Las respuestas a los sepultureros de la Nueva Mayoría

“Chile no necesita decenas de pequeñas, aunque bien perfiladas, formaciones políticas,sino una gran coalición de centroizquierda”.

Equipo ES. Santiago. En las últimas semanas, varios personeros del oficialismo emitieron declaraciones e hicieron vocerías, disparando contra la Nueva Mayoría (NM), presagiando su sepultura o avisando que dejarían el conglomerado.

Unos optando, a veces más tácita que explícitamente, por un sendero más conservador y restituidor del marco concertacionista, y otros postulando un camino que consideran más radicalizado y queriendo generar otro espacio de alianzas con grupos de izquierda.

En el primer caso destacó el ex ministro de Defensa y de Interior de este gobierno, Jorge Burgos, quien lanzó un misil a la continuidad del conglomerado, sumándose a disparos del mismo calibre hechos con anterioridad por su camaradas de la Democracia Cristiana Gutenberg Martínez e Ignacio Walker. Burgos indicó, en entrevista a El Mercurio, que algunos “creemos que la Nueva Mayoría termina con este gobierno” y apuntó a una nueva coalición con hegemonía socialcristiana y socialdemócrata, desechando incluir al Partido Comunista (PC) porque la incidencia de esa colectividad “le hace mal al país”. Las afirmaciones fueron respaldas, como se podía esperar, por Martínez y Walker, además de los DC Jorge Pizarro, Andrés Zaldívar, Mariana Aylwin, Edmundo Pérez Yoma, entre otros. No solo eso, sino que varios pusieron a Burgos en la lista de candidatos presidenciables.

En tanto, el senador Alejandro Navarro (Movimiento Amplio Social, MAS) y el diputado Sergio Aguiló (Izquierda Ciudadana, IC), anunciaron que dejarían la Nueva Mayoría, y que buscarían otras alianzas. Extraña o paradójicamente, en ambos casos, sus colectividades rechazaron esas declaraciones y los dirigentes del MAS y la IC ratificaron que siguen en el conglomerado, que están por el cumplimiento de las reformas y contar con un programa transformador y que no tienen planificado salirse de la Nueva Mayoría, enfatizando que Navarro y Aguiló actuaron de forma individual. En el caso del senador del MAS, al igual que Burgos, se puso en la lista de aspirantes a La Moneda.

Más allá de las palabras de la contingencia, protagonismos mediáticos, aspiraciones presidenciales, operaciones políticas, polémicas tangenciales, se puso sobre el tablero de la política el tema de la proyección de la NM. Incluyendo los factores que tienen que ver con la necesidad de su continuidad, sin volver al esquema concertacionista ni irse por un camino de sectores acotados.

Junto a lo anterior, timoneles de varias de las colectividades que conforman la coalición, entre ellos Isabel Allende, del Partido Socialista (PS), Guillermo Teillier del PC, y Carolina Goic de la DC, insistieron en que un sustento determinante respecto a la NM y su proyección tienen que ver con la elaboración programática, es decir, contar con un programa que, entre otras cosas, sea la base para un posible segundo periodo presidencial de la NM.

Dirigentes y parlamentarios del conglomerado han insistido en estas semanas en la necesidad de ir dando respuestas a demandas sociales y ciudadanas, como cambiar el sistema previsional privado, asumir los déficit y graves problemas en salud y transporte, generar mecanismos reales de participación, crear marcos legales para proteger la explotación de recursos naturales como el litio y el agua, profundizar las reformas en materia educacional, ampliar los cambios en el mundo del trabajo, dotar de instrumentos y atribuciones a las regiones, contar con instrumentos de inhibición y sanción en casos de colusiones, corrupción e irregularidades en el sector empresarial-financiero, el sector público y la actividad política y continuar el proceso constituyente para arribar a una nueva Constitución.

Hay una insistencia desde la NM en cuanto a que todo ello será viable en la medida que haya un segundo gobierno de las fuerzas que componen la coalición y que persistan las actuales colectividades sumadas -e incluso otras- para generar una “mayoría política, social y electoral”.

El afán de “debilitar la base política del gobierno”.

Frente al presagio del ex ministro Burgos de fijar el fallecimiento de la NM, el presidente del PC, Guillermo Teillier, sostuvo que “él trata de debilitar la base política que sostiene el gobierno” de Michelle Bachelet. En contraste con las aseveraciones del DC, el diputado comunista dijo que “fue un acuerdo (crear la NM), se dijo (que) político programático, y mientras se lograra el programa esta coalición tenía que seguir. En reuniones posteriores se tomó el acuerdo donde se dice que esta coalición pretende prolongar en el tiempo y ojalá en un próximo periodo gubernamental”.

En ese marco, el vocero de La Moneda, Marcelo Díaz, manifestó que “todo lo que hemos logrado avanzar durante este tiempo, las importantes reformas que hemos sacado adelante ha sido gracias al concurso de los siete partidos de la coalición”.

La presidenta de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, salió a enmarcar los dichos de Jorge Burgos. “Las palabras de un militante no representan la opinión oficial de la DC” y reivindicó la fórmula de construir mayoría política para las reformas que requiere el país. “Yo no soy procomunista, pero tenemos que construir mayorías si queremos implementar proyectos políticos, y es en esa lógica que nos unimos como Nueva Mayoría”. Goic añadió: “La DC tiene domicilio conocido, y es en el espacio de la centroizquierda. Desde allí nos situamos para construir mayorías que nos permitan gobernar”.

“Una gran coalición de centroizquierda”.

