones. ICAL) 1.- Enfrentar el 2017 apelando a la “posverdad”, es decir, a establecer como realidad percepciones, sensaciones, imágenes, creencias propias, auto/convencimientos, por encima de los hechos objetivos, empíricos, concretos, junto con peligroso, puede ser desastroso para las fuerzas políticas y sociales, en un año determinante para el futuro de proyectos político/sociales/ideológicos, en el marco de elección para cambiar a la o el Presidente de la República, la inmensa mayoría del Parlamento y autoridades regionales.

2.- En esa línea, lo primero que surge como desafío para los sectores/actores del 2017, es saber detectar/comprender la realidad y desechar construir realidades, menos para sí mismos. El análisis serio/certero debe primar sobre el voluntarismo político y los deseos alejados de la realidad. Se puede soñar, pero no se avanza hacia la concreción de sueños con los ojos cerrados; deben estar bien abiertos para evitar pesadillas.

3.- Pese a una instalación mediática/comunicacional superficial y contingente respecto a lo que serán las elecciones de este año y el choque de proyectos -transformador versus conservador-, con un exagerado énfasis en la personalización de candidatos presidenciales y pugnas en la construcción de listas parlamentarias, lo que se juega en este proceso tiene una inmensa y profunda incidencia en los derroteros del país en el próximo quinquenio. Como se dijo hace tiempo, la elecciones no resuelven los problemas; los presentan. Es así que, al final del día, lo que se define o se disputa en las elecciones 2017 es la posibilidad de seguir avanzando en reformas/modificaciones de corte progresista y transformador, o que se produzca un avance de las posturas conservadoras/retardatarias, con regresión neoliberal. Lo demás, son pepas de la naranja. El asunto es avance transformador o regresión conservadora.

4.- Hay tonos mediáticos sabrosos pero que soslayan la pasión de contenidos musculosos. Ya parece añejo aquello de que Chile está sujeto a una retroexcavadora, claro, con el peligro de que otros aviven maquinarias retro/activadoras, como lo intenciona Sebastián Piñera y la derecha. Lo real/de fondo, es que en estas elecciones debería producirse una disputa programática entre las propuestas transformadoras y las posturas conservadoras. Es lo que algunos señalan como paradigma de derechos sociales o paradigma restituidor del neoliberalismo. Tan es así, que diversos analistas, académicos y dirigentes políticos señalan que asuntos como la reforma de salud, el cambio del sistema previsional, continuidad en la reforma educacional, soluciones en transporte, descentralización, podrían tomarse la campaña del 2017. Lo que asoma mal, es que se ve mucha algarabía y polémica en torno de los candidatos, y están omitidos y ausentes los temas programáticos. Los partidos están llenos de reuniones y vocerías por candidaturas y contingencias, pero quitando el cuerpo, omitiendo, postergando y no concretando lo programático/propositivo. Hay una situación deficitaria en el ámbito de la batalla de las ideas, de la fortaleza argumental, de instalación de ideario y relato.

5.- En este contexto persiste la crisis de participación electoral. No más del 30-35 por ciento votaría en noviembre de 2017. Esto lleva al tema de concentrarse en el “voto duro” o apostar -con los datos de la causa corriendo un enorme riesgo- al voto más abierto. Esto, entre otras cosas, podría contrastar con la participación social, en sus distintas expresiones. Esta situación con distritos más grandes, y con más diputados y senadores a elegir, añadiendo la elección de autoridades regionales, aumenta una especie de desorden/confusión para amplios espacios de la sociedad.

6.- Aparece asimismo la constatación de cierto retraso en el discurso, la forma, la conversación en el mundo político, que reconoce el agotamiento de mecanismos -desde malas prácticas hasta procedimientos anticuados- pero que no logra asumir -en lo general- con audacia modificaciones en sus prácticas y tonos discursivos. Ello adquiere tanto un reto complejo como desafiante, respecto a que se retome un contenido ideológico/programático que le sea más atractivo al pueblo por encima de la guerra mediática; es el equilibrio o el acomodo entre asumir la batalla de los 140 caracteres, junto a la batalla de los 5 mil caracteres.

Guillier es nuestro candidato presidencial – Editorial de El Siglo

El objetivo de estos últimos meses del gobierno de la presidenta Bachelet es buscar concluir la tramitación en el congreso de proyectos emblemáticos para esta administración , lo que se ve dificultado no sólo por las dificultades de gestión de algunos ministerios, que lamentablemente se constituyeron en factor incidente en la tramitación de leyes, sino además por la oposición agresiva de una derecha obnubilada en su pretensión de volver a gobernar, pero además en estos momentos por la decisión de la Democracia Cristiana de levantar una candidatura de sus filas a la primera vuelta presidencial.

Es de esperar que lo señalado por dirigentes de la DC en términos que serán leales al gobierno hasta su último día tenga expresión real en el parlamento y no se produzcan situaciones como en la tramitación del proyecto de ley de derechos de la niñez, en el cual parlamentarios DC votaron unidos con la derecha, indicaciones que dificultarán luego la tramitación de la ley de interrupción del embarazo por tres causales.

Los comunistas hemos definido nuestro actuar como de lealtad basada en el compromiso programático con el actual gobierno y es lo mismo que le señalamos, antes de proclamarlo oficialmente como nuestro abanderado presidencial, al senador Alejandro Guillier , el cual no sólo coincidió con nuestra postura sino que además integró algunas de nuestras propuestas de programa en el macizo discurso con el cual agradeció el respaldo que le entregábamos.

En efecto, en una actividad con una inusitada cobertura periodística, el domingo 7 recién pasado, el senador Guillier desde su posición de independiente y candidato ciudadano, nos invitaba a los comunistas a sumarnos a un proceso de cambios que abarcando el próximo cuarto de siglo, posibilitará construir una sociedad más justa y democrática.

No debemos obviar la orientación política de la mayoría de los medios de comunicación social del país y que  tras este afán de informar sobre nuestros últimos actos esta la intención de amplificar nuestra influencia y con la figura de un Guillier prisionero de los comunistas, luego intentar influir sobre el electorado “de centro”.

En definitiva, una variable de esa otra campaña por presentar a los grupos reunidos bajo el nombre de Frente Amplio en los adversarios de Piñera y sus empresarios. La diferencia se denota en la solidez de nuestros actos del Caupolican y la proclamación reciente, lo cual también nos permite mostrarnos ante un público para el cual estábamos vetados.
El esfuerzo central a realizar en estos momentos es potenciar al máximo nuestra candidatura presidencial, para lo cual nuestra primera misión es contribuir con todo nuestro potencial en la campaña de recolección de firmas entre independientes que patrocinen la candidatura del senador Guillier.

Es una misión que tiene profundo sentido político porque nos permitirá una relación directa con la gente en subsidio a la no participación  de nuestro candidato en primarias. Este esfuerzo debe ir aparejado a la instalación y trabajo con nuestros pre candidatos a parlamentarios y CORES.

Solo así lograremos evitar que la derecha revierta el proceso transformador que estamos viviendo.

Reforma educacional y laicidad

El gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet ha impulsado y puesto en marcha un vasto proceso de reforma educacional, apuntando tanto a la estructura del sistema educacional público, como a  su financiamiento y a la fijación de principios que ordenen el conjunto de las instituciones educativas, eliminando el lucro, el copago y la selección discriminatoria.

A su vez, el candidato presidencial Alejandro Guillier ha señalado entre sus lineamientos programáticos, la necesidad de trasladar el esfuerzo de reforma educativa al aula, el espacio fundamental donde ocurre -aunque no exclusivamente- el proceso pedagógico y educativo.

La reforma educacional en curso, apunta a un objetivo estratégico que es también un objetivo país: asegurar el acceso igualitario a todos los niños y jóvenes a un sistema educacional público, gratuito y de calidad.

Dentro de los principios que informan la reforma educacional en Chile me parece fundamental poner el acento sobre el principio de la laicidad.

Desde que el Estado de Chile se ha definido como laico (en 1925), es decir, que asegura la separación entre la iglesia y el Estado, separación que se traduce en la ausencia de dependencia económica entre las entidades religiosas y la institución estatal, el principio de la laicidad tiene un rango constitucional.

Lo que nos importa aquí es traducir el principio constitucional al plano educacional.

La laicidad en el plano educacional asegura y crea las condiciones que garanticen que el aula sea un espacio educativo donde se respeten todas las creencias filosóficas y teológicas, en cuanto representan un marco de valores radicados en el libre albedrío del individuo.  Se ha afirmado con razón que el laicismo no es opuesto ni contrario, ni hostil, ni indiferente; no es ateo, ni teista, ni deista, ni panteista ni agnóstico. El laicismo estima que el problema de la divinidad, fundamento de las religiones, debe resolverlo cada persona y debe ser respetado ante cualquier conclusión.

La cuestión de la educación pública y la laicidad, toca a uno de los valores cívicos fundamentales de la construcción de la República y de la democracia.

La ciudadanía se construye y se potencia, cuando los espacios educativos públicos, aportan una visión republicana y laica de la vida social y política.

La existencia de una diversidad de proyectos educativos en nuestro país, forma parte de un patrimonio cultural histórico de la República, desde su fundación a inicios del siglo XIX y ese patrimonio diverso sin duda alguna continuará existiendo.   El Estado como organización política superior de la nación, debe garantizar, mediante su ordenamiento jurídico, la convivencia pacífica entre los ciudadanos. Y considerando que el Estado es laico y no confesional, su norma no debe coincidir con los conceptos específicos de ninguna religión.

