Elecciones en Estados Unidos – Wikipedia

Elecciones en Estados Unidos

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Estados Unidos se rige por un gobierno federal con dirigentes electos a nivel federal (nacional), estatal y local. A nivel nacional, el jefe de estado, el presidente de los Estados Unidos es electo indirectamente por el pueblo, a través de electores de un Colegio Electoral. Hoy en día, los electores virtualmente siempre votan con el voto popular de su estado.

urna2

Características

Todos los miembros de la legislación federal, el Congreso de los Estados Unidos, son electos directamente. Hay muchos cargos electos a nivel estatal, cada estado tiene al menos un gobernador y un legislador electo. También hay cargos electos a nivel local, en condados y ciudades. Se estima que en todo el país, más de un millón de cargos se eligen en cada ciclo electoral.

La ley electoral está especificada tanto por la ley federal como estatal. La Constitución de Estados Unidos define (con un alcance básico) cómo se desarrollan las elecciones federales, en el primer y segundo artículo de la Constitución y en varias enmiendas de la Constitución. La ley estatal regula la mayoría de los aspectos de la ley electoral, incluyendo las elecciones primarias, la elegibilidad de los votantes (más allá del alcance básico de la Constitución), el manejo del Colegio Electoral de cada estado y el manejo de las elecciones estatales y locales. La financiación de las elecciones siempre ha sido un tema controvertido, debido a que las fuentes de financiación privadas representan una gran parte de las contribuciones a las campañas electorales, especialmente en elecciones federales. La financiación pública voluntaria para los candidatos dispuestos a aceptar un límite de gastos fue introducida en 1974 para las primarias y elecciones presidenciales. La Comisión de Elecciones Federales tiene la responsabilidad de publicar la información de financiación de campañas, hacer cumplir las provisiones de la ley tal como los límites y prohibiciones en las contribuciones, y vigilar la financiación pública de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. El gobierno federal también ha estado involucrado en intentos por incrementar el número de votantes a través de medidas como el Acto Nacional de Registro de Votantes de 1993.

Voto

Elegibilidad

La elegibilidad de un individuo para votar está comprendida en la constitución y regulada a nivel estatal. La constitución establece que el derecho al sufragio no puede ser denegado por razones de etnia, sexo o edad para ciudadanos mayores de 18 años. Más allá de estas calificaciones básicas, los estatutos de la legislación estatal tienen la responsabilidad de regular la elegibilidad de los votantes. Estados prohíben votar a los criminales que estén cumpliendo condena por algún período de tiempo o indefinidamente. El número de adultos estadounidenses que están impedidos del derecho al voto por estar condenados por delitos graves se estima en 5,3 millones.1

Registro de votantes

Registrarse para votar es la responsabilidad de los ciudadanos estadounidenses ya que los votantes no son registrados automáticamente al cumplir los 18 años. Todos los estados, a excepción de Dakota del Norte, requieren que los ciudadanos que deseen votar estén registrados. Tradicionalmente, los votantes tenían que registrarse en las oficinas estatales, pero a mediados de los 90 el gobierno federal hizo un esfuerzo para facilitar este procedimiento. El Acto Nacional de Registro de Votantes de 1993 obligó a los gobiernos estatales a hacer el proceso de registro de votantes más fácil dando servicios de registro uniformes a través de los centros de registro de licencias para conducir, colegios, bibliotecas y registro a través del correo. Idaho, Minnesota, New Hampshire, Wisconsin, Wyoming y Dakota del Norte están exentos debido a que en estos estados (exceptuando Dakota del Norte, donde no se necesita registrarse) se adoptó el registro en el mismo día, permitiendo que los votantes se registren para votar el día de las elecciones.

Máquinas electorales

Los votantes que ejercen su derecho en centros de votación lo hacen comúnmente a través de un Sistema Electoral de Escaneo Óptico o Máquinas Electorales DRE. La elección de las máquinas electorales la hace la jurisdicción electoral local de cada estado.

Tipos de elecciones

Elecciones federales

Estados Unidos tiene un sistema presidencial de gobierno, lo que significa que el poder ejecutivo y legislativo son electos por separado. El Primer Artículo de la Constitución de Estados Unidos establece que cualquier elección presidencial debe tener lugar un sólo día en todo el país, sin embargo, las elecciones para cargos al Congreso pueden ser en distintos momentos. Las elecciones presidenciales y congresionales toman lugar simultáneamente cada cuatro años, y las elecciones parciales del Congreso cada dos años.

La Constitución de Estados Unidos establece que el Presidente debe tener al menos 35 años, ser ciudadano natural, nacido en Estados Unidos y ser residente en Estados Unidos por catorce años o más. Regular la calificación de los candidatos que aparezcan en la papeleta electoral es responsabilidad de las legislaciones estatales, lograr estar en la papeleta se basa en la actuación del candidato en elecciones anteriores. Se permite la reelección presidencial inmediata, pero no indefinida, limitándose a dos periodos consecutivos o no.

