Gratuidad y Reforma Educacional – Margarita Makuc Sierralta, SEREMI de Educación región de Magallanes

Gratuidad y Reforma Educacional

La Reforma Educacional ha permitido materializar un anhelo que por más de tres décadas se encontraba ausente de las políticas públicas, en otras palabras, por primera vez en un programa de gobierno se asume que la gratuidad universitaria debe formar parte de los compromisos que adquiere un gobierno, en este caso el gobierno de la Pdta. Bachelet.

Hoy en Chile este compromiso se expresa en una significativa cifra: 94.871 estudiantes nuevos y antiguos acceden al financiamiento estatal de sus carreras. Estos estudiantes pertenecen a las universidades, a los Centros de Formación Técnica (CFT) e Institutos Profesionales.

makuc

Esta cifra no sólo asegura que futuras generaciones de estudiantes no estarán impedidos por razones económicas de alcanzar sus proyectos de futuro; sino que además, se verán ellos y sus familias liberados del odioso endeudamiento que marcó a generaciones pasadas que estudiaron en contextos muy distintos a los actuales y con lógicas de mercado que naturalizaron el financiamiento familiar como la única forma de seguir estudios superiores.

Por lo anterior, podemos estar especialmente satisfechos de haber transformado un anhelo del pasado en una realidad, y ello fue posible hacerlo de manera colectiva, pues generaciones completas exigieron la recuperación de este derecho hasta lograr el gran consenso social y transversal que generó en nuestra sociedad la demanda estudiantil (universitaria y secundaria) de gratuidad para todos y todas.

En el Chile de hoy y en nuestra región vamos avanzando en derechos sociales, recuperando nociones olvidadas en nuestro lenguaje: educación pública gratuita y de calidad. No será fácil avanzar en materializar en plenitud este derecho, muchos aún persisten en mantener en educación la idea de beneficios para una población vulnerable. La gratuidad en educación superior, reafirma nociones fundamentales en una sociedad que aspira a un desarrollo equitativo, una de ellas es la imprescindible responsabilidad social del Estado para generar condiciones equitativas a todos sus ciudadanos.

Una política pública, como la gratuidad en educación superior, que promueve que miles de familias sueñen con un futuro de oportunidades para sus hijos, nos recuerda que existe alguien más allá de nuestra familia y nuestra propia individualidad, es decir existe una sociedad, un colectivo un interés superior que vela porque independientemente de nuestra condición tengamos todas las mismas oportunidades de proyectarnos hacia un futuro académico, profesional o técnico.

Esta política pública de equidad social que ha impulsado la Pdta. Bachelet se enmarca en una Reforma Educacional que establece que la Educación Pública debe estar garantizada por el Estado y por tanto asegurar una trayectoria educativa gratuita y de calidad. La continuidad del proceso educativo de un joven no puede verse alterada por obstáculos económicos, eso es entender la educación como una responsabilidad colectiva. Porque en la medida que los jóvenes se desarrollan y se transforman en profesionales, técnicos, artistas, médicos, ingenieros, profesores, etc, la sociedad entera progresa. Es muy plausible el razonamiento, sin embargo, ha costado décadas hacerlo realidad.

Margarita Makuc Sierralta

Secretaria Ministerial de Educación de

Magallanes y la Antártica Chilena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s