Pero el Estado y la educación pública tienen la responsabilidad de garantizar que prevalezca en los contenidos educativos que se imparten en colegios, liceos e instituciones de educación superior públicos, un marco valórico de laicidad, es decir de respeto prescindente respecto de las distintas creencias filosóficas y teológicas que se manifiestan en la sociedad chilena.

¿Deben enseñarse las distintas religiones y creencias filosóficas en el aula en los establecimientos educacionales públicos? No existe una sola opinión en esta materia. Pensamos que tales contenidos debieran situarse en el marco curricular de una asignatura de educación cívica o educación ciudadana, pero asumiendo la dificultad que implica -desde un punto de vista pedagógico- evaluar tales contenidos: en otras palabras, se evalúan contenidos, no opiniones.

La reforma educacional avanzará en el ámbito de las instituciones educativas públicas hacia la dimensión del aula, tanto para asegurar la calidad del proceso educativo y de sus resultados, para producir un mejoramiento gradual y sustantivo en los procesos de enseñanza y aprendizaje conforme a los desafíos sociales y culturales del siglo XXI, pero en un marco donde los contenidos que se imparten integran los valores de la laicidad, valores republicanos para enriquecer la democracia, la tolerancia y el pluralismo.

Manuel Luis Rodríguez U.

Discurso del Senador Alejandro Guillier en el acto de proclamación de su candidatura presidencial por el Partido Comunista

Estimadas amigas y amigos

Compañeras y Compañeros:

Estamos en una encrucijada histórica.

Hoy nos reunimos acá para celebrar una alianza política que se ha propuesto darle a Chile un horizonte de cambios que hagan del país uno más justo, más igual y más humano. Hay quienes pueden realizar estos cambios pero no quieren. Hay otros que quieren los cambios pero no pueden. Nosotros queremos hacer los cambios y podemos hacerlos. Y los estamos haciendo.

Esa es la diferencia.

Se trata de un camino que nos habíamos trazado al convenir una serie de reformas a la educación, la salud, la previsión, la calidad de la política y del Estado. Son reformas necesarias, pero que hoy están en entredicho por parte de una derecha conservadora, que pretende retroceder en el tiempo y volver a una sociedad de privilegios donde importa más el lucro que los derechos de las personas.

Este camino también es cuestionado por quienes se dejan dominar por la impaciencia o por quimeras, abandonando la ponderación que se requiere para trazar un camino de unidad, en el que los cambios se construyen mediante compromisos responsables y de largo plazo.

Pero la victoria está a la mano, depende de nosotros, de nuestra capacidad y madurez para leer los tiempos y convocar a las grandes mayorías que quieren cambios posibles, razonables y por sobre todo indispensables.

Y en esto tenemos que recordar el lugar de moderación y responsabilidad política que tradicionalmente ha aportado el Partido Comunista de Chile, en los momentos más difíciles de nuestra historia, pagando muchas veces un alto precio, con la vida de miles de sus militantes, cuyo sacrificio es aún una deuda pendiente de la sociedad chilena, y ahora, cuando tenemos que construir esas mayorías.

“Me hiciste construir sobre la realidad como sobre una roca. Me hiciste adversario del malvado y muro del frenético”, como cantara Pablo Neruda a su partido, el Partido Comunista de Chile, el que hoy me honra con su confianza para representarlos como candidato presidencial independiente del progresismo chileno.

Y al que felicito por haber reunido las firmas para validarse como partido político y haberse transformado en el partido con más militantes de todo Chile.

Como saben, tengo toda una vida vinculada al norte de Chile. Lo hice de niño, lo hice de joven y hoy lo hago como Senador por la Región Antofagasta. Cuando recorro esos desiertos, esas interminables pampas, atravesando salares, cementerios, salitreras en ruinas, campamentos mineros, ruinas de muelles, casas antiguas de madera y calamina, con un sol que abraza y un frío que desnuda, me siento vivo y siento que ahí emerge en gran parte la identidad de Chile.

No podemos hablar de lo que somos sino tenemos a la vista la historia de nuestro Norte Grande, como lo bautizara ese insigne poeta nortino Andrés Sabella. Me emociona hasta el alma ver a los pampinos….ver cómo cuidan sus tradiciones; ver cómo recuerdan sus historias familiares, como hablan de sus abuelos, de sus viejos; ¡con cuanto orgullo nos mencionan que nacieron en la pampa! Allí están los “Hijos del Salitre” que nos recuerda Volodia Teilteilboin. Allí están los desplazados del sur que fueron a buscar mejor fortuna.

Allí está Luis Emilio Recabarren, quien fundó en 1912 el Partido Obrero Socialista y luego el Partido Comunista de Chile en 1922. Allí está Elías Lafertte, su amigo y discípulo. Allí aparece Teresa Flores, gran luchadora social. Allí está la Federación Obrera de Chile, la FOCH. Allí están los pequeños artesanos, los tipógrafos, las sociedades de resistencia y las mutuales que después se extendieron por todo el país.

En el norte se forjó la identidad del Chile obrero e industrial. Norte de pioneros, empresarios audaces, trabajadores migrantes y esa clase media emergente de técnicos y profesionales.

Entre guerras, huelgas, matanzas, reivindicaciones, procesos industriales, obreros, la “cuestión social” que inundó a nuestras ciudades con conventillos y miseria, se fue configurando el Chile con que entramos al siglo XX.

¡De ese siglo XX el partido Comunista fue protagonista! Lo fue también desde la cultura y la lucha social con Pablo Neruda, Violeta Parra, Víctor Jara y Gladys Marín. ¡Ustedes vienen de lejos y deben seguir mirando a lo lejos! Me honra profundamente ser depositario de vuestra confianza y les prometo que no defraudaré vuestra historia.

Hoy los quiero invitar a que sigan siendo protagonistas, pero ahora del Siglo XXI. ¡Los quiero invitar a que seamos protagonistas de las Revoluciones del Siglo XXI! Los invito a que junto a nuestras organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles, poblacionales y juveniles, a lo largo de Chile, podamos construir una mirada larga…. un PROYECTO PAÍS que no excluya a nadie y que nos coloque de cara a los próximos 25 años.

Ese Chile que todos soñamos debe tener en el centro de su preocupación la superación de la DESIGUALDAD, la discriminación y el abuso.

AVANZAR HACIA UNA NUEVA ECONOMÍA:

Necesitamos crecer económicamente y vamos a crecer. Pero no haciendo más de lo mismo. Lo haremos manteniendo una vocación de libre comercio y cuidando los equilibrios macroeconómicos. Eso está bien pero ha probado ser insuficiente.

¡Debemos profundizar la cultura de la innovación, emprendimiento, la diversificación productiva y las cadenas de valor! Lo haremos marchando también hacia una Economía 4.0, sustentable, que tenga en su centralidad las Energías Renovables, la revolución digital; la ciencia, la innovación y el capital humano formado en la economía del conocimiento.

Un paso para alcanzarlo será crear un Ministerio de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, el que si bien es insuficiente, dará el ímpetu que el sector público puede ofrecer. Lo haremos también mediante un ambicioso plan de infraestructura e inversión que buscará ser el inicio de una nueva alianza público-privada de mayor proyección.

Agilizaremos las concesiones de infraestructura a través de un Fondo de infraestructura, lo que generará recursos para atender las necesidades más apremiantes de las regiones, de los exportadores, de adaptación frente al cambio climático, cuidado del medio ambiente y de prevención frente a desastres naturales.

Con esto lograremos convertir a Chile en una Plataforma de Comercio, Servicios e Inversión a nivel latinoamericano, dada nuestra posición privilegiada como puerta de entrada y salida para el Cono Sur de nuestra América y el Asia Pacífico.

Haremos un HUB DIGITAL PARA EL CONO SUR:

Chile será el punto de entrada y salida para América Latina y el Asia Pacífico con una Red robusta y de alta capacidad de Fibra Óptica. Así convertiremos a Chile en un “País Puente” también en conectividad y servicios. Y donde también seremos la puerta de entrada para la Antártica.

El acceso al internet hoy es un derecho humano de última generación. Aseguraremos el internet a todos los chilenos y chilenas. Instalaremos en todos los servicios públicos, en las escuelas y en nuestras plazas Wifi gratuito.

Lo he dicho muchas veces a modo de ejemplo: Chile tiene que exportar MINERÍA y no sólo MINERALES. Canadá y Australia son ejemplos de lo que debemos hacer. Diversificar nuestra economía, desarrollar las cadenas de valor y los cluster regionales. Se trata de una nueva economía descentralizada que ponga su fuerza en el desarrollo a la Pequeña y Mediana Empresa, haciendo de las cooperativas y la asociatividad un tercer actor de la economía junto al sector público y el privado.

El Banco del Estado debe ser el Banco de las Pymes y Corfo debe atender las necesidades de innovación y capacitación de las pequeñas empresas y sus trabajadores.

¡En esta Nueva Economía 4.0 no cabe la colusión, la integración vertical, el abuso a los consumidores ni tampoco el abuso ni el mal trato a los empresarios más pequeños!

Desarrollaremos una legislación que sancione severamente a quienes rompen la confianza ciudadana y abusan de los consumidores Necesitamos un nuevo trato entre los actores públicos y privados, entre empresarios y trabajadores, entre las pymes y las grandes corporaciones, entre productores y consumidores.

Partamos por casa.

