El Plan de Desarrollo de Zonas Extremas como pilar de orientación del desarrollo regional

PATAGONIA FUTURA

PREFACIO.

Este ensayo tiene por objeto examinar y proponer al debate ciudadano un conjunto de lineamientos para el proceso de elaboración del Plan de Desarrollo de Zonas Extremas de la región de Magallanes.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes, otoño de 2014.

FUNDAMENTOS.

El Plan de Desarrollo de las Zonas Extremas, para Aysen y Magallanes, es parte del programa de Gobierno y de los Primeros 50 Compromisos de la Presidenta Michelle Bachelet para esta región austral.   Se trata de un ejercicio político-técnico de compromiso institucional y de participación ciudadana en que todos los actores sociales, políticos, económicos, culturales y territoriales se sientan llamados a participar y dispongan de un espacio de diálogo y de construcción de propuestas comunes y compartidas.

Este Plan puede ser el pilar básico de orientación y ordenador de las políticas públicas del nuevo Gobierno en la región y además, la carta social y…

Ver la entrada original 1.036 palabras más

Dos momentos de encuentro y participación ciudadana entre el movimiento social y la autoridad política en Magallanes

En este fin de semana de marzo se producirán dos encuentros que podríamos calificar de históricos, entre los movimientos sociales y ciudadanos y la autoridad política en Magallanes.

Hoy jueves se reunirá una amplia asamblea convocada por la CUT Provincial Magallanes y todos sus gremios afiliados con el intendente Regional Jorge Flies junto a los parlamentarios por la región Juan Morano Cornejo, Carlos Bianchi y Gabriel Boric, con el propósito de asumir un compromiso político e institiucional con la agenda de los trabajadores de la región sintetizada en una Plataforma Programática Regional.

Y la próxima semana se reunirá la Asamblea Ciudadana de Magallanes con el Intendente Regional, a fin de conocer y recoger las principales demandas, proyectos y aspiraciones de las organizaciones ciudadanas allí reunidas.

No ha sido frecuente en los decenios recientes que el Intendente Regional, representante del Poder Ejecutivo, y los parlamentarios de la región, representantes de la ciudadanía ante el Poder Legislativo, se reunan con los dirigentes sociales, gremiales y ciudadanos en Magallanes.  Valoramos en consecuencia este notable ejercicio de participación ciudadana.

Una parte importante de las demandas de la ciudadanía de Magallanes, expresada en los movimientos protagonizados en 2009, 2011 y 2012, ha sido recogida en muchas de las propuesta del Programa de Gobierno de la Nueva Mayoría, aunque necesariamente el movimiento social y las aspiraciones de la ciudadanía no se agotan ni se reducen a un programa ni se limitan a una agenda de necesidades, casi como una lista de compras.  Ahora se trata de trasladar estas demandas y propuestas a políticas públicas y a la agenda legislativa.

Asistimos a un momento de relevancia social y política, a un punto de encuentro e inflexión en la historia y en el presente, en que las autoridades políticas y los movimientos sociales y ciudadanos coinciden, se encuentran y ponen en común un sueño compartido: el de producir los cambios necesarios para transformar la democracia y mejorar la calidad de vida y la dignidad de los habitantes de Magallanes.

Manjuel Luis Rodríguez U.

20000113_24

Los desafíos del desarrollo inclusivo en el momento económico actual – Presentación del Ministro de Hacienda Alberto Arenas ante la SOFOFA

Publicamos la presentación del Ministro de Hacienda ante la SOFOFA, efectuada el 19 de marzo recién pasado.  Este documento fija las grandes orientaciones de Política Económica del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet para el año 2014.

Lea y descargue este documento:

marzo 19 2014 presentación Ministro de Hacienda en Sofofa 2014 (versión abreviada)

20000113_24

 

La propuesta programática de la Central Unitaria de Trabajadores CUT de Magallanes

Un amplio número de dirigentes de organizaciones sociales, sindicales, ciudadanas, gremiales, poblacionales, de derechos humanos, juveniles, estudiantiles, de profesionales de la salud y de la educación y de la tercera edad, fueron convocadas en el mes de enero de 2014 por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) Provincial Magallanes para escuchar, recoger y sintetizar las principales demandas y propuestas de cada sector.

Producto de la realización de estas jornadas amplias de discusión, se elaboró un documento con las propuestas programáticas que impulsarán los trabajadores de la región austral, en conjunto con la sociedad organizada, poniendo especial énfasis en las temáticas locales, además de ratificar los tres ejes fundamentales que la CUT ha venido instalando a nivel nacional.

Mediante un comunicado público, la CUT Magallanes señaló que, con el lanzamiento de esta propuesta programática, su principal propósito es “reivindicar y subrayar el derecho de los trabajadores organizados para sustentar y participar del debate público acerca de las políticas públicas a nivel regional, con nuestra visión del desarrollo de esta región austral, con nuestra crítica basada en la experiencia y en la vida laboral concreta de los trabajadores y con nuestras propias propuestas de solución a los problemas que ponemos en la agenda pública”.

Este documento será entregado mañana jueves ante las autoridades regionales en Magallanes, Intendente Regional y diputados y senadores por la región, en una asamblea convocada por la CUT Provincial Magallanes en el Sindicato de Trabajadores de ENAP Magallanes.

A continuación, reproducimos íntegramente el documento elaborado por la CUT de Magallanes:

PROPUESTA PROGRAMATICA CUT MAGALLANES 2014

brujula-1

 

La SOFOFA y los nuevos vientos en la economía – Ramón Arriagada

 

Muchos pensaron al escuchar las palabras del Presidente de la Sofofa sobre las consecuencias de la Reforma Tributaria,  que  volvía a la política chilena, la ceguera y  la arrogancia  de la fronda aristocrática.  Otros  se alarmaron y vieron en las palabras de Von Muhlenbrock el inicio de las recordadas campañas del terror para  aguarle la fiesta a la Nueva Concertación.  Incluso, algunos fueron más allá,   y vieron en el empresario un “globo sonda”, lanzado por la derecha económica para medir la reacción social,   frente a una medida,  como  el gravar con más impuestos  al sector más pudiente de Chile.

