Otra huella de carbón

Hoy martes la Comisión de Evaluación Ambiental de Magallanes ha aprobado el proyecto para el uso de tronaduras en la explotación de carbón a cielo abierto de isla Riesco.

Siempre cuando ocurren estos momentos en nuestra existencia social, pienso en el futuro, ya que el pasado tal como fué no podemos cambiarlo.

josé antonio de pablo

 Me pregunto entonces ¿y que dirán nuestros hijos y nuestros nietos cuando en 20 o más años alguien pregunte: a quién se le pudo ocurrir  que se realicen tronaduras en una explotación de carbón a cielo abierto y en una de las islas más hermosas del paisaje magallánico y patagónico?

Si ya estamos destruyendo el medio ambiente y los paisajes en Isla Riesco con una explotación de carbón a rajo abierto, ¿cómo no considerar que las tronaduras como método de explotación van a incrementar el daño ambiental?

 ¿Es este un tema estrictamente técnico, laboral o energético, o tiene también un componente ético y político?   ¿Entran las consideraciones éticas en la toma de decisiones de la política pública?  ¿O tenía razón Nicolás Maquiavelo en su obra “El Príncipe”, cuando escribía que en política no tienen cabida ni la religión ni la moral?

No soy de los que me caracterizo por tener una conciencia ecológica, por el contrario, soy una persona que se ha formado en la matriz cultural de los años sesenta y setenta del siglo XX, y más bien esto ha sido para mí un lento y gradual aprendizaje de una dimensión fundamental del saber humano y de la experiencia social y cultural, pero mi conciencia de ciudadano me hace considerar que esta decisión es aberrante y nos traerá efectos sociales y políticos indeseados pero ineludibles.

En Chile y en la región de Magallanes, al abrirnos a la explotación salmonera y a la explotación carbonífera (dos modelos productivos profundamente depredadores y contaminantes), vamos en la dirección contraria hacia la cual avanzan las naciones más desarrolladas, porque mientras otras sociedades caminan hacia las energías renovables del siglo XXI, aquí nosotros retrocedemos a la era del carbón y al siglo XIX, retrocedemos a una fuente de energía que es altamente contaminante en su produccion y en su utilización.

Mi sentido común y mis razones como ciudadano, me dicen que este modelo extractivista neoliberal y depredador es el gran enemigo a abatir, y son los que me hacen sentir que con decisiones como la que hoy se han tomado, lamentablemente dejamos una nueva huella de carbón en nuestro medio ambiente, en nuestra geografía, en nuestro desarrollo, en nuestra historia futura y en nuestra conciencia.

Señores turistas: tengan ustedes muy buenos días. Permítanme acompañarlos a presenciar uno de nuestros más recientes atractivos turísticos en esta hermosa isla Riesco: una tronadura con explosivos en un mineral de carbón a rajo abierto…

Manuel Luis Rodríguez U.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s