¡Nuestro Estado trata mal a sus empleados con contratos anuales y a honorarios, aunque realicen tareas permanentes! Vamos a dignificar la carrera funcionaria y reinstalaremos la meritocracia en el aparato del Estado ampliando el sistema de concurso público y de la alta dirección. Tampoco el Estado es un buen socio para las pymes.

Paga tarde y mal, sentando un mal ejemplo para otros actores de la economía. Vamos a hacer del Estado un mejor socio para las pymes y sobre todo, un buen pagador. Nuestros sistemas regulatorios, en general, son débiles o tienden a favorecer a las grandes empresas por sobre las Pymes, los trabajadores y los consumidores.

Vamos a fortalecer la Contraloría General de la República y las Superintendencias.

Pocas normas, pero firmes y claras. Y suprimiremos la puerta giratoria entre reguladores y regulados. ¡No hay experiencias de desarrollo ancladas en esta desigualdad, desequilibrio, injusticia ni precariedad social y tecnológica!

Actualmente, la mitad de los empleos que generamos son de baja productividad; el 40% de nuestros trabajadores no contribuye a sus pensiones ni a los sistemas de seguro médico. Y no gozan de vacaciones ni descanso justo. En especial las mujeres.

Necesitamos crear un sistema integral que considere un derecho la PROTECCION SOCIAL para todos los chilenos y chilenas, donde al aporte individual se sume la contribución gradual del empleador y del Estado.

Nuestra meta será equiparar la Pensión Mínima con el Sueldo Mínimo.

Lo haremos con responsabilidad y en el tiempo que sea factible en función de los recursos disponibles, pero ese será nuestro objetivo inquebrantable.

EN SALUD reforzaremos la atención primaria, buscando descomprimir a los hospitales, acercando la salud a los hogares. Formaremos los especialistas que el país requiere, especialmente a través de incentivos y programas especiales de las universidades regionales para generar arraigo y permanencia en los territorios de estos profesionales.

En la salud privada, marcharemos hacia un plan único de salud, eliminando las asimetrías de información que en esta materia hoy perjudican a los usuarios, acotando el número de planes complementarios.

Fortaleceremos las atribuciones de la Superintendencia de Salud para evitar los abusos de precios y la integración vertical entre prestadores y aseguradores. Pero la salud no es solo sapus, hospitales, isapres y Fonasa.

Tenemos que promover los estilos de vida saludables en las escuelas y liceos, y en los lugares de trabajo, y tenemos que mejorar la eficiencia y la eficacia de la salud a través de los grandes avances tecnológicos en la medicina. ¡La salud es un derecho y no un bien de consumo! En educación, el énfasis ha estado en la eliminación del lucro y en gratuidad.

Hay que moverse ahora hacia la calidad y el fortalecimiento de la educación pública. Hemos avanzado, pero ahora debemos llevar la reforma educacional a las escuelas y las aulas, de modo que cada establecimiento desarrolle su propio proyecto educativo respecto de sus propios problemas y prioridades.

Sin los profesores como actores centrales del proceso de reforma no podremos construir la nueva educación, centrada en la creatividad de sus alumnos; en el trabajo en equipo; en la solución de problemas;, en el trabajo con dilemas valóricos en la vida cotidiana que eleven nuestro nivel de conciencia; en la educación cívica que fortalezca nuestra ciudadanía; en la educación financiera para una población que vive tan endeudada, en la educación sobre normas del tránsito, en el combate a las drogas y en la educación sexual que no solo ayude a evitar el embarazo adolescente y las enfermedades de transmisión sexual, sino que también oriente respecto de problemas tales como los femicidios o los abusos contra menores.

Tenemos que acabar con el paradigma que indica que la calidad se garantiza con la competencia entre alumnos y competencias, que hacen de los sistemas de evaluación, mecanismos de segregación.

DESARROLLO DE LOS TERRITORIOS.

Celebramos el centenario de Violeta Parra quien vino al mundo San Carlos, misma zona que nos enalteció con el aporte de Bernardo O”Higgins, Claudio Arrau, Marta Colvin y Ramón Vinay. Nuestro Pablo Neruda nace en Parral; nuestra Gabriela Mistral en Vicuña. ¿Cuántos talentos nuestros se pierden por nacer y vivir en regiones postergadas, sin servicios públicos de calidad, con acceso limitado a la infraestructura y las nuevas tecnologías?.

La desigualdad en Chile es un gran desafío que nos convoca a persistir en el camino de reformas profundas, responsables y apoyadas en amplias mayorías. La desigualdad en Chile es de ingresos, es de oportunidades pero es también de género, es ambiental, es territorial y también demográfica pues nuestros viejos la pasan mal y los niño en situación vulnerable viven situaciones inaceptables, que corregiremos con energía. Lo he dicho y lo reitero: ¡Chile no será desarrollado sino es descentralizado!

Trabajaremos para que las regiones puedan diseñar sus planes de desarrollo, aprovechando sus ventajas comparativas en diálogo permanente con las organizaciones laborales, empresariales y comunitarias de cada región.

Vamos a elegir a los intendentes, traspasaremos competencias reales y efectivas a los territorios y crearemos una ley de rentas regionales que permita a las regiones desarrollar sus propias estrategias y planes de desarrollo.

Avanzaremos desde la administración municipal al gobierno local. Empoderaremos a las organizaciones sociales y a las juntas de vecinos para hacer de la participación social una promesa hecha realidad. La democracia nace en el barrio y la comuna.

Amigas y amigos.

No nos engañemos. Todas estas reformas requieren de una nueva constitución que tenga origen democrático y participativo, que apueste a la justicia, que distribuya el poder hoy concentrado en pocas manos y en ocho cuadras que rodean La Moneda, llevándolo a los territorios para que se den su propio buen gobierno.

Una constitución que instaure estos derechos básicos que hemos reivindicado. Donde también se reconozcan los pueblos y naciones que constituyen este país diverso. Donde no haya discriminación hacia la mujer y cada quien pueda vivir su identidad de género libremente y con igualdad de derechos. Donde no solo haya libertad religiosa, sino igualdad de culto. Donde el estado no tenga una camisa de fuerza en un rol meramente subsidiario. Queremos un estado que, sin ser intervencionista, mire al largo plazo y cree las condiciones de desarrollo integral del país.

Para esto necesitamos construir una gran mayoría social y política, que de sustento a este sueño.

Pero hay que ir paso a paso.

Hace unos días a través de las redes digitales me dirigí a miles de chilenas y chilenos donde les conté sobre el nuevo escenario que tenemos que enfrentar al no haber Primarias en la Nueva Mayoría. Les compartí mi sueño de que un persona que no milita en un partido político, un independiente como y como son la mayoría de nuestros compatriotas pueda llegar a ser Presidente de la República.

Pero también les conté sobre mi problema.

Al no haber Primarias, no puedo postular a las elecciones de noviembre sin antes conseguir 35.000 firmas de personas independientes que apoyen mi postulación.

Pude haber firmado en alguno de los partidos que me apoyan, pero ¡Era el camino fácil, pero no el genuino!

Ahora recorreré Chile, y los invito a acompañarme.

Recorramos las ciudades y pueblos, los campos y las caletas, hablemos con los vecinos, con nuestros amigos. Conversemos con nuestras familias, con los colegas del trabajo y del estudio. Que nuestros jóvenes se movilicen, al igual que los viejos militantes y los comunistas de corazón que pese a vivir en el extranjero son parte de la patria.

¡Los invito a que juntos hagamos esta gran marcha por Chile!

¡Aquí no sobre nadie!

Ahora la tarea es reunir más de 35.000 firmas. Mañana será construir esa gran mayoría social y política para impulsar con compromiso y responsabilidad las grandes transformaciones que el país reclama.

Muchas gracias

SERVEL publica última estadística de afiliados y refichados a los partidos políticos

En su sesión del miércoles 26 de abril, el Consejo Directivo del Servicio Electoral resolvió que 9 partidos políticos han cumplido con los requisitos legales en todas las regiones del país, 13 en al menos tres regiones contiguas u ocho discontinuas, y 6 fueron disueltos por no haber alcanzado los mínimos de acuerdo a la ley.

logo_servel

El Servicio Electoral (Servel) ha concluido el proceso de validación de las ratificaciones y nuevas afiliaciones presentadas por los partidos políticos, cuyo plazo para ingresar los últimos formularios terminó el pasado 14 y 15 de abril. Durante todo el periodo, que se extendió por 12 meses de acuerdo a lo establecido en la legislación, el Servicio trabajó con la mayor rigurosidad y transparencia, para garantizar la confiabilidad de este proceso a toda la ciudadanía.

En este contexto, el Presidente del Consejo Directivo del Servicio Electoral (Servel), Patricio Santamaría, destacó la relevancia de este proceso inédito en la historia democrática de nuestro país: “Este es un paso muy importante hacia el objetivo de recuperar la confianza de la ciudadanía en instituciones fundamentales para el funcionamiento del sistema democrático. No se conocen otros casos en los cuales todos los partidos políticos constituidos hayan tenido que reinscribir a sus afiliados e incorporar afiliados nuevos, cumpliendo, en un plazo definido, un determinado número mínimo, para mantener su existencia legal y evitar su disolución. Esta es una muestra de la fortaleza de nuestra democracia”.