En el recuento, un chasco, el lobo que salió solitario de la manada, se tuvo que regresar con el rabo entre las piernas;  Hermann von Muhlenbrock y  los acompañantes que lo enviaron al sacrificio, han tenido que reconocer que todo ha evolucionado en la economía chilena y sus componentes.  Hasta los egresados de Chicago, no son los mismos de antes, hoy están sensibilizados con políticas económicas más sensibles en lo social.   Los De Castro, Barahonas, Fontaines y los Friedman son sólo espectros de tiempos triunfales.

Pero la  Sofofa sigue empecinada en defender con  su actitud el viejo gremialismo  corporativo de los cercanos al poder económico.  Mañosamente algunos de sus integrantes más fundamentalistas, han tratado de hacer coincidir la llegada del nuevo gobierno bacheletista,  con la desaceleración de la economía chilena.  Correlación absurda, puesto que  a mediados del  año pasado, ya el  Banco  Central,  se refería  en su informe de la caída en la inversión e importación de bienes de consumo  durable,  específicamente maquinarias y equipos industriales.  Hasta la importación de celulares caía violentamente.

Muchos de los seguidores de la vieja Sofofa, esperaban un festín en  la primera exposición del Ministro de Hacienda,  Alberto Arenas,  en  el marco de evento “Nuevos Vientos de la Economía”, sería la primera vez en escuchar al  ministro socialista de Bachelet hablar sobre la Reforma Tributaria. Arenas, doctor en Economía de la Universidad de Pittsburg,  dijo que estaban equivocados quienes en momentos de desaceleración económica, pensaban  en que sale más barato esperar que invertir.

Una reforma tributaria  ayuda a la redistribución del ingreso, ayuda al consumo;  las  economías necesitan equilibrio social, ello vializa el crecimiento económico, argumentó el Ministro.  Posteriormente, enfatizó que ellos estaban preocupados por  el crecimiento económico y que harían todo lo posible por recuperar el país en cuanto a competitividad.  La Reforma Tributaria, permitirá recaudar 8.000 millones de dólares, 6000 de los cuales irán para mejorar la Educación  en Chile, pues una mejor Educación mejora la productividad  y trae equidad y por tanto crecimiento,  fue la recomendación  del Ministro expositor.

RAMON ARRIAGADA, desde Puerto Natales

RAMONARRIAGADA

 

Cómo gobernar con un programa ajeno?

Al tiempo que el Gobierno de Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría completa el proceso de instalación en el aparato público, la oposición de derecha ha salido a la palestra con dos peregrinas estrategias de bloqueo: primera: la idea de que el personal de confianza política no puede ser ¨despedido¨ en nombre de la estabilidad laboral de algunos funcionarios públicos (olvidando de paso, a los 11.000 funcionarios desalojados en los primeros meses después de marzo de 2010), y segunda, generar abundante ruido mediático a propósito del retiro de algunos proyectos de ley del Congreso, elaborados y presentados conforme al programa y al marco ideológico señalado por la coalición de gobierno de Sebastian Piñera.

La polémica por los funcionarios de confianza política esconde, por un lado, el lamentable fracaso del sistema de Alta Dirección Pública y pone el acento en la necesidad de estructurar un verdadero sistema de carrera funcionaria y definir un sistema de selección y nombramiento de los altos cargos públicos, que responda a las necesidades de cada gobierno de contar con un plantel de directivos de su confianza política y de determinados criterios de calidad profesional.

Pero, en cambio el tema de pretender que la agenda legislativa o la cartera de proyectos presentados por el Gobierno de Piñera al Congreso, permanezca intocada como si no hubiese habido un cambio de gobierno, resulta incomprensible y cargada de arrogancia.  La Alianza puso en manos del gobierno una nómina de 80 proyectos de ley respecto de los cuales pide no sean retirados del Congreso.

Pero, cómo se puede gobernar con un programa ajeno?

Cada gobierno cuenta con un programa (con sus propias orientaciones ideológicas, prioridades y énfasis), el cual se traduce necesariamente en una agenda legislativa.   En una democracia representativa, cada gobierno recibe un mandato en las elecciones: la ciudadanía le confiere el poder para que cumpla con su programa comprometido con los electores: se trata de una premisa básica que se aprende en Primer Año de la Cátedra de Ciencia Política.

Los proyectos de ley presentados por Piñera, por ejemplo en materia educacional, tal como se evidenció recientemente, están signados por el sello neoliberal y mercantilista, oculto bajo el disfraz de la calidad de la educación y de la libertad de enseñanza.  Mal podría el gobierno de Bachelet y la Nueva Mayoría dar curso a los proyectos de ley educativos del piñerismo, en la medida en que el programa de este gobierno contiene otras orientaciones, prioridades y énfasis.

Lo otro, sería tratar de borrar con el codo legislativo, lo que escribieron las manos de los ciudadanos.

Manuel Luis Rodríguez U.

20000113_24

Consejero Regional Dalivor Eterovic informa de trabajos en la Comisión de Infraestructura, Patrimonio y Desarrollo Territorial del CORE

DALIVOR ETEROVIC - Consejero Regional

La Comisión de Infraestructura Patrimonio y Desarrollo Territorial, presidida por el Consejero Dalivor Eterovic Diaz, presentó a consideracion del Pleno del Consejo Regional las siguientes materias.

En sesión del día 24 de marzo de 2014 se aprueba la consecución de terrenos  a corto plazo en el sector de San Juan  para el Club de Rugby de la UMAG, la Agrupación Scout Don Bosco y la Agrupación Cristiana Betania Casa de Honra, estas agrupaciones han solicitado por periodos no superiores a cinco años, la concesión gratuita de terrenos, de modo de desarrollar proyectos propios que les permitan desarrollar sus actividades.
En el mismo ámbito, la solicitud presentada por la Asociación Gremial de Industriales de Magallanes (AGIA) de concesión de un terreno por cinco años en el sector de Avenida Los Generales, para la futura construcción de un Centro de Eventos y realización de la Feria Industrial, entre otros propósitos, fue…

Ver la entrada original 222 palabras más

Se construirá un cable submarino entre Puerto Montt i Punta Arenas

Lei Número 345: Por cuanto el Congreso Nacional ha tenido a bien aprobar el siguiente proyecto de lei:

¨Autorízase al Presidente de la República para contratar hasta por la suma de ciento ochenta i seis mil libras esterlinas la construcción de un cable submarino entre Puerto Montt i Punta Arenas.  Esta autorización durará por el término de un año.  I por cuanto, oído el Consejo de Estado, he tenido a bien aprobarlo i sancionarlo; por tanto, promúlguese i llévese a efecto como Lei de la República.

