Crear juntos un porvenir más espléndido para las relaciones entre China y Chile – Xi Jin Ping, Presidente de la República Popular China

CREAR JUNTOS UN PORVENIR MÁS ESPLÉNDIDO PARA LAS RELACIONES ENTRE CHINA Y CHILE

Xi Jinping

Presidente de la República Popular China

Recostado al pie de los Andes y bañado por el Océano Pacífico, Chile goza del renombre de país del fin del mundo, con majestuosos paisajes naturales, abundantes productos y esplendorosas culturas, cuyo pueblo, laborioso e inteligente, ha creado milagros de desarrollo con sus propias manos y su espíritu nacional firme e indoblegable.

Hace cinco años, hice una visita a Chile que me dejó gratas impresiones. Hoy, volviendo a pisar esta hermosa tierra, percibo un doble cariño abrigando infinitas expectativas.

Situados China y Chile en las antípodas de la Tierra y separados por una gran distancia geográfica, ambos pueblos han mantenido un intercambio y un lazo indisoluble que se remontan a tiempos lejanos. El gran poeta chileno Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura, llamó cariñosamente a China como gran hermano. China y Chile no sólo llevan nombres de hermanos, a los dos pueblos también los une una amistad fraternal.

£¨XHDW£©£¨2£©Ï°½üƽͬÖÇÀû×Üͳ°ÍÇÐÀ³ÌؾÙÐлá̸

Los pueblos chino y chileno han sido tradicionalmente amigos íntimos. Ambos pueblos se han admirado mutuamente desde las dos orillas del Océano. Pablo Neruda hizo muchos viajes a China, dejándonos poemas como Canción de la tierra china y Viento en el Asia, en alabanza y bendición a China. Sus obras, que gozan de una enorme popularidad en China, han influido sobre numerosos poetas chinos. El famoso pintor chileno José Venturelli, quien vivió muchos años en China, creó tomando como referencia la técnica china de tinta y lavado, un buen número de obras como El Río Yangtsé, cuadro pletórico de su profundo amor a China. En estos poemas y cuadros está cristalizado el hondo sentimiento de la amistad entre los pueblos chino y chileno. Ellos fundaron el Instituto Chileno-Chino de Cultura, la primera organización civil de América Latina de amistad con China, promoviendo a un gran número de personalidades con perspicacia a dedicarse a la causa de la amistad sino-chilena. En Santiago hay un Colegio Yangtsé, cuyo nombre encierra el deseo de que la amistad sino-chilena se transmita de generación en generación, como las oleadas del Río Yangtsé.

Los pueblos chino y chileno han tenido la tradición de ayudarse mutuamente en las adversidades. En 2010, durante la operación de rescate del accidente en una mina chilena que atrajo la atención mundial, una empresa china de fabricación de maquinarias y equipamientos tomó activa parte en ella, contribuyendo al rescate de los 33 mineros. En 2015, cuando el norte de Chile sufrió graves inundaciones, China echó a primera hora una mano a la Parte chilena y los numerosos compatriotas chinos residentes en Chile también ofrecieron una generosa ayuda, mientras que la Parte chilena organizó activamente operaciones de socorro a los ciudadanos chinos atrapados en la catástrofe. Todo ello ha puesto de manifiesto la sincera amistad entre ambos pueblos de ir juntos contra viento y marea.

Los pueblos chino y chileno han compartido la tradición de ser vanguardias en abrir caminos. Las relaciones binacionales han creado numerosos récords de primero. Hace 46 años, el Presidente Salvador Allende, con su extraordinaria previsión y clarividencia, se convirtió en el primero entre los países suramericanos en adoptar la decisión de establecer relaciones diplomáticas con la Nueva China, abriendo un nuevo capítulo en los lazos sino-chilenos. Chile fue el primer país latinoamericano en firmar el acuerdo bilateral sobre la incorporación de China a la Organización Mundial del Comercio, en reconocer el estatus de economía de mercado pleno de China y en suscribir el Tratado de Libre Comercio bilateral con China. Gracias al impulso del TLC, en 2015, el volumen del comercio bilateral alcanzó los 31 mil 800 millones de dólares, casi cinco veces el de hace una década. China se ha posicionado como el primer socio comercial de Chile y el principal destino de la exportación chilena de cobre, cereza, arándano, mariscos y vino, al tiempo que Chile ha pasado a ser el tercer socio comercial de China en América Latina. Hace poco, la filial chilena del Banco de Construcción de China se inauguró formalmente como el primer banco latinoamericano autorizado para las operaciones de liquidación en Renminbi, añadiendo un nuevo título de primero a los vínculos entre China y Chile. Gracias al empeño aunado de los sucesivos Gobiernos y diversos círculos sociales de ambas naciones, el árbol de las relaciones sino-chilenas se ha vuelto sumamente frondoso con abundantes frutos.

