Voto Político del Consejo Nacional del PDC, lunes 25 abril

1.- El Consejo Nacional de la Democracia Cristiana, reunido en sesión extraordinaria, reitera su pesar por el fallecimiento del ex Presidente Patricio Aylwin. Don Patricio fue un demócrata y cristiano excepcional cuya vida y obra celebramos. La firmeza de sus convicciones, su capacidad de diálogo y calidad humana, así como el compromiso de una vida con la construcción de una patria justa y solidaria, nos imponen una exigencia de conducta a la que sabremos responder.

2.- En los mismos días  en que acompañábamos la partida del Presidente Aylwin, los chilenos fueron testigos de la dificultad experimentada por la Nueva Mayoría para inscribir primarias legales para las próximas elecciones municipales. Esta situación nos duele y nos frustra.

Por muchos años hemos sido pioneros en la elección  de nuestros candidatos, en todos los niveles, a través de primarias participativas. Hemos puesto nuestro empeño en aprobar una legislación que estableciera las primarias legales como el mecanismo adecuado para definir a los  mejores candidatos allí donde exista más de una alternativa competitiva. Más allá de la discrepancia jurídica que tenemos con la decisión adoptada por el SERVEL y que impidió la inscripción de las primarias de la Nueva Mayoría, entendemos que la principal dificultad es la falta de un acuerdo amplio y oportuno entre los partidos de gobierno para enfrentar las elecciones municipales.

Mantendremos nuestra postura de total respeto por las decisiones que adopte el SERVEL, así como nuestro rechazo cualquier intento de apoyar soluciones legislativas “express” para resolver esta cuestión. Sin perjuicio de aquello, llamamos a nuestros partidos aliados a realizar la debida autocrítica que surge de constatar la falta de un acuerdo oportuno. Es indispensable que los partidos tomemos conciencia acerca de las excesivas dificultades para construir acuerdos en materia municipal y procedamos a fijar reglas claras y objetivas para avanzar en éstos.

Cuando restan dos años de gobierno de la Presidenta Bachelet, tomamos nota de la importancia de asegurar una relación de respeto, confianza y cooperación entre las fuerzas de gobierno, condición sin la cual el éxito del gobierno, primero, y de nuestros partidos en la próxima campaña electoral en segundo término, se verán gravemente amenazados. Pondremos todos nuestros esfuerzos en la construcción de un acuerdo político basado en estos principios.

3.- Entendemos que el legado del Presidente Aylwin requiere de la Democracia Cristiana acciones más que palabras. Es lo que nos expresó el pueblo al decirnos una y otra vez, mientras acompañábamos los restos de nuestro Presidente al Cementerio General, “aprendan”.

Por esa razón, este Consejo Nacional resuelve:

A) Mandatar a la Directiva Nacional tomar las acciones que permitan adaptar nuestro partido, al más breve plazo posible, a las exigencias y mejores prácticas posibles en materia de transparencia de nuestra gestión y acción. Nos proponemos ser primeros en transparencia, más allá de las exigencias legales que nos obliguen.

B) Solicitar al gobierno poner urgencia al proyecto de ley que eleva las sanciones al tráfico de influencias y el cohecho, marcando una posición nítida frente a una práctica inaceptable y que no podemos permitir se instale en nuestra convivencia, así como respaldar el proyecto de ley que fija límites a la reelección de las autoridades de elección popular.

C) Plantear desde nuestro acuerdo político, la Nueva Mayoría, la firme decisión de la Democracia Cristiana de no postular ni respaldar candidatos que hayan incurrido en faltas a la probidad y la ética pública, así como la importancia de convertir este principio en una regla básica a la hora de concordar nuestra plataforma municipal. Lo que pedimos es ni más ni menos lo que hemos aplicado y exigido  a nuestros propios militantes.

D) Ratificar nuestro compromiso con el proceso constituyente iniciado en Chile. Entendemos que nuestra Patria necesita una Nueva Constitución Política que se levante como  la casa común que cobija a todos los chilenos. Una casa que protege los derechos de cada chilena y chileno, especialmente los más vulnerables. Una casa en la cual cada uno comprende y adhiere a las obligaciones que nos comprometen en un destino común. “Somos el partido de la participación ciudadana”, sostenía nuestro Presidente Frei Montalva, y como tal pondremos nuestras energías en convocar a las comunidades locales a ser parte activa en la definición de esta nueva Constitución que Chile demanda. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s