Elecciones presidenciales

En las elecciones presidenciales se elige al presidente y vicepresidente. La elección es por sufragio indirecto.El ganador se determina por los votos de los electores del Colegio Electoral de Estados Unidos. Hoy en día, los votantes de cada estado escogen una pizarra de electores de una lista de varias pizarras designadas por distintos partidos o candidatos. Los electores típicamente hacen una promesa de antemano de votar por el candidato de su partido (cuyo nombre usualmente aparece en la papeleta, en lugar del de los electores). El ganador de las elecciones es el candidato que obtenga al menos 270 votos de Colegio Electoral. Es posible que un candidato gane el voto electoral y pierda el voto popular (a nivel nacional). Hasta que se aprobó la Enmienda 12 a la Constitución estadounidense en 1804, el candidato que quedaba en segundo lugar se convertía en el Vice Presidente.

Los votos de Colegios Electorales son ejercidos en cada estado por un grupo de electores, cada elector tiene un voto de colegio electoral. Hoy en día, con los electores comprometidos a votar por un candidato con anterioridad, aquellos electores que voten en contra del voto popular de su estado son llamados “electores deshonestos”, pero esto es muy raro que suceda. Las leyes estatales regulan cómo los estados escogen los votos de los colegios electorales. En todos los estados a excepción de Maine y Nebraska, el candidato que gane la mayoría de los votos recibe todos los votos electorales del estado.

El Colegio Electoral ha sido muy criticado por varias razones. Ha sido criticado por ser anti-democrático por definición, ya que a través de él el Presidente es electo indirectamente en lugar de por un sistema electoral directo. Otra crítica es que crea desigualdad entre los votantes en diferentes estados durante la Elección Presidencial. Usualmente, solo los votantes en estados decisivos determinan el resultado de las elecciones, y por esto se reclama que la gran mayoría de los estadounidenses, que no viven en estados competitivos, son ignorados por las campañas electorales. Si el sistema de Colegio Electoral fuera eliminado y todo el país fuera tratado como un solo distrito para las elecciones presidenciales, entonces los resultados no dependerían de los estados cruciales. Este sistema también crea desigualdad en el sentido que las poblaciones de estados muy pequeños, que tiene un mínimo de 3 votos de Colegio Electoral, están sobrerrepresentadas en comparación con los votantes de estados más grandes. Por ejemplo, Wyoming tiene una población de 493.782 habitantes y 3 votos de CE, 164.594 habitantes por voto de CE. California tiene una población de 33.871.648 habitantes y 55 votos de CE, 615.848 habitantes por voto de CE. El Colegio Electoral requeriría una enmienda a la Constitución de Estados Unidos para ser abolido, y dado que tres-cuartos de las legislaciones de estado serían requeridas para ratificar una enmienda que redistribuiría efectivamente el poder de votación de muchos estados pequeños a pocos estados grandes, se piensa que tal enmienda no sería aprobada.

Elecciones del Congreso

Las Elecciones para el Congreso de Estados Unidos tienen lugar cada dos años. El Congreso tiene dos cámaras: el Senado y la Cámara de Representantes.

Para las elecciones al Congreso, la Constitución dice que los miembros de la Cámara de Representantes deben tener al menos 25 años, ser ciudadano de los Estados Unidos por siete años o más y ser habitantes legales del estado que representan. Los senadores deben tener al menos 30 años, ser ciudadano de los Estados Unidos por nueve años o más y ser habitantes legales del estado que representan.

Referencias

  1. «Felony Disenfranchisement». The Sentencing Project. Consultado el 10 de enero de 2007. former link replaced 10 Jan 2007:http://www.sentencingproject.org/pdfs/1046.pdf

Enlaces externos

Anuncios

Senadora Isabel Allende depone su candidatura presidencial en el Partido Socialista

DECLARACIÓN PÚBLICA

28 OCTUBRE 2016

Hace algunos meses atrás puse mi nombre a disposición de mi partido para una eventual candidatura presidencial de los socialistas en el seno de nuestra coalición política.

Luego de una profunda reflexión he decidido no persistir en esta disposición.

isabel-allende_22527

Seguiré en mis tareas de Presidenta del Partido Socialista, una de las cuales es generar un mecanismo democrático para definir nuestra candidatura para los próximos comicios.

Mi decisión no está asociada a la adhesión a candidatura alguna.

Mi rol será garantizar la unidad del Partido Socialista.

Agradezco muy sinceramente todas las manifestaciones de apoyo que he recibido durante estos meses, de tantos chilenos y chilenas a lo largo del país. Guardo un profundo reconocimiento por ello.

ISABEL ALLENDE B.
PRESIDENTA DEL PARTIDO SOCIALISTA DE CHILE

Post municipales y algunas tensiones en la política – El Siglo

El “gallito” de la DC con La Moneda. Las vocerías represivas del nuevo alcalde de Santiago. Reuniones que van y vienen. Las precisiones de Bachelet.

Daniela Pizarro A. Santiago. La apertura por parte de la Democracia Cristiana de una confrontación con La Moneda, reproches mutuos en el oficialismo, las exigencias de renuncias en el Comité Político, las presiones para que Sebastián Piñera se reconozca como candidato presidencial de la derecha y la continuidad de peleas por la carrera presidencial del sector, las amenazas represivas del nuevo alcalde de Santiago, y los anuncios de consejos naciones, reuniones y cenas para “ordenar” el cuadro político, son parte del vertiginoso quehacer de la política nacional en el país.

monedapalacio

El cuadro político actual quedó altamente tensionado tras los resultados que arrojó la última elección municipal, donde se registró una abstención de un 65 por ciento -la más alta desde el año 1990- y donde la Nueva Mayoría triunfó en 141 comunas, frente al conglomerado derechista Chile Vamos que logró obtener alcaldes en 144 comunas, pese a lo cual el oficialismo mantiene seis puntos de ventaja en la votación global nacional.

