Longueira, el “hombre de Estado” y la arista salmonera en Magallanes

acuicultura_816x544

Por Pablo Fernando González.

Con fecha 10 de junio 2014 ” Se ha dirigido a esta Contraloría General el ex Ministro de Economía, Fomento y Turismo, don Pablo Longueira Montes, solicitando la reconsideración del dictamen N° 1.326, de 2012, emitido por la Contraloría Regional de Magallanes y de la Antártica Chilena, que manifestó la improcedencia de que puedan desarrollarse proyectos de salmonicultura en el parque nacional que menciona. ” Longueira dejó su cargo de Ministro de Economía el 29 de abril del 2013.

http://www.contraloria.cl/LegisJuri/DictamenesGeneralesMunicipales.nsf/DetalleDictamen?OpenForm&numero=41121&ano=14

Un hombre de Estado – como nuestras élites lo acostumbran llamar en los medios de comunicación – jamás podría estar teñido de actuaciones que lo coloquen en contra del interés colectivo, como ocurre en este caso. Longueira recurrió ante la Contraloría no para defender el bien país puesto en jaque con las concesiones acuícolas otorgadas en Parques Nacionales – que nos pertenecen a todos los chilenos – sino para defender a los inversionistas multimillonarios dueños de la Salmonicultura y hacer valer lo que les había otorgado Subpesca a estos últimos en medio de actuaciones al margen de la ley. Lo que defendió Longueira corresponden a autorizaciones que se otorgaron en la Patagonia en los Parques Nacionales Bernardo O’Higgins y Alberto D’ Agostini por ex Subsecretarios de Pesca a sabiendas que la normativa legal se los impedía, ya que según los decretos de creación del Parque Nacional Bernardo O ́Higgins N°264 de 1969, N°135 de 1985, N°392 de 1989 y plano N°XII-1-300 TR indica que todas las aguas marinas interiores forman parte del citado Parque Nacional, además que Chile tiene firmado acuerdos internacionales que lo comprometen a no desarrollar actividades comerciales en los mismos, lo que ha sido validado por los pronunciamientos de la Contraloría General de la República, N°28757 del 26 de junio del 2007 y el N°1326 del 17 de mayo de 2012 de la Contraloría Regional de Magallanes y Antártica Chilena.

Hace poco a finales del 2015 en la ciudad de Punta Arenas,  Subpesca a cargo del Subsecretario Raúl Sunico, se reunió para imponer la aprobación de la relocalización de las anteriores concesiones marinas aunque lo que correspondería es su denuncia al Ministerio Público para que investigue si las concesiones acuícolas en Parques Nacionales fueron cursadas como resultado de la corrupción y/o el tráfico de influencias que rodea al ex ministro Longueira y antes a Subpesca ya que resulta inaceptable se pretenda justificar que las mismas corresponden a ” situaciones jurídicas consolidadas” un criterio de Contraloría al que han recurrido las actuales autoridades de esa institución para justificar su actuar, y que en este caso no aplicaría ya que éstas tienen su origen en la corrupción, en el abuso de poder y en actuaciones al margen de la ley.

También sería bueno para el país que el Ministerio Público investigue las actuaciones del ex ministro de economía Pablo Longueira y el ex ministro Félix de Vicente Mingo de los que dependía Subpesca, quienes manifestaron una especial preocupación apenas transcurridos un año de dejar sus cargos por defender a las empresas salmoneras, según da cuenta  una de sus presentaciones ante la Contraloría durante el año 2014 y que seguro no es la única.

El Sector Pesquero controlado por un puñado de Grupos Económicos le deben una gran cantidad de favores al ex Ministro Longueira y a su lugarteniente el Subsecretario de Pesca Pablo Galilea, de allí que no sería extraño que a cambio existiera la comisión de varios delitos, a título de ejemplo vale recordar los discursos del primero mientras se discutía la Ley 20560 – historia de la ley disponible en internet – quien reconoció ante Diputados y Senadores de la burla a la ley  que hacían de la mano de los grupos controladores del sector pesquero lo que se hacía en medio de la impunidad ya que la Contraloría a cargo del Sr. Ramiro Mendoza no le dio la gana aplicar el Dictamen N° 14.178 del año 2004 y de esta manera permitió que con la complicidad de funcionarios públicos se exterminaran dos tercios de la riqueza pesquera país.

