Archivo de la categoría: AGENDA CIUDADANA

Manuel Riesco dictará conferencia en la Universidad de Magallanes sobre la vigencia de las ideas de Carlos Marx

Este viernes 8 de junio a las 17.30 horas se efectuará en el auditorium Ernesto Livacic de la Universidad de Magallanes una Conferencia del economista y director de CENDA Chile Manuel Riesco la que versará sobre los 200 años de Carlos Marx y la vigencia de sus ideas.

riescomarcx

El encuentro se efectuará en el marco de los actos de conmemoración de los 106 años de la fundación del Partido Comunista de Chile en Magallanes.

Anuncios

La universidad patriarcal en la encrucijada – Alejandra Decap

Una nueva coyuntura cruza la realidad de varios planteles universitarios, tanto de Santiago como en regiones. Tras muchos años de organización de mujeres en nuestras diferentes corrientes, se consolida un nuevo elemento en la conciencia del movimiento estudiantil: el feminismo.

Alejandra Decap.

Iniciando mayo del 2018, en un segundo gobierno de derecha post dictadura, y tras la salida a las calles de millones de mujeres en todo el mundo al grito de #Niunamenos y las masivas marchas del último 8 de marzo, es posible hablar de un nuevo elemento en la conciencia del movimiento estudiantil: el feminismo.

01--marcha-foto-central--fotos-por-Francisco-Far--as-

Hoy se expresa en una incipiente movilización, donde universidades como la Católica de Temuco, Universidad de Chile, UTEM o la Universidad Austral mantienen diversos niveles de lucha, como tomas o paros en contra de la violencia machista. La mayoría de las movilizaciones se iniciaron por casos particulares de acoso y abuso sexual, a medida que se van trenzando las redes de acción y discusión, se comienzan a articular ejes para una profundización a nivel programático: ¿cómo transformar la universidad en un espacio libre de violencia machista? ¿es posible? ¿Qué mecanismos necesitamos para avanzar en esa perspectiva?

La rabia y frustración honestas, tanto de la experiencia cotidiana de opresión como ejemplificado en casos horrorosos que en las últimas semanas se tomaron el debate y la prensa, se han traducido en la organización de cientos de nosotras en cada uno de nuestros espacios, como por ejemplo en la asamblea de mujeres de la Universidad de Chile con casi mil compañeras, que constituyó un hito político por su masividad y participación de la mayoría de los campus y facultades del plantel.

Esta fuerza hasta ahora se ha centrado en un análisis crítico de los protocolos y en el rol que han jugado las autoridades de las universidades para que se hagan efectivos. Por supuesto que debemos tomar medidas frente a los casos de acoso y abuso en las universidades. Pero estos protocolos por sí solos son insuficientes, y no dan abasto a las necesidades de los espacios educativos, considerando que es una estructura social completa la que potencia, valida y reproduce la violencia machista en todos sus niveles.

Entender que el patriarcado se entrelaza de manera intrínseca con el capitalismo neoliberal, implica asimilar que nuestras estrategias deben procurar no aglutinarse bajo la hipocresía de las autoridades y los gobiernos de turno.

Y pese a que en la mayoría de las naciones, durante las décadas recién pasadas, han cooptado exitosamente algunas de las demandas del movimiento de mujeres, muchas de ellas se encuentran con que el capitalismo está diseñado para resguardar los privilegios de esos empresarios millonarios que se enriquecen a costa de las grandes mayorías trabajadoras. Mayorías compuestas principalmente por mujeres: el 70% de las personas que viven en extrema pobreza son mujeres y niñas. La feminización de la pobreza radica precisamente en esta violencia sistémica, donde el acceso a los servicios básicos como educación, salud y vivienda, y a oportunidades de empleo dignas, es lo que sostiene en concreto que la mitad de la humanidad viva relegada en un nivel u otro a la miseria.

En el mundo educativo, pese a lo que se sostiene en las declaraciones institucionales, son las autoridades universitarias, elegidas por una minoría privilegiada de académicos, quienes han sido los principales sostenedores de la violencia tanto en las aulas como en los pasillos y jardines universitarios. Pues es bajo su mandato que se perpetúan las desigualdades no sólo en razón de género, sino también de raza y clase. Nuestras casas de estudio así son una pequeña muestra de los grandes problemas de la sociedad, y es desde esa posición como también podemos jugar un rol clave en transformaciones que excedan las paredes del mundo estudiantil.

