¨Las autoridades no tienen facultad para aumentarse el sueldo¨: Baldovino Gomez, SEREMI de Gobierno de Magallanes

Anuncios

Turismo aventura – Escribe Ramón Arriagada

Vale la pena al viajar a la capital de Chile, hacerlo con espíritu de observador. Muchas cosas han cambiado en poco tiempo. El sólo hecho de asomarse en algún local de comidas y ver como la mentada “clase media” irrumpe en locales pidiéndolo todo, ya es una experiencia. Constatar la diversidad de atendedores de diversas nacionalidades en aquellos lugares, indica que esta economía nuestra absorbe fuerza de trabajo. Pero Santiago atrae y retiene.

El habitante del núcleo duro del centralismo, exige al Estado mejores condiciones de habitabilidad, también acceso a salud y educación. Santiago proyecta nuevas redes para el metro y nuevas ciudades satélites. Lo triste que no hay conciencia del interés colectivo como ciudadano de un país. Quienes habitamos de Puerto Montt al sur somos habitantes de la “Terra Australis Nondum Cognita”; hemos vuelto a los mapas del siglo XVI, pocos saben de donde venimos.

Todas estas reflexiones a propósito de las informaciones que se han estado entregando respecto de estancamiento de nuestra economía regional. No obstante, hemos crecido un 17 por ciento, gracias a la producción carbonífera. La historia vuelve a repetirse en las cifras macroeconómicas. Hace unos años hablábamos de crecimiento económico con o sin metanol, ahora el tajo de Isla Riesco, nos hace sentirnos mineros, pese a que la veta se perdió y hay que seguirla a dinamitazos.

Algunos economistas entregan malos pronósticos en el rubro turismo. Cuestión que debe preocuparnos, porque la Octava Maravilla, no logra hacernos llegar su mies. El Seremi de Economía, sobre el tema señala, “Ha habido un aumento de los turistas en meses de verano, sin embargo, el consumo que tiene el turista es lo que ha cambiado. Ha aumentado la presencia de mochileros que gastan muy poco y de argentinos que vienen a comprar y tratan de gastar lo menos posible en el país”.

Hay otro dato que a nadie preocupó. Al dar a conocer las cifras de ocupación de mano obra, en el trimestre móvil – diciembre, enero, febrero, el Seremi del Trabajo de Magallanes, Carlos Abarzúa, entregó un dato revelador referido a la mano de obra utilizada en turismo en esta temporada. Las personas ocupadas en la actividad de restaurantes y hoteles, registró una baja de un 33 por ciento, respecto del mismo trimestre del año 2013. Es decir, hubo una merma de 1.700 trabajadores en el rubro turismo. En otras palabras, a los visitantes de la temporada última a Magallanes, los atendimos con un tercio menos de personal.

Reconozcamos con vergüenza que estamos impulsando una actividad como el turismo, que nadie ha sido capaz de dimensionar con cifras responsables. Nos quedamos en la denuncia vacía, sin cuantificación, en el sentido común y en el dato elaborado a su pinta por un anónimo funcionario. Mientras seguimos soñando en la blanda almohada acomodaticia de repetir en Puerto Natales otro Calafate.

 

 