En un artículo en el diario La Tercera, el ex ministro del Interior en la primera administración de Michelle Bachelet, el DC Belisario Velasco, planteó que “Chile no necesita decenas de pequeñas, aunque bien perfiladas, formaciones políticas, sino una gran coalición de centroizquierda, pues, en los agitados tiempos que corren, sólo quienes se mantienen unidos permanecen firmes. El camino propio condena a la extinción”.

Velasco sostuvo que “el problema político de la Democracia Cristiana no es la izquierda, sino los desafíos que Chile debe acometer para alcanzar una convivencia civilizada fundada en los derechos políticos, económicos sociales y culturales de las personas”.

El también ex ministro de Bachelet, Francisco Vidal, del Partido por la Democracia, indicó en una columna en el diario El Mercurio, que “la sepultara de la Nueva Mayoría no solo proviene de estos grupos de militancia democratacristiana, sino también de algunos analistas, dirigentes y ex dirigentes de la vieja Concertación”. Apuntó que, pese a realizaciones positivas de la Concertación, quienes desean restituir esa coalición, cometen un error de diagnóstico. “La Concertación fue perdiendo respaldo popular y ciudadano a través del tiempo. Además, la vieja Concertación se fue desintegrando con respecto a la plenitud que obtuvo a inicios de los años 90 en materia de fuerza política, social, electoral, cultural y partidaria”.

Vidal sostuvo que “la respuesta a lo anterior fue la construcción de una nueva alianza entre el centro, la centroizquierda y parte importante de la izquierda, que dio vida a la Nueva Mayoría”. Enfatizó: “Discrepo de estos grupos que quieren sepultar a la Nueva Mayoría. Al revés, para consolidar y proyectar las reformas que ha hecho este gobierno y los nuevos desafíos, cualquier candidato presidencial que represente a estas fuerzas el próximo año requiere a lo menos mantener, si no ampliar esta coalición, pero jamás reducirla como indican algunos de estos ‘sepultureros’”.

En una entrevista a La Tercera, la diputada del PC, Karol Cariola, enfatizó que “lo que intenta hacer Burgos y un sector de la DC es provocar para volver a la Concertación…Apuntan hacia lo mismo de los sectores más conservadores: desarmar a la Nueva Mayoría, el proyecto que más transformaciones le ha entregado a nuestro país. Muchos quisieron retornar a lo que fue la antigua Concertación, y parte de hacer este golpe al Partido Comunista, es una táctica para eso”.

Respecto al certificado de defunción que Burgos extendió a la NM, Cariola expuso que “la Nueva Mayoría es un proyecto exitoso dentro de sus procesos, básicamente ha logrado llevar adelante el cumplimiento de gran parte de los elementos programáticos” que se planteó. La diputada explicó que “no quiero decir que no hemos cometido errores…es parte de cualquier coalición” y añadió que el conglomerado como está “hace un tremendo aporte” al país.

El requerimiento de consolidación.

Enfático también fue el Ministro del Interior, Mario Fernández, de militancia democratacristiana, en reivindicar el rol del conglomerado oficialista y de centroizquierda. “Podremos discrepar con muchos camaradas -dijo en el diario La Segunda-. Pero las reformas que se han echado a andar y otras que vienen, como la reforma constitucional, requieren de consolidación, y eso trae consigo el deber de la proyección de la NM en un nuevo gobierno. Es un acto de responsabilidad con lo que hemos hecho en este Gobierno. Lo otro sería dejar trunco este esfuerzo, si es que el país cambia de rumbo”.

Respecto a vetos, como el que Burgos hizo de los comunistas, Fernández sostuvo que el camino de la NM es “con comunistas, con socialistas, con pepedés, con todos los grupos y movimientos que apoyan la Nueva Mayoría (…) porque la dimensión del esfuerzo así lo exige. No es un problema de gustos, sino de responsabilidad política. Sostener una tarea tan colosal implica llegar al final del Gobierno con la tarea cumplida y proyectarla”.

El jefe de Gabinete argumentó que “el gobierno de la Nueva Mayoría, el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet se sustentó en la más amplia coalición que ha tenido Chile. Nunca hubo una coalición tan amplia como la Nueva Mayoría. Era indispensable una mayoría así para llevar a cabo reformas tan profundas. Pero desde luego que una coalición tan amplia trae consigo mayor diversidad y hay que vivir con esa diversidad política, acostumbrarse y saber resolver diferencias”.

Frente a la opinión expresada por el diputado Sergio Aguiló, de Izquierda Ciudadana, los integrantes de la Comisión Política de esa organización –entre ellos el presidente Francisco Parraguez y el secretario general Iván Cabezas- dieron a conocer una declaración pública donde expresaron que “no tenemos duda de que el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet ha emprendido transformaciones de envergadura histórica en Chile. Por la misma razón, no tenemos ni la menor vacilación en señalar que respaldaremos a la Presidenta y su Gobierno hasta el final, lo que significa, consecuentemente, que no estamos disponibles para ninguna acción que signifique debilitar su base de apoyo político, expresada en la Nueva Mayoría”.

Indicaron, asimismo, que “desde el primer momento, teníamos plena conciencia que la Nueva Mayoría se constituye desde la diversidad y que ello implicaría una relación de unidad y debate en su interior. No podía ser de otro modo, considerando que se trata de la convergencia de fuerzas políticas más amplia que ha existido en la historia del país”.

Fuente: EL SIGLO http://www.elsiglo.cl/2016/08/16/las-respuestas-a-sepultureros-de-la-nueva-mayoria/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s