27 de julio de 1920: el asalto e incendio de la Federación Obrera de Magallanes a la luz de nuevos antecedentes

El próximo 27 de julio, se conmemora un nuevo aniversario del asalto e incendio de la Federación Obrera de Magallanes ocurrido en 1920.

Los sucesos del 27 de julio de 1920, constituyen una fecha altamente significativa y simbólica en la historia social en Magallanes y la Patagonia.  Estos hechos han sido recordados e historiados muy frecuentemente, siendo la versión histórica más completa hasta ahora publicada en Magallanes, la que realizó el historiador magallánico Carlos Vega Delgado.

Sin embargo, el surgimiento y compulsa de nuevas fuentes y evidencias documentales sobre estos hechos, ha abierto nuevas vetas a la investigación histórica y al conocimiento, las que permiten aportar una visión más completa y más compleja sobre los acontecimientos, revelándonos el rol de cada uno de los principales protagonistas.

La importancia histórica de este acontecimiento, está asociada por una parte, a la memoria popular de los magallánicos, especialmente de los movimientos sociales y sindicales a través de todo el siglo XX que cada 27 de julio conmemoran, recuerdan y relacionan el drama ocurrido en 1920 con los hechos de la actualidad; y por otra parte, porque a lo largo de casi un siglo transcurrido han ido apareciendo distintas fuentes y versiones de esos hechos.  Tumbas, plazas y memoriales, además de una abundante literatura histórica, marcan concretamente esa memoria histórica y popular en la región de Magallanes.

Materiales documentales inéditos como el expediente del juicio realizado por el Primer Juzgado de Letras de Punta Arenas entre 1920 y 1922, así como la oportunidad de acceder y revisar los registros escritos en el Libro de Partes y Libro de Atenciones de la Cruz Roja de Punta Arenas, la lectura de algunos registros de actas de sesiones de la Logia Masónica “Estrella de Magallanes” de Punta Arenas y de los Libros de Partes de las distintas Compañías del Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas, permiten ahora elaborar una descripción y una interpretación más amplia, crítica y detallada de aquellos trágicos acontecimientos.

Junto con una lectura crítica y explicativa, aquí se presenta una secuencia cronológica de los hechos realmente ocurridos, a la luz de la información histórica actualmente disponible.  Además, se presenta un panorama histórico del contexto político y social nacional y local al año 1920 y un análisis crítico de las causas, motivaciones, responsabilidades y autoría de los hechos.

Esta es una contribución a la memoria histórica del trabajo y los trabajadores en la región de Magallanes y la Patagonia.

Manuel Luis Rodríguez U.

Lea o descargue aquí el texto completo del ensayo:

EL ASALTO E INCENDIO DE LA FEDERACION OBRERA DE MAGALLANES 27 JULIO 1920 10 abril 2015

brujula1

 

Anuncios

Funa, justicia y verguenza

Lo que voy a escribir seguramente pudiera molestar a algún espíritu inquieto o rebelde, pero sin lugar a dudas va a responder de mi  propia conciencia moral frente a los hechos que comento y de la cual me hago cargo integralmente.

En la madrugada de ayer se produjo en el aeropuerto de Punta Arenas, una manifestación de repudio, que algunos califican de “funa” en contra del exoficial de Ejército acusado de ser uno de los autores del horroroso crimen y atentado, hoy llamado Caso Quemados, y que afectó a Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas DeNegri en 1986.   La denuncia pública de los nuevos antecedentes a disposición del Tribunal, ha causado una reacción masiva de conmoción e indignación en gran parte de la ciudadanía y en la opinión pública y ha despertado los viejos y gastados  fantasmas del mal y del pasado.

Me indignan el paso del tiempo, la persistencia de la impunidad, los pactos de silencio y la ausencia de responsabilidad institucional frente a estos crímenes.  Y digo responsabilidad institucional porque cada uno de esos tenientes, capitanes, sargentos, cabos o soldados no actuaron por cuenta propia, sino que actuaron obedeciendo órdenes que venían desde sus mandos superiores, dentro de una estructura jerarquizada y vertical.

Pero, lo que ocurrió en el aeropuerto de Punta Arenas con el ex oficial Julio Castañer, en mi opinión, no se condice con la altura moral de las víctimas, ni con lo que somos como país y como sociedad democrática y civilizada.  Los ciudadanos e incluso las víctimas no podemos ponernos en el mismo nivel que los victimarios, los asesinos, los criminales y los torturadores, porque en cierto modo degradamos nuestra propia condición humana.

Pertenezco al gran número de víctimas de violaciones a los DDHH, yo estuve también en el campo de concentración de Isla Dawson, yo puedo decir lo que es la tortura en el recinto de Avenida Colón 636 de Punta Arenas y la vida me puso, en un momento de los años ochenta, la ocasión única de tener frente a mi, parado en la calle, a el que fue uno de quienes me torturaron.  Y puedo decir con absoluta certeza que ese individuo, cuando me vió delante suyo, solo tuvo de mi una mirada de desprecio, de silencio, porque yo no me iba a rebajar ni siquiera a dirigirle la palabra.

