Congreso aprueba recursos para extender la gratuidad a alumnos de CFT e IP en 2017

La gratuidad permite a los jóvenes que provengan de los hogares pertenecientes al 50% de menores ingresos y que cumplan otros requisitos establecidos por ley, acceder a la educación superior sin tener que pagar ni la matrícula ni el arancel por la duración formal de sus carreras.

Con una buena noticia para alumnos de institutos profesionales y centros de formación técnica culminó en el Congreso la tramitación de la Ley de Presupuesto 2017, luego que la Cámara Baja y el Senado aprobaran la extensión de la gratuidad en la educación superior a estas instituciones.

Tras la aprobación, la ministra Adriana Delpiano destacó el despacho de la partida de Educación, en tercer trámite constitucional, y valoró que mejorará las condiciones de acceso para los alumnos de la formación técnico profesional.

“Hemos llegado a un acuerdo que permitirá que miles alumnos de CFT e IP puedan acceder a la gratuidad. Además, hemos mejorado la beca Nuevo Milenio II para un número importante de familias que están en instituciones con una determinada acreditación —de dos o tres años—, mientras que todas las instituciones con más cuatro años de acreditación han solicitado pasar a sin fines de lucro y eso nos tiene contentos”, sostuvo la secretaria de Estado.

Con la nueva partida, el próximo año el beneficio de la gratuidad se extenderá a alumnos del sector técnico profesional matriculados en institutos profesionales y centros de formación técnica que cuenten con cuatro años o más de acreditación al 23 de diciembre de 2016.

Estas instituciones deberán, además, estar constituidas como personas jurídicas sin fines de lucro o sus controladores deben ser personas naturales o jurídicas sin fines de lucro. También podrán acceder los IP y CFT que se comprometan con el Ministerio de Educación a cambiar su personalidad jurídica a sin fin de lucro antes del 15 de diciembre de 2016.

En tanto, las universidades que podrán sumarse a la gratuidad son todas las del Estado (incluidas las recientemente creadas de O`Higgins y Aysén), las públicas no estatales de la Red G9 y las privadas que estén acreditadas al 23 de diciembre de 2016 por cuatro años o más y que, en caso de tener controladores, éstos sean personas naturales o jurídicas sin fines de lucro.

El presupuesto contempla también la extensión de las becas Bicentenario a universidades que no pertenecen al Consejo de Rectores y que estén acreditadas por al menos cuatro años, mientras que el mejoramiento de la Beca Nuevo Milenio II beneficiará a estudiantes de hasta el quinto decil que pertenezcan a IP y CFT con tres años de acreditación.

En tanto, las becas Nuevo Milenio I y Nuevo Milenio III mantendrán sus aportes anuales —de 600 mil y 900 mil pesos, respectivamente—.

Asimismo, se considera un plan de fortalecimiento de las universidades estatales a diez años plazo, el que contará con el apoyo del Banco Mundial, con el objetivo de mejorar la calidad de las casas de estudios a través del desarrollo planes de crecimiento acordes con sus proyectos institucionales y las necesidades del país y sus regiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s