Aunque en la elección de concejales la Nueva Mayoría consiguió más votación que la derecha, la situación generó una evidente desazón al interior de las colectividades oficialistas, provocando algunos desajustes e incluso rondaron los rumores de renuncias en el Comité Político y posibles nuevos cambios en el Gabinete Ministerial.

Frente a ello, la Presidenta Michelle Bachelet subrayó que “eso no es cierto, la verdad es que como me dijo a mí un Presidente cuando yo era ministra, que siempre los cargos de los ministros están a mi disposición, así que no necesito que me los pongan a disposición”.

Y aclaró que “suponer que los resultados son responsabilidad de tres o cuatro personas me parece que es un análisis que en verdad es superficial”.

En este escenario se suscitó la decisión de la Democracia Cristiana (DC) de congelar su participación en el Comité Político, que se realiza todos los lunes en La Moneda, ya que prefirió esperar la decisión grupal que tomarán los falangistas en un Consejo Nacional que se desarrollará este jueves de manera extraordinaria, con el fin de analizar los resultados de las elecciones y ver los pasos que seguirán dentro del Gobierno.

La presidenta de la DC, senadora Carolina Goic, dijo que “no vamos a participar en las reuniones de coordinación del gobierno, de las actividades”, porque quieren dar “una señal concreta”, más bien “un remezón al gobierno”, porque según la timonel falangista con “la DC no se juega” y apostarán a tener un rol como el principal partido “de la Nueva Mayoría”.

Como parte de la polémica, el hecho fue criticado por el senador DC, Jorge Pizarro, quien sostuvo que alejarse en estos momentos del Ejecutivo es “un error político garrafal” y señaló que aunque la falange perdió un 5 por ciento de votación en los alcaldes y un 3 por ciento de los concejales no se debe “echar la culpa a otros de las responsabilidades propias, las responsabilidades son compartidas” y destacó que lo importante es el compromiso que tiene la colectividad con el país.

Los dirigentes del conglomerado oficialista realizarán una serie de reuniones donde discutirán en detalle el quehacer inmediato y los distintos análisis electorales que definirán el futuro político del gobierno y de la Nueva Mayoría.

La noche de este martes habría una cena entre los máximos personeros de la NM para acordar, al menos eso se espera, los pasos a seguir en los próximos días e incluso ordenar su quehacer político, sobre todo en la coordinación con La Moneda y las contingencias que vienen.

También todo esto está cruzado por las definiciones presidenciales, donde se instaló una profundización del debate entre las figuras que están en carrera.

En todo caso, algunas materias quedarían pendientes al encuentro de los dirigentes de la DC este jueves, a una reunión de los radicales a inicios de noviembre, del Consejo Nacional del Partido Socialista y el Pleno del Comité Central del Partido Comunista, ambos el 5 de noviembre.

La escalada derechista

El panorama político se agudiza aun más con el avance que alcanzó la derecha en los comicios, materializado con la elección de alcaldes y alcaldesas en las comunas “emblemáticas” de la Región Metropolitana, como Santiago, Providencia y Ñuñoa, más aun cuando esos lideratos estarán marcados por el conocido ultra conservadurismo de Evelyn Matthei y de Felipe Alessandri, el ex concejal y ahora jefe comunal de Santiago, quien ya en sus mediáticas apariciones comenzó a dar algunos bosquejos de cómo será su gestión: marcada por la represión.

Empezando por “no imprimir más” el libro que recoge las inquietudes sexuales de jóvenes que estudian en los establecimientos de la comuna, recopilados en el texto “100 preguntas sobre sexualidad adolescente”; además, eliminará los puntos de venta de comida callejera, porque “no tienen permiso ni resolución sanitaria”. Alessandri afirmó que “yo no sé si ese ceviche tiene cadena de frío y los anticuchos no sé de dónde vienen”. Junto con ello, envió un mensaje a los miles de estudiantes, respecto a las tomas y manifestaciones en los liceos, aseguró: “Colegio tomado, colegio desalojado, a mí la ley me da las facultades de desalojar. A mí no me va a temblar la mano”.

Los escrutinios dejaron como las colectividades más votadas a las derechistas: Renovación Nacional (RN) con un 17.66 por ciento y a la Unión Demócrata Independiente (UDI) con un 16.08 por ciento, situación que según el presidente de la UDI, Hernán Larraín significó una “inyección de energía y confianza”, incluso el senador gremialista, Juan Antonio Coloma, recordó que estuvieron a punto de cambiarle el nombre al Partido cuando se destaparon los casos de financiamientos irregulares en la política, sin embargo hoy sienten que su proyecto político “se consolidó”.

