Archivo de la categoría: AGENDA POLITICA

Discurso del Presidente del Partido Comunista de Magallanes Dalivor Eterovic en el acto de conmemoración de los 106 años del PC

DISCURSO EN LOS 106 AÑOS DEL PC.

Agradecemos la presencia de los representantes de las diversas colectividades políticas que nos acompañan, así como a los amigos del partido que hoy nos honran con su presencia. Pero muy especialmente a las mujeres y en particular a las mujeres comunistas, herederas de Teresa Flores, quien  hacia 1913 hacían del Norte Chileno la cuna del feminismo.

El 8 de julio de 1916 Teresa Flores, junto a su compañero, Luis Emilio Recabarren dictan en Punta Arenas  la conferencia dedicada a la importancia que tiene la educación de las mujeres.

logo-partido-comunista-en-rojo-300x167

Hoy saludamos con entusiasmo y apoyamos desde esta tribuna, las movilizaciones y las demandas de las mujeres de Chile. Convencidos de la necesidad de avanzar en los cambios culturales, sociales y también materiales que superen la desigualdad y el abuso  que desde siempre han vivido.

Cuando cumplimos 106 años, los comunistas también analizamos nuestro rol en el gobierno de la Presidenta Bachelet, la derrota electoral, la necesaria política de alianzas, el rol de nuestro partido en un país que cambia constantemente, entre otros temas. Todos, asuntos en los cuales hemos estado ocupados y de los cuales seguiremos preocupados.

También es preciso que los comunistas reafirmemos nuestro compromiso con ciertos principios básicos, que han sido pilares fundamentales en estos 106 años.

Se trata de tres fuerzas principales que poseemos los revolucionarios comunistas, primero la fuerza de nuestras ideas, segundo nuestra capacidad organizativa y en tercer término, nuestra entereza moral, nuestra incorruptibilidad.  Para nosotros es claro que cuando una de esas fuerzas decae. Dejamos de ser revolucionarios, muestra palpable de lo que planteo, es la más reciente intervención de nuestra Compañera Diputada Carmen Hetz Cadiz en la interpelación al Ministro de Justicia y DDHH, Hernan Larrain. Durante tres horas la Compañera Carmen relata textualmente los hechos contenidos en el Informe Balech. Tras la larga sesión, no hubo un Fuerza Política allí representada, que no reconociera la veracidad, la potencia y la crudeza de lo ocurrido en Chile a manos de Agentes del Estado. Salvo un reducido grupo de Fascistas apostados en las tribunas que debió ser desalojado.

Esa es la fuerza de nuestras ideas, esa es nuestra capacidad organizativa y de resistencia, esa entereza, valentía y calma, demostrada Carmen Hertz Cadiz, es también nuestra entereza moral.

Sin duda otro elemento central que nos ha permitido transitar estos 106 años ha sido nuestro carácter de partido de alianzas, siempre lo hemos sido, desde el Frente Popular, a la Unidad Popular y en el último tiempo, como parte de la Nueva Mayoría.

Los Comunistas Sabemos que: “Aunque sea por un segundo, una alianza táctica puede ser importante”

Nuestra mas reciente alianza significo, sin duda, mover el cerco del neoliberalismo en Chile, 60%  de gratuidad en la educación superior, Construcción de salas cunas y jardines infantiles en todo Chile, construcción de hospitales púbicos no concesionados, la llamada agenda valorica, la reforma tributaria, construcción de miles de viviendas serviu en todo el país, la reforma laboral y también una serie de otras leyes laborales e indicaciones que permitieron, por ejemplo,  el aumento de la sindicalización, se dignifico a la trabajadora de casa particular, se termino con a odiosa diferencia entre empleado y obrero cuando de un  accidente laboral se tratara. La lista es larga y aun así, hubo sectores que no se sintieron satisfechos con lo avanzado o no visualizaron el alcance de los mismos.

Por otro lado hoy podemos comprobar que la campaña del terror, la manipulación de informes económicos internacionales, la mentira sistemática en medios de comunicación, el encubrimiento de políticos corruptos y empresarios corruptores, no son otra cosa que la respuesta de la derecha a este intento de correr el cerco neoliberal.

Ahora la derecha está en el gobierno y aparecen los decretos y reglamentos truchos, el retiro de leyes en trámite y en el futuro aparecerán las leyes con letra chica. ASI RESPONDE LA DERECHA CUADO VE AMENAZADOS SUS INTERESES.

Los comunistas podemos decir que no fue un error empujar el programa de gobierno que ayudamos a construir, no fue un error defender la continuidad de la NM y hasta oponernos a sectores restauradores al interior de la propia NM. Sectores que vieron amenazados sus intereses particulares. Sectores noventeros que no estaban dispuesto a nada mas, como no sea, la política de los acuerdos procesada en pequeñas cocinas con sus inefables lobistas. A eso se opuso nuestro partido. A lo q algunos llamaron tan elegantemente… El Fuego Amigo.

Hoy es preciso iniciar la construcción de alianzas que permitan retomar el camino del desmantelamiento del sistema neoliberal. Debemos aspirar a destruir este sistema y cambiarlo por uno más democrático, más humano y solidario. Para eso, Debemos contar con una constitución democrática.

Chile requiere hoy de una alianza que garantice gobernabilidad, pero que no solo garantice aquello, sino que también permita hacer cambios estructurales para la proyección de las políticas públicas implementadas y por implementar. Una alianza que impida que un grupo de corruptos y delincuentes lleguen al Senado, a la Cámara de Diputados, a la Moneda y a los ministerios, como si se tratase de lo más natural del mundo. Nunca más debemos permitir que los delincuentes de cuello y corbata, convenzan a millones de chilenos que aquí son todos iguales de ladrones.

Es necesaria la unidad para derrotar a la derecha, pero con esta afirmación, también decimos algo mucho más profundo, decimos  que es preciso borrar  del mapa todo vestigio de lo que ha sido una institución como el Sename y sus repugnantes operadores privados. Cosa que no hará la derecha, asunto que no se cambia con nuevos programas transitorios, ni con más diagnósticos, ni con la creación de un Sename 2, con otro nombre. Lo que hay tras el drama de miles de niños (hoy son 9000), lo que hay tras los muros de las celdas con mas presos de América y del mundo, después de EEUU, es una sociedad enferma, son miles de familias destruidas, son miles de hombres y mujeres enajenados,  a los cuales convencieron que tener trabajo y ser pobre es natural.

La unidad para derrotar a la derecha tiene relación con la necesidad de derrotar a bandas delictuales que conviven y coexisten con las policías, como si de un conveniente pacto de no agresión se tratara, es preciso eliminar el robo y la coima en todas las ramas de las Fuerzas Armadas y de Orden. Cuando se produce un cambio de mando en una institución armada, este lleva aparejado el traspaso de los “datos y movidas” que permiten prolongar  la corrupción. Lo mismo ocurre en empresas públicas. Solo así se explica la crisis que viven estas instituciones que precisamente han institucionalizado la corrupción.

Lo que hay tras los desastres ambientales, los que hay tras una salud publica insuficiente, Lo que tenemos tras una Iglesia católica decadente y corrupta, lo que hay tras instituciones que definitivamente no funcionan, aunque algunos insistan en decir lo contrario, es más de lo mismo y se denomina crisis del modelo neoliberal. Eso es lo que debemos combatir, es lo que debemos cambiar. Para eso requerimos de alianzas y de unidad.

El desafío es mayúsculo, sabemos por experiencia propia y por la de países hermanos,  lo que  ocurre cuando se decide romper con el colonialismo, cuando se recuperan los recursos naturales, cuando se expulsa a los que mienten, cuando se enfrenta al fascismo, cuando se encarcela a los golpistas. Siempre que un país de América  decide ser soberano, sufre las enormes presiones del país del norte y sus aliados, se les imponen sanciones económicas  como el famoso bloqueo.

EEUU y su Central de Inteligencia organiza golpes de estado blandos y de los otros, a esos países se les tacha de antidemocráticos. Esos países en crisis orquestada por el imperio, son utilizados como ejemplos del fracaso socialista. Muchos caen en el juego y siguen la agenda neoliberal que importa estos conflictos para tensionar las relaciones entre fuerzas políticas aliadas.