La universidad, como institución, cumple un rol muy claro en este sistema: es la encargada de certificar el conocimiento, de validar el dominio de un saber y de administrar la producción de nuevos conocimientos y tecnologías. Según el enunciado de la mayoría de las universidades estatales, en esta responsabilidad social reside el rol de lo público. Bajo el antifaz de la neutralidad de esta labor, esconden varios secretos: que dicha producción, validación y certificación del conocimiento está orientado con lógicas mercantiles o que directamente está ligado a los intereses de grandes empresarios, quienes en su condición de financistas indirectos, hacen pesar sus propias preocupaciones en el quehacer académico. La Universidad reproduce las lógicas de dominación, jerarquía y competencia, donde el abuso de poder y el autoritarismo se convierten en la principal arma para imponer su voluntad.

La institución universitaria reproduce precariedades para las mujeres y otros sectores oprimidos y explotados presentes en el conjunto de la sociedad: violencia económica, relegando a las funcionarias y docentes a contrata a la inestabilidad laboral, salarios bajos y no equitativos entre hombres y mujeres. No hay un reconocimiento efectivo de las identidades trans. Empuja a las estudiantes a hacer malabares para poder costear la educación, más aún si son madres; y a la violencia sexual, al amparar a abusadores y acosadores dentro del espacio educativo, sin considerar tanto mecanismos preventivos como protocolos con medidas cautelares, de acompañamiento y resolución expedita, de manera triestamental. No contamos tampoco con atención garantizada en casos de ITS/ETS. Además, de violencia simbólica en cuanto al currículum, que valida algunos conocimientos por sobre otros, excluyendo lenguas y saberes no hegemónicos, por sólo mencionar algunas de las problemáticas que aquejan el espacio universitario.

Es que la gran ficción de la Universidad como garante de la democratización del conocimiento y la igualdad de derechos se cae a pedazos: la forma autoritaria y antidemocrática de los rectores elegidos entre una minoría de profesores de las más altas jerarquías, es una expresión más del patriarcado. El modelo de administración, con la figura del rector como un pequeño monarca, requiere pocos quienes toman las grandes decisiones, poniendo así las preocupaciones de las mujeres, la mayoría de la comunidad universitaria y la sociedad en segundo plano. Y esta, es una decisión política, que se intenta maquillar con excusas burocráticas. Nada dicen del peligro que acarrea el sostener una tesis unilateral del problema, donde se utilizan los casos por parte de las autoridades como “chivos expiatorios” de su propio machismo. El problema de la violencia machista requiere un abordaje en forma dual para buscar una solución real al mismo, incorporando políticas ante todo preventivas: sino, se convierte en el aniquilamiento por la pura fuerza, de estos chivos expiatorios, por quienes se alzan del lado de la moral “correcta”.

El cuestionamiento profundo que empieza a nacer en nuestros espacios sobre el machismo y su violencia, es precisamente lo que nos abre el camino para erradicar el patriarcado en todas sus formas, la acción que nosotras podamos generar puede transformar esta realidad. La movilización que hoy estamos emprendiendo nos muestra el camino si anteponemos la unidad de quienes no tenemos voz ni voto en las decisiones de nuestras universidades. Si ya sabemos que las autoridades no son nuestros aliados ¿Quiénes sí lo son? Claramente las fuerzas que como estamento estudiantil podemos articular no bastan para hacerle frente a una institución que perpetúa el machismo. Todas las “ganadas” que nos vayan a entregar las autoridades serán para lavarse la cara y no abordar el problema de la violencia de género de manera transversal y democrática. Precisamente esa maniobra es la que debemos evitar.

Para esto se vuelve clave aliarnos con quienes la universidad también oprime: las y los funcionarios, tanto de planta como a honorarios; lo mismo el estamento docente, quienes debido a las jerarquías académicas no tienen participación equitativa en las elecciones de rector. Conquistar esa unidad desde las bases, desplegada en paros, claustros e instancias de movilización como asambleas y marchas, puede proponerse conquistar organismos con representación de todos los estamentos, comisiones triestamentales que puedan tomar los casos de violencia machista independiente de las autoridades, abriendo el camino al cogobierno universitario como mecanismo democrático real para construir la universidad que queremos: financiamiento integral para una educación pública, gratuita y no sexista, que barra con toda la herencia de la dictadura, y que plantee la universidad como herramienta más para acabar con este sistema capitalista y patriarcal.