De acuerdo a la normativa vigente y tras el cierre de este proceso, actualmente hay 9 partidos políticos que han cumplido con los requisitos legales en todas las regiones del país, 13 que cumplieron con los requisitos legales en al menos tres regiones contiguas u ocho discontinuas, 6 que han sido disueltos por no haber dado cumplimiento a los artículos sexto o séptimo transitorio de la Ley 20.915, al no haber alcanzado el mínimo de afiliados en el mínimo de regiones requerido o haber presentado solicitudes de extensión a nuevas regiones sin cumplir con dichos mínimos de afiliados y de regiones (Ver las estadísticas completas aquí).

Finalmente, los partidos políticos Movimiento Independiente Regionalista Agrario y Social, Frente Regional y Popular, Fuerza Regional Norte Verde y Somos Aysén, se han fusionado surgiendo como resultante el partido Federación Regionalista Verde Social, el que quedó constituido en las regiones de Antofagasta, Atacama, Coquimbo y Libertador General Bernardo O’Higgins.

Lea aquí y descargue estadística oficial SERVEL al 15 de abril.

https://www.servel.cl/wp-content/uploads/2017/04/01_Ratificaciones_mas_Afiliaciones_por_Partidos.pdf

 

La urgente necesidad de concordar un camino común – Juan Andrés Lagos – Crónica Digital

La derecha ha logrado estabilizar su proceso hacia la unidad política y electoral.

Sabe perfectamente que ese factor le puede llevar al retorno a La Moneda; lograr una importante representación parlamentaria; e iniciar el proceso de restauración neoliberal en un cuadro regional de fuerzas que, tiende a favorecerle. Son sus aliados el gobierno de Argentina, Brasil y Perú.

Y Trump los ha seducido rápidamente para ordenarse en torno a un gobernante que tiene como meta, retomar lo más conservador del capitalismo salvaje en el mundo.

juan-andres-lagos

Esta es una situación objetiva, que no se puede desconocer.

La derecha sabe, perfectamente, que si la Nueva Mayoría dispersa sus fuerzas, se divide como tal, la coalición que ha logrado instalar un camino de reformas estructurales en Chile, no tiene destino en las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias.

Pero también la derecha tiene claro que la NM se ve hostigada en su base político-electoral desde dos frentes reales, no ficticios:

1) Por la “izquierda”, en concreto el Frente Amplio, que ha declarado su “vocación” de ganarle y quitarle votos a la NM, y en particular a sus partidos de izquierda.

2) Por la centro-derecha, en donde el objetivo es la Democracia Cristiana, partido que ha perdido en forma creciente votación hacia y a favor de la derecha.

También estos son antecedentes y datos objetivos.

Si lo anterior llegara a ocurrir, la derecha se vería favorecida y tal proceso le permitiría ganar las presidenciales y lograr un buen resultado parlamentario.

La Nueva Mayoría, como bloque político y gubernamental, se ha demorado mucho, tal vez demasiado, en asumir este diagnóstico en formal real. Demasiados “fantasmas”; excesos de cuñas mediáticas que los grandes medios sistémicos obtienen que bastante facilidad, han impedido que se produzca el necesario y descarnado diálogo político entre las fuerzas que forman la NM, e incluso con sectores democráticos que han declarado su voluntad de unir fuerzas para evitar que la derecha conquiste un nuevo gobierno y logre avanzar en el Parlamento, en donde tiene ya una tremenda representación.

¿Qué se requiere despejar con urgencia, para iniciar el necesario y un poco tardío diseño político hacia un nuevo triunfo?, lo siguiente:

1) Que estamos todos por seguir avanzando, sobre la base de una consolidación de lo logrado. Qué duda cabe que hay que mejorar en muchos aspectos, entre otros, la deficitaria gestión política y la falta de diseño táctico.

2) Que tenemos la convicción de que la NM debe seguir adelante, con sus actuales componentes, e indagar la posibilidad de nuevos integrantes, sobre la base de lo que es hoy.

3) Un programa de gobierno común que, de acuerdo a lo que tienen los partidos y han expuestos  pre candidatas y pre candidatos (todos) no hay en rigor ideas y propuestas antagónicas, muy por el contrario.

Si hay acuerdos en estas materias gruesas y definitivas, lo que se requiere entonces es voluntad e imaginación política unitaria, al servicio del proyecto común. La NM tiene el desafío de conquistar un nuevo gobierno, eso es lo central. Acuerdos electorales; definiciones presidenciales, procedimientos, son todas cuestiones que pueden despejarse si lo primero está claro, del punto de vista unitario.

Lista o listas parlamentarias; diseño programático; candidatura presidencial, son cuestiones que deben abordarse bajo el prisma del paradigma político común previo.

Y, en eso, la clave es la voluntad de derrotar a la derecha y conquistar un nuevo gobierno.

Es más o menos evidente que, hasta ahora, una de las lógicas que ha impedido y ha enturbiado el diálogo y el análisis común, para llegar a los asuntos de fondo, es que en la NM  ha predominado la idea de “crecer hacia adentro” y defenderse de los aliados al interior de la coalición. Una visión “intra”, además limitada porque no se asume, realmente, que hay un nuevo sistema electoral y nuevos distritos y circunscripciones.

Pero también se ha indagado poco, otra posibilidad, y que es real: la de crecer hacia los espacios político-electorales de izquierda y de centro-derecha que por ahora no están en los encuadres de la NM, están afuera y son capturados por fuerzas orgánicas de derecha y otras que se definen  de izquierda. Pero nadie ni nada dice que esto debería ser así hacia el futuro.

Más aún, cuando de ese crecimiento de la NM, “hacia afuera”, está la posibilidad real de quitarle votos a la derecha y a la “izquierda” que hoy buscan disputarle votación a la coalición y partidos de la NM.

Son ejercicios necesarios, que en todo caso requieren una voluntad política unitaria. En otro caso, es imposible el camino común.

Por Juan Andrés Lagos
Periodista

Santiago de Chile, 12 de abril 2017
Crónica Digital

Ejes estratégicos para un marco programático – Contribuciones para un debate político y ciudadano

Este esquema de discusión propone un conjunto de ejes estratégicos de contenido para un marco programático común y compartido de la Nueva Mayoría, recogiendo los logros y experiencias del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y proyectando las reformas, sobre la base de lineamientos que profundicen una trayectoria de transformaciones graduales.

Este texto, de elaboración personal, tiene por propósito fundamental contribuir, desde una perspectiva política y ciudadana, a un debate abierto, democrático y pluralista respecto de las que pueden ser los ejes estratégicos para un marco programático para el período 2018-2022.

El documento es de mi exclusiva autoría y no compromete a ninguna institución.

Lea y descargue aquí el documento:

EJES ESTRATEGICOS PARA UN MARCO PROGRAMÁTICO

“Avanzar en transformaciones o caer en regresión” – Guillermo Teillier – El Siglo

Guillermo Teillier indicó que “si no cumplimos con el objetivo de derrotar a la derecha, no podemos seguir adelante” con cambios en el país.

Hugo Guzmán Rambaldi. Periodista. ¿El masivo fichaje y refichaje en el PC, lo vincula a la vigencia de una organización como ésta en la realidad nacional?

Mire, cuando surgió esto del fichaje y refichaje, producto de la nueva ley de partidos políticos, que teníamos que tener como mínimo 18 mil 500 militantes, y que eso determinaría la continuidad de la legalidad de las organizaciones, muchos pensaron que era una oportunidad para que el Partido Comunista no se legalizara, para que los comunistas saliéramos de la escena política, que no pudiéramos tener candidatos a la presidencia o al Parlamento. Muchos pensaron que era la ocasión de que quedáramos fuera y apostaron comunicacionalmente a eso. Sin embargo, la realidad demostró que el Partido Comunista fue el que tuvo más respaldo de la gente. Es decir, no solo mantuvimos la legalidad del partido, no solo cumplimos con el fichaje y el refichaje, sino que aparecemos como el partido más grande de Chile. Fuimos el que tuvo más respaldo del pueblo en este proceso. Fue un desmentido a todos aquellos que decían que el PC está debilitado por participar en el gobierno, que no tendría fuerza, que no tendríamos apoyo del movimiento social. El resultado demostró algo totalmente distinto, la realidad demostró todo lo contrario. Una vez más en nuestra historia, la realidad se impuso a vaticinios de quienes querían vernos disminuidos o que decían que no podríamos legalizarnos. Si usted me pregunta sobre la vigencia, algo en lo que nunca hemos dudado, le digo que esto nos deja fortalecidos, en movimiento, entusiasmados y en disposición de cumplir con las grandes tareas políticas, electorales y sociales que demanda la actual situación del país. Porque nuestra vigencia radica en estar junto a la demandas y las luchas de los trabajadores y del pueblo.

Esto parece un milagro, 67 mil inscritos en el PC. ¿Cómo se logró, qué lo permitió?

Fue un logro histórico, sin duda. Creo que lo que lo permitió, en primer lugar, fue el trabajo colectivo, ordenado y masivo del partido, con un objetivo claro: mantener la legalidad para continuar la lucha en mejores condiciones. La gente ve que nuestro partido se mantiene fiel a los trabajadores y al pueblo, que, aún participando en el gobierno, no olvida a su base social. En el pueblo nos ven como un partido unitario y que se diferencia de otros por su no participación en actos que corrompen la política. Se volvió a comprobar que la gente confía en los comunistas, en nuestras luchas de más de cien años. También tuvimos un gran incentivo en el ejemplo de Gladys Marín, y de hecho su nombre encabezó nuestra campaña que la hicimos en todo Chile, en regiones, en cada rincón, sin discriminación alguna, es notorio por ejemplo, la incorporación de compañeros y compañeras de los pueblos originarios, o la gran cantidad de migrantes.