Es preciso superar rápidamente la derrota electoral, es urgente iniciar la construcción de nuevas alianzas tácticas y estratégicas,  que nos comprometan en mínimos comunes, en un piso necesario,  para empujar un nuevo programa de gobierno anti neoliberal, para volver a correr el cerco, pero ahora con cambios estructurales que garanticen la continuidad de estos.

También para definir acuerdos electorales que permitan recuperar las comunas que hoy están en manos de la derecha, creemos que es preciso definir un Programa Regional y ganar la Primera elección de Gobernador Regional.

Como ven, seguimos siendo los mismos de hace 106 años, aquí estamos otra vez, para seguir construyendo, avanzado. Esperamos seguir siendo el partido que cada momento político y social requiere. Porque creemos firmemente en la organización y movilización de los más débiles, los trabajadores y trabajadoras de Chile. Para eso existimos los comunistas para incidir, para organizar y para luchar por la patria justa  que anhelamos con la estatura moral que nuestro pueblo merece.

Porque la contradicción sigue siendo Neoliberalismo o Democracia.

Por una nueva Constitución Política con Garantía de Derechos.

¡¡UNIDAD, UNIDAD, UNIDAD!!

Vivan  las Juventudes Comunistas de Chile.

Viva el partido Comunista de Chile.

Viva Chile.

 

DALIVOR ETEROVIC DIAZ

PRESIDENTE REGIONAL PC MAGALLANES

PUNTA ARENAS 09-06-2018

 

Anuncios

La universidad patriarcal en la encrucijada – Alejandra Decap

Una nueva coyuntura cruza la realidad de varios planteles universitarios, tanto de Santiago como en regiones. Tras muchos años de organización de mujeres en nuestras diferentes corrientes, se consolida un nuevo elemento en la conciencia del movimiento estudiantil: el feminismo.

Alejandra Decap.

Iniciando mayo del 2018, en un segundo gobierno de derecha post dictadura, y tras la salida a las calles de millones de mujeres en todo el mundo al grito de #Niunamenos y las masivas marchas del último 8 de marzo, es posible hablar de un nuevo elemento en la conciencia del movimiento estudiantil: el feminismo.

01--marcha-foto-central--fotos-por-Francisco-Far--as-

Hoy se expresa en una incipiente movilización, donde universidades como la Católica de Temuco, Universidad de Chile, UTEM o la Universidad Austral mantienen diversos niveles de lucha, como tomas o paros en contra de la violencia machista. La mayoría de las movilizaciones se iniciaron por casos particulares de acoso y abuso sexual, a medida que se van trenzando las redes de acción y discusión, se comienzan a articular ejes para una profundización a nivel programático: ¿cómo transformar la universidad en un espacio libre de violencia machista? ¿es posible? ¿Qué mecanismos necesitamos para avanzar en esa perspectiva?

La rabia y frustración honestas, tanto de la experiencia cotidiana de opresión como ejemplificado en casos horrorosos que en las últimas semanas se tomaron el debate y la prensa, se han traducido en la organización de cientos de nosotras en cada uno de nuestros espacios, como por ejemplo en la asamblea de mujeres de la Universidad de Chile con casi mil compañeras, que constituyó un hito político por su masividad y participación de la mayoría de los campus y facultades del plantel.

Esta fuerza hasta ahora se ha centrado en un análisis crítico de los protocolos y en el rol que han jugado las autoridades de las universidades para que se hagan efectivos. Por supuesto que debemos tomar medidas frente a los casos de acoso y abuso en las universidades. Pero estos protocolos por sí solos son insuficientes, y no dan abasto a las necesidades de los espacios educativos, considerando que es una estructura social completa la que potencia, valida y reproduce la violencia machista en todos sus niveles.

Entender que el patriarcado se entrelaza de manera intrínseca con el capitalismo neoliberal, implica asimilar que nuestras estrategias deben procurar no aglutinarse bajo la hipocresía de las autoridades y los gobiernos de turno.

Y pese a que en la mayoría de las naciones, durante las décadas recién pasadas, han cooptado exitosamente algunas de las demandas del movimiento de mujeres, muchas de ellas se encuentran con que el capitalismo está diseñado para resguardar los privilegios de esos empresarios millonarios que se enriquecen a costa de las grandes mayorías trabajadoras. Mayorías compuestas principalmente por mujeres: el 70% de las personas que viven en extrema pobreza son mujeres y niñas. La feminización de la pobreza radica precisamente en esta violencia sistémica, donde el acceso a los servicios básicos como educación, salud y vivienda, y a oportunidades de empleo dignas, es lo que sostiene en concreto que la mitad de la humanidad viva relegada en un nivel u otro a la miseria.

En el mundo educativo, pese a lo que se sostiene en las declaraciones institucionales, son las autoridades universitarias, elegidas por una minoría privilegiada de académicos, quienes han sido los principales sostenedores de la violencia tanto en las aulas como en los pasillos y jardines universitarios. Pues es bajo su mandato que se perpetúan las desigualdades no sólo en razón de género, sino también de raza y clase. Nuestras casas de estudio así son una pequeña muestra de los grandes problemas de la sociedad, y es desde esa posición como también podemos jugar un rol clave en transformaciones que excedan las paredes del mundo estudiantil.

La universidad, como institución, cumple un rol muy claro en este sistema: es la encargada de certificar el conocimiento, de validar el dominio de un saber y de administrar la producción de nuevos conocimientos y tecnologías. Según el enunciado de la mayoría de las universidades estatales, en esta responsabilidad social reside el rol de lo público. Bajo el antifaz de la neutralidad de esta labor, esconden varios secretos: que dicha producción, validación y certificación del conocimiento está orientado con lógicas mercantiles o que directamente está ligado a los intereses de grandes empresarios, quienes en su condición de financistas indirectos, hacen pesar sus propias preocupaciones en el quehacer académico. La Universidad reproduce las lógicas de dominación, jerarquía y competencia, donde el abuso de poder y el autoritarismo se convierten en la principal arma para imponer su voluntad.

La institución universitaria reproduce precariedades para las mujeres y otros sectores oprimidos y explotados presentes en el conjunto de la sociedad: violencia económica, relegando a las funcionarias y docentes a contrata a la inestabilidad laboral, salarios bajos y no equitativos entre hombres y mujeres. No hay un reconocimiento efectivo de las identidades trans. Empuja a las estudiantes a hacer malabares para poder costear la educación, más aún si son madres; y a la violencia sexual, al amparar a abusadores y acosadores dentro del espacio educativo, sin considerar tanto mecanismos preventivos como protocolos con medidas cautelares, de acompañamiento y resolución expedita, de manera triestamental. No contamos tampoco con atención garantizada en casos de ITS/ETS. Además, de violencia simbólica en cuanto al currículum, que valida algunos conocimientos por sobre otros, excluyendo lenguas y saberes no hegemónicos, por sólo mencionar algunas de las problemáticas que aquejan el espacio universitario.

Es que la gran ficción de la Universidad como garante de la democratización del conocimiento y la igualdad de derechos se cae a pedazos: la forma autoritaria y antidemocrática de los rectores elegidos entre una minoría de profesores de las más altas jerarquías, es una expresión más del patriarcado. El modelo de administración, con la figura del rector como un pequeño monarca, requiere pocos quienes toman las grandes decisiones, poniendo así las preocupaciones de las mujeres, la mayoría de la comunidad universitaria y la sociedad en segundo plano. Y esta, es una decisión política, que se intenta maquillar con excusas burocráticas. Nada dicen del peligro que acarrea el sostener una tesis unilateral del problema, donde se utilizan los casos por parte de las autoridades como “chivos expiatorios” de su propio machismo. El problema de la violencia machista requiere un abordaje en forma dual para buscar una solución real al mismo, incorporando políticas ante todo preventivas: sino, se convierte en el aniquilamiento por la pura fuerza, de estos chivos expiatorios, por quienes se alzan del lado de la moral “correcta”.