Santiago, 12 de febrero de 1896.

Jorge Montt.

Osvaldo Renjifo.¨

La participación en la energía y la energía de la participación

Un ejercicio de participación ciudadana siempre hace bien a la salud ciudadana y al bienestar de las personas y de las comunidades.

En la región de Magallanes, el Ministerio de Energía bajo la conducción de Máximo Pacheco y en el marco de las prioridades del programa de gobierno de Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría, ha dado hoy inicio a una experiencia inédita de participación ciudadana territorial, reuniendo a representantes de la sociedad civil, dirigentes empresariales, sociales, gremiales, profesionales, académicos, funcionarios públicos, trabajadores y dueñas de casa, a fin de discutir, dialogar y conversar en un espacio abierto y plural, los lineamientos que la propia ciudadanía magallánica desea ver plasmados en la futura Agenda Energética del país, y en la Política Energética regional.

1395508875723

Experiencia valiosa en cuanto a poner en tensión y en común -desde la transversalidad y la apertura al diálogo de la participación ciudadana- todos los conceptos, necesidades, ideas, proyectos y propuestas de los diversos sectores de la comunidad regional para que intervengan en el diseño de la política pública.

Para los magallánicos el tema energético es estratégico, particularmente por el carácter geopolítico de una zona aislada y extrema cuyas condiciones de vida y de desarrollo difieren del modo de vida del resto del país.  Se plantearon en este encuentro todos los aspectos del problema energético: los precios, las tarifas, la necesidad de asegurar el suministro prioritario para la población, la derogación del impuesto específico a los combustibles, el rol estratégico del Estado en la energía en Magallanes, el fortalecimiento de ENAP, así como la diversificación de la matriz energética.   Se propuso la creación de un Consejo Regional Ciudadano de Energía, entre otras propuestas.

La participación de la ciudadanía en la problemática energética es crucial para la validación social de las políticas públicas, en tanto en cuanto asegura el compromiso de las personas en todas las etapas de la política pública, desde su diseño, elaboración, implementación, ejecución y evaluación.

Manuel Luis Rodríguez U.

Sobre las claves para juzgar a un gobierno – Editorial de El Siglo

Advertían algunos “clásicos” que los caminos de las grandes transformaciones no son como una ancha y pavimentada avenida. Más bien se parecerían a senderos estrechos y erizados de obstáculos.

Mucho más escarpados serán los caminos a transitar por un gobierno y su pueblo, mientras más profundas sean las transformaciones que se proponen realizar

Emprende una nueva administración el recorrido hacia el cumplimiento de su programa, y lo hace a sabiendas de que además de los obstáculos ya previstos otros se irán agregando en la medida de su propio avance.

Y es que todo adelanto en las condiciones de vida de las grandes mayorías, y el consiguiente avance del país, no puede sino despertar la oposición cada vez más decidida de los sectores que,  inevitablemente, han de verse tocados en sus intereses. Y este cuadro, con el que siempre ha habido que contar, se hace más agudo en la medida de la mayor imbricación de los grandes consorcios “nacionales” con las casas matrices del capital global: son las delicias del maridaje del neoliberalismo con la acentuada transnacionalización de la economía.

Y estos datos de fondo debieran estar muy presentes en las definiciones de los actores que concurren a la arena política.

Ciertamente, un “signo de los tiempos” es la acentuada diversidad de los movimientos sociales. Pero esa diversidad no puede debilitar una concepción  y  consiguiente estrategia común para hacer frente a los enormes desafíos que a cada uno se le presentan y que cada uno sabe, de propia y dolorosa experiencia, que no serán abordados con alguna posibilidad de éxito  sin una unidad que en nada desmentirá las legítimas e irrenunciables particularidades.

Y es que todo, aunque parezca perogrullesco… es un todo. No habrá educación pública gratuita y de calidad sin una reforma tributaria consecuente, como no habrá una gestión en salud, ni en vivienda ni en medioambiente.

Y nada de lo postulado y programado y aprobado por la mayoría nacional será permanente, sin una política laboral que devuelva a los trabajadores la plenitud de sus derechos.

Como será falsa cualquiera reforma sin entrar a fondo en los derechos sociales, tanto en materias salariales y de seguridad laboral, como en la indispensable nivelación de género en el mercado laboral y la amplia gama de derechos y responsabilidades civiles ligados a la emancipación de la mujer.

Una nueva Constitución Política del Estado   es mucho más que una demanda estética de la ciudadanía. De ella dependen así la eliminación del perverso y tramposo “carácter subsidiario del Estado”, pieza maestra de los juegos de tahúr de la dictadura. Sólo a través de una concepción superior y democrática del Estado será posible desterrar para siempre esa inicua realidad que mantiene a millones de nuestros compatriotas “en situación de calle” o de campamento, o compartiendo la pobreza en condición de allegados o con un “empleo” falso o al menos precario.

Tarea difícil para un programa tan exigente, pero tan indispensable luego de largas décadas de esperanzas frustradas.

Lo mostrado por el nuevo gobierno en esta apenas primera semana de su llegada a La Moneda, es auspicioso en la medida en que se dispone al más amplio diálogo y muestra una clara disposición a poner en práctica lo medular de su programa

La responsabilidad está en todo lugar y compete a cada uno: en las instituciones, que sin embargo habrá que cambiar a fondo para hacerlas realmente representativas, es decir, democráticas; en la presencia de masas que sostenga todo avance y cierre filas con decisión cuando el camino se llene de los previsibles obstáculos que surjan tanto de los intereses creados como de las incomprensiones que muchas veces carecen de domicilio conocido.