En ese contexto, el presidenciable derechista Sebastián Piñera, agendó para este miércoles un cónclave en su casa, en Las Condes, para comenzar a delinear el futuro de Chile Vamos y sus aspiraciones al sillón presidencial. Hernán Larraín manifestó que “tenemos que empezar a construir un programa de Gobierno y luego definir quién nos va a representar. Eso será el próximo año”.

Los resultados del PC

Al escenario político desfavorable para la Nueva Mayoría, se suman las cifras que anotó el Partido Comunista en los comicios municipales, donde registró una baja de un punto porcentual respecto a las municipales del año 2012, con un 5,45 por ciento de las preferencias.

Sin embargo, retuvo seis alcaldías, aunque los comunistas perdieron la emblemática comuna de Pedro Aguirre Cerda, lograron ganar en Copiapó, por lo que conservaron su cantidad de alcaldes. En el ámbito de los concejales conquistaron  81 puestos.

Una de las mejores votaciones para la hoz y el martillo se visualizó en la comuna de Recoleta, donde fue reelecto el alcalde Daniel Jadue con el 56,17 por ciento de los votos y se escogieron a cuatro concejales de la tienda.

Daniel Jadue, sobre las críticas que apuntaban a que él no ganaría, ya que su primera gestión habría sido porque la derecha fue divida, indicó que “Recoleta nunca ha sido una comuna de derecha, hoy la centro izquierda la recuperó y será así de aquí en adelante” y recalcó que fue electo gracias a “la transparencia y al programa escuela abierta”, según el edil recoletano ello demuestra que “la gente está orgullosa de lo hecho en la comuna”.

El presidente del PC, diputado Guillermo Teillier, sostuvo que en general el resultado de las votaciones es “un aviso contundente de que tenemos que trabajar más y mejor, y debemos retomar el impulso respecto a nuestros objetivos y dar cuenta de las preocupaciones de la ciudadanía”.

El cimbronazo de octubre

La interpretación de los resultados de la elección municipal es una tarea de todos los sectores políticos, especialmente de aquellos que se sitúan en el campo de la centro izquierda.   Interpretar los resultados de una elección, desde el punto de vista político, significa establecer los criterios a partir de los cuales se pueden adoptar las decisiones políticas.

De la derecha no esperemos análisis profundos ni ponderados porque obnubilados transitoriamente por el triunfo electoral obtenido en alcaldes, con el 30% del padrón electoral participando, van a creer que tienen pavimentado al camino a La Moneda.

monedapalacio

En cambio una revisión  exhaustiva de los resultados globales es elocuente respecto al escenario que se abre en el país. Una derecha que avanzó, con un mejor posicionamiento de Sebastián Piñera como candidato presidencial y una Nueva Mayoría donde varios candidatos presidenciales intentaron adelantar la carrera y que sufrió una evidente derrota político-electoral en Alcaldes y en las comunas más emblemáticas, todo lo cual complejiza el escenario de aspiraciones presidenciales  y le pone un desafío por delante respecto al cumplimiento de las reformas y el camino programático a seguir hasta el 2018.

La Nueva Mayoría ha sufrido un cimbronazo electoral producto, entre otros factores, de los efectos estructurales de la abstención asociada al desgaste de la imagen de gobierno y el deterioro de la popularidad de la Presidenta, de las numerosas divisiones y conflictos exhibidos entre los distintos partidos de la coalición gobernante, produciendo como efecto un ambiente de malestar y de rechazo incluso dentro del electorado de la Nueva Mayoría.   El problema no son el 70% de los electores en general, sino principalmente los electores que votaron Nueva Mayoría en 2013 y 2014.

En cuanto a alcaldes, la coalición de derecha Chile Vamos quedó casi con el 42% de los votos y la Nueva Mayoría (NM) se acercó al 41%; los primeros con 144 alcaldes y los segundos con 141 alcaldes elegidos en todo el país. Poder Ecologista y Ciudadano obtuvo el 0.58%,  Chile Quiere Amplitud 0.58%, Yo Marco por el Cambio 0.58%, Alternativa Democrática 0.29%.

La estadística de Alcaldes elegidos por los distintos partidos políticos en juego nos arroja números como los siguientes:

Unión Demócrata Independiente: 52

Renovación Nacional: 46

Partido Demócrata Cristiano: 43

Partido por la Democracia: 26

Partido Socialista: 25

Partido Radical Socialdemócrata: 9

Partido Comunista: 6

De acuerdo a los datos del Servicio Electoral hasta la mañana del lunes 24 de octubre, la votación por partidos políticos quedó de la siguiente manera: Renovación Nacional, 17.66%; UDI, 16.08%; DC, 12.77%; PS, 10.73%; Partido por la Democracia, 8.83%; PRSD, 7.42%; Partido Comunista, 5.44%; Partido Progresista, 3.95%.   En concejales, en cambio, la Nueva Mayoría obtuvo más votación que la derecha, pero se acortó la distancia de 16 a 7 puntos porcentuales.

El abstencionismo marcó un record nacional histórico, con un 65%. Votó el 35% de los electores. Votaron unas 800 mil personas menos que en las municipales del 2012. En Chile tienen derecho a voto más de 14 millones de personas, y este domingo votaron 4 millones 900 mil.   Este es un problema político y electoral mayor, pero el abstencionismo no se va a disminuir “de la noche a la mañana” ni siquiera si el sistema volviera al voto obligatorio.