El cuestionamiento profundo que empieza a nacer en nuestros espacios sobre el machismo y su violencia, es precisamente lo que nos abre el camino para erradicar el patriarcado en todas sus formas, la acción que nosotras podamos generar puede transformar esta realidad. La movilización que hoy estamos emprendiendo nos muestra el camino si anteponemos la unidad de quienes no tenemos voz ni voto en las decisiones de nuestras universidades. Si ya sabemos que las autoridades no son nuestros aliados ¿Quiénes sí lo son? Claramente las fuerzas que como estamento estudiantil podemos articular no bastan para hacerle frente a una institución que perpetúa el machismo. Todas las “ganadas” que nos vayan a entregar las autoridades serán para lavarse la cara y no abordar el problema de la violencia de género de manera transversal y democrática. Precisamente esa maniobra es la que debemos evitar.

Para esto se vuelve clave aliarnos con quienes la universidad también oprime: las y los funcionarios, tanto de planta como a honorarios; lo mismo el estamento docente, quienes debido a las jerarquías académicas no tienen participación equitativa en las elecciones de rector. Conquistar esa unidad desde las bases, desplegada en paros, claustros e instancias de movilización como asambleas y marchas, puede proponerse conquistar organismos con representación de todos los estamentos, comisiones triestamentales que puedan tomar los casos de violencia machista independiente de las autoridades, abriendo el camino al cogobierno universitario como mecanismo democrático real para construir la universidad que queremos: financiamiento integral para una educación pública, gratuita y no sexista, que barra con toda la herencia de la dictadura, y que plantee la universidad como herramienta más para acabar con este sistema capitalista y patriarcal.

Fuente: http://www.laizquierdadiario.cl/La-universidad-patriarcal-en-la-encrucijada

Declaración del Partido Comunista de Magallanes

Ante la denuncia efectuada por el CORE Juan Vukusich, en cuanto a la inexistencia de una residencia para internación de menores en la región, el Partido Comunista de Magallanes manifiesta a la opinión pública su rechazo a las flagrantes contradicciones del Gobierno de Sebastián Piñera, representado en la figura del Intendente Regional, en materia de protección a la infancia en Magallanes:
1. De manera reiterada hemos sido testigos del abandono de niños, niñas y jóvenes cuyos derechos sistemáticamente han sido vulnerados, situación que desnuda la crisis estructural del SENAME como un mero encargado de pagar subvención a instituciones colaboradoras, tercerizando y externalizando sus funciones, respecto de las cuales el Estado debe ser el verdadero garante.
7JUAN-VUKUSIC-GL04-677x400
2. El Gobierno ha buscado tomar medidas convocando una Comisión de Infancia, en los hechos un espacio con pretensiones prelegislativas según se desprende de las aseveraciones de las propias autoridades, a la que cuestionamos precisamente por suplantar las atribuciones constitucionales del Congreso Nacional, espacio que expresa la voluntad popular donde se discuten y resuelven democraticamente las iniciativas de ley.
3. Sin perjuicio de lo anterior, mientras en diversos titulares de prensa el Primer Mandatario y sus Ministros expresan prioridad por la infancia, la preocupación está completamente ausente en el Gobierno Regional que encabeza el Intendente Sr. Christian Matheson.
4. A manera de ejemplo, haciendo uso de sus atribuciones el gobierno ha nombrado como nuevo director del SENAME en Magallanes al Sr. Mario Miranda Barrera, el que deberá, según se ha dicho, primero pasar un período de tres meses de prueba para ser ratificado en el cargo, demostrando con ello la profunda improvisación en que se mueve la autoridad regional.
5. En materia de salud mental infantil tenemos otro abandono que mantiene el Estado, esto asociado a la precariedad laboral de los programas de atención a salud mental. Producto de ello, en el Cosam infanto juvenil de Punta Arenas, abundan los casos en que algunos niños reciben escuetas atenciones 1 vez al mes.
6. En nuestra región, el abandono emocional en los niños es patente ya en kínder y primero básico, con diagnósticos como disfunción familiar severa, trastornos conductuales agresivos, TDHA (trastorno de déficit de atención) más hiperactividad con impulsividad, situaciones que se han hecho comunes en las escuelas y colegios. Agregamos a esto, una población infantil migrante que también está dañada a causa de la separación con las figuras maternas y paternas en la primera infancia.
7. Pero aún más grave resulta el hecho de que el Intendente, pese a los requerimientos de diversos actores regionales, no ponga dentro de las prioridades de su gestión el proyecto ya existente de Residencia para niños, niñas y jóvenes vulnerables, el que se ubicaría en Las Heras #825 en Punta Arenas.
8. Esto desnuda una negligente falta de voluntad de su parte, actitud que resulta aún más sorprendente al constratarla con uno de los puntos neurálgicos de la Comisión de Infancia instalada por el ejecutivo, la que ha planteado la necesidad de un diagnóstico de la infraestructura de los Centros Residenciales en todo el país.
9. Hay que aclararles entonces a las autoridades regionales, que en Magallanes el diagnóstico está hecho. Los niños, niñas y jóvenes en situación de vulnerabilidad no pueden esperar, por la falta de infraestructura hoy no son acogidos en el Hospital Clínico, razón por la cual en muchos casos estos niños y niñas son derivados fuera de Magallanes.
En tal sentido, reiteramos nuestro respaldo a las urgentes demandas de los más vulnerables, expresadas en Magallanes a través de la voz del Consejero Regional Dr. Juan Vukusic.
PARTIDO COMUNISTA
REGIONAL MAGALLANES
Punta Arenas, 11 mayo de 2018

Discurso de la Presidenta de la CUT en el acto de conmemoración del 1º de mayo de 2018 en Santiago

