Las licitaciones de suelos fiscales que pretende hacer el gobierno de Piñera en Magallanes durante el año 2014

El Ministerio de Bienes Nacionales ha publicado el registro de terrenos fiscales que pretende licitar durante el año 2014.  Se pretenden licitar hectáreas en Puerto Williams, 10.689 mts2 en Torres del Paine, en la península Brunswick y en Rio Verde.

Este proceso de ventas de suelos fiscales no es nuevo en la región de Magallanes como en el resto de Chile. Durante los gobiernos de la Concertación también se ejecutaron operaciones de licitación de recursos fiscales.  Solo hace pocos años fue licitada la operación y gestión del sitio y monumento histórico Fuerte Bulnes en Punta Santa, punto inicial de la ocupación chilena en la Patagonia.

También se hicieron abundantes licitaciones durante este año 2013, como lo demuestra este documento oficial del Ministerio de Bienes Nacionales:

librobienes2013

Nos preocupa que se continúe privatizando recursos fiscales y, en este caso, predios públicos, o se de propiedad del Estado, y cuya licitación no está asociada a ningún tipo de proyecto de desarrollo.

El documento del Ministerio de Bienes Nacionales con el Plan de Licitaciones para el año 2014 y que publicamos a continuación así lo evidencia: el gobierno de Piñera pretende licitar aceleradamente más de 7.000 hectáreas en todo Chile de suelos fiscales, a fin de entregar a intereses privados esos recursos inmuebles del Estado, sin que vayan asociados a proyecto alguno.

¿No se trata acaso también de una evidente maniobra de amarre del gobierno saliente de Sebastian Piñera al próximo gobierno de Michelle Bachelet en materia de uso y gestión de los Bienes Nacionales?

Lea, descargue y difunda este documento:

PLAN-DE-LICITACIONES-2014_LISTADO-DE-INMUEBLES_20131203

Manuel Luis Rodríguez U.

brujula-1

Una revolución democrática a escala mundial

La Fundación Friedrich Ebert (Friedrich Ebert Stiftung) ha publicado en Nueva York un Informe sobre los movimientos sociales y de protesta ocurridos en el mundo entre los años 2006 al 2013.   El informe, fue escrito por cuatro investigadores (Isabel Ortiz, Sara Burke, Mohamed Berrada y Hernán Cortés) que presenta la investigación multidisciplinaria más extensa y detallada que se ha escrito hasta el presente, sobre los mayores movimientos de protesta social y ciudadana que han existido en una serie de países que representan el 92% de la población mundial (843 protestas en 84 países) durante el periodo 2006-2013.

Es, sin lugar a dudas, uno de los informes más interesantes publicados por un grupo de expertos en movimientos políticos y sociales procedentes de varios países.

Lea y descargue aquí el Informe:

World_Protests_2006-2013-Finalbrujula-1

¿Cómo se hacen los cambios de gobierno?

Hablemos del Estado de Chile.  El Estado de Chile desde el punto de vista del ejercicio  de la función pública por parte de las autoridades elegidas y de confianza de cada gobierno.

¿Qué sucede cuando se produce un cambio de gobierno o un cambio de autoridad?  ¿Cómo se hace dicho proceso de traspaso de la función de una autoridad pública a la siguiente autoridad pública?

Si llevamos el problema en análisis al “segundo nivel” de la administración del Estado, es decir, de las Intendencias Regionales, las Gobernaciones Provinciales, o al “tercer nivel”, de las Secretarías Regionales Ministeriales y las direcciones regionales de servicios públicos, constatamos que no está establecido en ningún protocolo de procedimientos, el modo cómo cada una de esas autoridades debe hacer entrega de su cargo a su respectivo sucesor.

Se denomina proceso de entrega y recepción del gobierno y la autoridad y se entiende como el conjunto institucionalizado de normas, procedimientos y protocolos que deben asegurar que la autoridad saliente haga entrega a la autoridad entrante -en tanto autoridades legalmente constituidas- del conjunto de la información técnica, administrativa, presupuestaria y de gestión, que dé cuenta  -del modo más exhaustivo posible- del estado actual del servicio u órgano del Estado de que se trate.

La finalidad principal del proceso institucional de entrega y recepción del gobierno y la autoridad es asegurar la continuidad de la función pública y del servicio público.

Pareciera ser éste un ámbito nebuloso e indeterminado, donde cada autoridad entrante queda sometida al buen arbitrio, la buena voluntad o la mala voluntad de la autoridad saliente.   Nadie está obligado a informar, a entregar la información pertinente y necesaria, o los informes de estado de obras o de avance de los programas afectos al sector público, para que la autoridad entrante conozca las condiciones en que se encuentra el servicio cuya dirección asume.

De antología fue, para tomar un caso conocido, la forma cómo la dictadura militar entregó los servicios y cargos públicos a las nuevas autoridades en 1990: la mayor parte de las oficinas públicas y de dirección (Intendencias, Gobernaciones, Seremis) fueron vaciadas completamente de archivos y de documentos oficiales, como sucedió por ejemplo en la región de Valparaíso, donde los militares a cargo se llevaron en los días precios al 11 de marzo de 1990, todos los archivos de la Intendencia y la Gobernación Provincial y dejaron en los estantes solo…los diarios oficiales del año anterior.

Recordemos también el caso de Alcaldes como Cristian Labbé en Providencia que se negó a concurrir a la entrega de su cargo a la nueva Alcaldesa Josefa Errázuriz.

En un país moderno y en un Estado en forma, en un Estado de Derecho, debiera establecerse por ley un conjunto de requisitos y procedimientos formales y administrativos para el traspaso de funciones al momento de cambio de gobierno o cambios de autoridades designadas, de manera de estandarizar procedimientos que aseguren que las autoridades entrantes reciban de las autoridades salientes toda la información administrativa y presupuestaria necesaria acerca del servicio cuya autoridad se traspasa, sin espacios para la discrecionalidad y el buen parecer de la autoridad que deja el cargo y la función.

Manuel Luis Rodríguez U.

brujula-1

Un escenario de muchas dificultades para los trabajadores de la pesca en Magallanes – Carta de Sindicato de Pescadores al Intendente de la región

Punta Arenas 30 de Diciembre de 2013.

Señor.

Claudio Radonich Jiménez

Intendente de la Región de Magallanes y Antártica Chilena

Presente.

Señor Intendente.

Por especial encargo del Directorio del Sindicato Interempresas de Tripulantes y Oficiales de Naves Especiales,  Nacionales, Extranjeras y Ramos Similares de Magallanes, vengo en hacerle presente lo siguiente.

1.- Existe una fuerte inquietud en nuestro sector por parte de los trabajadores debido a la fuerte reducción de las cuotas de de pesca que se han dispuesto para el año 2014, hecho que sin duda alguna traerá como resultado una disminución de la flotas pesqueras y por consiguiente reducción de personal, cuya situación propone pérdidas de puestos de trabajo en una escala bastante potente.

2.- Si existe un ánimo por parte de las autoridades en hacer efectiva la preservación de nuestros recursos pesqueros, difícilmente podría darse una opinión negativa de nuestra parte, el problema está que al proponerse por parte de los Comité Científicos una reducción de los recursos Bacalao de profundidad (Dissostichus Eligenoides) Merluza Austral ( Merluccius Australis) y  Congrio Dorado (Genypterus Blacodes) sobre un 50 % de la cuota de captura anterior, es un escenario de muchas dificultades para los trabajadores, ya que estos al tener una fuente de trabajo permanente, la mayoría de ellos han contraído compromisos de toda índole que ahora tendrán que enfrentar de una forma que no tenían presupuestado.