¿Esto no puede llevar a cierto exitismo en las filas comunistas?

Por cierto que hay que tener el cuidado de no caer en el exitismo. Por eso es que hemos determinado que de inmediato comenzaremos a trabajar con esas más de 67 mil personas inscritas en el partido, con cada una de ellas, considerando que son adherentes activos, que son militantes, y creando condiciones para que todos se pronuncien activamente por llevar adelante la política y las tareas que de ella se desprenden. Tenemos que seguir trabajando por las reformas, por las transformaciones, por un triunfo electoral este año, en el movimiento social.

¿Lo toma como un apoyo a las tesis política del PC o más a su historia?

Me parece que es un apoyo a todo eso. El partido es conocido hace más de un siglo por sus luchas, por su trayectoria. Ha sido determinante que el Partido Comunista mantenga una posición inclaudicable de lucha junto a los trabajadores y el pueblo. La gente sabe lo que somos y nos apoya.

En este momento del PC, desde el Frente Amplio dicen que ustedes no son de izquierda, y los corren para el centro.

Nosotros estamos muy bien plantados en la izquierda desde hace más de un siglo. La verdad no sé quién podría dudar de eso. La gente que se inscribió en nuestro partido lo hizo en gran medida por eso, porque saben nuestra posición desde siempre y eso no ha cambiado. Bueno, en el Frente Amplio dijeron que no son de izquierda ni de derecha. No saben bien lo que son. Nosotros estamos plantados en la izquierda y el pueblo lo sabe.

En estos tiempos de la política, aparecieron personeros hablando de que se vive un cambio generacional y que ahí radicaría el cambio en la política chilena. Se dice que la “bajada” de Ricardo Lagos como candidato presidencial fue el fin de la política de una generación.

Hay algo natural en eso del cambio generacional, que es permanente y necesario. Sin embargo, nos es el tema principal. Lo que cambia y debe cambiar aún más es la forma de hacer política y en especial los objetivos de la política. Aún no se considera a plenitud la participación popular en la determinación de asuntos cruciales para el desarrollo de nuestra sociedad y de las condiciones de vida de las personas y por ello existe un alto grado de desconfianza hacia la política. La bajada de Lagos es una señal de ello, habiendo sido gravitante su figura en tiempos recientes, la gente lo vio como un representante de un sistema que debe cambiar. Creo que va a pasar lo mismo con Sebastián Piñera, porque más allá de lo generacional, él representa una política que debe dejarse atrás.

Pero se insiste, incluso en lo que denominan “fuerzas emergentes”, que los cambios en la política o en el país tienen que ver con cambio en las generaciones.

Es que hay algunos que intentan disfrazar la mantención de ciertas políticas y de formas de hacer política, con el cambio generacional. Hay quienes dicen que van a producir un cambio generacional pero con las mismas malas políticas, entonces eso no tiene ningún valor. A mi modo de ver, lo que tiene que cambiar son las formas de hacer política y lo importante es hacer política para cambiar al país, para hacer cambios a favor de las mayorías. Eso no es automático porque haya un cambio generacional. El tema real son los objetivos que persigue una acción política, más allá de lo generacional. Hay que dejar atrás las malas prácticas en política, la corrupción, la falta de representatividad, y eso es lo que demanda la gente, no si alguien es más joven o más maduro.

Se ha insinuado que en el PC incidiría esto del cambio generacional.

Llevamos más de cien años de existencia, así que hemos pasado por cambios de generaciones y hemos seguido siendo el mismo Partido Comunista. En los términos que lo plantea hoy alguna gente, eso en el PC no se observa, porque habiendo cambio generacional -indudablemente que lo hay- lo que prima son las formas de hacer política y los contenidos de esa lucha política. El partido se nutre permanentemente de jóvenes que participan en sus filas. Por ejemplo, en el refichaje hubo más de mil 400 muchachos entre 14 y 18 años que se inscribieron en el Partido Comunista, tomaron esa decisión, y eso es muy importante. Miles de jóvenes militan en las Juventudes Comunistas y son una reserva potente de recambio. Son, por cierto, fuerzas de recambio. Si desmenuzamos el fichaje, comprobamos que una parte substancial es gente joven, es decir, este es un partido que tiene mucha base de jóvenes, quienes irán tomando paulatinamente las banderas del partido. En el Partido Comunista no hay una lucha generacional. Al contrario, existe un complemento entre la experiencia y la fuerza de lo que viene emergiendo y creo que tenemos muchos dirigentes jóvenes que en sí forman parte de un recambio que ya se está produciendo.

Hay un debate respecto al futuro de la Nueva Mayoría. Más allá de ese membrete o ese conglomerado, ¿cómo ve a estas alturas el tema de la correlación de fuerzas de la centro-izquierda?

Lo importante es que continúa presente la idea de que debe mantenerse un conglomerado fuerte de la centro-izquierda en Chile. No hay posibilidades de que por sí misma la izquierda pueda tener la correlación de fuerzas suficiente como para seguir adelante en un proceso de transformaciones, tampoco un partido de centro izquierda solo. Puede ser que eso ocurra más adelante, pero en este momento es indispensable un conglomerado que contenga fuerzas de centro y de izquierda. Sobre todo si queremos continuar y ampliar el proceso de cambios. Pero además de ese componente, hay otro muy importante y necesario, que es el movimiento social. Creo que una convergencia política no puede dejar de lado el establecer también una convergencia social. Eso muchas veces se olvida a la hora de hacer política.

Pareciera que algunos partidos o personeros de centro e izquierda pasan por alto eso que usted señala, de crear esa correlación de fuerzas…

Lo claro es que eso es un tremendo desafío. Desgraciadamente algunos piensan que la sola confrontación electoral soluciona los problemas o los desafíos, y eso no es así. Hay que trabajar para tener una correlación de fuerzas para avanzar en los cambios, eso es un desafío de sectores de centro y de izquierda, sino, no se podrá avanzar. Además, si no hay arraigo social, en el movimiento social, de lo que se está planteando desde la institucionalidad política, desde los partidos, la verdad es que después uno se encuentra con mucha dificultad para cumplir y materializar un programa. Debemos considerar los componentes de unidad política y de convergencia y arraigo social.

Hay cuestiones puntuales a resolver, como la lista parlamentaria de la Nueva Mayoría. Pero en términos globales, ¿dónde situaría los ejes, los objetivos del PC para lo que resta de 2017?

A mí me parece que están muy claros. Están centrados, básica y principalmente, en una confrontación política y electoral entre la derecha y las fuerzas de la Nueva Mayoría. Un objetivo principal es impedir que gane la derecha, que con todo su poder mediático y financiero pretende llegar al gobierno para echar atrás el proceso de reformas. Nosotros estamos por impedir eso. Al contrario, estamos por avanzar más en las transformaciones y para eso construir un programa, que es una de nuestras tareas. Ahí radica un eje principal, impedir un triunfo de la derecha y avanzar en el proceso de reformas. El meollo del asunto está ahí, aunque hay muchas otras tareas en lo político y en lo social. Lo esencial es pasar esa barrera, si no lo hacemos, difícilmente podremos seguir adelante en lograr cambios. Aunque siempre seguiremos luchando por los derechos de los trabajadores, por las transformaciones.

¿Se está jugando este año el continuar un proceso transformador o entrar en un periodo regresivo conservador?

Indudablemente es así. Creo que eso ya está establecido públicamente, hasta el propio candidato de la derecha lo estableció así, eso es así y va a ser así. Por eso estamos ante una lucha, ante un trabajo, que debemos dar con mucha fuerza, porque el objetivo no es fácil, es difícil. Así como dijimos que si no legalizábamos al partido no podíamos seguir adelante con candidaturas al Parlamento y presidenciales y estar en la institucionalidad política, si no cumplimos ahora con el objetivo de derrotar a la derecha, no podemos seguir adelante con las transformaciones. Podemos caer en un periodo regresivo. Por eso, en efecto, el eje es avanzar en transformaciones o caer en la regresión conservadora.

Frente a eso, algunas personas plantean no votar “por el mal menor” en un momento definitorio.

Bueno, si es así, que le hagan el favor a la derecha. Es eso, simplemente. Se le hace un favor a la derecha, porque si esa gente nos considera un mal menor, podría ganar la derecha. Este es un tema de sumar para abrir caminos, o cerrarse y abrirle camino de la derecha.

En lo general, ¿dónde están hoy los objetivos cruciales del Partido Comunista?

Uno principal es seguir trabajado por la aprobación de una Nueva Constitución. Seguir adelante fortaleciendo el proceso de reformas a la educación. Discutir una nueva estrategia de desarrollo, otorgándole al Estado al menos igualdad de condiciones ante la empresa privada para posibilitar un crecimiento con equidad, mejores empleos e igualdad, poniendo a disposición de la nación el enorme potencial de sus recursos naturales. Crear condiciones para mejorar las políticas sociales en pensiones, salud y garantía de derechos para niños, mujeres y adultos mayores. Completar la reforma laboral en beneficio de los trabajadores. Puesta en marcha de planes energéticos, de infraestructura, de ciencia y tecnología y de conectividad con una mirada de futuro. Reconocimiento pleno de los pueblos indígenas.

Otros objetivos ya están cumplidos con creces, como lograr la legalidad del Partido Comunista, con casi 70 mil inscritos, y otros ya los señalé, como impedir un triunfo de la derecha en las elecciones y lograr junto a otras fuerzas, seguir avanzando por las transformaciones construyendo un buen programa común.