Santiago. El siguiente es el texto completo del discurso que brindó la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, Bárbara Figueroa, en la marcha de este primero de mayo:
Queremos iniciar nuestras palabras entregando nuestro pésame a las familias de los trabajadores y trabajadoras fallecidos y aún en estado grave, víctimas de la explosión del sanatorio alemán de Concepción.
Queremos entregar nuestro saludo y solidaridad a los trabajadores, trabajadoras y dirigentes del sindicato de tripulantes de LAN, del sindicato de canal 13 y al sindicato de manipuladoras de alimentos de la empresa SANU.
Marcha del Dia de los trabajadores..
Saludamos y agradecemos a las organizaciones migrantes, trabajadores del sector público, organizaciones y trabajadores de la comunidad LGTBI, trabajadores de la cultura y las artes, trabajadores por cuenta propia, emprendedores, los trabajadores a honorarios, trabajadores del subcontrato, trabajadoras de casa particular y todas y todos los que nos acompañan en esta jornada, reciban nuestro saludo en una nueva conmemoración del día internacional de los trabajadores y trabajadoras, nuestro y vuestro día.
Un fuerte y fraternal abrazo a todos los trabajadores que están cumpliendo turno en estos momentos, a los trabajadores y trabajadoras de los servicios de salud, a los trabajadores de la minería, el petróleo, el transporte, de los medios de comunicación. A todos aquellos trabajadores y trabajadoras anónimos que en este día cumplen labores para permitir que nuestro país pueda seguir funcionando.
Reciban nuestro fraternal saludo también, los comités de allegados y comités de vivienda que hoy nos acompañan, las organizaciones de derechos humanos (AFDD, AFEP) los estudiantes, secundarios y universitarios, las organizaciones de exonerados políticos, la confederación y federación de uniones comunales de adultos mayores.
Saludamos también desde esta tribuna a las autoridades que nos acompañan, diputados y senadores de la república, ex ministros y ministras del gobierno de Michelle Bachelet, los militantes y directivas de los partidos político: del partido socialista, comunista, demócrata cristiano, partido por la democracia, el PRO, partido radical socialdemócrata, el MIR, revolución democrática. Un saludo fraterno para todos ustedes, en la batalla contra la desigualdad y por más justicia social, solo la amplia unidad de todos los sectores sociales y políticos nos permitirá seguir avanzando.
Permítanme un saludo muy especial para nuestros dirigentes, para los sindicatos base, confederaciones y federaciones del mundo privado afiliados a la central unitaria de trabajadores, para nuestras organizaciones del sector público y muy especialmente a nuestras CUT’s provinciales y zonales que a lo largo de nuestro país conmemoran el primero de mayo en sus regiones, provincias y comunas, y a nuestros dirigentes nacionales de la central, este gran colectivo de hombres y mujeres que han puesto todo de sí para llegar a esta gran convocatoria.
Conmemoramos este año, los 30 años de refundación de la central, heredera de un siglo de organización sindical en nuestro país, vaya para todos nuestros valientes dirigentes protagonistas del congreso de agosto de 1988 en punta de Tralca, nuestro más ferviente reconocimiento y nuestro abrazo a la distancia a quienes ya partieron y que fueron forjadores del sindicalismo en nuestro país: Luis Emilio Recabarren, Clotario Blest, Manuel Bustos, María Rozas, Exequiel Ponce, Tucapel Jiménez, entre tantos otros y otras.
Nuestro reconocimiento y agradecimiento también a Gloria könig que año a año nos acompaña en este escenario y al grupo Illapu que estará cerrando esta gran jornada, el arte nacional comprometido con su gente y su pueblo.
Conmemoramos este nuevo primero de mayo enfrentados a un mundo que vive muchas tensiones y guerras que dejan saldos trágicos y son precisamente los y las trabajadores los más afectados. El capitalismo salvaje y los grandes consorcios defienden sus intereses financieros e incluso no trepidan en impulsar el armamentismo como instrumento económico y militar. Las y los trabajadores no podemos ser neutrales ante esta situación.
Resulta imperioso, hoy como ayer, levantar la demanda por la Paz y porque el diálogo y el respeto a la autodeterminación de los pueblos y los estaos sea una realidad plenamente respetada. Es por eso que como Central Unitaria de Trabajadores hacemos el llamado a conformar un gran movimiento por la paz en nuestro continente, para la defensa de los pueblos y para impedir que los intentos por generar conflictos de insospechadas consecuencias, se hagan realidad. Nuestro continente debe ser una zona de paz y la CUT aportará a esta noble causa.
Han transcurrido 132 años desde que se consagrase el primero de mayo como el día internacional de los trabajadores y trabajadoras. 132 años desde que se lograse, gracias a este esfuerzo colectivo, mutilado con la matanza de miles de trabajadores que fueron parte de este esfuerzo, establecer la jornada laboral de 8 horas. Más de cien años han pasado desde esos hechos y hasta el día de hoy, la tarea por reivindicar el rol de los trabajadores y nuestros derechos sigue tan viva y presente como en 1886.
Nos reunimos este primero de mayo bajo la consigna “Chile necesita al pueblo unido”, tal como el año 2017, reivindicamos desde este espacio la tarea primera a la que estamos convocados todas las fuerzas sociales y políticas que anhelamos construir un país con más justicia social: la unidad.
Hemos aprendido a duros golpes, que solo con la más amplia unidad es posible hacer realidad nuestras demandas y reivindicaciones y que cuando fallamos en este esfuerzo no solo se retrasan nuestros objetivos sino que sometemos a miles a una espera innecesaria y desesperanzadora. Es por ello que nos hemos convocado este 2018 bajo la misma consigna del año pasado, pues la tarea de ayer sigue siendo la del presente y mientras ello no logremos hacerlo carne, seguirá siendo -desde nuestra humilde trinchera- el llamado permanente al que nos convocamos.
Conmemoramos este primero de mayo, además, con la llegada hace 52 días de un nuevo gobierno, encabezado por la derecha. Lo hemos dicho siempre: no da lo mismo quien gobierne.
Nuevos desafíos políticos y sindicales marcarán nuestros pasos en los años que vienen. La tarea por derrotar las profundas desigualdades en nuestro país y de las que somos directas víctimas, sigue siendo nuestro objetivo principal. Pero qué duda cabe que junto con seguir trabajando por la superación de la desigualdad y las discriminaciones, resguardar los avances obtenidos en los últimos años es también una tarea de primer orden si pretendemos ir más allá en la garantía de derechos.
Debatimos durante tres años una reforma laboral que pese a dos años de revisión en el parlamento fue llevada por la derecha al tribunal constitucional, con el solo objeto de vulnerar el mandato soberano sobre derechos colectivos. Así fue que debimos enfrentar, en esta instancia, la insistencia de parlamentarios de derecha por: eliminar la titularidad sindical, el derecho del sindicato a decidir sobre la extensión de beneficios, el derecho a negociar de los sindicatos interempresa, el derecho a huelga sin reemplazo, es decir, sobre los instrumentos claves de la nueva legislación.
No obstante ello, y pese a todos los obstáculos, se pudo promulgar este nuevo marco de relaciones laborales, y a un año de su implementación, estamos frente a la amenaza que estos nuevos instrumentos se vulneren, ya no por la vía del debate parlamentario, sino por la vía de dictámenes, transformando a la dirección del trabajo en un apéndice del gobierno y lo más complejo de todo, en un instrumento al servicio de los empresarios. Poniendo, nuevamente, el poder del dinero como el problema central en las relaciones laborales.
Frente a los anuncios y actuar de la nueva autoridad, nuestro mensaje es claro: si se pretende hacer cambios a la legislación laboral, solo podrá ser vía leyes que estos cambios operen. No hay facultad en la dirección del trabajo, para reponer mecanismo de negociación a los grupos, ni puede –vía definición de servicios mínimos- afectarse el derecho a huelga, tal como lo reafirman los fallos últimos de la corte suprema.
En materia de derechos colectivos nuestra posición es una sola: falta restituir derechos, como la negociación sectorial, en ningún caso retroceder en lo avanzado. Insistir en reponer debates zanjados durante el último año, solo puede tener como explicación, la insaciable hambre por ganar a costa de los derechos de los trabajadores.
Desde nuestra perspectiva, el trabajo decente es la gran tarea que debemos atender y debiese ser la prioridad de cualquier agenda laboral. Y en esto, permítannos solo una reflexión, no solo se trata de avanzar en más empleo formal o disminuir el trabajo informal, es por sobre todas las cosas, asumir que el trabajo decente requiere de un principio básico, que es valorar y dignificar al trabajador como sujeto de derechos.
Lo hemos dicho en cientos de oportunidades, hacer justicia con los derechos de los trabajadores no es solo hacer lo correcto, es por sobre todo abrir paso a una sociedad con más armonía, es permitir que nuestra gente y nuestras familias puedan vivir mejor, es asegurar el derecho de todos y todas a vivir una vida digna. Hacer efectivo el discurso que “Chile es la casa de todos”, porque lo cierto es que hoy, esta casa que a todos nos alberga, a algunos les da enormes garantías mientras otros están consumidos en la pobreza o esclavos de las deudas.
Sabemos que avanzar al cumplimiento de este objetivo no se resuelve de un día para otro, tenemos plena conciencia que avanzar hacia un Chile con más justicia social nos convoca no solo a un debate de derechos sino también de responsabilidades. Hemos expresado con claridad nuestra voluntad de diálogo, nuestra disposición a ser una contraparte activa en los debates nacionales, a ponernos a la altura de los desafíos y contribuir con propuestas, pero esta voluntad la ponemos a disposición de un trato serio y respetuoso, que no vulnere los canales de la democracia y que permita el legítimo debate de las diferencias.
En tiempos en que la legitimidad de las instituciones sigue en tela de juicio, haber sido triunfador en una elección no es suficiente para pretender imponer cambios o giros radicales respecto de lo hecho, más aún cuando se ha sido activo en las campañas de desprestigio de las autoridades e instituciones. Los mismos votos que le han dado el legítimo triunfo a este gobierno en las urnas, le dieron mayoría en el parlamento a sectores de oposición.
Y digámoslo con todas sus letras, no solo se trata de hacer las cosas mejor para recuperar la legitimidad de las instituciones, se trata también de no ser cómplice de un clima de odiosidad y violencia, utilizando un lenguaje que por un lado llama al diálogo pero que, por otro, valida la discriminación, caricaturiza la relación con los actores sociales o asume con “naturalidad” la creación de referentes que ensalzan la matanza y desaparición de chilenos.
