Todavía cantamos -Edmundo Leiva

Todavía cantamos…

Como cada 01 de septiembre, ya habrán de saber mis buenos amigos y ex compañeros, que intentar hablar desde la alegría o desde la nostalgia, sin considerar nuestras juveniles anécdotas, recordando personajes y lugares comunes, es prácticamente inevitable. Es que para cada Aniversario Liceano de alguna manera es imposible no sentirse naturalmente motivado a decirles algo, a lo menos por un ratito, aunque sea por agradecerles el irrestricto apoyo que me otorgaron en aquella época gloriosa, aquellos que confiaron irresponsablemente en mí para que este humilde servidor llegará a ser ni más ni menos que el “Presidente del curso”.

Existe hoy una amistad de ya casi 30 años entre nosotros, de hecho varios de nuestros hijos ya tienen más edad y seguramente más experiencia que la que teníamos cuando nos aparecimos en un 1ro. Medio por allá abajo; al lado de la playa en la avenida Colon, ahí en las salas del 2do piso cuando el “Pelao Glasinovic” era el Inspector, la “Blaquita Llanos” nuestra flamante profe jefe, “Don Fulvio” nos hacía “Castellano”, “Quirico” Historia y geografía”, la “Patty” Filosofía (Ahora que esta tan de moda) y la hermosa “Elsita Donicke”, que de seguro aun nos mira desde el cielo, intentaba lograr que hayamos aprendido algo en matemáticas.

Es que el Glorioso “Liceo de Hombres” de Punta Arenas, está ligado a una de las más lindas etapas de nuestras vidas, y aunque nos impresiona el pasar de los años, es totalmente cierto y absolutamente real, que 30 años ya han pasado. Quizás por ello hoy nos sentimos mucho más cómodos hablando desde el lugar de los sentimientos. Es que nos une el recuerdo del hermoso espacio que nos dejó del compañerismo y la amistad de una época compleja, pero mágica. En algún momento pensé que tal vez entre todos idealizamos en exceso esta etapa. Pero hoy me doy cuenta que esa manera de aferrarnos es absolutamente genuina y que tampoco está tan mal idealizar lo bien que la pasábamos.

Aquí transcurrió nuestra adolescencia. Veníamos de distintos lugares y de diversas condiciones sociales, volverse parte de los inventarios liceanos a través del hándbol, el basquetbol, el futbol, el centro de alumnos, las convivencias, los paseos, el mítico Garogha, el Pesca y Caza, el Cine Gran Palace, Colón con Bories y la propia reconstrucción del colegio cuando se quemó por completo el 89, nos vinculó para siempre. Qué bueno que aún podamos contarlo.

Somos muchos los Magallánicos que hemos podido “transitar” por las salas y pasillos del viejo y querido “Liceo de Hombres”, muchos nos sentimos orgullosos de haber tenido el privilegio de poder continuar nuestros estudios, pero por sobre todas las cosas, estamos ciertos de que en la vida hemos sabido cultivar valores como la fraternidad, la justicia y la igualdad, nuestras personalidades regionalistas y laicas, han sido marcadas a fuego por esta insigne institución, que por cierto jamás olvidaremos.

 

El 01 de septiembre del año 1905, con una matrícula no mayor a los 100 alumnos y mientras la ciudad de Punta Arenas no superaba los 10 mil habitantes nació el Liceo de Hombres Luís Alberto Barrera. Su primer director fue Don Belisario García, quien destacó en su discurso inaugural: “El liceo es un regalo de bodas que el gobierno hace a esta población tesonera y fuerte.  Además como la vieja y fea libreta verde decía… De tu pueblo eres joya preciada, y de los niños la noble mansión. No detengas tu paso,  Adelante!!

 

Pocho Leiva – Presidente 4to “D” 1989

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s