Para tener una estrategia energética, hay que validarla socialmente – Maximo Pacheco, Ministro de Energía

Máximo Pacheco, empresario, ex directivo de una de las mayores empresas forestales del mundo y actual ministro de Energía, confiesa que al principio, cuando la Presidenta Bachelet le ofreció el cargo, pensó que se trataba de una compleja cartera técnico sectorial. Pero cuando la gente lo empezó a parar en la calle y le decía que ahora era “el ministro de la cuenta de luz”, cambió de opinión: “Este es un ministerio más bien social”, pensó. Pero las semanas de paulatino empoderamiento, la lectura de todos los informes, textos y documentos que se han escrito sobre la crítica situación energética de Chile, y las múltiples reuniones con actores de la industria y la sociedad, le han llevado a concluir que se trata de un ministerio bastante más político. “Porque el Estado y este ministerio no han sido capaces de articular las voluntades que se requieren para construir los consensos. En este sector estamos llenos de todo tipo de vetos: territoriales, indígenas, ambientales, ideológicos”, señala.

Por eso defiende un rol más activo del Estado en la construcción de una agenda energética que permita tener la generación suficiente, a menores costos y mayor competencia. “Hay gente que me advierte de no pasarme una línea del rol subsidiario del Estado, una línea que como gobierno ya pasamos y todos aquellos que votaron por la Presidenta Bachelet”, advierte.

Entrevistado en Qué Pasa en enero de 2013 usted decía que “una de las deudas del gobierno de Sebastián Piñera ha sido resolver el déficit energético”. ¿La solución a este problema pasa efectivamente por las manos del Ejecutivo? ¿Usted lo puede resolver?

No tengo ninguna duda de que este país basó su estrategia energética en creer que esto se podía desarrollar solamente con el sector privado, dejando al Estado y al Ministerio de Energía como un espectador sentado en la tribuna. Eso nos ha costado caro, porque estamos en una situación extraordinariamente crítica en materia de déficit de infraestructura energética. Hay un desequilibrio entre la oferta y la demanda de energía, que además se ha agravado seriamente en los últimos cuatro años. No hay ningún país del mundo que piense que se puede hacer política energética ni desarrollar una estrategia energética sin un rol activo del Estado.

¿Tiene el Estado las herramientas para desarrollar esa estrategia o requiere nuevas atribuciones?

Pienso que las tiene, pero no las queríamos usar, tal vez por prejuicios, razones ideológicas o por temor. El Estado tiene todas las herramientas necesarias para planificar el desarrollo energético y voy a dar un ejemplo. A fines del año pasado, en el Congreso se aprobó una ley que establece que al año 2025, el 20% de la matriz de electricidad tiene que provenir de fuentes de energía renovables no convencionales. Eso es exactamente lo que al Estado le corresponde hacer. Primero, dar su visión. Segundo, planificar. Tercero, crear las condiciones para que consigamos esas metas. Dejar esto al simple ejercicio de las fuerzas del mercado no funcionó. Incluso pensamos que dejando ausente al Estado íbamos a conseguir la energía suficiente, a costos razonables y con un mercado competitivo. Mire el resultado: no tenemos energía suficiente ni costos razonables y somos un país donde la Fiscalía Nacional Económica ha declarado a los sectores salud y energía como sus principales focos de atención.

En ese rol más activo que asigna al Estado en energía, ¿incluiría intervención directa en generación, transmisión o distribución?

El Estado tiene un primer rol que jugar en la planificación que necesita este sector para contar con una estrategia relacionada a un servicio público. El Estado debe dar una visión y monitorear cómo se va desarrollando esta estrategia. El hecho de que la Presidenta Bachelet comprometa, entre las primeras 50 medidas de su gobierno, una agenda de energía que se pondrá en marcha a contar de 2014, que compatibilizará las necesidades de producción y el respeto del medioambiente, constituye una señal muy clara de que nosotros, como Ministerio de Energía, vamos a sentarnos en la mesa y participaremos proactivamente en esta discusión. Yo, en lo personal, intentaré ser un gran articulador de acuerdos.

¿No teme que cuatro años sea un período muy breve para una agenda tan ambiciosa? Después de todo, el gobierno anterior también elaboró una estrategia nacional de energía, pero consiguió pocos avances.

Una de las cosas que más me ha impresionado en estas seis semanas, desde que se anunció mi designación como ministro de Energía, es que en este sector está casi todo diagnosticado. Es de los sectores de la sociedad chilena, tal vez por su tamaño y relevancia, donde se han hecho todos los posibles estudios y consultorías técnicas y jurídicas. Lo que aquí falta es que construyamos los consensos. No es suficiente que se prepare un documento de estrategia nacional a 30 años si no se ha conversado con la sociedad. No fue una estrategia que asumiera, como base, que estos son procesos sociales. No es una definición técnica. Los técnicos en Chile están completamente de acuerdo.

O sea que a este ministerio le ha faltado política.

Yo aspiro a ser un hombre que escuche, que ayude a articular los acuerdos. Esto se los dije a los integrantes de la Comisión Ciudadana Técnico Parlamentaria que me visitaron esta semana: aspiro a ser un catalizador, capaz de producir una transformación catalítica. Y esa, según la definición, es una transformación química motivada por sustancias que no se alteran en el curso de la reacción. No pretendo que las personas cambien su opinión, lo que sí me parece muy importante es que busquemos las áreas donde hay consenso y empecemos a desentrampar esta discusión. Este país necesita el desarrollo de la infraestructura energética. Menciono un solo dato: cuando la Presidenta Bachelet deja el gobierno en marzo de 2010, había en el Sistema Interconectado Central (SIC) centrales eléctricas en construcción por más de dos mil megawatts. El ex Presidente Piñera entrega a la Presidenta Bachelet el gobierno con 1.300 megawatts en centrales en construcción. Este país necesita todos los años 450 megawatts adicionales para sostener las necesidades de la población y la industria. El gobierno del ex Presidente Piñera no solamente no aumentó el número de proyectos necesarios para sostener una demanda creciente, sino que se comió la mitad de la despensa. ¿Qué país puede aspirar a crecer sin la base del crecimiento, como es la energía? ¿Cómo podemos estar tranquilos con este cuadro? Además, de los proyectos en construcción, hay un número significativo de centrales de energías renovables no convencionales, que tienen como factor de planta cercano a un 25%. No es lo mismo estar construyendo centrales con factor de planta de 90% que centrales que las podemos usar cuando hay sol o viento. Son muy importantes de construir en el mix del portafolio de generación, pero aquí quiero decirlo con todas sus letras: el legado del ex Presidente Piñera en materia energética es unánimemente muy pobre y lamentable.