En un escenario como este, el rol de los actores sociales y gremiales se torna clave, pues de ello puede depender la legitimidad de las políticas públicas que se pretendan impulsar. Bajo este diagnóstico es que señalamos nuestra disposición al diálogo, pero un diálogo donde exista un real reconocimiento del rol que jugamos en la sociedad y donde no se pretenda suplantar las representaciones. La CUT no es de trinchera, está por el diálogo, pero un diálogo real.
A 52 días del nuevo gobierno si bien se han realizado anuncios, ingresado algunos proyectos al parlamento y constituido comisiones, hemos sido testigos de la modificación -vía protocolo de objeción de conciencia- de la ley de interrupción del embarazo en tres causales; se ha señalado por parte del ministro de educación el perdón del gobierno a los sostenedores privados y reafirmado la posibilidad de lucro en educación superior; se detiene el avance de leyes como la de identidad de género; se reabre la votación sobre el proyecto Dominga y se habla de modificaciones a la reforma tributaria para devolverle garantías a los grandes empresarios.
En menos de dos meses, la prioridad del gobierno ha estado puesta en los mecanismos que le permitan retrotraer el alcance de las reformas del gobierno anterior, ¿es a esto que nos tendremos que acostumbrar cada vez que cambie un gobierno?, si es así, estamos condenados a vivir en un permanente circulo vicioso, donde el desafío de mirar hacia el futuro será solo un slogan de campaña para captar votos.
En materia laboral, sabemos que hay grandes y nuevos desafíos a los que debemos enfrentarnos, que están cambiando las características del mundo del trabajo; fenómenos como la automatización, robotización, incorporación de nuevas tecnologías, digitalización e inteligencia artificial, no son debates del futuro, son desafíos que caminan con nosotros en este tiempo. No somos ingenuos y no podemos pretender que se detengan los cambios porque nosotros no nos hagamos cargo.
Nos preocupan, tanto como al mundo empresarial, estos debates y queremos ser protagonistas de estos procesos, pero a diferencia de lo que algunos pretenden imponer, para nosotros el debate no es sobre mayor flexibilidad, es sobre todo respecto de la calidad del empleo y sobre los mecanismos que como país desarrollaremos para permitir que el avance tecnológico no profundice la desigualdad en el mundo del trabajo. Sabemos que la denominada revolución 4.0 llegó para quedarse y nuestro debate como país no es cuándo llegará sino de qué manera impedimos que sean unos pocos los que se beneficien de ello.
No nos confundamos, comprender los desafíos de futuro, no nos hace olvidar nuestras demandas históricas por más dignidad y mejor distribución de los recursos que nosotros mismos generamos. Los trabajadores hemos sido, somos y seremos la principal riqueza de cualquier sociedad, los nuevos desafíos de la revolución 4.0 no nos quitan esa naturaleza, sino que nos obligan a profundizarla.
Hasta ahora, un elemento distintivo en nuestro país, es que se automatizan labores que ya han sido precarizadas, por ejemplo vendedores en el sector retail, cajeros en el supermercado, autoservicio para pesar alimentos; o como ocurre en el caso de la línea 6 del metro, donde no hay una sola persona que intermedie entre el pasajero y el carro del tren. Si miramos estos ejemplos, son precisamente las labores externalizadas de las empresas las que se han automatizado de manera más rápida. Resulta legítimo, entonces, asumir este debate con todas las implicancias que tiene, no solo respecto de productividad sino también del cómo no dejar a nadie fuera.
El debate no es sobre más o menos flexibilidad, pues nuestro país ya cuenta con suficiente flexibilidad hoy. El debate es sobre trabajo decente y condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras.
Vinculado con estos desafíos, debemos discutir de manera urgente, y mucho más efectiva, sobre formación para la vida y el trabajo. Ya no es posible seguir hablando de capacitación sin que ello este estrechamente vinculado con el desafío de la educación en nuestro país. Ha llegado el momento de hacernos cargo de una política de formación continua y un sistema nacional de intermediación laboral que esté a la altura de los desafíos que tenemos.
Frente al anuncio de que oficios, labores y profesiones tienen potencial riesgo de desaparecer y nuevas áreas se desarrollarán, la única manera de hacer un tránsito inclusivo es que el estado y los actores del mundo del trabajo nos atrevamos a debatir sobre ello, pero también sobre lo que nunca nos hemos atrevido a debatir de conjunto hasta ahora: nuestro modelo de desarrollo y nuestras expectativas de crecimiento a largo plazo.
Enfrentar los nuevos desafíos del mundo del trabajo, sin mirar el tipo de desarrollo que estamos promoviendo, sin revisar si nuestro actual modelo es capaz de responder a estos nuevos desafíos, sería un error garrafal. Creer que el problema es solo más y mejor capacitación o diálogo con las empresas para saber qué y cómo automatizaran, sería hacer una lectura muy limitada. Debates sobre nuevas tecnologías y revolución tecnológica es hablar también y en primer lugar del para qué, qué sentido tiene estos avances y qué tipo de sociedad es la que aspiramos construir a partir de estas nuevas oportunidades. En este debate no pueden estar ajenos los trabajadores, pues es nuestra dignidad y nuestras oportunidades lo que se juega en estos cambios.
Nuestra apuesta es por un modelo de desarrollo sostenible, que nos provea crecimiento económico con un profundo respeto por los derechos sociales y un irrestricto cuidado medioambiental.
No obstante, así como tenemos nuevos y relevantes desafíos que enfrentar, no podemos hacer este camino si no abordamos también las deudas de arrastre que aún nos duelen y que acarreamos por décadas. Una de estas deudas es la que tenemos con las mujeres y su incorporación en equidad e igualdad al mundo del trabajo, siendo el 52% de la población no resulta sostenible perpetuar los obstáculos para su incorporación al trabajo, más aun cuando la comisión nacional de productividad nos señala que incorporar 900 mil mujeres al mercado laboral aumentaría el PIB en un 6%.
La universalidad del derecho a sala cuna ha sido una demanda histórica del movimiento sindical, pues sabemos que es uno de los grandes obstáculos que impiden nuestra mayor participación. Saludamos que esta deuda del estado de chile con las mujeres se aborde, pero no aceptaremos que se vuelva a proponer como mecanismo de financiamiento el uso de los fondos del seguro de cesantía para financiar este derecho.
No apoyaremos políticas públicas que se financien a costa de otras políticas de seguridad social. si es necesario evaluar qué hacer con los fondos del seguro de cesantía, aumentar el nivel de prestaciones debería ser la primera prioridad y no financiar de nuestros mismos bolsillos el derecho a sala cuna.
Debatir sobre el futuro del trabajo mientras cargamos con pensiones inferiores al sueldo mínimo en un 81%; altos niveles de fatalidad en el trabajo y aumento cada vez más preocupantes de enfermedades profesionales, particularmente en salud mental, sería negar una parte fundamental del debate.
Ante el anuncio del ingreso de un nuevo proyecto sobre pensiones, como central hemos decidido conformar una comisión en que dirigentes sindicales, organizaciones de adulto mayor y profesionales, presentaremos propuestas que permitan incorporar la mirada de todos los actores al debate, donde uno de los principios fundamentales es garantizar que toda iniciativa cumpla con los estándares mínimos de la OIT en materia de seguridad social. No podemos permitir que en una materia tan trascendental para quienes han entregado su vida al desarrollo de Chile, lo que prime sean los intereses políticos o la defensa de los intereses de las AFP.
Como CUT no entendemos el desafío de las pensiones, aislado de otras políticas y garantías, es por esto que nuestro llamado es a construir una política de seguridad social en chile basada en la solidaridad. que aborde desde la protección a la maternidad hasta pensiones justas al momento de retirarse del trabajo, pasando por el debate sobre seguridad y salud en el trabajo, seguro de cesantía, entre otros. Insistiremos, en este sentido, en que chile debe ratificar el convenio 102 de la OIT.
Si bien debemos trabajar con celeridad para darle soporte técnico a nuestras propuestas, no puede haber un asomo de duda sobre nuestra aspiración: queremos pensiones justas, ese es nuestro objetivo y para ello debe haber igual aporte de empleador y trabajador, el sistema debe basarse en la solidaridad (intergeneracional e intrageneracional), no se puede permitir el lucro con nuestros fondos, empleadores y trabajadores deben supervisar la administración de los fondos y ser consultados sobre su uso, con una fuerte institucionalidad pública; un sistema que debe garantizar una pensión mínima que no puede ser inferior al ingreso que le permita a un jubilado no caer en la pobreza.
Ninguno de estos principios los puede sostener el sistema administrado por las AFP’s, por tanto sería una provocación a los trabajadores, proponer una reforma al sistema que signifique poner más recursos en el actual modelo. En esto no hay dos voces en el sindicalismo, ni un peso más a las AFP’s es nuestra demanda y nuestra batalla, terminar con las administradoras de fondos de pensiones.
Como podemos ver, nuestra agenda de temas es amplia y nos invita a estar alerta en los debates y desafíos de futuro, sin olvidar a quienes han sido los permanentes postergados y excluidos. Es por ello que, insistimos, hablar de desigualdad no es solo hablar de derecho al trabajo, es reconocer al trabajador como sujeto de derechos.
Como el derecho a un salario justo. En un país donde el 71,1%n de los hogares destina sus ingresos a pagar deudas, el tener salario no garantiza que una familia deja de ser pobre o que puede vivir dignamente. Cuando la demanda social nos impone el exitismo y la capacidad de consumo como la gran muestra de ese éxito, no podemos asombrarnos que terminemos siendo esclavos de las tarjetas, qué es aquello sino esclavitud moderna.
Nos dirán que se debe aprender a vivir con lo que se gana, pero lo que no se dice es que en Chile una familia de 4 o 5 integrantes donde solo hay un trabajador por hogar, debería ganar entre 420 mil y 500 mil pesos para salir de la pobreza, eso contrasta radicalmente con los salarios promedios en que más de la mitad de los trabajadores gana menos que eso.