Foto: Juan Castro. El Siglo.

 

Ingresó al Congreso proyecto de ley orgánico sobre elección de Gobernadores Regionales

Con el objeto de dar cumplimiento a las disposiciones constitucionales ya vigentes desde el año pasado, que profundizan la descentralización y la democracia, el Ejecutivo ingresó hoy a trámite legislativo a la Cámara de Diputados el proyecto de ley (boletín 11200) que regula la elección del Gobernador Regional.

palacio-de-la-moneda

Cabe recordar que la reforma constitucional, plasmada en la Ley 20.990 del 29 de diciembre de 2016, estableció el mandato constitucional de que el órgano ejecutivo del Gobierno Regional, esto es, el nuevo Gobernador Regional, sea electo por los ciudadanos de cada una de las regiones de nuestro país.

Tal como expone el Gobierno en el mensaje presidencial, la iniciativa también se complementa con otro proyecto de ley, hoy en tercer trámite legislativo en el Senado, que establece un nuevo procedimiento de transferencia de competencias (proyecto de ley de fortalecimiento de la regionalización del país, boletín 7963).

En concreto, la presente propuesta establece la figura del Gobernador Regional como órgano ejecutivo del Gobierno Regional. Asimismo, establece los requisitos para optar al cargo, sus inhabilidades, incompatibilidades, subrogación, vacancia y causales de cesación de la nueva autoridad.

El texto propone que la elección de Gobernadores Regionales sea conjuntamente con la elección de consejeros regionales, en cédula separada. “Su sistema electoral es el que fue sancionado en la reforma constitucional, es decir, será electo gobernador regional el candidato que obtenga el mayor número de sufragios válidamente emitidos, siempre que obtenga al menos el cuarenta por ciento. Si ningún candidato alcanza dicha votación, se procederá a una segunda votación, el cuarto domingo siguiente a la fecha de la elección, entre los candidatos que hayan obtenido las dos más altas mayorías, resultando electo quien obtenga el mayor número de sufragios”, especifica el mensaje.

Se define que la postulación al cargo de Gobernador Regional será incompatible con los cargos de Presidente de la República, parlamentario, alcalde y concejal; al tiempo que define que el escrutinio y calificación de la elección lo realizará el Tribunal Calificador de Elecciones, rigiendo para todos los efectos las normas de la Ley 18.700, de votaciones populares y escrutinios.

Adicionalmente, se incorpora normas que adecuan las denominaciones de los actuales Intendentes y Gobernadores, pasando a llamarse Delegados Presidenciales Regionales y Delegados Presidenciales Provinciales, respectivamente.

Otras normas

El proyecto también incluye las adecuaciones necesarias para que los partidos políticos, si así lo deciden, puedan utilizar el sistema de elecciones primarias para la nominación de sus candidatos a gobernador regional; e incorpora a la elección de Gobernadores Regionales dentro de la regulación establecida en la ley sobre transparencia, límite y control del gasto electoral.

Luego, la iniciativa propone modificaciones a las plantas de los Gobiernos Regionales y del Servicio de Gobierno Interior, tanto para incorporar a los Gobernadores Regionales como para reemplazar a los actuales Intendentes y Gobernadores por los nuevos Delegados Presidenciales Regionales y Delegados Presidenciales Provinciales.

Entre otras disposiciones, determina que la primera elección por sufragio universal en votación directa de los gobernadores regionales se verificará en conformidad a lo dispuesto en la Ley Orgánica Constitucional de Gobierno y Administración Regional y una vez promulgada la citada ley en trámite que establece un nuevo procedimiento de transferencia de competencias.

Las modificaciones que se introducen mediante el presente proyecto de ley respecto de las facultades que actualmente tiene el Presidente del Consejo Regional solo entrarán en vigencia una vez que asuman los Gobernadores Regionales electos. Mientras no asuman ellos, ejercerán sus funciones y atribuciones los delegados presidenciales regionales, con la excepción de presidir el consejo regional.

Una ley que regule la publicación y difusión de encuestas electorales

A medida que avanza el proceso electoral en Chile, este año 2017 cargado de diversos comicios simultáneos: presidencial, parlamentario y de Consejeros Regionales, las encuestas de opinión y las encuestas electorales han vuelto a convertirse en el arma más socorrida y más criticada que utilizan algunos sectores políticos, para tratar de instalar en la ciudadanía determinadas visiones del cuadro político.

encuesta

Las encuestas de intención de voto son objeto de numerosas críticas, tanto por sus deficientes capacidades de pronóstico (como se vio recientemente en EEUU, en Gran Bretaña con el Brexit…y en las municipales en Chile) como porque se pueden convertir en factores claves para la toma de decisiones en política.

¿Porqué las encuestas de intención de voto se han convertido casi en un pequeño monstruo ingobernable en Chile?

Entre otras razones, porque no existe una legislación ni una institucionalidad que regule su publicación y difusión.

Para comenzar, se requiere crear una institucionalidad pública que se haga cargo de la fiscalización previa de estos instrumentos de medición.   Una Comisión de Encuestas formada por equipos de profesionales especializados en revisar, controlar y garantizar la calidad metodológica de dichas mediciones.

Aún así, siendo realistas, debemos admitir que lo más probable que ocurra es que una tal idea de crear una Comisión encargada de fiscalizar y regular la publicación y difusión de encuestas de carácter electoral, sea rechazada en los meses venideros, precisamente porque nos encontramos en un año electoral.

Pero se hace imprescindible avanzar hacia una legislación en esta materia.

El “mercado electoral” y de las encuestas, es también un mercado muy lucrativo pero desregulado.

Una ley cuya aplicación evite que la publicación de encuestas electorales vengan a influenciar o perturbar la libre determinación de los ciudadanos electores y que establezca regulaciones precisas y que establezca los períodos y las condiciones metodológicas.

La futura norma debiera prohibir la publicación y la difusión de toda encuesta de intención de voto o la realización de ejercicios de simulación de voto, en un plazo de varios días previos a la fecha de cada elección, incluyendo la primera y segunda vuelta presidenciales.

¿Cuáles debieran ser los datos que cada entidad que realiza y/o difunde sondeos o encuestas de intención de voto, debiera presentar para que la Comisión respectiva autorice su publicación?

Sin perjuicio de una enumeración más exhaustiva, proponemos que los datos que debieran entregarse y publicarse debieran ser: 1º el nombre y razón social del organismo que realiza la encuesta; 2º el nombre y razón social de la entidad mandante de la encuesta; 3º el nombre y razón social de la entidad que financia la encuesta; 4º el texto integral de las preguntas que forman parte del instrumento de recolección de datos de la encuesta; 5º la metodología utilizada para la recolección de datos (estrategia de campo, construcción de la muestra, universo, métodos de reemplazo); 6º los márgenes de error de los resultados obtenidos; 7º la proporción de personas que no respondieron el cuestionario o respondieron solo una parte de éste, y 8º la existencia de eventuales pagos, premios, remuneraciones o gratificaciones entregadas a las personas que fueron encuestadas.

Todos estos datos deben ser públicos.

Una ley de relativa a la publicación y difusión de encuestas de intención de voto, debiera establecer además las condiciones de la aplicación de estos instrumentos de medición, entendiendo que éstos se realizan para obtener información de intención de voto a partir de una muestra genuinamente representativa del universo de ciudadanos electores.

La vigencia de normas regulatorias de la publicación y difusión de encuestas electorales o de intención de voto, contribuirá eficazmente a disminuir el impacto distorsionador de estos instrumentos en el proceso electoral y en la toma de decisiones de los electores, y fortalecerá a la democracia.

La experiencia comparada y, por ejemplo, el ejemplo exitoso de la Comisión Electoral y la ley de julio de 1977 sobre publicación y difusión de sondeos de opinión electoral vigente en Francia, junto a otros modelos europeos, debiera servir a nuestros legisladores para acometer esta tarea.

Manuel Luis Rodríguez U.

La atracción del vértigo – Ernesto Sepúlveda

En los días posteriores a la decisión del Comité Central del PS, donde se optó por designar como pre-candidato presidencial al senador Guillier, se han sucedido una serie de expresiones de desconcierto, molestia, disgusto, de personalidades y figuras públicas de diverso origen. Es que esta decisión, postergada de manera inexplicable durante largos meses, dejó a uno de los partidos-eje de la Nueva Mayoría sin un candidato presidencial de sus filas.

Recordemos que desde las elecciones internas del 2015, donde asumió con amplia mayoría la senadora Isabel Allende, se instaló la idea de que la propia Presidenta del PS sería candidata presidencial del partido. Luego varias encuestas de opinión ( sí esas mismas), la instalaban como una de las figuras mejor evaluadas y con menor porcentaje de rechazo.

Qué pasó desde entonces? En una secuencia no lineal de hechos, se produjo la hecatombe comunicacional detonada por el llamado “Caso Caval”, esto condujo a la caída de las figuras más poderosas del gabinete: Peñailillo en Interior; Arenas en Hacienda; y Elizalde en Segegob. Todos ellos de la generación de recambio en sus partidos. Sabido es que Elizalde fue figura central en la campaña interna que llevó a la presidencia a Isabel Allende, por lo que fue un fuerte golpe a la gestión de ésta, verlo salir tan prematuramente del gobierno.