CENDA Chile y su exclusión de la Comisión Asesora Presidencial sobre las AFP

Excelentísima Señora
Presidenta de la República
Michelle Bachelet Jeria
Presente
 
Nos dirigimos respetuosamente a Ud., para manifestar públicamente nuestra preocupación, por la exclusión de nuestra institución de la recién conformada comisión de expertos para la reforma del sistema de AFP. Lo mismo ocurrió durante su primer mandato. Esta exclusión no obedece a falta de interés o insuficiente idoneidad de CENDA en la materia, las que son ampliamente reconocidas a nivel nacional e internacional.
CENDA ha sido excluida porque ha llegado a la conclusión que hay que terminar con el sistema de AFP. Ha demostrado que este legado de la dictadura es la causa principal de las bajas e inciertas pensiones, discriminación contra las mujeres y otros problemas que afectan a los jubilados. Asimismo, constituye uno de los orígenes de la injusta distribución del ingreso. Al mismo tiempo, ha comprobado la viabilidad de reconstruir el sistema público basado en el esquema de reparto, medida que permitiría duplicar ahora las pensiones, al mismo tiempo que liberar cuantiosos recursos fiscales.
Todo ello, porque se trata de un sistema introducido mediante la represión, con el objetivo principal de obligar a los trabajadores a contribuir con ahorro forzoso al financiamiento de los grandes grupos empresariales. Ello ha sido reconocido en esos términos, hace pocos días, por uno de los principales diarios financieros del mundo.
Las AFP atribuyen las bajas pensiones a causas demográficas y aportes insuficientes. Eso no corresponde a la realidad. Chile goza actualmente de las condiciones demográficas más favorables de su historia: el número de personas en edad de trabajar duplica el de aquellos que no están en condiciones de hacerlo porque son muy jóvenes o muy viejos. Hace medio siglo, los chilenos y chilenas en edad activa igualaban a los pasivos, proporción que retornará a fines del presente siglo. En otras palabras, Chile está en condiciones demográficas inmejorables para ofrecer muy buena educación a sus jóvenes y muy buenas pensiones a sus mayores. El que ello no esté sucediendo se debe a las políticas respectivas, impuestas en dictadura y mantenidas en lo esencial hasta hoy.
Por otra parte, las cotizaciones obligatorias al sistema de AFP actualmente duplican las pensiones pagadas por éste, incluyendo las que financian las compañías de seguros relacionadas con el mismo. Adicionalmente, el Fisco ha venido aportado a las AFP enormes subsidios en dinero efectivo, que cubren la mayor parte de las pensiones pagadas a sus afiliados. Además, el Fisco debe cargar con las pensiones solidarias, las de las antiguas cajas de previsión y otras pensiones civiles, y aquellas relacionadas con la defensa nacional.
De este modo, los aportes actuales en dinero contante y sonante al sistema de AFP triplican las pensiones pagadas a sus afiliados; los aportes totales desde la creación del sistema más que cuadruplican las pensiones pagadas por éste. A pesar de este enorme excedente, las AFP no guardan dinero alguno en sus cofres. Todo el excedente ha sido apropiado por los administradores o transferido a terceros bajo la forma de préstamos o capital accionario. De esta manera, el grueso del dinero aportado ha ido a parar a manos de grandes grupos privados.
Particularmente escandaloso, resulta el hecho que los administradores del sistema, AFP y compañías de seguros, se hayan apropiado de casi tanto dinero como el que han destinado a pagar pensiones.
El sistema está diseñado para que siempre opere de ese modo. Es decir, para generar grandes masas de excedentes destinados al financiamiento de grupos empresariales. Actualmente, por ejemplo, a pesar que los aportes son más que suficientes, las AFP y los grandes grupos financieros vienen desarrollando una intensa campaña para incrementarlos aún más. Al mismo tiempo, pretenden restringir los ya magros beneficios, retrasando la edad legal de jubilación.
La opinión pública tiene razones para desconfiar y suponer que éstas puedan ser precisamente las conclusiones que se pretenda legitimar con la actual comisión de expertos. Según lo comprometido en su programa, ésta tendría un mandato amplio para a estudiar todas las alternativas para mejorar las pensiones, lo cual no se aviene con la exclusión de CENDA y la alternativa que representa.
Esta decisión no ayuda a legitimar la Comisión, sino todo lo contrario. Por este motivo, solicitamos a Ud. reconsiderarla.
Quedando a su disposición al respecto, saludan a Ud. con la mayor atención,
 
Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo, CENDA,
Hugo Fazio Rigazzi
Director
Andrés Varela García
Presidente
Manuel Riesco Larraín
Vicepresidente

La Reforma Tributaria: algunas consideraciones políticas

La aprobación en la Cámara de Diputados de la Reforma Tributaria es el acto legislativo más significativo de los últimos años. Primero porque recaudará una cifra de dinero de gran relevancia. Los ingresos fiscales permitirán recuperar la educación como un derecho ya que significará poder financiar la gratuidad en nuestro país. En dinero, estamos hablando de un aumento de entre un cuarto y un tercio de lo que actualmente se gasta en educación, monto suficiente para transformar radicalmente la vida de millones de chilenos.

Si se considera que el presupuesto en educación de este año 2014 alcanza alrededor de 14 mil millones de dólares, destinar dos tercios de la Reforma Tributaria, es decir, 5.412 millones de dólares asegurará al menos la gratuidad en educación superior, el fin al copago y el financiamiento del nuevo Servicio Nacional de Educación, que será resultado de la des municipalización.  A ello hay que unir la re destinación y re conceptualización de los gastos actuales en educación, como es el caso de la reforma al sistema de subvención que probablemente tendrá otra denominación e implicara cambios legales en el futuro próximo tras la Reforma Educacional.

Estamos hablando de una recaudación tan relevante que es más de lo que aporta CODELCO al erario nacional y más de lo que hoy aportan las empresas mineras privadas. Y este dinero no proviene de todos los chilenos, sino de quienes más ganan.

Implicancias del FUT.

Este segundo aspecto de la Reforma, el cómo se financia, destaca un elemento correctivo en el sentido de la redistribución de la riqueza. Si se piensa que en términos salariales, por sobre los $6.097.000 mensuales tributan solo 21.253 personas que representan el 0,3% de la población y que el 1% más rico en tributación tiene un ingreso 40 veces mayor que el 81% de la población, la Reforma Tributaria solo afectará a los altos ingresos. Así, al eliminar el FUT obligará a re calcular la base imponible e implicará que las personas tendrán que tributar más a consecuencia de esta eliminación. Como no tiene efecto retroactivo, se debe proyectar el resultado de esta eliminación, que es lo que hace el informe financiero que acompaña el proyecto y del cual se desprende que esta supresión implica recaudar 2.300 millones de dólares adicionales. Hasta ahora, el FUT ha sido un mecanismo para eludir impuestos y su efecto más inmediato es precisamente concentrar más la riqueza. Eso, se acabo dado que el decil más rico duplicará su carga tributaria y estos mismos ricos, ahora pagarán más.

