Pablo Longueira, peor que mono porfiado – Nelson Estrada

 

Por Nelson Estrada, vicepresidente Condepp.

Hoy intentaré escribir mi rabia contenida tras leer que el mismo de siempre, el ex ministro de economía Pablo Longueira, ahora aparece señalado como intermediario pensante en una hidroeléctrica en la undécima región.

Leída esa denuncia empecé a buscar alguna otras trampitas del  inefable ministro. Me topé con antiguas y nuevas, ni sé en qué orden deben comentarse, pero que Pablo es duro de matar, de eso no hay duda.

estrada

Lo más nuevo pareciera ser el escándalo de los llamados “barcos de papel”.  Esto no es otra triquiñuela que otorgar permisos de extracción a especies marinas a barcos que nunca existieron. ¿Cómo pudieron ser tan audaces? Encontraron una empresa (Orizon), que se prestó para el engaño y así las cosas, todo era muy simple. Hasta la fecha las fiscalías de Santiago y Valparaíso revisan sendas querellas, donde también está imputado su mano mora, me refiero a Pablo Galilea.

Hoy aparece en medios de comunicación la denuncia de cómo el tío Pablo Longueira involucró a un sobrino, Alfonso Mora Domínguez, de profesión abogado en la obtención  de boletas ideológicamente falsas a SQM, por petición de Carmen Luz Valdivieso, quién era su mano derecha. Este personaje acarreó a muchos compañeros de universidad, logrando un buen colchón de boletas por trabajos que nunca nadie efectuó. Otra más del  “mono porfiado”.

Retrocedamos un poco, de inmediato saltan a la vista todas las trampitas realizadas en el marco del estudio de la Ley de Pesca, que no por nada lleva su apellido, Ley Longueira. Allí demostró todas sus habilidades como político, logrando consumar una de las tretas mejor elaboradas. Para muestra les comento una; cuentan que los industriales estaban medios molestos con la demora en sacar adelante una ley que fuese “traje a la medida de las siete familias” dueñas de casi todos  los peces de los más de 4000 kilómetros de costa en Chile ¿Cómo se gestó la estrategia? Luis Felipe Moncada reveló en un correo que los industriales se reunieron con Pablo Longueira meses antes del envío del proyecto de Ley de Pesca al Congreso. Ahí acordaron incorporar las licitaciones de un 15%, pero apareciendo las empresas como muy disconformes frente a la medida. En lenguaje teatral, esto se llama la “cachetada del payaso”, suena fuerte, pero no duele.  Hasta la fecha poco se ha conseguido, sigue funcionando el oligopolio, no se renuevan los actores, por el contrario cada día se contrae más la actividad. Así el negocio con muy pocos actores es de fácil control por la industria.

También aparece en los tres casos de financiamiento irregular de la política. Pablo Longueira es investigado por haber recibido $100 millones de Penta, por tener un equipo de boleteros que recaudaban millones desde SQM y por su papel en la tramitación de la Ley de Pesca que nació para favorecer a los grandes actores de la industria, entre ellos a Corpesca. Por supuesto que las evidencias en los dos primeros casos son mas detectables que en el último…donde hay muy mal olor, pero cuesta saber de dónde proviene.

No se me puede olvidar la famosa “Mesa Pesquera” en la que los pescadores artesanales fuimos usados como carnada de los industriales. Todo se debatía, se discutía y entre amenazas y palabras rebuscadas, nos fueron enredando, hasta que caímos en sus propias redes.

Inocentemente creímos en la buena disposición de ministro, sub secretario, asesores, legisladores y aduladores de turno;  al final todos estaban cubiertos por el mismo mantel largo de los aportes económicos para campañas y otras actividades. Pecamos de inocentes, por decirlo suave y sin ofender a nadie. Cuando advertí toda la revoltura de intereses, me retiré de la mesa y junto a muchos pescadores formamos la CONDEPP, (Consejo Nacional por la Defensa del Patrimonio Pesquero) de la que  soy su vicepresidente y a mucho orgullo.

Como se estructuró esta pirámide de captaciones de dinero.

Pablo Longueira estableció el mecanismo de Fundaciones, transformándolas en la mayor  y mejor caja receptora de los dineros de SQM. Entre donaciones, boletas falsas y pagos de una empresa personal, SQM transfirió más de $ 1.000 millones a Pablo Longueira y su entorno. Por supuesto que quien reparte se lleva la mejor parte y es así que la partida mayor fue a dos de sus fundaciones del ex senador: Chile Justo y Web. Aquí viene la chacota de Longueira, estos dos directorios lo integraban él, su esposa y dos de sus hijos. Tengo entendido que ya no estarían en funciones. Pero son tan hábiles que lo más probable es que tengan palos blancos y sigan dirigiendo desde las profundidades del mar.

Para poder escribir esto me di el trabajo de buscar y leer todas las andanzas del ex ministro, y en algún momento presidenciable de la derecha, créanme que son hartas y mal olientes ¿Cómo puede hacerlo este ex ministro para estar siempre donde hay aguas turbias? Tal como comencé, concluyo. Ahora la cosa no son los peces, sino las energías de hidroeléctricas en el sur de nuestro país.

El hombre es ambicioso y duro de matar, pero como a todo mortal la hora de pagar la cuenta le llega más temprano que tarde y aquí los consejos y palabras caídas desde el “más allá” de nada le servirán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s