Fuente: http://www.laizquierdadiario.cl/La-universidad-patriarcal-en-la-encrucijada

Revolución femenina

En una sociedad con una cultura tan pesadamente machista y paternalista como la chilena, profundamente tributaria de una religión paternalista y de patrones de conducta conservadores, la rebelión cultural de las mujeres que presenciamos hoy, vendría siendo como otro  inusitado e inesperado “Mayo del 68”, pero en versión del siglo XXI.

OP-opinionbutton

Son siglos de dominación patriarcal, de machismo abierto y encubierto, de discriminación soterrada y de violencia aceptada, de sometimiento paternalista que se han acumulado y que hoy se sintetizan en un movimiento social y ciudadano disperso y renovador, y que estalla en la superficie mediática de los hechos, manifestando reclamos, demandas y aspiraciones contenidas y silenciadas, en el hogar familiar, en el trabajo, en las aulas escolares y universitarias, en las empresas y directorios corporativos, en las instituciones del Estado, en la vida pública y privada.

Las movilizaciones, convocadas por la Confech y por los centros de alumnos de liceos y colegios, son manifestaciones feministas y transversales que están sucediendo en distintos recintos universitarios y escolares, son encabezadas por mujeres demandando la existencia de protocolos en casos de denuncias de abuso laboral y/o sexual y que se termine con la violencia de género.

La sociedad chilena no resiste ni acepta que femicidios, agresiones, abusos y discriminaciones sean naturalizados, sean considerados como pequeñas humillaciones, o sean mostrados como “casos aislados”: esta es una sociedad machista, paternalista y violenta donde las mujeres se movilizan por la igualdad, la sororidad y la justicia.

Reclaman por una educación no sexista y protestan contra el abuso, la discriminación, el acoso y la violencia de que son víctimas las mujeres, en todos los espacios de la vida pública y privada.

Toda la sociedad y la cultura chilena debemos sentirnos interpelados por estas manifestaciones.

Algunas de las instituciones chilenas tradicionales más machistas y paternalistas como la Iglesia Católica y la Masonería, donde la mujer ocupa una posición subordinada ¿leerán este movimiento como unas cuantas “manifestaciones callejeras”, que suceden allá afuera de los muros de sus templos y que no las cuestionan e interpelan?

No es solo una demanda feminista, aunque si se trata de una movilización con contenidos feministas, es una intranquila revolución de las mujeres, movilizando a estudiantes, profesionales y trabajadoras que hablan por varios millones de mujeres silenciadas.

Manuel Luis Rodríguez U.