Una de las razones a las que apelan las autoridades anteriores para explicar este déficit es la llamada judicialización de proyectos. ¿Qué relevancia le asigna?

En el ánimo de alguien que pretende ayudar a calmar los ánimos y construir consensos, no quiero centrar mi discurso en enrostrar ni culpar a nadie. Lo que sí quiero constatar es que esto es lo que estamos recibiendo. Cuando no hay canales institucionales, la sociedad termina manifestando sus opiniones de distinta manera: a través de la justicia, la calle, etc. Para que nosotros tengamos una estrategia energética necesitamos validarla socialmente. Aquí hay muchas discusiones pendientes: he mencionado los problemas territoriales, indígenas, ideológicos. Pero no vamos a conseguir destrabar esta discusión sin confianzas. Soy un convencido de que el crecimiento económico tiene dos pilares: la energía y la confianza. Los países que se han desarrollado, y está comprobado, son aquellos donde existe confianza y esta se expresa en las instituciones. El crecimiento futuro de Chile pasa por recuperar la confianza de la sociedad para tratar estos temas de la manera más adecuada posible.

¿Cómo hacerlo cuando los actores se muestran en posiciones tan distintas? Por un lado están quienes rechazan las energías de base, como las termoeléctricas, y otros que las plantean como la única solución para el corto plazo.

Lo primero es producir la conversación. Una de las cosas que me ha llamado la atención en estas semanas es que estos grupos están completamente cerrados, a pesar de que todas las personas me dicen que este es un gran tema estratégico que Chile necesita resolver con un criterio de país. He tenido reuniones, por ejemplo, con los rectores de las universidades de Chile y Católica y les pregunté: ¿dónde están las universidades si este es un tema tan estratégico? ¿Cómo conseguimos que las universidades chilenas se transformen en plataformas para generar estas conversaciones? El miércoles estuve en la Cámara de Diputados, invitado por la Comisión de Energía, y ahí les comenté que una de las cosas que más me ha impresionado es que desde el primer día que se conoció mi nombramiento la gente me dice: valiente usted, el problemita en que se metió. Y los diputados me reconocieron que aquí hay un problema y que es prioritario resolverlo.

Sara Larraín, tras salir de una reunión con usted, dijo textual que, “al ministro le quedó claro que el desarrollo eléctrico no puede seguir siendo sólo con fines de lucro”. ¿De verdad le quedó claro eso? ¿Hay un problema con el lucro en el sector energético?

El sector privado en Chile es el responsable principal del desarrollo de los proyectos. Chile tenía una empresa estatal, que era Endesa, que se privatizó y dividió en generación, transmisión y distribución para tener energía suficiente, a precios razonables y un mercado competitivo. Crear competencia fue uno de los objetivos de la regulación que se estableció previo a esa privatización. Pero esa es una tarea pendiente. Uno de los pilares de nuestra estrategia necesariamente será el introducir más competencia en este mercado, no sólo de nuevas tecnologías, sino también de nuevos actores. Vamos a buscar la forma, a través de las bases de licitación que administra la Comisión Nacional de Energía, de dar un fuerte impulso a la rebaja de las barreras, de manera de asegurar la entrada de nuevos actores, nuevas tecnologías y, de esta manera, construir una matriz energética más diversificada.

Vuelvo a una pregunta que quedó pendiente, ¿en esa función, podría el Estado cumplir un rol activo como un actor más?

El programa de gobierno no considera formar una empresa de energía. Es muy importante que en esta discusión no construyamos ni caricaturas ni fantasmas. Es muy importante que la gente no escuche lo que quiere escuchar, sino lo que estamos diciendo.

Pero el programa sí asigna un rol clave a Enap, ¿cuál sería ese papel?

Déjeme decirle algo sobre Enap. Yo soy el presidente del directorio de Enap. Me reuní antes, en el marco del proceso de traspaso, con el presidente saliente de la empresa y el gerente general. Antes de que me mostraran una presentación, les hice una pregunta: ¿cuál es el índice de frecuencia de accidentes que tiene esta empresa? Y me informaron que era de 4,5. Que el año 2013 hubo tres accidentes fatales y 86 accidentes con tiempos perdidos. Les dije que para mí, como presidente de esta compañía, la primera prioridad es terminar con los accidentes. Hoy en el mundo las empresas modernas tienen cero accidentes. Porque no es moralmente aceptable reclutar gente para que corra riesgos de vida o accidentes en su trabajo.

Como tampoco tiene sentido tener una empresa con cero accidentes, pero que no es rentable.

Mi experiencia como ejecutivo de empresas es que la fundación sobre la cual una empresa se crea es la seguridad laboral. Es cuando usted tiene bases sólidas en materia de seguridad laboral que usted comienza a ver que esa es una empresa sólida en mantención, productividad, organización y clima laboral.

Por cierto, pero no basta con eso. La empresa tiene que tener un objetivo.

En esta materia no se va a equivocar conmigo: esta será la prioridad número uno para Enap. Este fin de semana estaré en Magallanes para reunirme con dirigentes sociales, políticos y ciudadanos. Magallanes es una zona extraordinariamente especial en Chile. Sabemos, además, que Enap es muy importante en esa zona. Seguiremos haciendo todos los esfuerzos de exploración para buscar formas de conseguir que el país no tenga la dependencia que tiene hoy en combustibles fósiles. Somos el país más pobre de América Latina en recursos energéticos de base. Este es un elemento central de nuestro diagnóstico.

Pero usted dijo que los diagnósticos están todos hechos y sobre nuestro potencial de combustibles fósiles también y no son auspiciosos.

Pero hemos ido aumentando significativamente el presupuesto para exploraciones de Enap…

Sin mayores resultados…

Bueno, pero usted sabe que en estas materias las cosas pasan de un día para otro. Porque sin resultados mayores fue lo que le pasó a Escondida por muchos años, hasta que de repente pinchó algo extraordinario.

Pero vuelvo al rol activo que el programa asigna a Enap, ¿incluye -por ejemplo- usarla de herramienta para introducir competencia en algún mercado? ¿Tiene un proyecto de generación, por ejemplo?