3.- Nos parece prudente que las autoridades vean con mayor acento social el problema ya señalado, vale decir, antes de tomar estas decisiones hacer prevalecer el criterio de la protección de los trabajadores y sus familias, entender que en esta actividad, como en las demás, existe una cadena de servicios y el hecho de producirse una reducción de las capturas en las pesquerías señaladas, trae como consecuencia un perjuicio económico y social en nuestra región, por lo que antes de producirse un problema como el que nos preocupa debe trabajarse una solución, más cuando al tomarse decisiones que apuntan a una reducción de las cuotas de pesca, se ha hecho con una mirada nacional y en consecuencia se ignora a nuestra región y se le deja a la altura de las demás, cuando sabemos que los recursos pesqueros en esta zona no han sufrido procesos depredatorios como en otras partes de nuestro territorio.

Por lo expuesto, invitamos a usted hacerse cargo de buscar soluciones a la problemática relatada, ello en virtud a las responsabilidades que le otorga el cargo de Intendente  y primera autoridad en nuestra región.

Esperando una respuesta favorable a la presente, le saluda Atentamente.

Sindicato Interempresas de Tripulantes y Oficiales de Naves Especiales,  Nacionales, Extranjeras y Ramos Similares.-

JOSE HERNÁNDEZ VILLARROEL

ASESORIAS LABORALES Y GESTION.

CC. Parlamentarios de la región de Magallanes

Seremi del Trabajo Don Víctor Haro Bustamante

Seremi de Economía Don Marcos Mella Bórquez

Director Zonal de Pesca Don Ricardo Radebach Varas

El cambio de ciclo del 2013 al 2014: balance y perspectivas

El año político 2013 estuvo marcado por el desarrollo de 4 elecciones sucesivas, las que significaron un punto de inflexión en el cuadro político nacional y en regiones.

CUATRO ELECCIONES EN UNA.

Incluso, podría afirmarse que las elecciones primarias, presidenciales, parlamentarias y de CORES del 2013, estuvo anticipada por la elección municipal de 2012, todas ellas dentro del nuevo sistema de voto voluntario e inscripción automática.   Las elecciones con voto voluntario trajeron al debate el tema de la abstención electoral, pero ésta fue una tendencia que se manifestó crecientemente desde las elecciones 1996 y 2000, por lo que sus causas no son atribuibles apriori al propio modo de sufragio.

El hecho fundamental de este período, es el triunfo electoral de la Nueva Mayoría, que se produjo en todas las elecciones, alrededor del liderazgo de Michelle Bachelet, en un contexto donde el gobierno trató de incidir en el resultado con abundantes recursos y donde el movimiento social continuó movilizado activamente.

En efecto, el nuevo ciclo social y político en Chile fue marcado en 2013 por las manifestaciones y protestas de  los trabajadores, de los estudiantes y en distintas regiones del país, en favor de la protección del medio ambiente, por una salud pública y una educación pública de calidad, por una nueva Constitución y asamblea constituyente, por empleos de calidad…

Cabe subrayar que el gobierno de Piñera se involucró directamente en la campaña electoral, mediante una intensa estrategia de intervención política y mediática, que se acompañó de tentativas de amarre en el debate del Presupuesto 2014 (intentando reducir el monto disponible del Tesoro Público) y acelerando el trámite de varios proyectos de ley “emblemáticos”, así como procurando ocupar -a última hora- cargos de confianza en la administración pública con sus adeptos.

NUEVA MAYORÍA Y NUEVO CICLO POLÍTICO Y SOCIAL.

Un segundo hecho político mayor en el 2013 ha sido el surgimiento de la Nueva Mayoría como una nueva e inédita coalición política y electoral que abarca el más amplio arco desde la Democracia Cristiana y el centro político, hasta la centro izquierda y la izquierda, con el Partido Comunista y la Izquierda Ciudadana.

Es el producto de un ejercicio amplio y diverso de convergencia política y programática (convergencia que se inició en materias educacionales y tributarias), de realismo político y de reconocimiento que el país ha ingresado social y culturalmente en un nuevo ciclo.

Los movimientos sociales durante el 2013, volvieron a marcar la agenda pública y mediática y lograron incidir en el debate presidencial: temas claves del debate público como la reforma tributaria, el cambio educacional, la descentralización, el cuidado del medio ambiente, la salud pública y la nueva Constitución, son la expresión política de demandas sociales que surgieron en el 2011 y 2012.

Se marca el inicio de un nuevo ciclo político.

La Nueva Mayoría, precisamente por su carácter amplio y diverso, logró trasladar mayorías sociales a mayorías políticas y electorales, en las instituciones del Estado, pero también en las grandes organizaciones sociales (CUT, Colegio de Profesores).

Las tareas políticas que se abren para la Nueva Mayoría en el 2014, dicen relación con las medidas inmediatas del Programa de Gobierno votado por la ciudadanía, con la puesta en marcha del Programa como políticas públicas y con la proyección a mediano plazo, considerando la perspectiva de las municipales de 2016 y siguientes.

Nuevo ciclo donde la Nueva Mayoría no puede ni debe “comprarse” los viejos conflictos latentes entre los socios de la antigua Concertación, y donde tiene que esforzarse por una instalación ordenada de gobierno, por administrar inteligentemente las altas expectativas ciudadanas, por gestionar eficientemente sus diferencias, discrepancias y sensibilidades,  por el ejercicio concreto y político de la unidad de acción desde el aparato público, por la gobernabilidad con el cambio, por el fortalecimiento del servicio público y de la función pública, por mantener sus vínculos y sintonía con los movimientos sociales y con una alta capacidad de eficiencia en la gestión pública, para cumplir con los compromisos inscritos en el Programa común y compartido.

En este contexto, los movimientos sociales, ciudadanos y territoriales continuarán el próximo año (están vivos y en tensión como lo demostró un reciente encuentro en San Antonio), porque los problemas no se terminan el 15 de diciembre de 2013 ni el 11 de marzo del 2014.   El debate constitucional, a pesar de las insuficiencias y las imprecisiones, está abierto y declarado y la tarea de construir una nueva Constitución es un ejercicio ciudadano, participativo, plural e institucional pendiente y que sin duda marcará el debate político del 2014

Además, el nuevo ciclo político que se inicia, ocurrirá en un contexto de leve desaceleración de la economía.

LA DERECHA EN UNA DERROTA HISTÓRICA.

Poco se ha puesto el acento en los medios, que la derrota de la derecha es completa: perdieron sucesivamente las 4 elecciones. Puede afirmarse que la derrota de la derecha es estratégica en este período político, la mayor derrota política de la derecha en sus recientes 50 años de historia, porque involucra a su gobierno y a los partidos de su coalición y porque perdió su mayoría parlamentaria, municipal y en los Consejos Regionales.

La derrota electoral de la derecha produjo una crisis política en la coalición con repercusiones aún en curso. Después de 3 candidaturas presidenciales fallidas (Golborne, Longueira y Mathei ) la “fractura expuesta” entre la UDI y RN y dentro de RN, entre “piñeristas y díscolos”, entre “conservadores y liberales”, entre “pinochetistas nostálgicos y renovadores”, entre la “vieja generación de coroneles y la nueva generación de jóvenes con mentalidad neoliberal anticuada”, abre un intenso debate político dentro de la derecha sobre su pasado no resuelto, su modelo cuestionado y su futuro incierto.