Declaración del Partido Comunista de Magallanes

Ante la denuncia efectuada por el CORE Juan Vukusich, en cuanto a la inexistencia de una residencia para internación de menores en la región, el Partido Comunista de Magallanes manifiesta a la opinión pública su rechazo a las flagrantes contradicciones del Gobierno de Sebastián Piñera, representado en la figura del Intendente Regional, en materia de protección a la infancia en Magallanes:
1. De manera reiterada hemos sido testigos del abandono de niños, niñas y jóvenes cuyos derechos sistemáticamente han sido vulnerados, situación que desnuda la crisis estructural del SENAME como un mero encargado de pagar subvención a instituciones colaboradoras, tercerizando y externalizando sus funciones, respecto de las cuales el Estado debe ser el verdadero garante.
7JUAN-VUKUSIC-GL04-677x400
2. El Gobierno ha buscado tomar medidas convocando una Comisión de Infancia, en los hechos un espacio con pretensiones prelegislativas según se desprende de las aseveraciones de las propias autoridades, a la que cuestionamos precisamente por suplantar las atribuciones constitucionales del Congreso Nacional, espacio que expresa la voluntad popular donde se discuten y resuelven democraticamente las iniciativas de ley.
3. Sin perjuicio de lo anterior, mientras en diversos titulares de prensa el Primer Mandatario y sus Ministros expresan prioridad por la infancia, la preocupación está completamente ausente en el Gobierno Regional que encabeza el Intendente Sr. Christian Matheson.
4. A manera de ejemplo, haciendo uso de sus atribuciones el gobierno ha nombrado como nuevo director del SENAME en Magallanes al Sr. Mario Miranda Barrera, el que deberá, según se ha dicho, primero pasar un período de tres meses de prueba para ser ratificado en el cargo, demostrando con ello la profunda improvisación en que se mueve la autoridad regional.
5. En materia de salud mental infantil tenemos otro abandono que mantiene el Estado, esto asociado a la precariedad laboral de los programas de atención a salud mental. Producto de ello, en el Cosam infanto juvenil de Punta Arenas, abundan los casos en que algunos niños reciben escuetas atenciones 1 vez al mes.
6. En nuestra región, el abandono emocional en los niños es patente ya en kínder y primero básico, con diagnósticos como disfunción familiar severa, trastornos conductuales agresivos, TDHA (trastorno de déficit de atención) más hiperactividad con impulsividad, situaciones que se han hecho comunes en las escuelas y colegios. Agregamos a esto, una población infantil migrante que también está dañada a causa de la separación con las figuras maternas y paternas en la primera infancia.
7. Pero aún más grave resulta el hecho de que el Intendente, pese a los requerimientos de diversos actores regionales, no ponga dentro de las prioridades de su gestión el proyecto ya existente de Residencia para niños, niñas y jóvenes vulnerables, el que se ubicaría en Las Heras #825 en Punta Arenas.
8. Esto desnuda una negligente falta de voluntad de su parte, actitud que resulta aún más sorprendente al constratarla con uno de los puntos neurálgicos de la Comisión de Infancia instalada por el ejecutivo, la que ha planteado la necesidad de un diagnóstico de la infraestructura de los Centros Residenciales en todo el país.
9. Hay que aclararles entonces a las autoridades regionales, que en Magallanes el diagnóstico está hecho. Los niños, niñas y jóvenes en situación de vulnerabilidad no pueden esperar, por la falta de infraestructura hoy no son acogidos en el Hospital Clínico, razón por la cual en muchos casos estos niños y niñas son derivados fuera de Magallanes.
En tal sentido, reiteramos nuestro respaldo a las urgentes demandas de los más vulnerables, expresadas en Magallanes a través de la voz del Consejero Regional Dr. Juan Vukusic.
PARTIDO COMUNISTA
REGIONAL MAGALLANES
Punta Arenas, 11 mayo de 2018

Agenda política – Martes 19 de diciembre

Preparándose para la oposición.

Alejandro Guillier aseguró estar dispuesto a ponerse “en la primera línea” de la oposición al Gobierno que encabezará Piñera desde el 11 de marzo.

comentarioscoyuntuyrapolitica

  • Alejandro Guillier, ex candidato presidencial
  • “No sé si la palabra sea ‘líder’ de la oposición, pero tengo conciencia que tengo una enorme responsabilidad y, por supuesto, voy a cumplir mis responsabilidades”.
  • “Aquí nadie puede restarse al llamado de la patria. Ser oposición es ser parte de la República y a veces es muy importante, porque es la que le puede dar estabilidad”.
  • “Hoy en Chile ninguna coalición es mayoritaria, todas necesitan articularse y, por lo tanto, (yo) estaré disponible en la primera línea para dar gobernabilidad a Chile, pero sobre la base del cumplimiento de compromisos contraídos ante el país, que es esta agenda de reformas que el país votó mayoritariamente”.
  • “Yo creo que el país ha cambiado y un análisis sereno es necesario antes, pero por lo pronto lamento no haber estado a la altura de las circunstancias y haber hecho más. Por lo tanto, asumo como primera causal mi propia responsabilidad en tener un mejor liderazgo, más claro, más firme, pero espero compensar esa deficiencia con mi trabajo como senador en los próximos cuatro años”.
  • Respecto a las causas de fondo de su derrota: “Hay que revisar los resultados, los datos, las cifras, algunos estudios sociológicos en cualitativo, para poder entender lo que está sintiendo el pueblo chileno, que nos desconcertó a todos”.
  • “Anoche conversaba con el propio Sebastián Piñera y estaba tan desconcertado como yo con el resultado, sólo que él estaba más contento”.
  • En referencia a su anunciado retiro en cuatro años: “Cuando dije eso -tengo que ser honesto- estaba convencido de que iba a ganar la elección presidencial, y siempre he pensado que los presidentes de Chile y los presidentes de los partidos y los países democráticos después que son presidentes son de alguna manera figuras nacionales, están al servicio de su país”.
  • “Reconozco que el escenario es muy distinto al que yo preví y, por lo tanto, estaré mientras la ciudadanía y el pueblo me den la confianza y yo sienta que puedo hacer una contribución”.