Si realmente se pretende enfrentar la superación de la pobreza en nuestro país, eso debe ser mirando la pobreza en sus múltiples dimensiones y asumir con toda la gravedad que implica, el hecho de que tener salario, no significa salir de la pobreza. En Chile, ser trabajador y pobre no solo no es contradictorio sino que es casi una condición necesaria para el modelo de desarrollo que tenemos. En el Chile de los 20 mil dólares percapita, la desigualdad es una necesidad del modelo de desarrollo neoliberal.
Pretender hablar del trabajo solo a partir de demandas como el trabajo desde la casa, la jornada flexible, el estatuto de los jóvenes trabajadores o de los adultos mayores, es decirle a la sociedad que los trabajadores hemos resuelto nuestras necesidades básicas y que llegó el tiempo de hablar de nuevos temas, cuando la realidad no es tal.
Es mentirnos en nuestra cara diciéndonos que estamos bien, cuando sabemos y vivimos diariamente que no es así, no es así cuando nos levantamos de madrugada para ir a nuestros trabajos y el transporte está muy lejos de garantizar condiciones dignas, no es así cuando tenemos una urgencia y sufrimos la impotencia de no contar con salud oportuna, no es así cuando llegamos a nuestras casa y debemos compartir techo con una o dos familias más pues no alcanza el ingreso para tener casa propia, afectándose incluso el tiempo de intimidad con nuestros compañeros y compañeras.
No es así, cuando en una negociación colectiva por mejores condiciones laborales, los empresarios están dispuestos a perder 25 millones de dólares, en vez de mejorar las condiciones de sus trabajadores como ocurrió con los compañeros y compañeras de LATAM.
Ese es el Chile que viven miles de trabajadores a lo ancho y largo de nuestro país. No es que queramos todo gratis, no es que seamos abusadores, no es que vivamos en el pasado. Queremos dignidad: salarios justos, derecho al descanso, a la educación, a la salud, a la vivienda, al transporte digno. Queremos que nuestro aporte al desarrollo de chile sea reconocido y se nos trate con respeto.
Este es el Chile desigual del que hablamos, el del trabajador y trabajadora que, incluso sin darse cuenta, hoy se siente libre pese a ser un esclavo, aquel que no puede siquiera pensar en pelear por mejores condiciones en su trabajo porque el temor no es al despido, es a estar en DICOM por no poder pagar deudas si se queda sin salario; es por ellos que hablamos nosotros, los organizados, los que hemos dado el paso de defender sus derechos. Por ellos existimos y seguiremos existiendo las organizaciones sindicales, le guste o no a los gobiernos; pues de otra forma, no se habría logrado nunca regular la jornada laboral, ni se habrían establecido leyes que resguarden la seguridad en el trabajo y el respeto a la vida.
Sin embargo, nuestra tarea no se limita solo a dar cuenta de nuestras necesidades más inmediatas. Como central unitaria de trabajadores tenemos plena conciencia de que hay luchas y demandas que si no asumimos de conjunto con otros actores, los desafíos aquí señalados, no podrán avanzar al ritmo que se requiere.
Estuvimos junto a los estudiantes el 19 de abril marchando en todo Chile, pues defender el derecho a la gratuidad en la educación no es solo una demanda estudiantil, es en primer lugar una demanda de los trabajadores y trabajadoras, pues no puede ser nuestra capacidad de pago la que determine la educación a que nuestros hijos pueden acceder.
Somos parte del movimiento el litio para chile, pues no queremos volver a vivir lo que sufrimos con el salitre en su momento y lo que puede ocurrirnos con el cobre si persistimos en una política extractivista; asumimos como propia las banderas de las organizaciones y comunidades que lucha por el derecho al agua, el vital suministro que ya hoy en algunas comunas y provincias de nuestro país escasea.
Compartimos las demandas de las organizaciones territoriales que piden que los proyectos empresariales sean respetuosos de sus comunidades y de su medio ambiente.
Pero sabemos que de todas las batallas, la principal a la que estamos desafiados en este tiempo, es la demanda por una nueva constitución para nuestro país. muchos se preguntarán porqué para la CUT es tan relevante este tema, otros buscarán caricaturizar nuestro rol acusándonos de políticos por estar preocupados de estos temas, pero la experiencia presente nos ha mostrado en toda su magnitud la importancia de contar con una constitución que sea capaz de atender las necesidades que hoy tenemos como país.
Mientras no tengamos una constitución que garantice el derecho a la educación como un derecho fundamental, seguiremos siendo presa de las voluntades de los gobiernos de turno para avanzar o retroceder en este derecho. Mientras la constitución no establezca como obligación del estado el trabajo decente, seguiremos dependiendo de la voluntad de las autoridades y nuestra capacidad de lucha para asegurar este derecho básico. La constitución no es solo un marco de deberes y derechos, es por sobre todas las cosas, la expresión concreta del tipo de país que queremos ser.
El proceso político reciente nos demostró en los hechos que no basta con conformar una mayoría política y social dispuesta a avanzar en transformaciones profundas para chile, pues mientras en la constitución se mantenga la existencia de un tribunal constitucional contramayoritario, que sea muro de contención de estos avances, la demanda por una nueva constitución estará más viva que nunca.
Los planteamientos que hoy hemos reafirmado en este primero de mayo, son la carta de navegación que hemos construido colectivamente con nuestras estructuras y es la hoja de ruta con la que enfrentaremos este nuevo período, pero entendemos que así como es muy importante que las organizaciones cuenten con plataforma y programas, solo podremos avanzar si somos capaces de poner como primera prioridad de nuestras agendas la unidad en la acción. Como movimiento sindical hemos aprendido de nuestros propios errores y hoy es claro que estamos frente a un país y una ciudadanía que exige mucho más de nosotros que hace un par de años.
La demanda por mayor probidad, por más transparencia, por efectivo acceso a la información de todos y todas, son condiciones básicas en este tiempo para que todas y todos puedan participar de los procesos y las definiciones. ya no es suficiente con entregar la información, el desafío es abrir las puertas para que todos aquellos que deseen participar y contribuir en la tarea, puedan hacerlo. Chile cambió y ese cambio no es cosmético, no fue el resultado solo de un proceso electoral hace cuatro años, es la demanda real y efectiva por garantía de derechos y por ser parte de esta construcción.
Lo que requerimos es una profundización de nuestra democracia, y con ella el fortalecimiento de la red social que la sustenta; atentar contra los derechos sindicales, atentar contra los sindicatos, es atentar contra la democracia misma y transformarla en una cáscara vacía. Ya lo sabía la dictadura militar al tratar de cosificar el sindicalismo y prohibir las federaciones estudiantiles. Sin una mayor democracia, la manera de resolver los problemas es por medio del conflicto social.
Lo decíamos en líneas arriba, el fondo y la forma son claves en estos tiempos. No puedo denunciar como mala práctica que familiares estén en un gobierno y luego pretender olvidar esta crítica y pedirle a un hermano que sea embajador; no puedo exigir respeto por el parlamento siendo oposición y hoy pretender “saltarse” el debate parlamentario porque no tengo mayorías; no puedo convocar a acuerdos nacionales solo con quienes me acomoda discutir y sin escuchar a las organizaciones sociales. Este no es el Chile más democrático y participativo que entre todos hemos forjado y que, entre otras cosas, demanda coherencia entre el decir y el hacer de sus autoridades.
Ponemos especial atención en este punto pues entendemos y asumimos que no es obligación de los gobiernos hacer o asumir todo aquello que los actores sociales planteamos. No pretendemos nosotros que un gobierno se someta al control de las organizaciones. Sin embargo, lo que no podemos hacer en una sana democracia, es pretender suplantar las organizaciones o poderes del estado cuando ellos no comparten mis posiciones. No podemos livianamente acusar a los jueces de “izquierdistas” pues en ello se pone en tela de juicio la valoración que tiene el propio gobierno de la democracia y autonomía de las instituciones y poderes.
Enfrentados al peligro de volver a tiempos en que la democracia pierde sentido y valor, nuestro llamado como central unitaria de trabajadores es a defenderla, a defender la democracia y cuidar nuestras instituciones.
En esta tarea, como CUT, sabemos que no solo basta contribuir con el buen diálogo, es necesario seguir trabajando incansablemente por organizar más, por volver a darle toda la importancia que tiene a lo colectivo, al desafío de organizarse con otros y enfrentar juntos y no separados las oportunidades y obstáculos que se puedan presentar.
En tiempos en que se insiste en poner lo individual por sobre lo colectivo, nosotros hacemos el llamado a organizarse, a no dejar de confiar en el otro, a convencernos de que solo podremos avanzar en mayor bienestar si lo hacemos de la mano con miles más. Como central, la responsabilidad está clara, debemos avanzar en la más férrea y amplia unidad social y política para defender lo logrado y debemos seguir creciendo porque de ello depende cuanto más podamos avanzar.
Unidad desde la diferencia, reconociendo nuestros puntos de encuentro y también nuestras distancias, cuidando nuestra diversidad y valorando lo que cada uno es y representa, pues solo así podremos no solo converger en las mejores propuestas para nuestro pueblo, sino por sobre todo podremos devolverle la esperanza a millones de chilenos y chilenas que hoy nos miran con distancia.
No hay un solo ciudadano que desee vivir con la angustia permanente sobre el futuro, es a ellos a quienes debemos re-encantar y cautivar para que sean parte de este gran proyecto por la justicia social. Chile necesita más que nunca al pueblo unido y nos exige todas nuestras voluntades para avanzar en este camino.
Como Central Unitaria de Trabajadores asumimos con humildad pero con mucha convicción esta tarea, nos comprometemos a trabajar incansablemente por un proyecto de sociedad que a todas y todos nos convoque y que defenderemos en las calles todas las veces que sea necesario.
La invitación a ustedes es que vuelvan a sus hogares, sus trabajos, sus barrios, sus familias y les cuenten que la clase trabajadora no baja sus brazos y que pese a las dificultades, nos ponemos una y mil veces de pie para defender lo que con lucha y esfuerzo hemos ganado.
Vamos a combatir la desesperanza, vamos a combatir la indiferencia, convoquemos a todas y todos a ser constructores de nuestro futuro, pues solo unidos es que podremos torcerle la mano a la injusticia.
Mil veces venceremos!!