Quienes fuimos víctimas de tantas violaciones a los Derechos Humanos a lo largo de 17 años, tenemos el orgullo y la tranquila dignidad de vivir y de existir, de recordar y de no olvidar, de ser parte de la memoria que es imprescindible para construir otro futuro, de poder caminar con la frente en alto por las calles y, por eso, no nos merecemos rebajarnos golpeando o maltratando físicamente a una persona que está siendo condenada por la sociedad y será juzgada por la justicia.  Al torturador no se le castiga golpeándolo.   Por eso, me dio verguenza ver al ex oficial Julio Castañer en la prensa, maltratado y golpeado, porque quienes así actuaron en su contra degradan la causa de los Derechos Humanos y la reducen a una pequeña venganza momentánea.

Este no es un asunto de venganzas.

Es la dignidad de la condición humana, esa misma humanidad que violentó aquel ex oficial.

Manuel Luis Rodríguez U.

editor1

Llorar es de humanos…y de humanas

FOTO  : PABLO OVALLE ISASMENDI/ AGENCIAUNO FOTO : PABLO OVALLE ISASMENDI/ AGENCIAUNO

“En política es sin llorar”, “llorar es de niñitas”, “no llore en público, vaya a la pieza”. Frases que hemos escuchado toda la vida, quizás demasiado. Reproducidas por la crianza, la educación y los medios de comunicación. Al mismo tiempo que se nos enseña que llorar está mal, luego se nos exige no ser violentos, no hacer sufrir, no dañar; como si estuviéramos divididos en dos: por un lado las emociones se deben reprimir y omitir de la vida, por otro lado en la vida debemos actuar como si nos importaran las emociones del resto.

Ver la entrada original 718 palabras más

El regalo poco diplomático de Evo Morales al Papa Francisco

Dentro de la cadena sucesiva y frecuente de gestos diplomáticos poco amistosos y poco atinados a que nos acostumbra Evo Morales, el regalo que le hizo el mandatario boliviano al Papa Francisco durante su reciente visita pastoral, puede considerarse como un vergonzoso ejemplo de falta de criterio diplomático y hasta político. En el curso de la audiencia entre ambos personajes, Morales le ha entregado como regalo una hoz y un martillo en madera artesanal, martillo que a su vez, llevaba la forma de un crucifijo.  Una combinación poco feliz entre el principal símbolo comunista y el principal símbolo cristiano. Sin perjuicio del valor artístico que supuestamente pudiera haber tenido dicha réplica (no era el original, por lo demás), el regalo en sí mismo contiene una simbología absolutamente fuera de contexto, desubicada y poco criteriosa, dada la investidura y el carácter de quién recibía dicho regalo. Resulta entonces comprensible la cara de molestia y de desagrado del pontífice católico al momento de recibir un símbolo comunista cuyo significado y sentido está en las antípodas del ideario de creencias y de valores del mundo católico. Con tal ligereza de criterio diplomático, el gobernante boliviano sería capaz de regalarle un ejemplar de Charlie Hebdo al Presidente de Irán.

La Tercera miente: Diputado Gutierrez votó en contra de indicación que permite a empresas a financiar la política

Hugo_GutierrezEl día miércoles 1 de julio, diario La Tercera publicó una nota titulada “Diputados aprueban indicación que permite aportes de empresas a partidos”, donde se aseguraba que los 9 diputados de la Nueva Mayoría, incluido el parlamentario comunista, habían aprobado una indicación que buscaba permitir los aportes de empresas a los partidos políticos.

La noticia marcó la agenda noticiosa y generó variadas reacciones en el mundo político y en las redes sociales. Sin embargo, la publicación contenía información errada y sostenía aseveraciones que no correspondían a la verdad, lo que motivó la acción emprendida por el diputado Hugo Gutiérrez.

En ese contexto, el parlamentario por la región de Tarapacá, envió una carta de rectificación y la correspondiente solicitud de rectificación, apelando al derecho establecido en la Ley de Prensa.

“La publicación de La Tercera del 1 de julio de 2015, hace una alusión injusta a mi persona en tanto afirma, que apoyé una idea que rechazo y he rechazado siempre como es el financiamiento de las empresas a la política”, explicita el documento firmado por el diputado Gutiérrez.

Dentro de las aseveraciones realizadas por el matutino, se afirma que nueve de los trece diputados de la Comisión de Constitución de la Cámara aprobaron una indicación para permitir los aportes de empresas exclusivamente a los partidos políticos por un monto máximo anual de UF 500.

“Las afirmaciones contenidas en el texto citado son  injustas, por completo erróneas y carecen de sentido al sostener que a partir de ahora se permite un mecanismo de financiamiento que la ley autoriza desde hace 28 años”, explicita el documento.

Además, la publicación de La Tercera señala que la indicación probada iba en contra del proyecto sobre Transparencia y Fortalecimiento de la Democracia, afirmación errónea, considerando que el proyecto enviado al Congreso Nacional no estipulaba el fin de los aportes de personas jurídicas al financiamiento de partidos políticos, bajo el compromiso de que dicho tema fuera ingresado en el proyecto sobre Partidos Políticos, tal como se evidencia en los registros audiovisuales de la sesión de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados celebrada el 3 de junio.

De hecho, aquella omisión del texto debatido motivó la presentación de una indicación por parte del diputado Gutiérrez, que justamente buscaba la coincidencia entre el mensaje presidencial y el articulado del proyecto, para prohibir los aportes de las empresas a los partidos.

Video discusión, 3 de junio 2015:

https://www.youtube.com/watch?v=WogUJzpF1Ck