En lo que respecta a Longueira queda claro que su comprensión del ” bien país ” no guarda relación alguna con la que entendemos la mayoría de los chilenos. http://www.lemondediplomatique.cl/Ley-Longueira-La-Corrupcion-ha.html

Pablo Fernando González, PYME INNOVACION 

_________________

El texto del documento de Contraloría Regional al que se refiere este artículo es el siguiente:

Texto
Situaciones consultadas por el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo deben entenderse como jurídicamente consolidadas.
Acción
Aplica dictámenes 53677/2008, 38497/2009, 59072/2010, 17117/2007, 38429/2013, 77174/2010, 44459/2011, 48722/2012
Fuentes Legales
ley 18892 art/69 inc/2, ley 20434 art/15, ley 18892 art/50
Descriptores
proyectos de salmonicultura, parque nacional
  Documento Completo 
N° 41.121 Fecha: 10-VI-2014
Se ha dirigido a esta Contraloría General el ex Ministro de Economía, Fomento y Turismo, don Pablo Longueira Montes, solicitando la reconsideración del dictamen N° 1.326, de 2012, emitido por la Contraloría Regional de Magallanes y de la Antártica Chilena, que manifestó la improcedencia de que puedan desarrollarse proyectos de salmonicultura en el parque nacional que menciona.Al respecto, cabe indicar que los planteamientos contenidos en dicha presentación fueron analizados a propósito del dictamen N° 38.429, de 2013, de este origen, el cual confirmó el criterio sostenido por la aludida Contraloría Regional, sin perjuicio del “respeto que corresponde otorgar a las situaciones jurídicas ya consolidadas.”.Con posterioridad, nuevamente esa Secretaría de Estado, a través del ex Ministro Félix de Vicente Mingo, se ha dirigido a esta Entidad de Control consultando acerca de una serie de hipótesis que, a su juicio, debieran entenderse comprendidas en la referida expresión ‘situaciones jurídicas consolidadas’. Al respecto, hace referencia a: 1) la posibilidad de modificar los proyectos técnicos de las concesiones de acuicultura concedidas con anterioridad a la vigencia del anotado dictamen N° 38.429; 2) el derecho a acceder a una eventual renovación de tales concesiones; 3) el reconocimiento de la actividad de los pescadores artesanales inscritos en el Registro Pesquero Artesanal y que se desarrolla en las aguas de los parques nacionales de la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, así como de la labor pesquera de las comunidades kawashkar en tales áreas protegidas.Requeridos de informe, la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, el Ministerio del Medio Ambiente, el Servicio de Evaluación Ambiental, la Corporación Nacional Forestal, la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Bienes Nacionales, han expresado sus consideraciones en torno a lo planteado por el recurrente.

Sobre el particular, la jurisprudencia administrativa ha reconocido las ‘situaciones jurídicas consolidadas’, consistentes en decisiones adoptadas por la autoridad que no pueden afectar a los terceros que de buena fe hayan adquirido derechos en el contexto de un procedimiento administrativo (aplica criterio contenido, entre otros, en los dictámenes N°s. 53.677, de 2008; 38.497, de 2009 y 59.072, de 2010, de este origen).

Acorde a lo anterior, el mencionado dictamen N° 38.429 no resulta aplicable a las autorizaciones y concesiones de acuicultura o pesca que se hayan otorgado en parques nacionales con anterioridad a su emisión, por lo que solo se refiere a situaciones futuras, esto es, a las nuevas solicitudes que se presenten a la Administración o bien a aquellas que se encontraban en trámite a esa época (aplica criterio contenido en el dictamen N° 17.117, de 2007, de este origen).

En ese contexto normativo y jurisprudencial corresponde analizar cada una de las hipótesis por las que se consulta, a fin de considerarlas o no dentro del término ‘situaciones jurídicas ya consolidadas’ y así decidir acerca de la aplicabilidad de lo dispuesto en el pronunciamiento que se solicita aclarar.