Agenda política – 2 de mayo

1 de Mayo y planteamientos de la CUT.

La CUT conmemoró “El día del Trabajador”, su presidente realizó un llamado a la unidad.

* Bárbara Figueroa, presidenta de la CUT

“Hemos aprendido a duros golpes que solo con la más alta unidad es posible hacer realidad nuestras demandas y reivindicaciones. Cuando fallamos este esfuerzo, no solo se retrasan nuestros objetivos, sino que también sometemos a miles a una espera innecesaria y desesperanzadora”.

tableroajedrezdesordenado

> Queremos “un diálogo efectivo, donde nuestras posiciones, si son mayoritarias, efectivamente puedan avanzar y no queden relegadas a un cajón de los recuerdos”.

> “Para avanzar en ese Chile con más justicia social debemos también convocarnos a un debate de derechos y responsabilidades. Hemos expresado con claridad nuestra voluntad de diálogo. Nuestra disposición a

ser una contraparte en los debates nacionales, a ponernos a la altura de los desafíos y contribuir con propuestas, pero esta voluntad la ponemos a disposición de un trato serio y respetuoso, que no vulnere los canales de la democracia y que permita el legítimo debate de las diferencias”.

> “No sólo se trata de hacer las cosas mejor para recuperar la legitimidad de las instituciones, se trata también de no ser cómplice activo de un clima de odiosidad y violencia, utilizando un lenguaje que por un lado llama al diálogo pero que por otro valida la discriminación xenófoba a los migrantes o asume con naturalidad la creación de referentes que ensalzan la matanza y a la desaparición de chilenos”.

> “No queremos un diálogo cosmético, queremos un diálogo efectivo donde nuestras posiciones si son mayoritarias efectivamente puedan avanzar y no queden relegadas a un cajón de los recuerdos”.

> Sobre las medidas anunciadas por Piñera en apoyo a los trabajadores, entre ellas el acceso universal a las salas cunas: “Saludamos que esta deuda del Estado con las mujeres se aborde, pero queremos ser muy claros: no aceptaremos que se vuelva a proponer como mecanismo de financiamiento el uso de los fondos del seguro de cesantía para financiar este derecho básico y fundamental”.

> “Si es necesario evaluar qué hacer con los fondos del seguro de cesantía, aumentar el nivel de prestaciones debería ser la primera prioridad y no financiar con nuestros mismos bolsillos derechos que deberían ser garantizados como política de Estado”.

La polémica por las cifras del gasto público.

El ex Ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre se declaró dispuesto a ir al Congreso para contrastar cifras de Hacienda por gastos sin financiamiento.

* Nicolás Eyzaguirre, ex ministro de Hacienda

> “Yo estoy dispuesto a enfrentar todo lo que haya que enfrentar, pero la ley es la ley y aquí de lo que estamos hablando es de una estimación que hace Presupuestos (Dipres) de presiones de aumento de cobertura y yo no puedo ser responsable de la estimación que hagan”.

> “Por definición, lo que ocurra en 2019, 2020 y 2021 no puede estar comprometido porque no hay una ley. Por lo tanto, es obvio que lo que están haciendo es una estimación de presiones, no una tabulación de gastos comprometidos”.

> “La mejor forma de solucionar esto de manera rigurosa es que nos veamos en sede parlamentaria, yo encantado de que discutamos punto por punto (…) que comparemos línea por línea y así veamos si estas son conjeturas o gastos comprometidos como ellos dicen”.

> “Es mucho más fácil plantear esto así porque tiene titulares de prensa. Después puede ser que encuentran que no tienen fuerza suficiente para contener el gasto, y por tanto dicen que lo dijeron, o si lo contienen van a decir ‘miren la obra maravillosa que hicimos nosotros porque nos habían dejado US$5.500 millones no financiados y los terminamos financiado por una buena gestión”.

Carlos Mesa Vocero de Bolivia en litigio ante La Haya: “Habrá un giro de 180 grados en la relación de Bolivia y Chile a partir del fallo” – Mónica Machicao – T13

El vocero de la demanda marítima del país vecino ante La Haya plantea que fuera quien fuera el canciller chileno, Heraldo Muñoz, Alfredo Moreno o Roberto Ampuero, la esencia de lo que busca Chile, que es buscar un fallo adverso a La Paz, no se modificará.