La crisis interna en Renovación Nacional es una fotografía en miniatura de la crisis de la derecha.

Por otra parte, es evidente que la derrota de la candidatura de Evelyn Matthei en dos elecciones (primera y segunda vuelta presidencial), es la derrota del gobierno de Sebastian Piñera que, como hemos dicho, se involucró directamente en la campaña electoral presidencial, mediante una intensa estrategia de intervención política y mediática, con Ministros, Subsecretarios e Intendentes.   El piñerismo no fue capaz de aportar su bajo nivel de popularidad a Matthei, pero si fue capaz de traspasarle su alto porcentaje de impopularidad.

Pero es también una derrota política y electoral de la coalición de derecha en las elecciones parlamentarias, y de consejeros regionales, ya que la Alianza ha perdido la mayoría (gracias a su propio sistema binominal) que tenía en la Cámara de Diputados, en el Senado y en los Consejos Regionales, perdiendo en general más de 1 millón de votos.  Y finalmente, fue la derrota también de la coalición de derecha, con una candidatura presidencial que fue impuesta in-extremis por la UDI y donde RN no se la jugó completamente.

Ante tamaña derrota, cabría afirmar que el triunfo de Sebastian Piñera en 2010, fue una suerte de “anomalía electoral” no atribuible a la derecha.

Manuel Luis Rodríguez U.brujula-1

¿Qué Constitución quieren los ciudadanos para Chile?

En una república representativa como es la República de Chile, se supone que el poder político se radica en un conjunto de instituciones cuyas autoridades son elegidas mediante el voto ciudadano.  La representación de los poderes Ejecutivo y Legislativo proviene de un mandato [provisorio] que los ciudadanos entregan en dichos órganos del Estado.

Pero, además, en el caso de Chile, una amplia mayoría ciudadana se ha expresado de distintas formas y por diversas vías, respecto de su voluntad de cambiar la Constitución, es decir, de superar la Constitución Política de 1980 por una nueva Constitución.  En muchos espacios y ámbitos de la política y la ciudadanía, hoy se discute acerca de la nueva Constitución.  En este debate, hay quienes pudieran verse inducidos a entramparse en un sólo método o mecanismo para avanzar hacia una nueva Constitución, como si los caminos hacia el cambio pasaran por un solo sendero.

Estamos en medio de un amplio y creciente debate político y público acerca de la futura Constitución.

Sin embargo, el carácter representativo de las instituciones y autoridades del Estado no es obstáculo para que la ciudadanía o la nación, depositaria del poder soberano y constituyente pueda manifestar dicho poder en el proceso de elaboración de la nueva Constitución.

¿Quién dice que el pueblo no puede ponerse en movimiento y generar un debate extenso y diverso desde las organizaciones sociales y movimientos ciudadanos acerca de la nueva Constitución?

¿Porqué la ciudadanía tendría que esperar que los congresistas o constituyentes se pongan a debatir sobre la futura Constitución, si desde la propia sociedad civil -hoy mucho más empoderada, consciente y movilizada- se podrían producir y realizar amplios debates acerca de la Constitución que quieren los chilenos?

¿Qué Constitución quiere el pueblo, quieren los ciudadanos para Chile?

¿Porqué el debate constitucional, que es un debate profundamente político, social y cultural, debería radicarse solamente en quienes detentan el poder Ejecutivo y Legislativo?   No se trata de contraponer a la clase política frente a la ciudadanía (siguiendo la anticuada retórica anti-política de los conservadores y los extremistas), puesto que ambas constituyen el Estado, sino de poner de manifiesto la posibilidad real que tienen los ciudadanos hoy -en un país que cuenta con las tecnologías de la información y con una sociedad civil movilizada- para intervenir y apropiarse del debate constitucional.

¿Qué ocurriría en Chile si decenas, cientos o miles de asambleas, cabildos abiertos, conversatorios, seminarios, reuniones, conferencias, foros, debates, paneles abiertos, diversos y pluralistas se desplegaran en todo el país, en todas las ciudades y regiones, en todas las organizaciones sociales y ciudadanas para discutir acerca de qué Constitución queremos para Chile? ¿No sería ese un proceso democrático, institucional y participativo?

¿Qué ocurriría si esos más de 800.000 chilenos residentes en el exterior participan y desarrollan sus propias asambleas ciudadanas constituyentes y contribuyen con su experiencia a elaborar esa nueva Constitución Política que Chile se merece?

¿Y porqué los ciudadanos deberíamos esperar “de brazos cruzados” que los diversos actores políticos se pongan de acuerdo para tratar el tema constitucional, si el pueblo chileno puede comenzar su propio proceso constituyente?

¿Qué Constitución quieren los ciudadanos para Chile? ¿Qué derechos, qué deberes, qué libertades, qué responsabilidades? ¿Queremos un régimen presidencial y centralizado o queremos otro régimen político más descentralizado? ¿Queremos un Estado subsidiario que entrega al mercado los recursos o queremos un Estado protagónico y proactivo en el desarrollo nacional? ¿Queremos un Congreso unicameral o bicameral?  ¿Queremos un Presidente que predomina sobre el Congreso Nacional o aspiramos a un mayor equilibrio de poderes del Estado? ¿Qué tipo de Estado queremos para el Chile del siglo XXI?

¿Y si cambiamos el curso de la Historia y en vez de hacer una sola asamblea constituyente (como el único cabildo abierto de 181o en Santiago) y se producen varias, decenas, cientos, miles de asambleas ciudadanas en todo Chile (y en todas las regiones y países del mundo donde habitan los chilenos), abiertas, pluralistas, democráticas, participativas, para contribuir a redactar la Constitución que quieren los ciudadanos y ciudadanas de Chile?

¿Qué sucedería si varios millones de ciudadanos y ciudadanas chilenos ponen en el escritorio del Presidente de la República y de los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado un texto constitucional elaborado desde las profundidades y la diversidad cultural, social y territorial del pueblo chileno…?

Manuel Luis Rodríguez U.

pluma

Pescadores artesanales de Magallanes reclaman por cuotas de pesca para 2014

La Unión Regional de Pescadores Artesanales de Magallanes y Antártica Chilena, UROPASMA, ante las Informaciones que se han entregado por parte de las autoridades de pesca en relación a la Distribución de las Cuotas de Pesca para el año 2014, a la opinión pública comunicamos lo siguiente.

1.- El deterioro de los recursos pesqueros en Chile es producto de  la ineficiente administración que durante largos años se ha llevado a efecto, la falta de una política clara de sustentabilidad de las pesquerías, el tráfico de influencias  y la ambición por parte de los grupos económicos que no han trepidado en depredar nuestros recursos, nos han ido llevando a una situación caótica y de ello hoy nadie se hace responsable.

2.- La disminución sobre el 50 % en las cuotas globales de pesca de la Merluza Austral y Congrio Dorado que se ha propuesto por parte del Comité Científico Técnico, son un reflejo de las inconsecuencias del centralismo que no reconoce en nuestra región un trato diferente en esta materia, entendiendo que somos una zona que el estado de los recursos se encuentran en una condición totalmente distinta a las demás regiones y por ello debiéramos tener nuestra propia cuota de captura con los parámetros regionales. El continuar asimilándonos a otras zonas del territorio nacional, nos seguirá perjudicando y es allí en donde vemos las incapacidades para defendernos adecuadamente por parte de nuestros parlamentarios al momento de la discusión de la ley de pesca, además, se hace necesario que se pronuncien ahora aquellos senadores que estando en la oposición concurrieron con su voto para que la derecha apruebe una ley que a todas luces no está pensada para fortalecer a los grupos de trabajadores que su sustento lo encuentran en la actividad pesquera.