Pero ese proyecto surge porque Enap necesita energía para sus propias operaciones a un costo más barato que el actual. Enap es una empresa que hoy está jugando, por ejemplo, con todos los terminales de GNL. Nosotros vamos a tomar las medidas necesarias para que dispongamos del GNL que necesitamos en Chile, a través de la ampliación de los puertos que tenemos o de otros puertos y abriendo el acceso al GNL para otros actores.

El acceso está abierto, pero depende de contratos de largo plazo, porque quienes invirtieron grandes sumas defienden sus intereses frente a quienes utilizan las instalaciones sin haber asumido los costos de inversión.

El costo de inversión se puede perfectamente incorporar a la tarifa. Usted no necesita usar ese argumento, porque en realidad esconde otra realidad: que el club quiere seguir siendo cerrado. A través de política pública, de nuestras instalaciones y de la gestión de este ministerio, nosotros vamos a hacer todo lo necesario para introducir más competencia y no solamente al mercado de electricidad, también al mercado del gas.

Vuelvo a su descripción sobre el desarrollo del mercado eléctrico en Chile y me quedo con la sensación de que describe una suerte de laissez faire, donde el Estado no tuvo ninguna injerencia, cuando en realidad estamos hablando de un sector regulado.

Regulado no. Aquí la generación está parcialmente regulada, la transmisión y la distribución están reguladas. No está regulado el gas. No sé si hay otro país donde el gas no esté tarificado.

Pero tampoco podemos decir que el Estado no tuvo ninguna participación. Hubo fijaciones de precios, señales de precios que impactaron en las inversiones.

Lo que quiero decir es que nosotros, como sociedad, tenemos que hacernos cargo de que aquí necesitamos repensar esto y hacerlo de alguna manera diferente.

Usted ha dicho que la discusión no debe centrarse en HidroAysén, pero ese proyecto sigue dominando la agenda. En la misma entrevista de marzo de 2013 usted dijo que “HidroAysén no está muerto” y este año señaló que “HidroAysén es un proyecto que tiene muchas dudas”. ¿Qué frase lo interpreta mejor ahora?

La frase primera me parece perfectamente comprensible. En ese momento el senador Allamand había declarado que HidroAysén era un proyecto muerto y yo comenté que aún estaba en todo el proceso de discusión y aprobación de sus permisos. Lo que dije fue una cosa obvia: que estaba dentro de un canal institucional. Esa frase no corresponde sacarla del contexto. El proyecto está todavía viviendo todo el proceso institucional de aprobación.

¿En 60 días se resuelve, definitivamente, el futuro de HidroAysén?

El Consejo de Ministros es la instancia final para revisar el proceso administrativo del proyecto en todas sus etapas. El Consejo de Ministros del gobierno anterior decidió que 17 reclamaciones no eran atendibles y que respecto de 18 reclamaciones, para mejor resolver, debía hacerse un par de estudios. Uno de los estudios solicitados se refiere al impacto de este proyecto en el cauce del río. ¡Pero si es un proyecto hidroeléctrico! ¿Vamos a necesitar resolver el tamaño del muro y cuántas turbinas necesita? El estudio que se pidió no es de ingeniería de detalle o ingeniería básica, es un estudio de ingeniería conceptual. Esa decisión debía ser declarada inválida, porque tiene un viso de ilegalidad. Nosotros, como última instancia, somos responsables de resolver si se ha seguido todo el proceso administrativo, no podemos empezar a tomar unas reclamaciones y otras no, debemos analizar las reclamaciones en su conjunto. Esta fue una chambonada y, por lo tanto, lo que hemos hecho es volver este proyecto a su cauce normal.

¿No está prejuzgado el proyecto, considerando las declaraciones suyas y de la propia Presidenta?

No y por eso es que en 60 días vamos a ir al fondo del proyecto. Vamos a ver el conjunto de reclamaciones en su mérito y resolver si ese proyecto, en función de las reclamaciones, puede o no ser aprobado.

¿Pero usted cree que HidroAysén, con todo el impacto ciudadano que ha generado, tiene opción de ser aprobado?

A mí lo único que me importa es que soy miembro de ese consejo y no me voy a inhabilitar con mi voto en esa decisión por anticipar mi opinión. Sí puedo garantizar que pondré todo mi esfuerzo para meterme en el fondo del proyecto, basado en todos los estudios que se han hecho, para tomar una decisión junto a mis colegas del Consejo de Ministros. Y no nos vamos a tomar dos años y medio para hacer eso.

En otras palabras, respeto de la institucionalidad de punta a cabo.

Hemos vuelto, finalmente, este proyecto a ese cauce.

Hago la afirmación por el impacto que tuvo en el sector la intervención del gobierno anterior en el caso Barrancones.

Eso en Chile pegó muy fuerte. Un frenazo de las inversiones en el sector eléctrico. Ese fue un punto de inflexión, que hizo un tremendo daño a la institucionalidad. Uno de los problemas que tenemos en este sector es el debilitamiento de la institucionalidad y ello impacta por dos lados: a los inversionistas, que no entienden por qué no se cumplen los procesos establecidos, y por el lado de la sociedad en su conjunto, que quiere certeza de que los proyectos se aprueban tras una evaluación ambiental conforme a las normas, siguiendo todos los procesos y estudios y respetando la opinión de las comunidades. Es importante que todos convengamos en que la gestión social y ambiental en Chile debe ser mejorada y, en este caso, hay una tremenda responsabilidad de la empresa privada.

Usted hizo referencia a la cantidad de proyectos aprobados durante la administración anterior de Bachelet. La mayoría fueron termoeléctricos, una opción que despierta muchas críticas de sectores ambientalistas.

La historia dice que en 2004 teníamos un gas barato, cuyo suministro se cortó. Hubo que poner en acción un plan de emergencia y construir capacidad instalada de reemplazo. Pero obviamente, ahora debemos tener una revisión del tipo de matriz energética que queremos para Chile, que incluya, de manera equilibrada, las distintas fuentes para generar energía eléctrica y que cuidemos muchísimo el costo al cual Chile va a tener la electricidad, porque esto impacta en los presupuestos de las familias, en las empresas y en el crecimiento económico. Para las empresas no hay impuesto más alto que un alto costo de la energía.

