Salmones para todos – Ramón Arriagada

Lejanos están los años cuando un rubio explorador, recorría las costas de Ultima Esperanza, buscando ríos que le permitiesen iniciar el cultivo de salmones. Peter Brown, era su nombre, había sido enviado por la Fundación Chile y su filial Salmones Antártica, para cumplir con una noble tarea. A mediados de los ochenta del siglo pasado,  Peter llegaba a emprender una tarea que muy pocos entendían.  Se trataba de traer ovas de salmones y reproducirlas;  el proceso generaría pequeños peces, los cuales alcanzado cierto peso serían liberados al mar.

ramonarriagada1

Quienes fuímos cercanos a Peter Brown, nos dejábamos llevar por su envolvente conversación; era monotemático, pues  consideraba que su apostolado-  le llevaría a ser un repartidor de manás-  desde sus rústicas jaulas que ubicó en el cauce del Rio Prat, en el sector sur de Puerto Natales, desembocando en el Canal Señoret. Era feliz, porque en la Zona Franca de Punta Arenas, podía  encontrar whisky del bueno, en variedades no vistas en Santiago y a precios alcanzables. Un complemento ideal  para su trabajo de muchas dificultades y dedicación.

Con todos sus colaboradores y amigos, fue feliz cuando abrió las compuertas del  Rio Prat y los pececillos salieron a recorrer los océanos.  El  buen Ricardo  Helmer, propietario de la estancia donde estaban los terrenos de la incipiente piscicultura, contribuyó con un cordero, para alegrar la fiesta de liberación. Peter Brown, se ubicó  frente a la ría y por largo rato siguió con  imaginación la partida de  un sueño.  Alguien comentó en son de chiste, que se parecía a O’Higgins,  observando la partida  de la Escuadra Libertadora.

La idea que Peter Brown le vendió a Fundación Chile  era que  los peces liberados, regresarían a la vuelta de dos años;  al frente del  Rio Prat los retornados serían una verdadera tormenta, esperando el ciclo de la luna, para volver al río que los viera nacer.  Los humildes pescadores de Natales irían con sus redes y el  poblado, por algunos días, viviría un festival  de abundancia, gracias al mar.

Todos los amigos de Peter quedamos con la misión de anunciar la llegada del primer retornado, señal que se venía la avalancha. Nuestras vidas siguieron la siesta pueblerina, Peter partió a sembrar sueños por otras latitudes.  Nuestro personaje ya había pasado a la larga lista de cuenteros, que de vez en cuando,  asoman sus narices por Ultima Esperanza.

Un recuerdo para Edward Scott, hijo de gringos duros de la Patagonia, combatiente de la Segunda Guerra Mundial;   pasado tres años de nuestro relato, se acercó sonriente y abriendo las puertas de su micro de turismo, preguntó sonriente y con sus ojillos saltones, “¿Éste no será uno de los salmones que está esperando mi paisano Brown?”.  Efectivamente, ahí estaba, el testimonio entregado por la naturaleza.  Había caído en una red de pescadores y a Mr. Scott se lo habían vendido como un mero.

Nerviosos llamados a Santiago. Peter Browm llegaba con los directivos de Fundación Chile a buscar el trofeo entregado por el mar. No doy detalles de la alegría de los personeros envueltos en la aventura. El salmonídeo de 30 kilos, fue embalsamado  y expuesto en una sala del Directorio de la institución patrocinante; venerado por Peter, quien pidió a la Fundación seguir con el proyecto.

No fue escuchado. No eran tiempos de benefactores.  La empresa y sus instalaciones fueron enajenadas a privados para criar smoll y venderlos a los industriales piscicultores. Una mano piadosa  a los pocos meses me hizo llegar una nota  necrológica de El Mercurio que participaba de la muerte de Peter Brown en la ciudad de Santiago. No tuve dudas que desechados sus sueños patagónicos, se dejo llevar por la sedante sensación  de una intoxicación, partiendo en un viaje sin retorno, hacia la liberación de su alma pionera y generosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s