El día de la marmota – Ernesto Sepúlveda Tornero

La última encuesta CEP, y toda su alharaca posterior, nos trajo de nuevo a distinguidos y muy conspicuos personajes, que en los canales de TV y medios de prensa, explican con voces altisonantes los designios del oráculo.

Es como la versión chilensis de “El día de la marmota”, aquel film donde Bill Murray viaja a un pueblito a reportear, la tradición que permite “predecir” si el invierno concluirá pronto, o durará aún 6 semanas más, dependiendo del comportamiento de la marmota al dejar su hibernación. Bill queda atrapado en el pueblo, obligado a vivir cada amanecer, el mismo día, una y otra vez, en una sucesión interminable de jornadas. Como en las peripecias de Bill Murray, el anuncio de una nueva tanda de vaticinios de la CEP, provoca gran alborozo en los medios, y en el mundillo de la élite política, como si fuese la primera vez.

ernestosepulveda

Tampoco nosotros pudimos sustraernos al rito, y vivimos nuestro propio “día de la marmota”. Revisadas las cifras se aprecia una definición discrecional de los temas sobre los que se pide opinar a la ciudadanía. No se considera el  tema de las pensiones, por estos días el tema más comentado, y que ha dado lugar en los últimos meses a las marchas más masivas, desde el retorno a la democracia. El reclamo por terminar con el sistema de AFP, sin ninguna sutileza se omitió de la encuesta.

  Los cerebros del CEP asimismo, tuvieron a bien, excluir de la medición, los casos de colusión empresarial y cohecho, limitándose a incluir el tema de la corrupción de “funcionarios públicos”, donde más del 90% de los encuestados manifiesta nunca haber sido víctima de petición de pagos o de coimas, por parte de funcionarios públicos, lo que echa por tierra la pertinencia de la pregunta. Y hace más evidente la omisión de la corrupción de la gran empresa.

Lo más interesante de esta entrega, a mi juicio, lo representa la consulta acerca del grado de felicidad de los encuestados, con su propia vida. Absolutamente mayoritario con cerca del 70% de personas que se declaran “totalmente satisfechos” con su vida, así como sienten en un  20% que las demás personas están satisfechas con sus vidas. De algún modo, esta sencilla pregunta, estaría dando cuenta de una cuota de optimismo, que contradice los discursos agoreros de la élite. Es un mentís tanto para los grandes señores del 1% más rico del país, como también para los jóvenes movimientos antisistema.

En lo que sin lugar a dudas, existe una gran interrogante es en torno a las preferencias del electorado, ante una eventual elección presidencial. El inversionista Piñera, figura al cabo de dos años de campaña, con un modesto 20% de intención de voto. En tanto el profesor Lagos, figura con un modestísimo 5%, al cabo de un mes de declaraciones vacilantes, que “no confirman, ni niegan”, una eventual campaña presidencial. Surge con gran sorpresa como la figura política con mejor evaluación, el periodista  Alejandro Guillier, quien desde  su labor como  conductor de noticieros de TV goza de la credibilidad que la ciudadanía le niega a los políticos tradicionales. Sin embargo, ante la pregunta presidencial, sólo un 1% señala que le gustaría como futuro Presidente de la República. Mismo resultado obtiene el actual Agente ante La Haya, José Miguel Insulza.

De las personas encuestadas,  cerca del 70% no sabe o no contesta quien le gustaría o quien va a ser el próximo Presidente de la República. En otras palabras, la inmensa mayoría de los encuestados, estima que el tema de la presidencial de 2017, no es prioridad en este momento.

Este escenario introduce un grado de incertidumbre para la que no están preparadas las élites. Acostumbradas durante décadas a la tibia certeza del binominal, a la solidez de los metálicos aportes a las campañas políticas, y a un orden de cosas inalterado en lo esencial desde la dictadura. Los grandes y poderosos que periódicamente concurren al rito de la marmota, ya no encuentran allí los signos que les permiten avizorar el fin del invierno.

Es significativo que en momentos en que surgen voces de la calle, exigiendo aquello que no estaba en los planes de nadie, y en un estado de cosas, en que en Chile ni un solo abuso ni colusión empresarial, pasa desapercibida. La élite ponga la misma música de siempre, pretendiendo adormecer a los trabajadores, a los ciudadanos, a los estudiantes, al pueblo mismo.

Tal ha sido la pérdida del juicio de realidad de la élite, que hace menos de dos meses, el candidato Piñera iniciaba su gira de pre campaña por Chile, acompañado ni más ni menos que por el Pdte. de la asociación de AFP su ex ministro Pérez Mackena. En la semana siguiente irrumpía, en un montaje comunicacional  en defensa de la industria, el hermano del candidato, y creador de las AFP, José Piñera.

Será que estamos en los albores de una nueva era, donde las grandes masas de trabajadores, ciudadanos, estudiantes, adquieran el nivel de consciencia que les permitan construir un nuevo orden. Por cierto que sólo un exceso de optimismo, haría asumir que ese proceso de va a ser inmediato, y mucho menos de que el mismo, dependa de los próximos eventos electorales. Sin embargo, parece evidente que el viejo orden aquel que defiende “granjerías y privilegios que el sistema capitalista ha dado a unos pocos”, ha llegado a un nivel de deterioro en el imaginario colectivo, que no puede menos que sucumbir.

Cada uno de quienes reflexionamos en el Chile de hoy, tenemos la obligación de hacerlo en el colectivo. El momento actual requiere de darse cuenta, adquirir consciencia del propio valer, sólo en conjunto con los otros,  los millones de trabajadores y trabajadoras chilenos, podremos sentar las bases de una nueva forma de convivencia social y política, dotada de legitimidad, que nos permita reemplazar un sistema anquilosado. Por cierto, y en la más concreta, eso requiere transformar el pensar en acción, salir de la comodidad del Smartphone o el Tablet, dejar la participación virtual, para ir a la participación real. Ir a las marchas contra las AFP, discutir en el sindicato, en el club deportivo, en la asamblea estudiantil. Y por supuesto, participar en el régimen democrático, es votar. No dejar que otros decidan. Ese es el primer paso para un cambio más trascendente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s