¿Le perturba lo que ha visto en materia de conflictos al interior de la Nueva Mayoría y que han quedado reflejados en los problemas de instalación del nuevo gobierno y nombramiento de algunas autoridades?

La verdad es que me llama mucho más la atención la habilidad que hemos tenido en Chile para construir una nueva coalición. Cuando hace cuatro años se perdió el gobierno mucha gente decía que sería una travesía por el desierto que duraría una década, por lo menos. Creo que una vez más se ha demostrado que tenemos el talento político suficiente y la capacidad para construir una coalición muy amplia, y es bueno que así sea, donde ha habido un recambio generacional evidente. Me admira más eso que los incidentes que no van a lo realmente sustancial.

Fuente: http://www.latercera.com/noticia/politica/2014/03/674-570665-9-maximo-pacheco-para-tener-una-estrategia-energetica-necesitamos-validarla.shtml

El desarrollo energético futuro de la región de Magallanes: algunas consideraciones políticas

PATAGONIA FUTURA

Desde hace más de 5 años, la cuestión del gas natural, de los recursos energéticos y de la matriz energética de la región de Magallanes se ha convertido en uno de los nudos focales del interés público, de los actores sociales, económicos y políticos de la zona.

El análisis del tema corre el riesgo de caer o en tecnicismos que ocultan determinados sesgos ideológicos, o de aplastar el sentido común bajo el peso de la aritmética de los ingenieros: la problemática energética ocupa el centro de las decisiones de inversión, es clave para proyectar el progreso futuro de la región y sus comunas y determina la trayectoria y la sustentabilidad del crecimiento y del desarrolllo regional.

En términos de principios de política pública, sustentamos aquí tres conceptos esenciales: el principio de la soberanía energética, como base de la definición de las modalidades de explotación de los recursos; el principio…

Ver la entrada original 496 palabras más

El Manual de los ¨golpes suaves¨ – Juan Manuel Karg

Gene Sharp es un filósofo y politólogo estadounidense, fundador de la ONG Albert Einstein, cuyo supuesto fin es promover “la defensa de la libertad y la democracia y la reducción de la violencia política mediante el uso de acciones no violentas”. Su obra, sin embargo, da cuenta de cinco pasos para provocar golpes suaves: ablandamiento; deslegitimación; calentamiento de calle; combinación de formas de lucha y fractura institucional. ¿Cómo se dan estas etapas frente a los gobiernos posneoliberales de nuestro continente? ¿Qué similitud tienen con lo ocurrido durante el último mes en Venezuela?

Mediante el primer paso del “manual” Sharp -su libro sugestivamente titulado ”De la dictadura a la democracia”, que ha sido paradójicamente utilizado casi siempre contra gobiernos democráticamente electos- se busca la promoción de acciones provistas a generar un clima de malestar social en el país, desarrollando matrices de opinión sobre problemas reales o potenciales. La muletilla predilecta suele ser, en este primer momento, la promoción de denuncias de corrupción estatal que, en gran parte de los casos, no han sido comprobadas, pero influyen en generar “clima” -tanto antigubernamental, como antiestatal, como sucedió en la década del 90 para intentar justificar en nuestros países la ola privatizadora sobre las empresas estatales-.

Con estas denuncias, fundadas o no, se comienza a “ablandar” la fortaleza que sustenta las bases del gobierno en curso, apuntando a crear un descontento social creciente. ¿Cómo se refuerza este primer momento? Se busca la generación de problemas económicos cotidianos: el desabastecimiento de productos de primera necesidad y una escalada de precios, por ejemplo, a través del control directo de grupos monopólicos sobre gran parte de la matriz productiva del país. Una no intervención estatal en este primer momento puede resultar muy peligrosa a mediano plazo, ya que implicaría perder la posibilidad de controlar un área muy sensible para las necesidades básicas de la población. La creación de mercados populares, como en Venezuela, o determinadas políticas de control de precios pueden contribuir a contrarrestar los efectos especulativos.

El siguiente paso es intentar quitar legitimidad a través de la denuncia de la inexistencia de la libertad de prensa -desde la misma prensa, valga la paradoja- y un supuesto avance de este gobierno sobre los derechos humanos -algo que en general no ha podido ser probado fácticamente en los gobiernos posneoliberales de nuestro continente-. Se intenta crear la matriz de opinión de un autoritarismo creciente, bajo un supuesto “pensamiento único”, replicando estas denuncias por todos los medios masivos privados. La mayor parte de los gobiernos progresistas en América Latina han afrontado estas primeras dos etapas -en especial la segunda-. La frase “vienen por todo”, repetida hasta el hartazgo en varias de estas experiencias, ha sido el caballito de batalla de sentido común para intentar erosionar las bases de apoyo de estos gobiernos, fundamentalmente asentados en las mayorías populares. Así, las modificaciones que apuntan a lograr una redistribución del espectro radioeléctrico, por ejemplo, han sido caracterizadas erróneamente como “avances contra la libertad de expresión”. El problema de trasfondo no es de libertades, sino económico: quienes han puesto el grito en el cielo han sido precisamente los grandes empresarios mediáticos, que se han visto amenazados mediante las nuevas legislaciones que buscan poner límites a los monopolios informativos.

El tercer momento consiste en la promoción de una “lucha activa callejera”, que bajo reivindicaciones políticas y sociales confronte de forma directa con el gobierno. Así, se pueden dar protestas violentas contra las instituciones, tal como sucedió durante todo el mes de febrero en Venezuela -con el ataque a fiscalías públicas, casas de gobernadores, mercados populares promovidos por el Ejecutivo, etc-. Acá encontramos una contradicción notable con el supuesto paradigma “pacifista” que se ha intentado atribuir a Sharp desde la visión de algunos analistas internacionales, que han tratado de “embellecer” su obra en los últimos años.

El anteúltimo paso, vinculado con las movilizaciones, es la generación de un clima de “ingobernabilidad”, mediante operaciones de “guerra psicológica” o de cuarta generación. Así, por ejemplo, se utiliza a los medios masivos privados para responsabilizar al propio gobierno por las acciones de calle y sus resultados, ocultando y/o tergiversando información de lo sucedido. La difusión de noticias falsas, o fotografías de sucesos que se dan en otros lugares del mundo que rápidamente se “viralizan” por las redes sociales, intenta generar una matriz de opinión pública a nivel nacional e internacional. Se busca incluso lograr el apoyo de dirigentes, artistas y personalidades internacionales que, informadas o no sobre lo que realmente ocurre en ese país, opinan por ser un tema mediáticamente relevante a escala mundial. Luego, se reproduce esa opinión en los medios privados nacionales, generando un círculo (des) informativo.