Los chinos solemos llamar al feliz matrimonio como la unión entre el oro y el jade. Las medallas de oro de la Olimpiada de Beijing 2008 fueron elaboradas justamente con el oro chileno y el jade chino, que simbolizan los hados de confraternidad entre ambos pueblos.

Los lazos sino-chilenos han podido mantener un desarrollo duradero y estable por la perseverancia en tratos en pie de igualdad, respeto y confianza mutuos, así como por la adhesión a la complementación recíproca de sendas ventajas, beneficio mutuo y ganancia compartida entre las dos Partes, y en mayor medida por la persistencia de ambas Partes en avanzar con los tiempos con espíritu emprendedor para llevar constantemente los vínculos binacionales a nuevas alturas.

En la actualidad, se están operando hondos e intrincados cambios en la situación internacional con una difícil recuperación de la economía mundial y el surgimiento incesante de nuevos retos de carácter global. Hallándose por igual en etapas claves de desarrollo, China y Chile tienen por delante oportunidades y desafíos similares. El pueblo chino está esforzándose por cumplir los objetivos de lucha de los Dos Centenarios y hacer realidad el sueño chino de la gran revitalización de nuestra nación mientras que Chile también se encuentra avanzando sin escatimar esfuerzos en su camino de reforma y desarrollo. Las misiones de desarrollo compartidas nos mantienen vinculados de forma aún más estrecha.

Los amigos latinoamericanos suelen decir: Si quieres ir rápido, camina solo, si quieres llegar lejos, camina acompañado. Espero aprovechar esta visita para realizar profundos intercambios con los amigos de los diversos círculos chilenos, con el objeto de hacer valer la bella tradición de las vinculaciones sino-chilenas y planificar el nuevo proyecto para la cooperación binacional, en promoción del avance de la mano entre China y Chile en el camino del desarrollo compartido.

– Hemos de persistir en el respeto mutuo para apisonar bien la base política. Ambas Partes hemos de fortalecer los contactos omnidireccionales, dar apoyo decidido la una a la otra para seguir el camino de desarrollo conforme a sus realidades nacionales, así como comprendernos y apoyarnos mutuamente en los temas que atañen a nuestros respectivos intereses primordiales y preocupaciones fundamentales.

– Hemos de fortalecer el acoplamiento de las estrategias en fomento del desarrollo compartido. Ambas Partes hemos de perfeccionar la construcción de la Zona de Libre Comercio, promover la facilitación del comercio e inversiones, elevar el nivel de las inversiones recíprocas y profundizar la cooperación en materia de minería, agricultura, infraestructuras, comunicaciones, energías limpias e innovación tecnológica, entre otras, con miras a traer mayores beneficios para ambos pueblos.

– Hemos de ampliar los intercambios culturales a fin de consolidar la amistad tradicional. La literata chilena Gabriela Mistral dijo: Decir amistad es decir entendimiento cabal, confianza rápida y larga memoria. Ambas Partes hemos de mantener frecuentes contactos y ampliar los intercambios y la cooperación en materia cultural, educacional, deportiva y turística, entre otras, para que la amistad entre ambos pueblos se transmita de generación en generación.

– Hemos de intensificar la colaboración estratégica en salvaguardia de los intereses comunes. Siendo por igual países transpacíficos, ambas Partes debemos fortalecer la comunicación y la coordinación en los mecanismos multilaterales como la ONU, el APEC, entre otros, para acelerar la construcción del Área de Libre Comercio Asia-Pacífico, añadiendo una nueva fuerza motriz al desarrollo económico mundial.

En la actualidad, se han aumentado en cierto grado los desafíos en el desarrollo de los países de América Latina, sin embargo, esta región sigue siendo una tierra de promisión. Tal como dijo Pablo Neruda: Hay que mirar al mapa de América, enfrentarse a la grandiosa diversidad, a la generosidad cósmica del espacio que nos rodea, así se multiplicará nuestra confianza en el porvenir de América Latina. Siendo la puerta de la región, Chile desempeña actualmente la Presidencia Pro Témpore de la Alianza del Pacífico, jugando un rol relevante en los asuntos regionales. La Parte china está dispuesta a trabajar junto con la Parte chilena para promover un mayor desarrollo de la Asociación de Cooperación Integral China-América Latina y el Caribe, para edificar de la mano una comunidad de destino de progreso compartido.

La íntima amistad borra la lejanía. En el día de hoy caracterizado por el desenvolvimiento a fondo de la globalización económica y la informatización social, el Océano Pacífico ha dejado ya de ser una barrera que divide China y Chile para convertirse más bien en un nudo y puente que nos une. Que nos esforcemos conjuntamente para crear un futuro más espléndido de los lazos sino-chilenos.

Fuente: Agenda Xinhua. http://spanish.xinhuanet.com/2016-11/23/c_135850630.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s