3.- Lo propuesto por el Comité Científico Técnico en orden a reducir drásticamente las cuotas de pesca y al no tener una contraparte social que pudiese aminorar estas recomendaciones, al menos hasta que exista una forma concreta de paliar los graves efectos que sin duda generará estas medidas en los Pescadores Artesanales y sus familias, lo entendemos como el nefasto resultado de una ley que generó grandes confrontaciones y a raíz de los intereses económicos y políticos muchos de los Dirigentes que firmaron a favor de la ley como es el caso del Presidente  de la Corepa Raúl Toledo Morales   están logrando hacerse parte de la destrucción del  futuro de los pescadores, frente a lo cual, los emplazamos públicamente para que respondan ante sus pares por las consecuencias de estas determinaciones que hoy comenzamos a sufrir.

Estamos ante una realidad social que nos motiva a generar el fortalecimiento de nuestras organizaciones, único camino posible que nos permitirá  avanzar en nuestras legitimas  reivindicaciones, por lo que le decimos a las autoridades actuales y las que asumirán en marzo del 2014 que agotaremos todos los medios posibles para lograr la aplicación de criterios más humanos a la hora de decidir la distribución de nuestros recursos,  por lo mismo , hacemos un llamado a los Pescadores Artesanales de nuestra región para que estén atentos a los pasos que seguiremos en adelante, ya que las medidas restrictivas recientes aplicadas son el inicio de un proceso que veremos prontamente en otros recursos de interés comercial.

Unión Regional de Pescadores Artesanales de Magallanes y Antártica Chilena, UROPASMA,

Guillermo Fernando Carmona Saldivia                      Erardo Alberto Muñoz Cárdenas

PRESIDENTE                                                  VICE- PRESIDENTE

Reflexiones navideñas – Ramón Arriagada desde Puerto Natales

Tengo una nebulosa respecto a cómo fue mi despedida del imaginario del Viejo Pascuero.  No debe haber sido muy traumático, puesto que en aquellos años de pantalón cortito, los juguetes eran poco abundantes;  además,  los hechos por nosotros mismos eran más durables y entretenidos.

Los teóricos de la sicología infantil sostienen que los niños creen en Santa Claus hasta la edad en que su desarrollo sicológico,  les permite diferenciar el mundo de la realidad,  del mundo de la fantasía.  La naturaleza es sabia y el cerebro de las personas,  reúne neuronas que le permiten al individuo,  ingresar al ilimitado campo de las operaciones abstractas. Hasta los ocho años, mientras creía en la llegada del Viejito, tenía tan sólo la capacidad de desarrollar operaciones concretas, sin abstraerse.

Todo el mundo infantil se organiza alrededor del juego, pero todo ello termina,  cuando la sociedad nos obliga  a desarrollar la conciencia del deber. De ahí que las teorías  más exitosas,  en cuando al desarrollo cognitivo de los humanos, señalan que no es bueno apurar los  procesos de aprendizaje.  La experiencia dice que es difícil,  convencer  a un niño de  seis años,  que su papá es quien trae los regalos y no Papá Noel.

Cambiar la conducta anterior es tan vil,  como pretender que un niño aprenda a leer  y escribir,  antes de  dominar lo que los educadores denominan  como  “aprestos”.  Por ello, ningún colegio que se precie de serio,  debería pretender “seleccionar” alumnos al primer año de enseñanza básica.  ¿ Qué  pueden medir en el aspirante, que no sea la capacidad de los padres de pagar puntualmente las mensualidades?.

Mis hijos le escribieron al Viejo Pascuero rogativas,  prometiendo un buen comportamiento;  diciembre era un mes de tranquilidad en los hogares; los jovencitos colaboraban con las tareas domésticas, temerosos que cualquier acto de desobediencia cambiara las reglas de juego.  Hoy, dificulto que escriban misivas pascueras, pues hasta los carteros están en vías de extinción. Canadá  ya sentenció la profesión y de aquí al  año  2019 estima eliminar  “Postes Canadá Post” desahuciando  a sesenta mil empleados.

El sentido de la Navidad  ha perdido su testimonio de fé.  El Alcalde Margoni, hace unos años,  levantó un pesebre en vivo al lado de nuestra iglesia principal;  individuos  malacatosos, sabedores que el guardián nocturno de la recreación navideña  era débil frente a un vaso de vino, lo visitaron y con dos cajitas de vinagrillo lo hicieron sucumbir.  Los  navideños corderitos terminaron  en las fauces de inescrupulosos parrilleros. Testigo del atentado fue un viejo burro, al cual, los ladrones  no le descubrieron ninguna utilidad.

RAMON ARRIAGADA

No al alza del gas…en Puerto Williams

Nunca imaginaron los habitantes de Puerto Williams, la ciudad más austral de Chile, que iban a repetir la misma experiencia que vivieron los habitantes del resto de la región de Magallanes, cuando en enero del 2011 se indignaron y se movilizaron contra un alza de 16.7% de los precios del gas decretada por el gobierno de Piñera.

Hoy, GASCO, la empresa privada monopólica que vende gas licuado en Puerto Williams, decidió un alza del 25% del combustible golpeando los bolsillos y la confianza de esos magallánicos australes.

El gobierno de Piñera en pocos días se apresuró a anunciar un subsidio de $ 88.000 mensuales a 196 familias de la localidad.  Lo que no se dice es que el costo del gasto mensual en gas licuado por familia es de 40 a $ 50.000 y además, cada familia que consume gas licuado, gasta un promedio de $ 35.000 mensuales en leña también para calefacción.   Es decir, que en Puerto Williams el gasto mensual promedio de cada hogar en combustible para calefacción bordea entre los $ 70.000 y los $ 80.000 pesos.

¿Es efectivo que el gobierno ha anunciado un subsidio anual de $ 88.000 por familia, es decir, equivalente a $ 7.333 mensuales de subsidio para calefacción, el cual se entregará directamente a la empresa proveedora GASCO…?

¿Porqué ningún medio de comunicación regional menciona el monto mensual del subsidio que ha prometido el gobierno para los habitantes de Puerto Williams?

Manuel Luis Rodríguez U.

pluma

Esa singular obra teatral llamada “coyuntura”

Los chilenos somos “cortoplacistas”, estamos acostumbrados y pegados con el presente y con el día de mañana.  Pensamos fácilmente el hoy y se nos hace una nebulosa cuando nos preguntamos por el pasado mañana.  Preferimos lo inmediato, el “aquí y ahora” como dijera desafiante Ricardo Lagos en un encuentro internacional.

Y cuando hablamos del aquí y del ahora, hablamos del efímero espacio de tiempo actual con los acontecimientos que están sucediendo y en los lugares o espacios donde ocurren: es la coyuntura.

En la jerga política sin embargo, la “coyuntura” es mal vista y aparece la crítica contra el inmediatismo, pariente cercano del “cosismo”, del impopular populismo y de la “mirada de corto plazo”.

Pero a no dudarlo, en toda coyuntura, nada es como parece.

ARRIBA EL TELÓN…!!

Puede decirse que la coyuntura es como una fotografía (a la vez) panorámica y focalizada del presente (que viene del pasado)  con sus actores principales y secundarios, con sus movimientos, conductas, decisiones y desplazamientos, un panorama que se mueve [con mayor o menor velocidad] hacia el futuro.

