La engorrosa carrera presidencial – El Siglo – Gonzalo Magueda

El gran número de aspirantes, representativos de una inmensa heterogeneidad, genera una situación confusa con elementos impredecibles.

Gonzalo Magueda. Periodista. Este martes, el magnate Sebastián Piñera realizó el acto de imposición de su candidatura presidencial respaldada por sectores de la derecha, pero el episodio fue eclipsado durante el día por la entrada a la arena de la periodista Beatriz Sánchez como otra opción del Frente Amplio; en esas mismas horas, otro periodista, Alejandro Guillier, presentaba un equipo económico, y los aspirantes de segmentos de la derecha -Manuel José Ossandón y Felipe Kast- lanzaban palabras desafiantes contra Piñera; en tanto, Ricardo Lagos, José Miguel Insulza, Fernando Atria, Carolina Goic, Alberto Mayol, Marco Enríquez-Ominami, José Antonio Kast, siguieron con actividades, twitteos y polémicas, como parte del grupo que quiere llegar a La Moneda.

comentarioscoyuntuyrapolitica

Para algunos, todo es muestra de un verano o ya otoño caliente, respecto a la elección presidencial, pero para otros una muestra de que el camino está engorroso y, en definitiva, nada está definido.

El gran número de aspirantes, representativos de una inmensa heterogeneidad, genera una situación confusa con elementos impredecibles, lo que avizora, al menos en los próximos meses, una redila que podría desordenar el escenario, sobre todo comunicacionalmente. Hay que considerar que detrás de las candidaturas hay, a lo menos, una veintena de partidos políticos, cada uno posicionando no solo a sus figuras, sino también posturas políticas y programáticas.

A eso hay que sumar un hecho político y de consulta nada menor en cuanto a ordenar el naipe y generar un nuevo cuadro político: las primarias del 2 de julio, que deberían ser concluyentes respecto a la candidatura a la primera magistratura. El asunto es que en esto también hay dudas; por ejemplo, no está resuelto si la Democracia Cristiana se sumará a ese mecanismo o irá con Goic a la primera vuelta.

No aparece potencial de la Nueva Mayoría.

En ese contexto, aparece exagerado, sino provisto de intencionalidad electoral, la instalación de parte de analistas conservadores que apuntan a que Piñera tiene la carrera corrida, sin contrincante en frente. El primer elemento de error en eso, es que la Nueva Mayoría, pese a que “aún está discutiendo” como dijo Ricardo Lagos Weber (PPD), no ha puesto en el terreno la candidatura única y ahí es cuando empezaría a medirse con la derecha. Como señaló el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, “Piñera aparece impuesto por los dos partidos grandes de la derecha, pero no es todavía el único candidato de la derecha, y en la Nueva Mayoría tenemos ahora varios candidatos, la fuerza está dispersa, pero en un momento va a aparecer todo el potencial de la Nueva Mayoría y ahí va a estar una enorme fuerza”.

No pocos insisten en hacer el análisis acotado a las encuestas de estos meses donde aparecen como favoritos el magnate y el periodista Guillier. Pero eso es acotado, porque hay elementos a considerar en un análisis de proyección electoral, como el fenómeno del abstencionismo (se dice que mucha gente que contesta encuestas no vota, y muchos que votan no son encuestados), no se puede saber el comportamiento final de nichos electorales (regiones, jóvenes, adultos mayores) y la probable agudización de propuestas programáticas que pueden incidir en razones para votar de una u otra manera (la amenaza de Piñera de echar abajo las reformas puede llevar, finalmente, a que mucha gente crítica de la NM, vote por el candidato que siga avanzando en las transformaciones).

Patas cojas de Piñera

En el caso de Sebastián Piñera, desde el punto de vista político, se entrecruzan hartos cuestionamientos que él, en realidad, se niega a asumir y contestar, atrincherándose en la tesis de “una canallada” en su contra. A eso le ayuda algo que señalan varios analistas: al electorado de derecha no le importa que sus representantes estén ligados a casos de irregularidades financieras y tienen naturalizado que su gente, que en su mayoría financistas, hagan trampa para ganar dinero. Es decir, el magnate ya corre hacia La Moneda sin preocuparle llevar a sus espaldas los casos Bancard-Exalmar, las “empresas zombies” que le permitieron evadir impuestos, las inversiones millonarias en el extranjero, el caso “Dominga” y estar en la lista de testigos del caso Penta. Como dijo en este diario el analista Ernesto Águila, finalmente Piñera “devalúa la figura presidencial” y como sostuvo Teillier, “es un candidato peligroso porque puede echar abajo reformas que son un beneficio social para el pueblo”.

Todo lo anterior se acentúa, con la comprobada inclinación a las posturas duras de la derecha por parte de Piñera, que tiene hoy entre sus aliados más férreos a la Unión Demócrata Independiente (UDI) y particularmente al ultraderechista grupo de “Los coroneles”, y a los más connotados economistas neoliberales que postulan las tesis más conservadoras y privatizadoras que existen en el país. A ello hay que sumar el tono agresivo del candidato (que tiene el respaldo no total de Renovación Nacional, partido que ya abandonó para siempre), que está concentrado en atacar de manera artera y hostil al gobierno de Michelle Bachelet y las políticas de la Nueva Mayoría, pero guardando silencio respecto a temas trascendentes como la continuidad de reformas en educación y salud, el sistema de pensiones, derechos humanos, transporte público con criterio social. Por lo demás, el “Viva Chile, Pinochet” de sus bases en el acto de autoproclamación, son un signo de su sello ideológico y del proyecto que defiende.

Escenario abierto

En el terreno de la NM parece que todo está en el planteamiento hecho por Carolina Goic: “el escenario está abierto” y “cada partido (debe) hacer su propio trabajo”. Ernesto Velasco, presidente del Partido Radical, indicó que “nosotros como centroizquierda tenemos que tomar definiciones estratégicas, eso significa definir la primaria como el mecanismo para nominar el candidato. Y los liderazgos nuestros cuidarlos más, más amistad cívica”. El timonel del Partido por la Democracia, Gonzalo Navarrete, llamó a “tomar conciencia que un proyecto de centroizquierda requiere actuaciones específicas que muestren programa, unidad de propósito y una lista parlamentaria en una o dos, pero que se resuelva relativamente luego, eso es lo que nos está faltando”.

De tal manera que parece más indefinido que definido el camino de la disputa por la Presidencia de la República. Pero cada día cuenta, cada día tendrá su afán, y cada día influirá en lo que finalmente se aterrice cuando llegue el 19 de noviembre, fecha de la elección presidencial.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s