Nosotros los supuestos electores racionales – Edmundo Leiva Seguel

Se aproximan las elecciones municipales, y al igual que en una progresión geométrica el número de candidaturas postulantes a los sillones consistoriales continúa en franco aumento. Las diversas corrientes políticas, los movimientos sociales y también los liderazgos personalistas, han comenzado a definir su oferta política mediante “Primarias” (legales o convencionales, frustradas o no frustradas), “Consultas Ciudadanas” (voluntarias, pero no vinculantes), “Encuestas” (supuestamente vinculantes), ”Asambleas” (supuestamente representativas), “Designaciones” (de carácter absolutamente cupular) o de “Autodesignaciones” (de total iniciativa propia).

Abundan también con ello las críticas al “populismo” como una técnica de marketing político vacío de propuestas, falto de modelos o de ideologías, utilizado por muchos superestrategas, como un método electoralista que parece más bien explotador de las emociones del votante que de sus propios razonamientos.

A la luz de los últimos resultados y del surgimiento de algunas candidaturas, resulta complejo definir una estrategia para decidir qué candidato elegir. De hecho ya parece  difícil  imaginar los cientos de personas con las que aspirantes a ediles deberían entablar conversaciones o nexos directos en medio de sus campañas para racionalizar sus proposiciones y demostrar sus capacidades. Esto, porque a pesar de todo, todos los electores supuestamente racionales decimos que queremos un candidato cercano, uno que tenga calle y que conozca los problemas de la gente, pero del cual también esperamos que cuente con capacidades y habilidades para bien resolver.

Seguramente en muchos de estos casos será para ellos imposible entablar un contacto personalizado y directo, y de hecho lo único que les queda es lograr convencer a un porcentaje pequeño de ciudadanos con los que se pueda difundir su “nombre” y sus “ideas” en equipo, o bien arreglárselas para invertir muchos recursos en los medios de comunicación que están deseosos de fagocitarlos para no tener que dejarlos fuera de esta relevante competencia electoral comunitaria.

Nosotros los supuestos electores racionales decimos que nos guiaremos por el programa de trabajo, pero de manera lamentable, es también comúnmente aceptado que no se ganen las elecciones a partir de las  propuestas. Finalmente al parecer nadie tiene tiempo para discutirlas o leerlas, nadie las compara, ni al parecer aunque sean técnicamente razonables, tienen mucha credibilidad en la población como la descripción de una acción de gobierno capaz de dar solución a los problemas de todos. Tampoco en todos los ámbitos se puede predecir el futuro, pero la experiencia nos dice que también ha resultado ser cierto que ni los propios candidatos se ciñen generalmente a los documentos o compromisos que adquieren. De hecho, como a la mayoría de las personas les aburre tener que profundizar o leer tanto,  porque mal que mal cada cual tiene su propia vida, es más fácil decir que lo que valoramos son las cualidades personales del candidato, su capacidad de trabajo y su honestidad.

Pero el tiempo pasa y los calendarios se cumplen, y las nuevas autoridades reemplazan a las viejas, y es entonces cuando nuevamente los electores supuestamente racionales nos ponemos una vez más desde el lado cómodo de la opinología para cuestionar a votantes y elegidos, pues tarde o temprano, en ambos lados, aparecen algunas de las descalificaciones más comunes: o son tontos y manipulables, o están muy mal informados y son simplemente incultos, o, como siempre la peor de todas, es que seguramente algunos de ellos tiene motivaciones espurias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s