El cimbronazo de octubre

La interpretación de los resultados de la elección municipal es una tarea de todos los sectores políticos, especialmente de aquellos que se sitúan en el campo de la centro izquierda.   Interpretar los resultados de una elección, desde el punto de vista político, significa establecer los criterios a partir de los cuales se pueden adoptar las decisiones políticas.

De la derecha no esperemos análisis profundos ni ponderados porque obnubilados transitoriamente por el triunfo electoral obtenido en alcaldes, con el 30% del padrón electoral participando, van a creer que tienen pavimentado al camino a La Moneda.

monedapalacio

En cambio una revisión  exhaustiva de los resultados globales es elocuente respecto al escenario que se abre en el país. Una derecha que avanzó, con un mejor posicionamiento de Sebastián Piñera como candidato presidencial y una Nueva Mayoría donde varios candidatos presidenciales intentaron adelantar la carrera y que sufrió una evidente derrota político-electoral en Alcaldes y en las comunas más emblemáticas, todo lo cual complejiza el escenario de aspiraciones presidenciales  y le pone un desafío por delante respecto al cumplimiento de las reformas y el camino programático a seguir hasta el 2018.

La Nueva Mayoría ha sufrido un cimbronazo electoral producto, entre otros factores, de los efectos estructurales de la abstención asociada al desgaste de la imagen de gobierno y el deterioro de la popularidad de la Presidenta, de las numerosas divisiones y conflictos exhibidos entre los distintos partidos de la coalición gobernante, produciendo como efecto un ambiente de malestar y de rechazo incluso dentro del electorado de la Nueva Mayoría.   El problema no son el 70% de los electores en general, sino principalmente los electores que votaron Nueva Mayoría en 2013 y 2014.

En cuanto a alcaldes, la coalición de derecha Chile Vamos quedó casi con el 42% de los votos y la Nueva Mayoría (NM) se acercó al 41%; los primeros con 144 alcaldes y los segundos con 141 alcaldes elegidos en todo el país. Poder Ecologista y Ciudadano obtuvo el 0.58%,  Chile Quiere Amplitud 0.58%, Yo Marco por el Cambio 0.58%, Alternativa Democrática 0.29%.

La estadística de Alcaldes elegidos por los distintos partidos políticos en juego nos arroja números como los siguientes:

Unión Demócrata Independiente: 52

Renovación Nacional: 46

Partido Demócrata Cristiano: 43

Partido por la Democracia: 26

Partido Socialista: 25

Partido Radical Socialdemócrata: 9

Partido Comunista: 6

De acuerdo a los datos del Servicio Electoral hasta la mañana del lunes 24 de octubre, la votación por partidos políticos quedó de la siguiente manera: Renovación Nacional, 17.66%; UDI, 16.08%; DC, 12.77%; PS, 10.73%; Partido por la Democracia, 8.83%; PRSD, 7.42%; Partido Comunista, 5.44%; Partido Progresista, 3.95%.   En concejales, en cambio, la Nueva Mayoría obtuvo más votación que la derecha, pero se acortó la distancia de 16 a 7 puntos porcentuales.

El abstencionismo marcó un record nacional histórico, con un 65%. Votó el 35% de los electores. Votaron unas 800 mil personas menos que en las municipales del 2012. En Chile tienen derecho a voto más de 14 millones de personas, y este domingo votaron 4 millones 900 mil.   Este es un problema político y electoral mayor, pero el abstencionismo no se va a disminuir “de la noche a la mañana” ni siquiera si el sistema volviera al voto obligatorio.

Sin embargo hay numerosas comunas donde el volúmen de electores se mantuvo, de donde se puede desprender que se ha producido un desplazamiento de electores al interior de los campos de la centro izquierda y de la derecha.

En un escenario político convulsionado por los resultados municipales, el próximo paso será evidentemente el cambio dentro del gabinete de la Presidenta Bachelet, pero bien sabemos que cambiar las figuras políticas de la Moneda no modificará la percepción general de una coalición que entró en un cuadro de riesgo de dispersión, porque las derrotas son huérfanas, y nadie parece querer reconocer su parte en el episodio del domingo 23 de octubre.  La Presidenta Bachelet, por lo demás, no acepta ser pauteada ni por los partidos ni por los medios de comunicación.

Mientras tanto, el gobierno tiene delante suyo dos tareas centrales: empujar el carro de las reformas puestas en marcha para que respondan a las necesidades de las personas y los anhelos de la ciudadanía y mejorar la calidad de la gestión pública de manera que las decisiones de las autoridades sean reconocidas como suyas por los ciudadanos.

El gobierno tiene la responsabilidad de seguir gobernando, de seguir cumpliendo el programa que comprometió con la ciudadanía, mientras la coalición gobernante tiene que analizar sus insuficiencias y carencias y potenciar los logros y realizaciones de su gobierno, abriendo la perspectiva de las elecciones parlamentarias, de consejeros regionales y presidenciales del 2017.   La coherencia del gobierno de la Presidenta Bachelet reside en su capacidad de hacer su propia autocrítica de la gestión, corregir y continuar cumpliendo con el programa que es su carta de navegación ante la ciudadanía.

Este escenario fluido además favorece el adelantamiento de la carrera presidencial y ese impulso se sitúa con mayor urgencia dentro de la Nueva Mayoría, dada la diversidad de eventuales candidatos a la Moneda.  En esta materia, dos serán las cuestiones centrales: el proyecto, programa o visión de país y conglomerado político que sustenta a cada figura presidenciable y la adecuada y oportuna decisión del mecanismo que adoptará la Nueva Mayoría para resolver cuál de sus candidatos a la Presidenta es el más competitivo para enfrentarse a la candidatura de la derecha.

2 pensamientos en “El cimbronazo de octubre”

  1. Ojala muchos lectores de esta página, hagan un ejercicio similar de consultar el diccionario por alguna lectura, porque sumergirse en esa saludable “piscina de las palabras” ayuda a comprender mejor la riqueza de nuestro idioma. Un abrazo

    Me gusta

  2. Hola Manuel, Mi larga ausencia del espacio “castellano” me ha llevado a consultar diccionarios para saber el significado de algunas palabras y ver si otras están dentro del “sistema”. Con “cimbronazo” quedé descolocado, lo reconozco, tuve que ir al diccionario de la RAE para saber lo que significa exactamente. Sin embargo, “complejizar” no aparece en tal ilustre cancerbero del idioma. (De can1 y Cerbero, perro de tres cabezas que guardaba la puerta de los infiernos.) Te estás pareciendo a Mia Couto, escritor (sí, escritor y no escritora) mozambiqueño (que además es blanco) y que en su prosa se da el gusto de crear y recrear palabras. Un abrazo,Marco, Parenas, 25.10.2016

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s