Usando la metáfora teatral, la coyuntura es como un escenario giratorio de luces y sombras donde a cada vuelta del cronómetro, los actores son casi los mismos, pero están actuando distintas escenas del libreto, en un decorado algo diferente y con una dinámica que va cambiando.   La “puesta en escena” de la coyuntura política,  es siempre obra de productores y realizadores casi desconocidos.

La coyuntura es como una enorme y concentrada obra de teatro: en pocos minutos u horas se resume toda la escena con sus momentos dramáticos y sus giros jocosos.

En la coyuntura, el género de la obra va cambiando: así puede ser un drama, un drama de circunstancias; o tener algunos momentos que son una sátira y en otros un melodrama y, por cierto, también hay pasajes que son una comedia, una comedia también de circunstancias.

Lo atractivo y repulsivo a la vez de la coyuntura política, es el cambiante juego de máscaras de los actores, son las frecuentes y flagrantes diferencias entre los parlamentos de los actores y el texto del libreto, entre lo que ocurre en bambalinas y lo que aparece en primer plano, entre los movimientos en la escena y las profundas intenciones, entre los intereses de los comediantes y los discursos con que se adornan esos objetivos.   El público -abajo en platea o arriba en galería- tiende a comportarse en forma cada vez más desordenada dentro de este singular teatro de la coyuntura.

En la obra teatral de la coyunturapolítica, los voceros de prensa son como la orquesta o el pianista de las viejas salas de teatro: ellos ponen la música que adorna a los hechos, para que sean aceptados por el público.

Como en las salas de teatro de la época isabelina, el público [o sea los ciudadanos] puede sentirse conmovido, enternecido, molesto, expectante, esperanzado, incómodo, frustrado y hasta indignado cuando comprueban que en escena están ocurriendo sucesos que no estaban en el programa prometido al momento de adquirir su entrada.  Ocurre incluso que cierta parte del público espectador, se niega a seguir siendo espectador de una obra que pagan con sus impuestos…perdón, con su entrada, y se instalan afuera de la sala de espectáculos y reclaman y se quejan y se abstienen y protestan.

Si usted quiere entender el futuro de la política, necesita conocer el libreto y la biografía de los actores, requiere comprender la coyuntura presente, porque en el momento presente se están incubando [preparando, diseñando, escribiendo y redefiniendo] los libretos, los decorados, la escenografía y  los actores principales y secundarios  que se moverán en la escena en los próximos 4 u 8 años venideros.   Y si usted es parte del público, no espere que otros escriban el libreto que se escenificará en el futuro, sino que súbase usted también al escenario y actúe.

Manuel Luis Rodríguez U.

pluma

¿Los comunistas en el gobierno…cuál es el problema?

Para leer el presente, siempre hay que mirar con un ojo hacia el pasado y con el otro ojo hacia el futuro.

Durante el gobierno de la Unidad Popular, el Presidente Salvador Allende siempre distinguió a los comunistas, que formaban parte de la coalición que daba sustento a su administración, por el sentido de disciplina, capacidad de organización y su lealtad inquebrantable con el Presidente, con el Programa y con el pueblo que los eligió   A despecho y a pesar de las distintas tensiones, diferencias y conflictos que se manifestaron durante la Unidad Popular entre los partidos que la integraban, y que llegaron a sesgar dos ejes en su interior, “reformistas y revolucionarios”, los comunistas “se la jugaron” por y con Salvador Allende hasta al final ajustándose estrictamente al Programa…y cuando decimos “hasta al final”… es literal…

Aquella fue la última vez que los comunistas formaron parte de un gobierno durante el siglo XX, recordando que habían sido integrantes también del mandato del Presidente Pedro Aguirre Cerda y el Frente Popular en 1938.

En ambos momentos históricos, el Partido Comunista de Chile propició la formación de una coalición política, participó activamente en la elaboración del programa de gobierno del Frente Popular y de la Unidad Popular y se integró en el gobierno con sus mejores cuadros profesionales.

A nadie escapa como un hecho político inédito en la Historia política de Chile que se encuentren integrados en una misma coalición, la Nueva Mayoría, un amplio arco de fuerzas políticas y sociales, desde la Democracia Cristiana y el Partido Comunista junto a otras fuerzas políticas de centro, de centro izquierda y de izquierda, alianza que, dicho sea de paso, se ha dado exitosamente en otras latitudes como en la experiencia del Frente Amplio en Uruguay, fundado en 1971 y existente hasta la fecha. (Ver: http://www.frenteamplio.org.uy/frenteamplio/historia)

Hoy los comunistas chilenos, siguiendo una lógica y una tradición que ha caracterizado su política desde su fundación, ha procurado mantener y desplegar sus mejores capacidades para combinar la acción política y la movilización social desde los movimientos ciudadanos y sindicales (donde cuenta con una influencia importante), con la presencia política en los órganos e instituciones representativas del Estado.

Cada vez más Alcaldes, Concejales, Consejeros Regionales y Diputados dan cuenta en Chile de una política propia y específica de los comunistas chilenos, orientada a trasladar las grandes demandas de los trabajadores y del pueblo al interior del “aparato del Estado”, aprendiendo y valorando la experiencia de administrar instituciones públicas con un sentido social innovador y participativo.

El sello integrador, crítico, participativo, responsable y abierto de la gestión comunista en Alcaldías y Consejos Regionales así como en el Congreso Nacional, ilustra una forma de hacer política que desmiente la caricatura negativa con que los medios del sistema -y algunos sectores conservadores- pretenden desdibujar la práctica y la experiencia de su accionar.

Todo esto habla, con los hechos, que la política de los comunistas en Chile, la deciden los comunistas chilenos, en un mundo globalizado, interdependiente y abierto donde -por lo menos para los militantes y dirigentes de este Partido- no existen ni Kremlins ni Vaticanos desde donde se pauteen las orientaciones de política que aplican en el país.   De aquí se desprende que la política internacional del Partido Comunista, para los que no la conocen, se decide y se aplica en y desde Chile, en función de sus propios criterios de análisis y de comprensión de la realidad regional, continental y mundial.

En este sentido y con esa orientación, el Partido Comunista estuvo entre los primeros en abogar para la formación de la Nueva Mayoría, para integrarse en listas de candidatos a consejeros regionales y diputados en todo el país con todos los demás partidos de esta nueva coalición, además que numerosos profesionales y dirigentes comunistas participaron activamente en el proceso de elaboración del programa de Michelle Bachelet.

Entonces, que los comunistas se manifiesten dispuestos a integrarse en el gobierno de la futura Presidenta Michelle Bachelet…¿cual sería el problema…?

Pero ¡si los comunistas ya están incorporados e integrados en el Estado y en la administración, a través de sus Alcaldes, Concejales, Consejeros Regionales y Diputados…elegidos por el pueblo…!

Manuel Luis Rodríguez U.

Artículo publicado también en Diario Red Digital: http://www.diarioreddigital.cl/index.php/opinion/40-opinion/1950-los-comunistas-en-el-gobiernoiy-cual-es-el-problema

pluma

El PC y su lealtad con el pueblo – Escribe Dalivor Eterovic

Es una falta de respeto poner en duda la lealtad del Partido Comunista de Chile, respecto de su compromiso con la Presidenta Michelle Bachelet, la Nueva Mayoría y el trabajo y apoyo comprometidos con el  programa de gobierno que el propio partido ayudó  a construir.

