Prejuicios y violencia – Marcelo Trivelli

Prejuicios y violencia

Es increíble pensar que los procesos de violencia se pueden a estudiar igual como se estudia la propagación de las epidemias. Decir que la violencia en nuestro país está adquiriendo características de epidemia no es una analogía ni un eufemismo. Es sencillamente la constatación de una realidad; y los prejuicios son el mejor caldo de cultivo para la proliferación de la violencia.

Las personas no nacen con prejuicios, los van adquiriendo de parte de sus mayores a medida que van creciendo. No hay que confundir los procesos de aprendizaje basados en experiencia y realidad de aquellos llamados prejuicios que se refieren a la formación de una opinión o creencia que no tiene asidero en la realidad.

mtrivelli2

La violencia en el futbol tiene un fuerte componente de prejuicios que ningún fanático se cuestiona. Repiten mecánicamente consignas que degradan al otro y ensalzan la superioridad de sí mismo y de los suyos. La FIFA ha hecho grandes esfuerzos por erradicar la violencia de este deporte imponiendo duras sensaciones cuando jugadores o dirigentes tienen comportamientos fruto de de prejuicios, sin embargo no siempre dan resultado porque el prejuicio está enraizado en la cultura del futbol igual que un virus en medio de una epidemia.

Hoy se han escuchado voces que transmiten mensajes que no tienen asideros en la realidad respecto de inmigración y delincuencia. Existe un peligro inminente de que esta aseveración de transforme en un prejuicio condenatorio hacia miles de inmigrantes que viven en nuestro país y que la violencia contra ellos se expanda como una epidemia.

Ya enfrentamos un choque cultural con los inmigrantes de los últimos años, compartimos con ellos los mismos valores, pero por debajo tenemos diferentes estilos de vida.

Este año Fundación Semilla cumplió 10 años trabajando junto a jóvenes en diferentes programas, uno de ellos “Lideres por la No Violencia” en la que han participado más de tres mil adolescentes algunos de ellos inmigrantes. Dos han sido las claves para evitar y desactivar prejuicios: promover el pensamiento divergente, que para una situación, esta se puede ver y abordar de diferentes maneras y, poner en valor la diversidad, es decir, que todos tenemos algo que aprender de la otra persona cuando esta es diferente.

Pensamiento divergente y valorización de la diversidad son muy bueno antídotos para desactivar las epidemias de violencia, pero por sobretodo, para prevenir ocurrencias de violencia. Es en la prevención donde debemos centrar la atención para evitar que la violencia sea la “peste negra” de nuestro siglo.

Marcelo Trivelli

Presidente

Fundación Semilla

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s