Sin embargo hay numerosas comunas donde el volúmen de electores se mantuvo, de donde se puede desprender que se ha producido un desplazamiento de electores al interior de los campos de la centro izquierda y de la derecha.

En un escenario político convulsionado por los resultados municipales, el próximo paso será evidentemente el cambio dentro del gabinete de la Presidenta Bachelet, pero bien sabemos que cambiar las figuras políticas de la Moneda no modificará la percepción general de una coalición que entró en un cuadro de riesgo de dispersión, porque las derrotas son huérfanas, y nadie parece querer reconocer su parte en el episodio del domingo 23 de octubre.  La Presidenta Bachelet, por lo demás, no acepta ser pauteada ni por los partidos ni por los medios de comunicación.

Mientras tanto, el gobierno tiene delante suyo dos tareas centrales: empujar el carro de las reformas puestas en marcha para que respondan a las necesidades de las personas y los anhelos de la ciudadanía y mejorar la calidad de la gestión pública de manera que las decisiones de las autoridades sean reconocidas como suyas por los ciudadanos.

El gobierno tiene la responsabilidad de seguir gobernando, de seguir cumpliendo el programa que comprometió con la ciudadanía, mientras la coalición gobernante tiene que analizar sus insuficiencias y carencias y potenciar los logros y realizaciones de su gobierno, abriendo la perspectiva de las elecciones parlamentarias, de consejeros regionales y presidenciales del 2017.   La coherencia del gobierno de la Presidenta Bachelet reside en su capacidad de hacer su propia autocrítica de la gestión, corregir y continuar cumpliendo con el programa que es su carta de navegación ante la ciudadanía.

Este escenario fluido además favorece el adelantamiento de la carrera presidencial y ese impulso se sitúa con mayor urgencia dentro de la Nueva Mayoría, dada la diversidad de eventuales candidatos a la Moneda.  En esta materia, dos serán las cuestiones centrales: el proyecto, programa o visión de país y conglomerado político que sustenta a cada figura presidenciable y la adecuada y oportuna decisión del mecanismo que adoptará la Nueva Mayoría para resolver cuál de sus candidatos a la Presidenta es el más competitivo para enfrentarse a la candidatura de la derecha.

Ministro Vocero de Gobierno: “La Nueva Mayoría ganó en la elección de Concejales”

El Ministro Secretario General de Gobierno, Marcelo Díaz, se refirió hoy a los resultados en las elecciones municipales y al actual quiebre político con la DC. Expresó que “en lo que hay que fijarse es en que decrece la cantidad de ciudadanos que participan de la elección”. “Debemos preocuparnos de cómo generar incentivos para que cada vez más gente quiera participar y lo haga efectivamente en las elecciones”.

Insistió en que lo principal es reflexionar con tranquilidad y dijo que “así como les fue mal como coalición en algunas comunas, particularmente en las que se denominan emblemáticas, igualmente la Nueva Mayoría recibió un apoyo mayoritario en la elección de concejales lo que también debiera ser tomado en cuenta“.

Refiriéndose al alejamiento de la Democracia Cristiana del comité político, dijo que “tienen el deber y la obligación de tomar las mejores decisiones respecto de los equipos que encabezan cada una de las reparticiones gubernamentales” , agregó que “los actores políticos deben tomar en cuenta que son un gobierno de coalición”. Confesó que “sobre eso y otros temas van a tener las conversaciones pendientes con los distintos partidos porque lo importante es que cada uno haga un análisis profundo y responsable”.

Fuente: CNN Chile – http://www.cnnchile.cl/noticia/2016/10/25/vocero-de-gobierno-la-nueva-mayoria-gano-en-la-eleccion-de-concejales#

Camilo Escalona: “Hay que llegar a la conclusión que podemos presentar una alternativa común y tener las ganas de trabajar en función de esa alternativa común” – El Líbero

“En “el día después” de las elecciones municipales todos los análisis estuvieron enfocados en el duro revés que sufrió el domingo la Nueva Mayoría y el gobierno de la Presidenta Bachelet. La Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) organizó un debate para analizar este y otros temas, como la alta abstención del domingo, el rol que cumplirán Ricardo Lagos y Sebastián Piñera en el oficialismo y la oposición respectivamente, y las grandes sorpresas de las municipales, como la elección del independiente Jorge Sharp en Valparaíso.

coyunturapoliticalogo

Pero la gran interrogante y que fue el tema central en el debate de la UAI“Municipales 2016: El Día Después”, es sobre cuál va a ser el futuro de la Nueva Mayoría y si logrará finalmente aglutinar a todas sus fuerzas, de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

“Yo avizoro marejadas intensas en la Nueva Mayoría, va a haber un oleaje que se va a estrellar contra las rocas y no podría adivinar ahora el impacto que eso va a tener”. Así de clara es la metáfora que planteó el ex senador socialista Camilo Escalona, en un panel integrado además por el decano de la Facultad de Artes Liberales de la UAI, Francisco José Covarrubias; el Director del Magíster en Comunicación Política de la misma universidad, Max Colodro, y el abogado y analista político Jorge Navarrete.