 

DC prepara su Junta Nacional

El Consejo de la Democracia Cristiana convocó para el 27 y 28 de enero a la Junta Nacional para solicitar adelantar las elecciones internas, además de analizar los resultados de los comicios y las futuras alianzas políticas.

  • Myriam Verdugo, presidenta PDC
  • “Lo primero es que nosotros, como Democracia Cristiana, podamos resolver nuestros incordios internos y podamos resolver cuál es nuestro marco en el cual nos desenvolvemos políticamente, ideológicamente y formativamente, eso es lo primero”.
  • “Después veremos la política de alianza porque obviamente el conglomerado que hoy día integramos (la Nueva Mayoría) se acaba el 10 de marzo y este análisis lo vamos a tener nosotros y también lo van a tener los otros partidos con los cuales hoy día somos Gobierno junto con Michelle Bachelet”.
  • “El 27 y 28 de enero la Junta Nacional se reúne y va a determinar los pasos a seguir en lo programático, en lo ideológico”.

 

Las banderas de lucha

Gonzalo Navarrete afirmó que la Nueva Mayoría no instaló con suficiente fuerza los temas del crecimiento y empleo en la campaña.

  • Gonzalo Navarrete, Presidente PPD
  • “Nos robó las banderas de lucha y nosotros no colocamos suficientemente fuerte banderas de lucha que son parte de nuestro ideario, como crecimiento y empleo”.
  • “Creo que lo dijimos antes: si perdíamos, lo que viene es un debate de los partidos en el cual nosotros tenemos que tomar decisiones, y yo no veo a Alejandro Guillier jugando un rol sustantivo en las definiciones de lo que viene”.
  • Ernesto Velasco, presidente PR
  • “Tenemos que realizar una autocrítica sobre los elementos que nos llevaron a estar como estamos, y una vez construida la oposición debemos tener mínimos comunes que permitan coordinarnos”, Guillier “es un aporte” para los próximos cuatro años.
  • En la oposición “no va a haber un liderazgo único, van a haber múltiples liderazgos y Guillier será uno de ellos”.

El largo camino de la dispersión

El triunfo de Piñera en Chile, marca nuevamente el fin de un ciclo político, el ciclo de los grandes acuerdos y consensos de centro derecha y de centro izquierda y de los dos grandes bloques políticos monopolizando la escena política, se va terminando el ciclo de los cambios estructurales pensados con lógica mayoritaria y el inicio de un período eventualmente de larga duración donde la dispersión de las izquierdas, centro izquierdas y el centro político.

Hay que constatar que Chile es parte de una tendencia continental iniciada con el golpe blanco dado por la derecha en Brasil contra Dilma y la instalación de Temer, con el triunfo de Pedro Pablo Kuzsinsky en Perú y de Mauricio Macri en Argentina, una corriente de retorno al neoliberalismo económico abierto y a las políticas de recorte de los derechos y avances sociales.

Chile no es la excepción.

Es una época de cambios culturales y sociales profundos y de larga data, el esquema político chileno se desplaza lentamente hacia un esquema de tres tercios, hacia un reordenamiento tectónico de las fuerzas políticas, tanto en su relación con la ciudadanía organizada, como en las coaliciones que le darán sentido a la acción política en los años venideros.

Volverán a aparecer nítidamente las identidades y pertenencias, los proyectos y las visiones, de la derecha, del centro y de la izquierda, pero en un cuadro político caracterizado por el descrédito y la desconfianza de los ciudadanos con los partidos y la clase política.

Una derecha que adquiere fuerza mayoritaria consistente con un nuevo esquema para entender las prácticas y la comunicación política, un centro político en estado de crisis, de debilitamiento y de pérdida de convocatoria  y un campo de la izquierda en estado de dispersión, atravesado por las diferencias y las divisiones.