 

Por Mónica Machicao

A un mes y medio del inicio de los alegatos orales, la última fase del juicio de Bolivia contra Chile ante La Haya, el vocero de la demanda marítima paceña, Carlos Mesa, aborda los hitos del litigio que podría finalizar durante este año.

De cara al cambio de gobierno en Chile, el ex presidente cree que fuera quien fuera el canciller de turno, Heraldo Muñoz, Alfredo Moreno o Roberto Ampuero, la esencia d ela defensa chilena, de lograr que la Corte falle en contra de Bolivia, no se modificará.

-El equipo de juristas bolivianos se ha mantenido inalterado desde el momento que se inició el juicio en La Haya. Sin embargo el equipo chileno ha sufrido varios cambios. ¿A qué los atribuye?

-Creo que, casi sin dudarlo, al resultado del fallo de la demanda preliminar de incompetencia de Chile. Creo que el equipo jurídico y comunicacional de Chile tuvo que asistir a un fallo que fue claramente, inequívocamente favorable a Bolivia. El intento de Chile fracasó de manera muy clara y dio lugar a que, como era previsible para nosotros, a analizar el tema de fondo.

En ese contexto es comprensible que Chile haya hecho modificaciones significativas en su equipo para intentar dar un giro. Mientras que en el caso de Bolivia el éxito tanto jurídico como comunicacional de lo que fue nuestra respuesta a la demanda preliminar de incompetencia nos permite la certeza de que él y trabajo se hizo bien y que había que reforzar el equipo. Y el refuerzo es garantizar su trabajo y su continuidad en adelante.

-Esta nueva etapa del juicio va a tener un cambio y un protagonista de peso, el futuro canciller Roberto Ampuero. ¿Qué opinión tiene acerca de él?

-Yo no opino sobre personas, sino sobre política exterior. No me parece relevante, y en este caso no quiero decir nada a favor o en contra, no es que tenga poca consideración por lo que vaya a ser la figura de nuevo ministro de Relaciones Exteriores. Lo que quiero decir en el caso de Chile lo que hago yo es una lectura de lo que fue la política exterior de Chile a partir del momento en que el presidente (Evo) Morales abrió un juicio internacional ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Y si analizas lo que ha sido la actitud de primer gobierno de (Michelle) Bachelet, el primer gobierno de (Sebastián) Piñera y el segundo gobierno Bachelet, no hay ninguna diferencia. Que el nombre del canciller sea Moreno, que el nombre del Canciller sea Muñoz o que el nombre del canciller sea Ampuero no creo que modifique la esencia de lo que Chile intenta lograr, que es que la Corte Internacional de Justicia falle en contra de Bolivia. Y lo que tenga que hacer Chile, una vez que se conozca el fallo, no será relevante en tanto el nombre del canciller, sino en tanto la política exterior global.

-¿Usted conoce personalmente a Roberto Ampuero?  

-No, no lo conozco, personalmente quiero decir.

-¿Qué implica para Bolivia haber llegado a esta etapa del juicio? ¿Cuál es el ánimo que hay en la población boliviana?

– Un éxito extraordinario. Un éxito histórico sin precedentes. Primero porque se planteó por primera vez en nuestra historia llevar a Chile a un tribunal internacional. Y cuando digo por primera vez en nuestra historia tiene que ver con una cosa distinta de  la que ocurrió en la Sociedad (Liga) de Naciones en la que se planteaba la nulidad del Tratado de 1904. Por primera vez en nuestra historia, reconociendo la vigencia del Tratado de 1904, llevamos a Chile a una Corte. Chile pretende que es el Tratado el que impide que Bolivia le lleve a una Corte Internacional y la Corte falla en contra de esa posición chilena. Ese es un primer éxito. Y estamos seguros, que esta es la lógica de Bolivia, la consistencia de nuestros argumentos determinarán algo que para nosotros es evidente: Chile llevó adelante por más de 70 años, una acción que puede entenderse como actum bilateralde, un estado con un doble compromiso. Quiero negociar contigo. Me comprometo a negociar contigo. Y el compromiso de negociar contigo lo hago con un objetivo, para otorgarte a ti un acceso soberano al océano Pacífico. Esos dos elementos nos hacen pensar que tendremos un fallo favorable de la Corte Internacional de Justicia, probablemente este año el 2018.  Y en ese sentido habrá un giro de 180 grados a lo que será la relación de Bolivia y Chile a partir de ese momento.

La causa marítima es una causa nacional. La combinación de causa nacional y política de Estado es una combinación que permitió a Bolivia encarar desde que el año 2011 cuando el presidente (Evo) Morales adelantó que se daría este juicio internacional, una lógica en que Bolivia miró que las posibilidades que se nos abrían de tener un éxito que giró lo que se había convertido en una especie de dar vueltas alrededor de una noria, era una posibilidad muy importante.

Mi impresión es que la sociedad boliviana tiene plena conciencia de ello y en ese contexto espera un éxito histórico de Bolivia.

-¿En este momento de los últimos alegatos cual es el papel que usted juega dentro de esta etapa?

-Como portavoz de la causa marítima, y en este caso específicamente el tema de fondo, nuestro papel, el mío en particular, tiene que ver con la difusión a nivel internacional, pero más en lo que se refiere a visitas internacionales como las que hice en la primera fase, conversaciones como esta, opiniones o artículos que refuercen el punto de vista de Bolivia y que mantengan las líneas maestras en las que Bolivia está anclada. Esta posibilidad de charlar contigo, como la he tenido con otros medios chilenos, y en algún caso tendré unas intervenciones internacionales, pero de otra naturaleza. En el sentido de que mi capacidad de comunicación tiene que ver en el ámbito de medios internacionales  de comunicación de los que está haciendo Bolivia en esta etapa.

-El gobierno de Bolivia ha vuelto a llamar a los ex cancilleres y tiene planeado llamar a los ex presidentes, por lo menos así lo han anunciado, para darles a conocer cuáles son los detalles de la estrategia que se lleva en esta última etapa en el juicio de La Haya. Sin embargo se han prescindido de algunas figuras importantes. Usted no estuvo presente en la reunión que se hizo en La Haya donde estaba reunido el equipo jurídico. ¿Cuál es el papel que está jugando ahora dentro de toda esta estrategia?

-Implica que se le ha dado una mayor valoración al trabajo jurídico. Se ha preferido establecer una lógica de análisis jurídico, lo que no quiere decir que yo no esté al tanto y en conocimiento del desarrollo de ese proceso. Lo que pasa es que en este momento, si analizas el equipo que se ha reunido allí tiene que ver con la presencia de los agentes, tiene que ver con la cabeza jurídica, el ministro de justicia, el ministro de Relaciones Exteriores y, por supuesto, los abogados internacionales que están llevando adelante la causa.

Liberen a Ahed Tamimi – Campaña de Amnistía Chile

No hay nada que justifique la continuación de la detención de Ahed Tamimi. Ella es una de los aproximadamente 350 niños y niñas recluidos en cárceles y centros de detención israelíes.

El 15 de diciembre, dos soldados israelíes entraron al patio de su casa. Ese día Mohammed Tamimi, el primo de Ahed, de 14 años de edad, había recibido un disparo en la cabeza a corta distancia por un soldado israelí, hiriéndole de gravedad.

ahedtamimi

Un vídeo, que se ha vuelto viral, muestra a Ahed Tamimi desarmada abofeteando, empujando y dando patadas a dos soldados israelíes armados y con equipo de protección. Estaba claro que ella no representaba una amenaza real para ellos, ya que lograron impedir sus avances con facilidad. Pero ahora la adolescente podría enfrentarse a diez años de prisión.

El 19 de diciembre, soldados israelíes allanaron la casa de Ahed durante la noche. Ella fue arrestada y ahora enfrenta cargos de asalto agravado, obstrucción del trabajo de los soldados e incitación en las redes sociales.

Durante la detención, Ahed soportó agresivos interrogatorios, a veces durante la noche y amenazas contra su familia. Su juicio ante un tribunal de menores militar israelí es inminente. Debemos movilizarnos de manera rápida y efectiva.

Súmate a la presión internacional para que Ahed Tamimi sea liberada de inmediato.

Amnistía Chile.

https://amnistia.cl/acciononline/liberen-ahed-tamimi/