Tras conocerse los resultados de las elecciones municipales del domingo, Escalona plantea una tesis muy clara pero a la vez muy pesimista sobre el futuro del oficialismo y cree que los próximos días serán claves para dilucidarlo. “Las tentaciones para seguir cada uno por su cuenta, pasarán a ser el riesgo más severo para la Nueva Mayoría en las próximas semanas”, señaló el ex parlamentario. A lo cual agregó que “van a ser semanas muy difíciles para nuestro conglomerado, porque en momentos desfavorables se acentúan las fugas, además de las discriminaciones y descalificaciones”.

Seguir el mismo camino de la Concertación de 1988

En el debate de la UAI, Camilo Escalona sostuvo que para lograr la cohesión de la Nueva Mayoría “hay que llegar a la conclusión que podemos presentar una alternativa común y tener las ganas de trabajar en función de esa alternativa común”. Y el ejemplo que dio para lograr esa cohesión, fue la elección de Patricio Aylwin como candidato presidencial de la Concertación en 1988, donde muchos de los 17 partidos del conglomerado tuvieron que hacer concesiones para lograr finalmente derrotar a Pinochet y llegar a La Moneda: “El ejercicio que hay que hacer es similar. Si no se construye eso, este proceso no va a tener éxito. Y eso es lo que se juega en las próximas semanas. Cuando uno tiene un convencimiento, está dispuesto a hacer concesiones. Y también hay que asumir sus dificultades. Esa voluntad política para hacer concesiones, es la que está en juego en el curso de las próximas semanas”.

Sin embargo, señala Escalona, “las subjetividades hoy van en sentido contrario, van en que cada cual quiere actual sólo, cada uno quiere lucirse en la fiesta solo, cada uno cree que baila mejor que el otro. Así es muy difícil juntarse. En el oficialismo, la gente no quiere estar unida. Es muy difícil mantener una coalición cohesionada, cuando sus actores no lo quieren estar. Es débil la voluntad de permanecer juntos”.

Jorge Navarrete, en tanto, analizó el futuro de la coalición de gobierno, desde la perspectiva de la reconstrucción: “Comienza un proceso extremadamente difícil. La derrota electoral en varias comunas emblemáticas, y particularmente en Santiago, inicia un período casi definitivo en la descomposición de la Nueva Mayoría, tal como hoy día la conocemos. Que no es lo mismo que la coalición de centro izquierda. Y por lo tanto, en la redefinición de la política de alianza, la reconstrucción de esta alianza, va estar puesto en el tapete de la discusión”.

Francisco José Covarrubias cree que “el síndrome de la Nueva Mayoría ha estado muy marcado por la existencia de dos almas, que no le han permitido convivir adecuadamente, y eso ha afectado al oficialismo en su ubicación en el mapa electoral”.

Y en concreto sobre los resultados  del domingo, Max Colodro sostuvo que “si uno mira los números, uno dice cómo se podía esperar que un gobierno que tiene niveles de aprobación en las encuestas de entre un 15 y un 20%, tuviera un resultado distinto al que tuvo. Lo que se reflejó en las Municipales, fue lo que vemos semana a semana en las encuestas”.

El “factor Bachelet” que desapareció

Max Colodro planteó una tesis, sobre la diferencias en los resultados de la elección municipal del domingo, en relación a lo ocurrido en 2012: “El factor que hizo la gran diferencia y que explica por qué a la cetro derecha le fue tan mal y  a la centro izquierda le fue tan bien en 2012, fue el efecto que tuvo la expectativa respecto al retorno de Michelle Bachelet al gobierno. Todas las fotos de los candidatos de la centro izquierda fueron con Bachelet. Dado que ese factor de distorsión desapareció, dejó de existir, lo que vimos el domingo pasado fue una correlación de fuerzas mucho más equilibrada”.

Camilo Escalona concluye: “Este es un fracaso tanto para la Nueva Mayoría como para el gobierno y la principal razón de este fracaso, es que las reformas no se hicieron bien. Las reformas son necesarias, son urgentes, pero deben ser realizadas con mayoría suficiente que las sustente y con un respaldo de gestión, que permita legitimarlas frente al país. Cuando eso no se produce, las imágenes de las reformas se desconfiguran”.

La tesis del fracaso, es compartida por Jorge Navarrete:Lo que uno no se puede evitar es decir que lo del domingo fue un pésimo resultado para la Nueva Mayoría y para el gobierno que la representa y no estaba en los cálculos de nadie, ni siquiera en las expectativas más pesimistas respecto a este proceso electoral”.

El video completo del debate “Municipales 2016: El Día Después”, organizado por la Escuela de Gobierno y la Escuela de Periodismo de la Universidad Adolfo Ibáñez, se puede ver a continuación:

 

Fuente: El Líbero http://ellibero.cl/actualidad/camilo-escalona-van-a-ser-semanas-muy-dificiles-para-la-nm-porque-en-momentos-desfavorables-se-acentuan-las-fugas/

PDC congela su participación en Comité Político del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet – La Tercera

“La remoción de Luis Acevedo del Registro Civil fue la gota que rebasó el vaso, pero podría haber sido cualquier otra cosa. La relación entre la Democracia Cristiana y el gobierno ya estaba fracturada y este lunes comprendieron que, al menos por ahora, está en un punto de no retorno.