La nula afectación que esta Reforma tiene para la gran mayoría de los chilenos, se observa si se considera que el impuesto a la renta lo pagan quienes ganan más de $ 550.422 que se estima son entre 6,6 y 7 millones de trabajadores. Tampoco les afectará el gravamen a las inmobiliarias que emplean el mecanismo de la exención tributaria establecida en la Ley del IVA a su favor para evitar pagar IVA. Ahora, el primer dueño recibirá una factura y con ello, el abuso de las inmobiliarias terminará. En nada se justifica la aparición de este gravamen en los precios de venta de viviendas. Por último, cabe mencionar que el índice de Gini hoy día no presenta prácticamente variación antes y después de tributar, lo cual evidencia que el sistema impositivo chileno es regresivo. Esto también cambiará con esta Reforma Tributaria.

El juego de dilaciones innecesarias.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Por

Por eso la derecha se ha opuesto y ha argumentado que la clase media y las PYMES pagarán el costo de esta Reforma. En el debate en el Congreso, quedó claro que ninguna de estas dos ideas es cierta. Por una parte, la clase media es un concepto manoseado y que ha servido para desinformar a la ciudadanía. Si consideramos como media quienes están en el medio entre los más ricos y pobres y ampliamos a un 20% por ambos lados, es decir, quienes están entre el tercer y el séptimo decil, se trataría del 40% de de los hogares. Según la CASEN 2011, ninguno de estos cinco deciles  (3, 4, 5, 6 y 7) está por sobre el promedio nacional en términos de ingreso. Sobre el promedio nacional, están los deciles 8, 9 y 10. Es decir, el promedio, está en el 8vo decil. Esto ocurre porque no es lo mismo medio que mediana. La clase media no es el promedio sino mas bien, la mediana y los indicadores de esta mediana demuestran que no solo están por debajo del promedio sino además son en su casi totalidad, trabajadores. Este hecho fue puntualizado por la Presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en su discurso el 1ro de Mayo.

De la misma manera, se ha manoseado al emprendimiento y las PYMES. Según señalaba Alberto Arenas en su presentación ante la Cámara – empleando datos del Servicio de Impuestos Internos – el 95 % de las empresas registran utilidades menores de $77 millones al año. El número de empresas en la categoría de mediana hacia grande son de alrededor de 16 mil y constituyen menos del 1% de las empresas. Las PYMES, aparte de no contar con FUT, continuarán recibiendo ciertas ventajas tributarias de manera que tampoco existirían argumentos para impactar el empleo ni menos la inversión.

Dicho todo lo anterior, cabe destacar el rol que jugó la Cámara de Diputados al no caer en el juego de dilataciones innecesarias. Su Comisión de Hacienda escuchó a todo el mundo y por partes iguales, sesionando de lunes a viernes en largas jornadas. Resulta infundada la crítica de una legislación excesivamente veloz. No hace falta retroceder mucho en el tiempo para recodar que los proyectos de ley para salario mínimo se tramitaban con discusión inmediata. Es que acaso tratándose de legislar a favor de los trabajadores, ¿se justifica la discusión inmediata y cuando afecta a los empresarios, hay que tomar las cosas con calma? Es precisamente esa actitud la que la ciudadanía hoy rechaza. Es de esperar que el Senado sea igualmente ecuánime a la hora de debatir y escuchar y no cargue su oído a los mismos “poderosos de siempre”.

Lecciones de la tramitación legislativa.

Lo anterior no obsta a valorar la voluntad de diálogo. En el proceso de tramitación del proyecto, fueron incorporados indicaciones por parte del Gobierno en tres ocasiones. No es menor el hecho de mejorar la redacción del articulado y clarificar el sentido de las normas. El debate en este sentido fue muy provechoso. Sin embargo, no caben los eufemismos. Si por diálogo deba entenderse incorporar todo lo que uno quisiera, no es diálogo. La derecha cree que estamos en 1990 y si algo muestra esta tramitación es que, al menos en este proyecto, se terminó la política de los consensos. Es de esperar que el Senado siga por el mismo camino.

Por último para la Nueva Mayoría, la lección es simple. El programa de Gobierno requerirá mayores dosis de generosidad y menos protagonismos personales. La disminución en el apoyo de la ciudadanía hacia la Presidenta, según la encuesta ADIMARK, puede tener una parte de su explicación en que la defensa de la Reforma Tributaria quedó en manos del gobierno. Los parlamentarios buscaron más el modo de matizar y generar discrepancias que defender el proyecto.

Esto explicaría porque la derecha logró hacer mella en el discurso oficial adueñándose de conceptos claves y contribuyendo a generar temor. No se trata solo de una campaña de terror, es también la falta de defensa de un proyecto emblemático por parte de los partidos y parlamentarios de la Nueva Mayoría, lo que termina por entregar espacios que confunden a la ciudadanía y les hace perder confianza en los contenidos. Los partidos y parlamentarios deben sopesar muy detenidamente los efectos a largo plazo de esta disonancia para no replicar lo mismo en los trámites de la Reforma Educacional.

brujula1