El sistema político ingresa en un nuevo momento político, más  complejo y marcado por el riesgo y la perspectiva de la dispersión.  Hay sectores políticos de la centro-izquierda en Chile que han jugado abiertamente a boicotear a la Nueva Mayoría, a torpedear al gobierno de Michelle Bachelet “desde adentro”.   Las fuerzas políticas y sociales de la izquierda están llamadas ahora a defender las conquistas democráticas y sociales alcanzadas durante el gobierno de Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría y avanzar por el logro de nuevas reformas.

Las tareas estratégicas del campo de la izquierda en Chile hoy son empujar desde la institucionalidad política y desde los movimientos sociales una nueva Constitución a través de una asamblea constituyente, el término de las AFP y la configuración de un sistema de pensiones público y solidario, la extensión de la gratuidad en la educación superior y la recuperación del litio y otros recursos energéticos para el Estado.

Se hace necesario reflexionar qué sucedió, cómo  las fuerzas sociales y políticas de la izquierda enfrentarán la nueva situación política, cómo se construye la unidad política y social del pueblo, interpretando los cambios sociales y culturales en curso  y cómo se producirán nuevas convergencias para defender y promover los intereses de los trabajadores, de los ciudadanos.

El desafío estratégico del campo de izquierda será actuar responsablemente para mantener la unidad de la centroizquierda y trabajar por establecer una nueva convergencia social y política por los cambios.

A pesar de la tentación por las recriminaciones mutuas por el resultado en la elección presidencial, es la hora de reemprender la batalla por más democracia y participación ciudadana, por derechos sociales y por avanzar en beneficio de los trabajadores y del pueblo.

 

 

Segunda vuelta de la elección presidencial en Chile, domingo 17 de diciembre

Segunda Votación de la Elección Presidencial

La Segunda Votación de la Elección Presidencial se encuentra establecida en el artículo 26 de la Constitución Política de la República de Chile, en el cual se indica que en aquellos casos en los que en la elección de Presidente de la República se presentaran más de dos candidatos y ninguno de ellos obtuviera más de la mitad de los sufragios válidamente emitidos (50% + 1), se realizará una segunda votación.

 

servel-voto

En esta elección deben participar los candidatos que hayan obtenido las dos más altas mayorías relativas y resultará electo el candidato que obtenga el mayor número de sufragios, es decir, el que obtenga un voto más que el otro.

Dos candidatos postulan a la primera magistratura de Chile: Sebastian Piñera, representante de la coalición de derecha y ultraderecha Chile Vamos (UDI, RN, Evopolis y PRI) y Alejandro Guillier representante de la coalición de centro-izquierda Fuerza de Mayoría (DC, PC, PS, PPD, MAS, IC, PR e independientes).

Este año, la elección se realizará el domingo 17 de diciembre.

Los ciudadanos deben tener en consideración las siguientes recomendaciones:

  • Tu local de votación y mesa serán los mismos que para el 19 de noviembre. Si tienes dudas, revisa tus datos en consulta.servel.cl.
  • Si actuaste como vocal de mesa el 19 de noviembre, deberás presentarte nuevamente el 17 de diciembre.
  • Las votaciones se realizan entre las 8:00 y las 18:00 horas.
  • Debes marcar solo una preferencia, de lo contrario tu voto será nulo. Los votos nulos y los votos en blanco no se consideran válidos.
  • Solo puedes votar con tu cédula de identidad o pasaporte chileno, los que pueden estar vencidos hasta 12 meses antes del día de la elección.
  • Si posees alguna discapacidad, puedes ser asistido por una persona de tu confianza, mayor de 18 años. Además, los electores en situación de discapacidad visual pueden optar por utilizar plantillas especiales con ranuras, y con ranuras y sistema braille.

Para la Segunda Votación de la Elección Presidencial se realizó un nuevo periodo de campaña y propaganda. En esta ocasión, la campaña se desarrolló entre el 6 y el 17 de diciembre, mientras que la propaganda y franja electoral se efectuó desde el 3 al 14 de diciembre.

Por otra parte, no se realiza un nuevo sorteo de candidaturas, por lo que ambos candidatos mantienen su número y orden en la cédula electoral, cuyos facsímiles se publicaron el martes 14 de diciembre.