La mesa del partido exige un cambio de trato de parte del gobierno. Este lunes, sus alcaldes no fueron a La Moneda y la directiva del PDC canceló una reunión con Interior.

bachelethoy

En una larga reunión en el Círculo Español, la directiva del partido decidió congelar la coordinación política con La Moneda hasta nuevo aviso.

La presidenta DC, Carolina Goic, se comunicó con el ministro del Interior, Mario Fernández (militante de la colectividad), para notificarle que los alcaldes electos del partido no responderían a la invitación efectuada por la Presidenta Michelle Bachelet y no irían a Palacio. También le informó que la mesa había optado por cancelar una reunión que tenían pactada para este lunes con él. Y agregó que, en realidad, no asistirían a ninguna otra instancia de conversación con el Ejecutivo hasta que el propio gobierno hiciera un cambio interno.

Los integrantes de la mesa que conocieron el contenido de la conversación afirman que nunca habían visto a la senadora tan enojada como en ese contacto telefónico, en el que le explicó al jefe de gabinete la molestia que había generado en la DC la forma y envergadura del cambio de gabinete de la semana pasada. Esto, junto con el hecho de que el ministro de Justicia, Jaime Campos -que a juicio del partido no tiene autoridad moral en el caso del Servel, por estar cuestionado- haya sido el responsable de la salida del director del Registro Civil, militante DC.

En este sentido, Goic le comunicó a Fernández que este jueves se reunirá el consejo nacional del partido para analizar los pasos a seguir. “Vamos a citar al consejo para analizar la situación como DC y, mientras tanto, no vamos a participar en las actividades de coordinación con el gobierno. Consideramos que aquí tiene que haber un trato distinto a la DC, que es el principal partido de la Nueva Mayoría, sobre todo en el contexto en que estamos”, confirmó Goic a La Tercera un poco más tarde.

Para explicar esta determinación, la senadora dijo que “ha habido una seguidilla de situaciones frente a las cuales el gobierno tiene que generar una relación distinta, de mayor coordinación en general para las decisiones de gestión y las decisiones políticas. Hay que asumir las situaciones que hemos vivido, porque lo que no puede pasar es decir ‘aquí no ha pasado nada’”. Y agregó que la situación de Acevedo -que no le fue informada al partido- “es una situación más, de varias, donde ha faltado una coordinación previa”.

La cuenta que la DC le pasa al gobierno es larga. Entre los principales puntos acusan una mala gestión de los proyectos, poca autocrítica de La Moneda sobre el desastre municipal del oficialismo y falta de diálogo. A eso suma el acotado cambio de gabinete -en el que no se modificó el equipo político de Palacio- y la remoción de jefes de servicio que militan en la DC o que son cercanos a la colectividad. Pero no es lo único.

Factor Fernández

El ministro del Interior comenzó su relación con la DC con el pie izquierdo, al decirle a la bancada de diputados, en una reunión privada, que el partido era el “arroz graneado” de la Nueva Mayoría y que tenía que actuar con humildad. Y esa relación continuó mal al autodefinirse, a juicio de la DC, como el “obsecuente” jefe de gabinete de la Presidenta, que no entendía su rol como un vocero del partido, sino que como un ejecutor de las instrucciones de la Mandataria.

El cuadro se agravó recientemente, cuando el ministro sepultó la opción presidencial de la DC al vaticinar una elección entre Sebastián Piñera y Ricardo Lagos. Luego, el tiro de gracia lo dio el propio Fernández cuando, en entrevista con La Tercera, reclamó que no se sentía suficientemente apoyado por la colectividad.

En este cuadro, la lectura de la DC es que sencillamente no puede tener interlocución con La Moneda, menos cuando no se sienten representados en un comité político que -afirman- debería renunciar.

Sin embargo, la Mandataria dio una señal de reafirmar a su equipo. Cerca de las 8 de la mañana, recibió en su despacho a los ministros Fernández, Rodrigo Valdés (Hacienda), Marcelo Díaz (Segegob), Nicolás Eyzaguirre (Segpres) y al subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy. Inmediatamente surgió la versión de que todos habían puesto su cargo a disposición, decisión que habrían adoptado la misma noche del domingo, tras analizar hasta la madrugada la dramática derrota política de la municipal.

La versión que circuló en Palacio indicaba también que la propia Bachelet se negaba a dejar caer a sus ministros, pues eso implicaría reconocer una responsabilidad en lo sucedido. Con el paso de las horas, la Presidenta siguió con una agenda neutral; fue a visitar un colegio de niñas y luego recibió al Presidente de la República cooperativa de Guayana, David Granger.

Al llegar a Palacio, consultada sobre esas versiones, la mandataria dijo que “eso no es cierto”.

Luego de eso, al ser consultada por las responsabilidades en la derrota, blindó a sus ministros. “Suponer que los resultados son responsabilidad de tres o cuatro personas, me parece que es un análisis, en verdad, superficial”, dijo.