Sucede después la fallida inscripción de las primarias legales de la Nueva Mayoría, por responsabilidad atribuida por el SERVEL a la Presidenta del PS que no habría llegado dentro del plazo legal a cumplir con el trámite. Excusas más, excusas menos, gracias a acciones legales ante el TRICEL, se logró no sin esfuerzo la inscripción de dichas primarias, pero no para todas las comunas.

El panorama presidencial de la Nueva Mayoría se fue difuminando durante todo el año 2016, la más probable candidata del PS, desestimó continuar en carrera, dando a entender la existencia de supuestas presiones del entorno del Presidente Lagos, quien por ese entonces había sido proclamado como pre candidato por el PPD.

La pugna desencadenada al interior del PS por el tema presidencial, animó el surgimiento de las pre-candidaturas de JM Insulza y Fernando Atria, quienes fueron invitados a participar en una “Consulta ciudadana” que decidiría. Lamentablemente para ellos, el último pleno del Comité Central de la mesa dirigida por Isabel Allende, desestimó la realización de dicha consulta, dejando sin resolver la materia cuya responsabilidad le fuera asignada el 2015 por la militancia.

Finalmente, en las elecciones internas del PS, efectuadas el 26 de marzo de este año, resultó electa con amplia mayoría la lista encabezada por Alvaro Elizalde, lista conformada por amplios sectores partidarios, divididos entre quienes apoyaban la opción presidencial de Ricardo Lagos y la del senador Guillier.

La mesa directiva no dio señales de cómo se resolvería la materia. Y en un hecho inédito en la historia del partido se desestimó la votación a mano alzada de los miembros del Comité Central. Decidiéndose en votación secreta que el partido apoyaría al senador independiente Alejandro Guillier.

Y así llegamos a esta semana donde fuerzas tectónicas desconocidas, se mueven bajo nuestros pies y la hasta hoy amplia coalición de centro izquierda que derrotó a la derecha el 2014, pareciera vivir sus últimos días.

Es que un efecto  inmediato que produjo la decisión del PS de apoyar candidatura del senador Guillier en el PS, fue producir una fisura en el eje PS-PPD, y de paso en la DC, que junto a su pre candidata presidencial la senadora Goic, había advertido que la existencia de primarias presidenciales dependía de pacto programático y parlamentario.

La aparente inclinación del PS hacia un pacto político que implique abandonar el proyecto de la centro-izquierda, es un efecto no declarado en el Comité Central, y por su trascendencia, debe corresponder a ese órgano o a un nuevo Congreso del partido quien determine la nueva línea política.

La tentación de salir a disputar al “Podemos chileno”, el voto de las redes sociales, pareciera haber calado en algunos líderes, olvidando el notable aporte que ha hecho el PS a los gobiernos más exitosos de la Historia de Chile. Existe una actitud de vergüenza por los avances y progresos obtenidos desde el año 1990, no sin sacrificios y esfuerzos.

La construcción de futuros acuerdos programáticos va  a estar atravesado por este análisis, una confrontación ideológica no resuelta en los noventa entre “autoflagelantes” y “autocomplacientes” que  rebota de nuevo, con los mismos y también con nuevos protagonistas.

El piso se mueve bajo nuestros pies, las posibilidades de caer son altas, pero muchos de los que están a nuestro lado parecen embriagados por el vértigo de la caída.

Milito en el Partido Socialista, trabajé en la campaña del Presidente Lagos en 1999, y acompañé su opción presidencial el 2017, por sus ideas y propuestas, construidas transversalmente por todo el país. Propuestas que se contienen en el documento “Piensa Chile”, puesto a disposición de los partidos y también de los pre-candidatos presidenciales. Como militante disciplinado acataré la decisión adoptada por el Comité Central.

Lo anterior, implica actuar con responsabilidad. No sería responsable para mí, no advertir al liderazgo socialista el riesgo que enfrentamos, no solo de una futura victoria de la derecha, sino de la postergación por muchos años del proyecto político que hemos construido en la centro-izquierda chilena. Se debe actuar con firmeza y vehemencia en la defensa de nuestras convicciones y principios, pero actuar con prudencia en el trato y en el lenguaje, cuidando la relación con nuestros aliados.

La velocidad y la altura producen un vértigo, que es muy estimulante para los sentidos, todos lo hemos experimentado. Tomar decisiones que pueden potencialmente afectar a millones de personas, no deben adoptarse embriagados por el vértigo ni la emoción.

 

La reflexión programática que realiza el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz ICAL

El Siglo.

Hay un asunto central en la discusión y propuesta de los comunistas, que dice relación con instalar la necesidad de un nuevo modelo de desarrollo.

Santiago. Hace rato que profesionales, especialistas y colaboradores del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (Ical), vienen reflexionando sobre el contenido que debería tener el programa de un futuro gobierno de centro izquierda. De manera cautelosa el Ical, centro de pensamiento vinculado al Partido Comunista (PC), se mete en el debate -al parecer aun más privado que público- que se está dando entre centros de pensamiento ligados a la Nueva Mayoría, en las colectividades progresistas y de izquierda, y en el mundo social y político.

De acuerdo a documentos conocidos, el Ical ya hizo algunas definiciones y propuestas en materia laboral, municipal, comunicaciones, sobre nueva Constitución, educación, medio ambiente, participación y democracia, política exterior, seguridad pública y recursos naturales.

Según profesionales consultados, las reflexiones fueron hechas llegar a un equipo programático del PC que dirige el ingeniero Patricio Palma, y también forman parte de conversaciones con otros centros de pensamiento, con partidos de la Nueva Mayoría, con otras colectividades como el Partido Progresista (PRO) y con académicos e intelectuales.

Se supone que mucho de lo elaborado por el Ical sea parte de la discusión que se tendrá que dar al interior de la NM respecto al programa que sería enarbolado por el eventual candidato o candidata presidencial. De allí que en algunos equipos de los presidenciables exista ciertos interés en las elaboraciones de los profesionales comunistas.

Los trabajos de elaboración habrían comenzado a finales del año pasado y todo estaría concentrado en la sede del Instituto, en calle Ricardo Cumming, bajo la coordinación del sociólogo César Bunster, director de la entidad. En los procesos de discusión y producción estarían participando abogados, sociólogos, economistas, medioambientalistas y periodistas que laboran en las áreas laboral, legislativa, medioambiental, comunicacional y de desarrollo y participación social.

Modelo de desarrollo

En las propuestas programáticas hay cuestiones generales como específicas y un elemento central es “continuar, profundizar y ampliar las reformas y las transformaciones iniciadas en el primer gobierno de la Nueva Mayoría”.

A ese trabajo se agrega lo que un equipo del Partido Comunista ha elaborado respecto a reforma previsional, en un largo documento que todavía estaría sujeto a modificaciones. También en el PC se está realizando una reflexión sobre reforma al sistema de salud pública y elementos programáticos para ese sector en los próximos años. Algunas fuentes consultadas indican que los temas de descentralización y transporte público constituyen una prioridad en los análisis y que ello debería estar contenido en una propuesta programática de un futuro gobierno.

Hay un asunto central en la discusión y propuesta de los comunistas, que dice relación con instalar la necesidad de un nuevo modelo de desarrollo que sea la base de las políticas públicas, del funcionamiento de la economía y que aborde temas como el adecuado uso de los recursos naturales (como el cobre y el litio) y generación de áreas productivas y ejes de exportación no dependientes de materias primas.

Algunos enunciados

En materia laboral se plantean cuestiones como diseñar una Política Nacional de Seguridad y Salud, formalizar el vínculo laboral de los trabajadores a honorarios a fin de otorgarles derechos laborales (individuales y colectivos) y previsionales, y ampliación de la procedencia del procedimiento de tutela laboral por vulneración al derecho de negociación colectiva. Respecto a la subcontratación, mecanismo extendido en el país por multiplicidad de empresas, la reflexión de expertos del Ical indica el “asegurar derechos equitativos a los trabajadores sujetos a régimen de subcontratación”. Además, se propone crear un “estatuto para los trabajadores agrícolas”.

Uno de los pilares programáticos del PC y la izquierda es alcanzar una nueva Constitución. Respecto a ello, los análisis del Ical indica el fin del Estado subsidiario, renacionalizar el cobre y recursos naturales, contar con un Tribunal Constitucional de distintas características, funciones y composición al actual. Así también se querría incluir en una propuesta programática el contar con una Asamblea Constituyente como mecanismo para la materialización de una nueva Carta Magna. El incorporar la figura de referéndum y plebiscito como herramienta de participación y consulta ciudadana es considerado como un objetivo programático por el centro de estudios ligado a los comunistas.

En materia de educación hay enunciados como “continuar garantizando el derecho a la gratuidad de la educación con calidad y pertinencia, a través del mejoramiento de las condiciones de asignación de recursos, ingreso, prosecución y egreso del sistema superior público; perfeccionar el sistema de financiamiento de la educación superior; perfeccionar el sistema de financiamiento de la educación escolar y contar con una propuesta de redistribución de matrículas a nivel comunal que priorice en función de contenidos educativos y características de infraestructura; contar con un trato preferente ‘real’ del Estado hacia las instituciones de su propiedad; especificar la articulación de la nueva red de educación pública a la que estarán sujetas Universidades, Institutos profesionales y entros de formación técnica que reciban recursos públicos”.

Un tema que se dice olvidado al interior de la NM es la política internacional. En el trabajo del Ical se señalan cuestiones como llevar a plebiscito la aprobación de tratados internacionales, crear un Ministerio de Comercio Exterior, vinculando su accionar a una estrategia de desarrollo nacional. También radicar en el Ministerio de Relaciones Exteriores el tema de la migración, creando una entidad a cargo de esos asuntos, sacándolo de Interior.