Pues bien, respecto de la posibilidad de modificar los proyectos técnicos de concesiones de acuicultura otorgadas con anterioridad a la vigencia del dictamen N° 38.429, el inciso primero del artículo 20 del Reglamento de Concesiones de Acuicultura, expresa, en lo que interesa, que “El proyecto técnico señalado en el artículo 10, letra f), como sus modificaciones, deberán ser aprobados por resolución de la Subsecretaría de Pesca, debiendo, en uno u otro caso, comprender el número y dimensiones de las estructuras a instalar y un programa de producción.”.

Enseguida, de los dictámenes N°s. 77.174, de 2010 y 44.459, de 2011, se desprende que las peticiones de modificación de concesiones de acuicultura -y por ende de sus respectivos proyectos técnicos-, al no constituir derechos adquiridos sino meras expectativas, se rigen por la legislación vigente al momento de resolverse el pertinente requerimiento.

Atendido lo anterior, en el caso consultado, el titular de una concesión de acuicultura otorgada con anterioridad al dictamen que se solicita aclarar tiene la atribución legal de solicitar la modificación de su proyecto técnico, sin perjuicio de lo que se resuelva en definitiva por la autoridad, ya que de lo contrario se estaría en presencia de una restricción para el ‘titular’ que no se encuentra prevista por el legislador.

En un segundo orden de ideas, frente a la interrogante de si los actuales titulares de concesiones de acuicultura en parques nacionales pueden solicitar su renovación, cabe expresar que el inciso segundo del artículo 69 de la referida ley N° 18.892, sostiene que “Las concesiones de acuicultura tendrán un plazo de 25 años y se renovarán por igual plazo, a menos que la mitad de los informes ambientales hayan sido negativos o se hayan verificado las causales de caducidad de esta ley.”.

De lo anterior, se advierte que la factibilidad de una renovación de una concesión es una posibilidad que la propia ley ha entregado al ‘titular’, lo que no implica, necesariamente, que la autoridad se encuentre forzada a concederla, toda vez que para ello se requiere cumplir con las condiciones establecidas en el expresado artículo 69.

Además, en este punto es dable mencionar la situación especial establecida en el artículo 15 de la ley N° 20.434, que introdujo a la ley N° 18.892 el citado inciso segundo de su artículo 69, puesto que tal disposición expresa que las concesiones de acuicultura otorgadas a la fecha de su publicación -esto es, al 8 de abril de 2010-, mantendrán su carácter indefinido, a menos que se haya verificado una causal de caducidad, salvo la situación que detalla.

En tercer lugar, corresponde referirse a la interrogante consistente en considerar o no como una situación jurídica consolidada la actividad pesquera artesanal en los parques nacionales que señala el interesado en la XII Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, incluida la realizada por las comunidades kawashkar que habitan en la zona.

Al efecto, se debe tener presente que de acuerdo al artículo 50 de la ley N° 18.892 en examen “El régimen de acceso a la explotación de los recursos hidrobiológicos para la pesca artesanal es el de libertad de pesca”. Sin embargo, igual disposición agrega que para ejercer actividades pesqueras extractivas, los pescadores artesanales y sus embarcaciones deberán previamente inscribirse en el registro artesanal que llevará el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura.

En ese orden de consideraciones, el dictamen N° 48.722, de 2012, señaló que la referida ‘inscripción’ constituye una cosa incorporal, que habilita a su titular para ejercer una determinada actividad extractiva, y que ingresa a su patrimonio, lo que permite su disposición por acto entre vivos.

De tal modo, se desprende que la actividad pesquera artesanal, así como la realizada por las comunidades kawashkar en la zona por la que se consulta, ejercida previa inscripción que detalla el referido artículo 50, constituye también una situación jurídica consolidada, que no ha sido alterada por el dictamen N° 38.429, en examen.

Transcríbase a la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, al Servicio de Evaluación Ambiental, al Ministerio del Medio Ambiente, a la Corporación Nacional Forestal y a las Subsecretarías para las Fuerzas Armadas y de Bienes Nacionales.

Saluda atentamente a Ud.,

Ramiro Mendoza Zúñiga
Contralor General de la República

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s