Durante la tarde, y tras recibir a los presidentes de la Cámara y el Senado, Osvado Andrade y Ricardo Lagos Weber, respectivamente, los ministros del comité político sostuvieron una extensa reunión con la mandataria (la segunda del día), que terminó pasadas las 20 horas. En el encuentro participó el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy. Aunque no se conocieron mayores detalles del contenido de la cita, la presidenta Bachelet tuvo que excusarse de participar de una actividad de la Asociación de Sordos de Chile, algo inusual, pues suspende sus actividades sólo en casos excepcionales.

Movimientos internos
La DC bajó en dos puntos su votación de concejales respecto a 2012, y redujo su votación en alcaldes desde un 16,51% a un 11,80%, logrando elegir 43 autoridades, versus las 56 de 2012. Todo esto, sufriendo derrotas clave en Maipú y Macul. Esos malos resultados, en todo caso, no repercutieron sólo en el flanco externo. Desde la mañana, varios dirigentes del sector más duro de la colectividad -principalmente los “príncipes” y representantes del grupo “progresismo con progreso”- establecieron contactos para analizar lo ocurrido.

En varias conversaciones se llegó al mismo diagnóstico: las cifras mostraban que el partido está en una situación grave, “la conducción partidaria no estuvo a la altura”, y probablemente tendrían que levantar una opción propia para competir por el timón DC. La única posibilidad a la vista: Mariana Aylwin.

Por la tarde, la ex ministra se reunió con el resto de “progresismo con progreso” para analizar unos resultados electorales que les parecían catastróficos, pero predecibles. La facción, que agrupa al sector más conservador de la DC y a ex autoridades simpatizantes de la colectividad, advirtió hace tiempo que el rumbo que había tomado la Nueva Mayoría se alejaba de lo que espera el electorado de centro, y que continuar en ese camino -y en esta coalición-sería malo no solo para el partido, sino que para el país.

De materializarse esto, Goic ya no competiría sola por la reelección, y la idea de una mesa de consenso con otros sectores, como la “disidencia” y el mundo “chascón”, ya no le aseguraría la victoria. Varios dirigentes afirmaron que, a raíz de esto, la timonel DC tendría que endurecer el tono y tomar distancia del mundo de la izquierda de la Nueva Mayoría, y también del Ejecutivo, como ocurrió este lunes.”

Fuente: La Tercera.

Presidenta Bachelet se refiere a resultados de elecciones municipales

Presidenta Bachelet abordó los resultados de la Elección Municipal. “Todos debemos hacer un esfuerzo por superar esta desafección, porque la debilidad de la democracia no tiene un color determinado, ni afecta sólo a los políticos, sino al bienestar de todos”, sostuvo.

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, realizó una declaración al finalizar las Elecciones Municipales de 2016.

“Hoy Chile ha hablado, y lo ha hecho en las urnas y fuera de ellas. Y hemos oído su mensaje. Hemos elegido a los alcaldes y concejales que liderarán la marcha de los gobiernos comunales, y también nuestros compatriotas han señalado sus preferencias sobre el tipo de comuna en las que quieren vivir”, afirmó la Mandataria al inicio de sus palabras.

La máxima autoridad del país abordó los resultados para la coalición de Gobierno.

“Hoy los chilenos nos han dado un doble mensaje: la Nueva Mayoría, la coalición de Gobierno, ha bajado su nivel de apoyo en varios lugares. Debemos escuchar este llamado de atención, porque tiene fundamentos. Hemos tenido debilidades en algunas comunas, y como coalición a veces hemos mostrado más división que unidad en torno a los temas que de verdad importan a los ciudadanos”, señaló.

aim_1947

Asimismo, aseguró que “esta elección es un momento en una larga historia que debe continuar. No vamos a renunciar a nuestra tarea y redoblaremos nuestros esfuerzos para responder a las demandas y a los sueños de nuestros ciudadanos. Pero tenemos que hacer mejor las cosas. Es lo que nos están pidiendo los ciudadanos”.

La Jefa de Estado también abordó la alta abstención que arrojaron las votaciones de este domingo.

“En Chile hemos sido sacudidos por el conocimiento de malas prácticas por parte de líderes políticos, sociales y empresariales, así como por la incapacidad de algunas instituciones para responder con eficacia a las demandas ciudadanas. Y eso ha distanciado a las personas de las instituciones democráticas”, comentó.

Para enfrentar esta situación, la Mandataria señaló que “todos debemos hacer un esfuerzo por superar esta desafección, porque la debilidad de la democracia no tiene un color determinado, ni afecta sólo a los políticos, sino al bienestar de todos”.

“Como Gobierno hemos hecho esfuerzos cuyos resultados aún son parciales, pero que empiezan a notarse. Lo hemos visto en la transparencia de los aportes electorales, en una ciudad más limpia, donde ha primado el trabajo de terreno de los candidatos y no la exuberancia publicitaria; lo hemos hecho con una potente Agenda en favor de la Transparencia y contra la Corrupción; y, sobre todo, con la construcción participativa de una nueva Constitución para Chile”, dijo.

Y al finalizar sus palabras, la Presidenta Bachelet entregó sus felicitaciones a los ganadores de las elecciones, envió un cariñoso saludo a los candidatos que no salieron electos y realizó un “reconocimiento a todos los ciudadanos y ciudadanas que hoy concurrieron a votar, porque ellos son la razón de ser de nuestra acción”.