Comunicación y participación

Hay asimismo planteamientos en materia comunicacional y de prensa, un ámbito soslayado en los programas de gobierno de la ex Concertación y de la NM. Al respecto se plantea “establecer en la Constitución el derecho a la comunicación y a la información de los ciudadanos, generar una Ley de Medios de Comunicación que regule la propiedad, impida los oligopolios y monopolios, norme la distribución proporcional y equitativa del avisaje y financiamiento estatal, que garantice el desarrollo de medios sociales (tercer sector), públicos y privados, que establezca la existencia de un periódico, una radio y un canal televisivo del Estado, que garantice el desarrollo de medios regionales y comunales. Determinar la imposibilidad de que empresas trasnacionales y extranjeras puedan ser propietarias de medios de comunicación en Chile”.

En esa línea, “crear la Subsecretaría de Medios de Comunicación, dependiente del Ministerio Secretaría General de Gobierno, con todas las atribuciones respecto a la promoción, desarrollo, defensa e impulso en materia de derecho a la comunicación y la información, medios sociales, públicos y privados, relacionamiento del Gobierno con los medios, control del avisaje Estatal, conducción de los medios estatales, relacionamiento con las organizaciones profesionales de los medios, desarrollo de las políticas públicas en este sector”.

Hay todo un trabajo respecto a participación ciudadana, donde se explicitan cuestiones como garantizarla constitucionalmente, incorporando “los mecanismos de referendo revocatorio de leyes y autoridades, además de la iniciativa popular de ley”. Se propone la “creación de un Consejo Nacional para la Participación Ciudadana, para promover la participación, fiscalizar el cumplimiento de las normativas de participación…electo por las organizaciones de la sociedad civil”.

Un aspecto trabajado en el Ical es el de la seguridad pública, quizá uno de los temas más presentes en las preocupaciones ciudadanas. Es así que se sostiene la necesidad de un “cambio de paradigma de seguridad pública”, pasando de lo concebido como “seguridad de Estado a  la de seguridad  basada en las personas”. Se prioriza por tener “políticas de prevención”, con un contenido social, y que se desarrolle en coordinación con municipios, gobiernos regionales y el gobierno central. Se sostiene una tesis de “seguridad territorial participativa”, desarrollando  “una política de seguridad local, concentrada en la articulación del tejido social”. Además: “Implementar una política hacia la juventud, dada la relación de desarrollo humano  y seguridad. Se hace prioritario generar condiciones protectoras contra los riesgos que enfrentan los jóvenes al no tener  oportunidades  de empleo  o educación”. Así también, se habla de modernizar el sistema de Inteligencia, que exista “la coordinación y recopilación de información (como) factores claves para prevenir  la violencia y el delito”.

Encuentros y trabajo de entidades académicas

En las últimas semanas se informó que a lo largo del país, el Partido Demócrata Cristiano (PDC) está efectuando unos “encuentros programáticos”, en los cuales profesionales, académicos, militantes, legisladores y dirigentes de la falange están discutiendo sobre cuáles deberían ser las prioridades programáticas de la colectividad y de su candidata presidencial, Carolina Goic. Lo que de allí salga gravitará en la estructuración programática de la DC y la manera que se siente a consensuar o negociar con los partidos de la NM para la construcción de un programa común.

También en el último tiempo aparecieron algunas definiciones programáticas del senador Alejandro Guillier, candidato presidencial del Partido Radical Socialdemócrata (PRSD), que apuntan a materias como la necesidad de modificar el sistema previsional, profundizar la reforma educacional y asumir ciertos cambios en materia económica.

Un texto que se dice esencial para conocer planteamientos de Ricardo Lagos -quien ha ido dando a conocer ideas programáticas específicas en las últimas semanas- aspirante presidencial del Partido por la Democracia (PPD), es su libro “En vez del pesimismo. Una mirada estratégica de Chile al 2040”.

En estos meses se ha desarrollado un trabajo programático en varias áreas, realizado por profesionales y expertos de centros de pensamiento como Chile 21 (algunos de sus directivos trabajan por Ricardo Lagos), el Instituto Igualdad, dependiente del PS, el Centro Democracia y Comunidad (ligado al PDC), y la Fundación Democracia y Desarrollo, de Lagos.

Los pilares contra-reformistas de Piñera y la derecha

Una primera característica del planteamiento programático de Sebastián Piñera, el candidato de la Unión Demócrata Independiente (UDI) y de Renovación Nacional (RN), es llevar adelante una contra-reforma de las transformaciones iniciadas por el gobierno de Michelle Bachelet: volver atrás en materia tributaria (bajar impuestos a las empresas), congelar la gratuidad en educación (enfatizar en el crédito financiero para estudiar), disolver aspectos laborales (revertir derechos nuevos de los trabajadores),entre otros puntos.

Un aspecto central para el magnate es la preservación del modelo neoliberal y de economía de mercado, para lo cual puso al frente de esta materia a connotados economistas conservadores como Felipe Larraín, Klaus Schmidt Hebbel, Soledad Arellano y Juan Andrés Fontaine.

Piñera ha estado trabajando con un equipo propio, sobre todo a partir de la Fundación Avanza Chile, en diseño en materia de educación, empleo, infraestructura, políticas sociales. Más adelante se espera que integren de manera más directa la elaboración programática profesionales de los institutos Libertad y Libertad y Desarrollo, centros de pensamiento de la derecha, que ya están elaborando materiales para un programa de gobierno del sector.

Los temas obligados del futuro gobierno

La revisión de declaraciones de los presidenciables, documentos de partidos políticos y análisis de centros de pensamiento apuntan a materias irrenunciables como:

  • Reforma del sistema previsional. Revisión o fin de las AFP
  • Reforma en salud pública
  • Mejora del transporte público
  • Nueva Constitución. Proceso Constituyente
  • Esquema tributario. Más o menos impuestos a las empresas
  • Descentralización
  • Profundización de cambios en educación. Destino de la gratuidad
  • Avance en derechos laborales. Más reforma laboral
  • Democratización de las comunicaciones
  • Destino del litio, el agua y el cobre. Renacionalización. Defensa de los recursos naturales
  • Profundización en probidad y transparencia
  • Ampliación derechos de la mujer
  • Desarrollo científico-técnico
  • Mejora en materia de cultura.

Disminuye la pobreza en niños y adolescentes en Chile

Esta semana el Ministerio de Desarrollo Social dio a conocer los datos de la Encuesta Casen Niñez y Adolescencia 2015.

Entre los resultados principales destaca la disminución sostenida de la pobreza y los avances realizados en materia de acceso a la educación y salud.

Hoy las niñas, niños y jóvenes están viviendo en un Chile más justo y con mejores oportunidades. Según los resultados de la medición, la población infantil y juvenil tiene un amplio acceso a la educación.

Lo anterior se refleja en los altos niveles de asistencia escolar en la enseñanza básica y media, así como en el nivel parvulario donde, por ejemplo, el grupo de 4 a 5 años alcanza una tasa de asistencia de un 90,1%. Resultado que contrasta con lo observado en 1990, en que tan solo un 38,4% de los niños de esa edad asistía a la educación parvularia.

6

En relación a cobertura en salud, se destaca que un 96,5% de niños, niñas y adolescentes son beneficiarios de algún sistema previsional. Asimismo, se registra un amplio acceso a controles en la primera infancia, observándose que el 73,9% de los niños y niñas de 0 a 1 año asistió al menos a un control de niño sano en los últimos tres meses.

9

De acuerdo a la medición por ingresos que realiza la Encuesta Casen Niñez y Adolescencia, el porcentaje de niños, niñas y adolescentes en situación de pobreza se redujo de un 38,7% en 2006 a un 18,2% en 2015, lo que equivale a una disminución de 20,5 puntos porcentuales. No obstante, la tasa de pobreza por ingresos entre este grupo etario continúa siendo mayor al promedio nacional que corresponde a un 11,7%.

Lo mismo ocurre con la medición multidimensional de la pobreza. Considerando las dimensiones de Educación, Salud, Vivienda y Trabajo y Seguridad Social, la pobreza multidimensional en la niñez se redujo de 29,8% en 2009 a un 22,2% en 2015.

4

Pese a estos avances, los resultados también indican problemas de malnutrición infantil. Entre niños y niñas de 0 a 6 años un 13,6% reporta sobrepeso y otro 2,2% reporta obesidad. La responsabilidad de revertir estas cifras es tarea de todos.

Infórmate y conoce más sobre la Encuesta Casen Niñez y Adolescencia 2015, aquí.

Avanza proceso de afiliación y refichaje de partidos políticos

Las últimas cifras publicadas hoy por SERVEL del número de afiliados a todos los partidos políticos en Chile, arrojan una suma total de 270.042 afiliados, faltando revisar 26.509 fichas.

He aquí algunas cifras de afiliados al 28 de marzo de 2017:

Renovación Nacional: 13.793

PDC: 18.096

Partido por la Democracia: 15.783

UDI: 13.490

Partido Socialista: 27.202

Partido Comunista: 24.583

Partido Radical: 13.490

Partido Humanista: 13.444

PRI: 17.768

Recordemos que el mínimo legal a reunir por cada partido es de 18.522 afiliados.

Lea y descargue aquí datos del SERVEL del 28 de marzo de 2017:

Ratificaciones_mas_Afiliaciones_por_Partidos_28-03-2017_V5