El Partido Comunista, fue un  partido leal al Presidente democráticamente electo,  Doctor Salvador Allende G., aun cuando este  no era militante del partido. Cosa que no pueden decir otros, que desde sus posturas de partidos oligárquicos, clamaron por un golpe de Estado, el término de la institucionalidad, lo que terminó con la instalación de una de las dictaduras más  sangrientas de América.

El mismo Partido Comunista que conoce de movimientos sociales desde hace 101 años y que entregó la vida de cientos de sus militantes  comprometidos en la lucha por recuperar la democracia y con ello marcó la vida de toda una generación que desciende de ese sacrificio.  Sin duda el mayor movimiento social de la historia de Chile, fue el de la década de los 80.

Misma democracia  que después otros se adjudicaron diciendo que la habían recuperado con un papel y un lápiz y la transformaron en una eterna transición.

El Partido Comunista que hoy se pone a disposición del futuro gobierno sin pedir ministerios, ni participación en empresas del Estado, ni intendencias, mucho menos condicionando su participación a intereses personales.

El Partido Comunista es y será leal a los más altos intereses del pueblo chileno, a la lucha por la humanización de la economía, por el trabajo digno y el salario justo, por la educación y la salud gratuitas, por el acceso a la vivienda digna, por una sociedad democrática garantizada por una constitución democrática, en definitiva es y será leal a sus principios.  Así lo hemos demostrado a lo largo de nuestra historia.

Claramente el Partido Comunista no será leal a  quienes defienden sus granjerías miserables en nombre de la macroeconomía y con el pretexto de cuidar  la estabilidad económica nacional. No será leal a quienes no trepidan en poner en riesgo la democracia y la libertad en nombre de intereses  minoritarios, no será leal a quienes dan muestras de inconsecuencia todos los días, actuando en el sentido contrario de sus discursos y en contra de su propio pueblo, el PC no será leal a los medios de comunicación que mienten y construyen realidades sobre la base de supuestos e inventos que buscan desinformar y confundir a las mayorías, no será leal a los sectores ultra izquierdistas que tergiversan la historia para levantar una serie de teorías y tesis sobre pre-supuestos que nunca han ocurrido, pero que son funcionales al intento permanente de hacer política en función de otros, sin concretar jamás una propuesta .

Claramente no se entiende cual es la critica que algunos hacen al proceso cubano y cuál es la  relación con el PC Chileno  o que  opinamos los comunistas chilenos  de  la experiencia de Venezuela, la de  Ecuador, la de Uruguay, o la de la gran República Argentina, que antepone el interés de su pueblo al del Banco Mundial  o lo que ocurre en China o en Corea y en tantos otros países del mundo que no comparten y combaten permanentemente el neoliberalismo.

Lo que los comunistas planteamos hoy, es el inicio del camino en la construcción de una sociedad más justa y el paso inicial y concreto es el respeto al programa de gobierno que nos hemos impuesto.

Es la única manera que tenemos hoy, de asumir las demandas nacionales y con esto avanzar en un nuevo tipo de gobierno, porque  Chile está cambiando y con ello debe brotar una nueva forma de hacer política. Tema que sin duda será materia de otro comentario.

Dalivor Eterovic Diaz.

CORE Electo por Magallanes.

 dalivor11

Resoluciones del Pleno del Comité Central del Partido Comunista – 21 de diciembre de 2013

INFORME AL PLENO DEL COMITÉ CENTRAL.

Estimados compañero(as):

Sin duda este Pleno se realiza en un momento político crucial para el devenir de nuestro país y, según la prensa nacional e internacional, nuestras resoluciones podrían considerarse históricas para nuestro Partido

Lo cierto es que nuestra política, implementada metódicamente desde los años 90 hasta hoy, que plantea como la contradicción principal en nuestro país la que se da entre neoliberalismo y democracia y que busca su definición mediante lo que concebimos como una revolución democrática, para lo cual era preciso convocar a una gran convergencia político social por los cambios, se ha concretado hasta un punto en que se dan todas las posibilidades para iniciar un proceso de transformaciones institucionales, políticas y sociales y un desarrollo democrático en el sentido de la representatividad de las instituciones y la participación ciudadana, que cuestiona el neoliberalismo y su modelo de distribución de la riqueza.

Recordemos que ya en el año 1996, Gladys Marín, a nombre de nuestro partido propuso públicamente, a la entonces concertación, un pacto electoral instrumental que tuviera como objetivo cambiar la Constitución o al menos cambiar el sistema electoral binominal, uno de los amarres establecidos por la dictadura para preservar incólumes la institucionalidad antidemocrática y el sistema económico al que le da sustento. También se planteaba cambios en la legislación laboral y la necesidad de avanzar en verdad y justicia.

Hay que tener en cuenta que nuestro partido se encontraba excluido de llegar al Congreso y poco se escuchaban sus planteamientos en los sucesivos gobiernos concertacionistas, que seguían implementando la política de los consensos con la derecha. Pasaron varios años de lucha constante, política, ideológica, social y electoral, antes de que se empezara a hacer patente la voz de la calle y se manifestara una crisis de representación y el descontento social.

El partido seguía proyectando su política en la esfera social y electoral, levantó varias candidaturas presidenciales procurando la unidad de la izquierda “extraparlamentaria”. Su incidencia social se incrementaba, sin embargo esta no se reflejaba en los resultados electorales y hacia infructuosos los intentos por materializar políticamente las demandas sociales.

En esa búsqueda de romper los muros de contención, en el año 2006 acordó dar su apoyo en segunda vuelta a Michel Bachelet, mediante un acuerdo que se proponía cambiar el sistema electoral binominal, lo que no fue posible por el sistema de quórum calificados. Ese paso táctico tuvo dos consecuencias: por una parte la negativa del P. Humanista y sectores de izquierda a apoyar tal decisión, pero por otra, permitió establecer una apertura al diálogo para romper la exclusión.

El año 2008 se produjo un pacto electoral por omisión para la elección de alcaldes. El año 2009 en que pusimos de relieve nuestra plataforma con la candidatura de Jorge Arrate, decidimos ir juntos en un pacto instrumental parlamentario con la concertación lo que permitió la elección de 3 diputados comunistas.

Tanto los acuerdos municipales como los parlamentarios contaron con el apoyo de M, Bachelet. Ese mismo año, aun con nuestro apoyo en segunda vuelta, la concertación, después de 20 años, perdió el gobierno, lo que era presumible ya desde el año 2008, porque se había agotado su posibilidad de seguir siendo gobierno sin dar respuestas concretas a las demandas de todo orden y a la crisis larvada que se hacía cada vez más patente en la sociedad y que horadaba a la propia concertación con su división interna, que fue un factor importante de su derrota.

Recordemos la movilización de los “Pingüinos“, la de los subcontratados del cobre y los forestales entre otros, que ya demostraban el creciente descontento social.

La llegada al gobierno, de la derecha, mediante elecciones después de 52 años, suponía varios  peligros, entre ellos, el de entronizar la alternancia en el poder de dos bloques sin cambio alguno, perpetuando la política de los consensos, la institucionalidad vigente y el modelo neoliberal.

El Congreso de nuestro partido puso de relieve la nueva situación política que se creaba en el país, planteó la necesidad de desplazar a la derecha del gobierno como un primer paso para conformar una nueva mayoría que convocara a fuerzas políticas desde el centro a la izquierda, capaz de asumir un  nuevo gobierno asociado a un programa único de transformaciones profundas, factibles de cumplir en un período de 4 años, pero con una clara perspectiva de desarrollo posterior.

Nuestros planteamientos iban en la dirección opuesta a una refundación de la concertación o a involucrarnos en un nuevo gobierno de la concertación.