Para finalizar, se espera que se produzca la fractura institucional, el punto álgido del “manual” de desestabilización. Para ello se intenta provocar un aislamiento internacional del gobierno, algo que, de no suceder, puede hacer fallar a los pasos previos (dos ejemplos de nuestro continente: la rápida reacción de Unasur frente a los intentos de golpe de 2008 y 2010 en Bolivia y Ecuador, respectivamente). Si el aislamiento internacional se produce, y los pasos previos se han cumplido, se intenta forzar la renuncia presidencial.

Aquí, por ejemplo, se puede promover una división aún mayor entre el Ejecutivo y el Legislativo, si el gobierno no llegara a controlar este último mediante una mayoría parlamentaria. Los “golpes suaves” en Honduras y Paraguay fueron conducidos por la derecha autóctona y los grupos empresariales desde ambos parlamentos. La destitución de Lugo, por ejemplo, se produjo mediante un “juicio político express” que definió su salida en menos de 24 hs, irrespetando normas jurídicas básicas frente a un presidente democráticamente electo. De no darse esta fractura, se puede apuntar a promover una intervención militar extranjera o bien fomentar el desarrollo de una guerra civil prolongada

Como se ve en este último punto, bajo la idea de una posible intervención militar extranjera aparece un elemento no menor en todos los pasos que hemos visto: la injerencia externa. ¿Se puede analizar “autóctonamente” estos intentos de golpes blandos, sin dar cuenta del notorio incremento de bases militares estadounidenses en América Latina? ¿Es posible dar cuenta de la ola de protestas que tienen lugar en Venezuela sin analizar que es el país con mayores reservas probadas de petróleo a escala mundial? Tras el intento de deslegitimación internacional de gobiernos democráticamente electos en nuestro continente no sólo se esconde un interés ideológico -el rechazo una forma de gobernar con horizontes de cambio social- sino además un fin claramente comercial, tendiente a poder controlar nuevamente los enormes recursos naturales que tiene nuestro continente.

Juan Manuel Karg. Licenciado en Ciencia Política UBA. Investigador del Centro Cultural de la Cooperación, Buenos Aires.

Fuente: http://dedona.wordpress.com/2014/03/20/el-manual-sharp-y-los-golpes-suaves-en-america-latina-juan-manuel-karg/

Futuro energético – Escribe Dalivor Eterovic Díaz

El viernes 21 llega a Magallanes el Ministro de Energía Máximo Pacheco Matte, sin duda una buena noticia, ya que esta visita pone  entre las prioridades del ministro y del actual gobierno  el tema energético de Magallanes.

Como primera reflexión, la gran movilización del gas en Magallanes  es claramente un antecedente que el actual gobierno no puede desechar, luego en ese contexto solo resta valorar esta primera visita a Magallanes, que pone en relieve el problema energético, así como la importancia de nuestra capacidad de movilizarnos cuan la situación lo amerita.

En otro aspecto, la visita contemple reuniones con el Sindicato de Trabajadores de ENAP y el Consejo Regional  de Magallanes, entre otros, esta es sin duda la oportunidad de plantear nuestras opiniones, visiones y aprehensiones respecto del tema energético para Magallanes.

Quienes aquí vivimos y esperamos que esta región se desarrolle para favorecer la radicación de compatriotas en condiciones de vida optimas con un desarrollo económico equitativo, es primordial asegurar el abastecimiento de gas natural a precios preferenciales y además asegurar este abastecimiento a zonas apartadas que hoy no cuentan con dicho suministro de modo de potenciar su actividad económica y desarrollo.

Otro aspecto tan importante como el anterior, es la necesidad de iniciar el desarrollo de una matriz energética alternativa que permita enfrentar lo inevitable. El agotamiento de nuestras reservas gasíferas futuras.

En todo este panorama, tanto en el aseguramiento actual del suministro de gas como en el descubrimiento y explotación de nuevos yacimientos, es el estado el único garante y ENAP la mejor vía para concretar este aseguramiento.

No puedo sustraerme a la necesidad de plantear que este es un tema de soberanía, en su más amplio sentido, no es posible que hoy sigan operando los Contratos Especiales de Operación (CEOP), en las condiciones que los hace. Esto se debe revisar. Como tampoco es posible que hoy, en nuestra región,  hayan compatriotas que no tienen con que temperarse en algunas épocas del año.

La distribución del gas por parte de un privado (GASCO), también es un elemento que debe ser revisado, nada impide que sea ENAP quien distribuya directamente el gas, evitando así este intermediario que por décadas a usufructuado del gas de Magallanes, inclusive, obligando a la propia ENAP a asumir sacrificios económicos.

En cuanto a la optimización de los recursos de ENAP y la decisión de nombrar a sus máximos ejecutivos, sin duda el Sindicato de Trabajadores tiene mucho que decir, ya que aspectos como la externalización de servicios, la seguridad laboral, la proporción de trabajadores extranjeros y los niveles de ingresos dispares para similares labores, la eficiencia de algunas empresas contratistas que al no cumplir con los estándares que la empresa requiere afectan fuertemente a la producción de la misma, la fuga de profesionales y lo que es más grabe de información estratégica hacia las empresas explotadoras de CEOPS  son temas que deben ser abordados.

Tal como hoy requerimos definir un plan de desarrollo para Magallanes, es preciso que el actual gobierno defina cuál será el rol de la Empresa Nacional del Petróleo y en ese contexto, quienes dirigirán los destinos de la empresa que al día de hoy es víctima de apetitos  personales y empresariales desmedidos.

El futuro de Magallanes depende en gran medida  del nuestro futuro energético y todo esto depende de decisiones  políticas que deben ser adoptadas en este gobierno.

Dalivor Eterovic Diaz. Consejero Regional por Magallanes.

Presidente de la  Comisión de Infraestructura, patrimonio y Desarrollo Territorial

dalivor11