El esfuerzo del partido se centró en dos direcciones muy concretas, uno, buscar el acuerdo político y dos, contribuir a la lucha social a fin de dejar claro que no era posible elegir un nuevo gobierno que no tomara en cuenta las demandas sociales y políticas del pueblo movilizado.

El gigantesco desarrollo de la lucha social en los planos de la educación, laboral, medioambiental, territorial, que no sólo plantea puntos reivindicativos, sino que ponen como lo principal cambios institucionales y económicos, crea un marco objetivo para que avancen los acuerdos políticos, electorales y programáticos.

Tal posibilidad se abre paso en medio de la disputa con la derecha que infructuosamente bregó por mantener la política de los consensos tratando de influir en la DC para que no participara de un acuerdo amplio y también con sectores de izquierda que se niegan a la posibilidad de llegar a acuerdos con partidos de la ex concertación.

Recordemos también que el primer paso en esta etapa de acuerdos fue el nuevo pacto por omisión en la elección de alcaldes de 2012 y la elección de concejales en dos listas de oposición en la que fuimos junto al PPD, al PR y a la IC, lo que dio como resultado una primera derrota de la derecha y un avance sustancial en la representación de nuestro partido, campaña que se hizo además tras el objetivo de la unidad y la necesidad de reformas de fondo.

Fue un acierto del partido poner en el centro de la discusión la necesidad de un programa único que recogiera gran parte de las demandas ciudadanas. El haber tenido acuerdos, previos a las candidaturas presidenciales, sobre reforma educacional y tributaria y estando sobre la mesa la necesidad de cambios institucionales, incluyendo en ello el cambio de la constitución, dejó claro que existían condiciones para una gran convergencia unitaria.

En ese momento, Michelle Bachelet, que mantiene una gran aprobación en las encuestas, expresa su disposición a ser candidata de una nueva mayoría para llevar adelante el cambio de constitución, la reforma tributaria y la reforma de la educación y se vislumbra como la candidatura que puede representar y unir a la oposición.

Lo que viene después es conocido. En las primarias en que se define la candidatura presidencial única, el partido decide apoyar a M. Bachelet por sobre la opción propia o de otra candidatura y se dispone a contribuir de inmediato en la construcción definitiva del programa, lo que desde nuestro punto de vista fue fructífero y oportuno.

Esta es una síntesis muy apretada de cómo hemos llegado a la situación actual. Una situación caracterizada por el triunfo abrumador de Michel Bachelet y la Nueva Mayoría y una derrota en toda la línea de la derecha representada en la llamada Alianza por Chile, en un proceso electoral de varios meses que significó elecciones primarias, primera vuelta presidencial, junto a la parlamentaria y de cores y posteriormente, ya como ratificación definitiva del triunfo, la segunda vuelta presidencial, que ganó Bachelet con el 62% de la votación.

La NM eligió 67 diputados y 21 senadores que con los independientes hace factible alcanzar los quórum necesarios para llevar adelante la mayoría de los objetivos programáticos propuestos.

Nuestro Partido logró elegir 6 de los nueve candidatos a diputados que, en conjunto, obtuvieron 280 mil votos. A ello hay que agregar los 16 cores electos, elección en la que obtuvimos 346 mil votos.

Una revisión muy somera, también, nos indica que al inicio de este nuevo período que se abre en el país, contamos con importantes responsabilidades en numerosas organizaciones sociales, laborales, estudiantiles, territoriales y otras, sobre lo que será necesario hacer una ponderación muy exacta, porque en gran medida este factor será muy determinante en lo que viene para apoyar y garantizar el cumplimiento del programa. Las responsabilidades que tenemos en la CUT, en el Colegio de Profesores, en la Confederación del Cobre, en la Confederación Forestal, en el sector público y en el agro, en liceos y universidades, y otras, con su independencia y autonomía, deben ser dialogantes y contributivas en el no fácil camino de las reformas anunciadas, más aun cuando al parecer existen sectores que se disponen a boicotear toda posibilidad de diálogo y establecer una oposición ciega al gobierno sin considerar las propuestas de cambio.

El partido debe disponerse a su vez a contribuir en el fortalecimiento de los conglomerados sociales, pero en especial el que  hemos definido como el sujeto principal de la construcción de las fuerzas emancipadoras, esto es, los trabajadores.

Estamos hoy, objetiva y subjetivamente, en mejores condiciones para plantearnos un desafío de rasgos históricos, esto es, caminar con rumbo seguro hacia los primeros pasos de la Revolución Democrática que Chile necesita.

Las condiciones histórico-políticas nos permiten visualizar no sólo el desplazamiento de la derecha del gobierno, sino la posibilidad de su derrota histórica, ideológica y estratégica y la conformación de un nuevo cuadro de correlaciones de fuerza que nos pueden permitir avanzar hacia un nuevo estado democrático.

No podemos adelantar que actitud va a tomar la derecha. La UDI ha dejado entrever su posición obstruccionista a todo avance democrático y de justicia social, pero está claro que la UDI popular está en bancarrota y ha perdido su fuerza hegemónica en la derecha y puede que algún sector de esta más liberal apoye puntos del Programa de M. B., alejándose de un ambiente  de fronda interna, de “cuchillos largos” como dijo el Presidente Piñera y también de la dispersión y lucha por el poder con vistas al 2017.

En este cuadro, como  ya hemos dicho, un factor crucial de lo cual va a depender el éxito del futuro gobierno es el cumplimiento del programa comprometido ante el país. Hemos señalado que nuestra participación en la campaña de Michelle Bachelet, incluyendo lo que fue nuestro aporte a la elaboración de su programa, nos ha llevado a la convicción de que ese programa sintetiza una propuesta de cambios de fondo que cuentan con la simpatía de la gran mayoría de las chilenas y chilenos. En esa misma medida, hacemos nuestro ese programa y nos jugaremos por realizarlo a integridad y en beneficio del pueblo.

Estimados compañero (as):

Este Pleno ha sido convocado para establecer la mejor forma en que nuestro partido puede contribuir al cumplimiento del programa y por tanto debe considerar su posible incorporación al gobierno de Michelle Bachelet, en el supuesto, por cierto, que sea la propia Presidenta la que llame a los comunistas a colaborar con su gestión como mandataria. Por nuestra parte, hemos declarado que consideramos que tenemos un legítimo derecho a participar del futuro gobierno, en tanto hemos contribuido con lealtad y nuestro mejor esfuerzo al triunfo de nuestra abanderada y de las fuerzas que la respaldan.

Bajo esta premisa es que consideramos necesario expresar públicamente nuestra disposición y voluntad de formar parte del próximo gobierno encabezado por la Presidenta Michel Bachelet.

Sabemos que de no mediar la voluntad política de quienes conducen el proceso, el programa se quedará prisionero de las páginas que se escribieron con las mejores intenciones.  Más aún, la realización de un programa de cambios como los propuestos alterará necesariamente las condiciones que hoy prevalecen en la sociedad chilena. La Presidenta electa ha situado con gran precisión este problema teórico y práctico en su importante discurso del 15 de diciembre y ha entregado claramente su posición.

Para no equivocarnos en el análisis, debe quedar claro que no surge directamente del programa un cuestionamiento del capitalismo como sistema. No se visualiza la contradicción Capital –Trabajo como la generadora principal del conflicto social. No es el Programa del Partido, es el Programa que un conglomerado de 7 partidos  hace suyo y comprometiéndose con su cumplimiento. No es de extrañar que desde nuestro punto de vista queden muchas cosas pendientes, pero no olvidemos que este período y este programa forman parte de un proceso ascendente de lucha y de conquistas sociales y políticas.

La gran importancia al Programa radica en que se propone una transformación estructural del país, actuando sobre tres ejes principales: Nueva Constitución, Reforma Educacional y Reforma Tributaria. Paralelamente, se marcan énfasis en tópicos propios de la gestión de gobierno en un país como Chile, signado por un diagnóstico que sitúa a la desigualdad como expresión central y también como causa de las contradicciones de todo orden que conmueven a la sociedad en sus múltiples dimensiones.

De allí que se aborden en el Programa asuntos del Programa Económico General del Gobierno, Laborales y Previsionales, de Salud, de Energía y Medio Ambiente, Culturales, de Pueblos Originarios y de Género, de DDHH, Discriminación y de Justicia, de Políticas Sociales, entre otros de los 33 temas principales que se incorporaron al trabajo de preparación programática.

Dada esta profundidad de las propuestas programáticas debemos elevar nuestra capacidad de incidir en el desempeño del Estado y sus instituciones como un importante aporte a la correlación de fuerzas favorables al cumplimiento del programa. No podemos ser neutrales, porque ello sería objetivamente un retroceso en las actuales condiciones, que son muy diferentes a las que primaron en Chile en las últimas décadas.

Así  como seguimos buscando todos los caminos para influir y crecer en el seno de la sociedad civil; en los movimientos sociales; en las instituciones de representación del poder comunal y local; así como se muestra acertada y ahora proyectada la determinación de llegar al Parlamento, con seis diputados, junto con una mirada a largo plazo que signifique elegir más diputados, senadores, más alcaldes y concejales y más consejeros regionales, hoy el tema es avanzar también con nuestra presencia en el poder ejecutivo, en el gobierno.

Se trata de una lógica dialéctica cuya base es la construcción de fuerza y la incidencia en el cuadro dinámico que hemos ayudado a construir, para poder seguir avanzando en las transformaciones que Chile precisa.

Y también señalamos que al calor de estos avances, requerimos hacer cambios y mejorar en todo lo que podamos, para estar a la altura de los nuevos desafíos. Se acrecienta la confianza en nuestra política y en nuestras propias capacidades, para adoptar con optimismo y fuerza las medidas y acciones que nos permitan mejorar en breve tiempo.

El pilar más avanzado del programa de Michelle lo conforma su propuesta de Nueva Constitución.

La propuesta reconoce que el Pueblo debe recuperar su potestad constituyente (su carácter de Soberano) y ejercerla, en la medida que se trata de aprobar una Nueva Constitución y no solo una reforma de la actual.

El proyecto propuesto en el programa plantea la conformación de un “Estado social y democrático de Derecho” – se reconocen y consagran 14 tipos de derechos en el texto preliminar propuesto – avanzando desde el concepto del pleno respeto de los DDHH fundamentales establecidos en anteriores Constituciones nacionales y en el ordenamiento internacional, a un concepto superior, que busca reconocer a las personas derechos sociales por el solo hecho de ser parte de una sociedad de iguales.

A nivel del régimen político, el documento apunta a terminar con el sistema electoral binominal y reemplazarlo por un sistema electoral de representación proporcional. Se propone el término del odioso sistema actual de quórum calificados (o supra mayoritarios) que, en combinación con el binominal, constituyen los eslabones principales del mecanismo que ha permitido a una minoría de chilenos poderosos ejercer un veto sistemático sobre la  mayoría durante los pasados 30 años. El Plebiscito vinculante se introduce como la herramienta que permite hacer efectiva la soberanía popular.

Desde el punto de vista del modelo de desarrollo, el texto propuesto cuestiona el carácter meramente “subsidiario” del Estado en materia económica y social, estableciendo que: “Corresponde también al Estado garantizar el derecho a la educación, al trabajo, a la vivienda, a la protección de la salud, a la seguridad social” entre otros, así como “el derecho a la cultura”. Se encuentra bien resuelto el vital asunto de la propiedad social de los recursos naturales, sujeta por tanto, su explotación por privados, a royalties.

De este modo, entre otras materias, el proyecto supera ampliamente los candados que colocó la dictadura en 1980 al desarrollo de la democracia chilena.

Los desafíos económicos.

La propuesta económica que sintetiza el programa resume los grandes objetivos planteados en el frente de la conducción económica de la NM: enfrentar la desigualdad, erradicar la pobreza, elevar las condiciones de vida de las personas, abrir más oportunidades al desarrollo y generar ingresos que permitan sostener el esfuerzo público para implementar políticas de protección social. En esta línea, las políticas públicas y el crecimiento son las herramientas centrales a considerar.

El análisis del escenario más probable que se conforme de 2014 en adelante no oculta las preocupaciones que resultan del proceso de desaceleración que experimenta la economía chilena desde el inicio del 2013. Un examen más serio obliga a considerar que, en la base de los buenos resultados obtenidos en materia de crecimiento y de empleo de Piñera, se encuentran dos fenómenos que tienen poco que ver con la voluntad de un gobierno de derecha: el superciclo de precios de los comodities, del que el cobre resultó muy beneficiado y, en el plano interno, los positivos efectos que tiene todo proceso de reconstrucción como el que vivió el país luego del sismo del 27F.

“Así, entre 2010 y 2012 el crecimiento promedio del PIB ha sido de 5,7% y el desempleo se ha reducido. Estas son buenas noticias para las chilenas y chilenos. Sin embargo, estas cifras no reflejan cambios de fondo en nuestra estructura productiva que permitan sostener este crecimiento en el mediano y largo plazo, sino que son consecuencia de factores cíclicos”.

De este modo, la previsión que hace el Comando de MB respecto de crecimiento de la economía apunta a superar los aspectos negativos de la desaceleración entre 2014 y 2015, para luego recuperar crecimientos del orden de 5% a partir de 2016, creando unos 600 a 650 mil nuevos empleos en los próximos 4 años.

La Reforma Educacional

La Reforma Educacional que se plantea el programa de Michelle Bachelet responde en líneas generales a las demandas que levantó con fuerza el movimiento social por la Educación el 2011. El Programa la considera el “desafío primordial” para resolver la desigualdad. Se acoge la idea de avanzar al reconocimiento de la Educación como un Derecho Social garantizado, que cuente como soporte una Educación Pública completa (desde la sala cuna a la Educación Superior), de cobertura universal, no segregada en su acceso, plenamente gratuita y de calidad.

Las Instituciones del Estado constituirían el núcleo de este sistema de educación, en el que coexistirían entidades del Estado con privadas de carácter público y privadas convencionales.

A nivel de la Reforma de Educación General, el programa señala el fin del lucro con recursos públicos[i] y el término gradual del financiamiento compartido, en la educación básica y media.

De igual forma, respecto del Financiamiento Compartido, se define que en el periodo presidencial se debe gradualmente disminuir el co-pago de las familias, hasta extinguirlo.

En todo caso, lo central en financiamiento y como objetivo del periodo es pasar progresivamente de un sistema de financiamiento en base a la demanda, a uno orientado a la oferta garantizada, particular y especialmente de las escuelas públicas.

En lo que respecta al proceso de des-municipalización este se fundamenta en la creación de un Servicio Nacional de Educación Pública descentralizado en un plazo de dos años, responsable de mejorarla y reposicionarla. La disputa por un nuevo tipo de financiamiento junto a la des-municipalización será la principal lucha conceptual y luego política, teniendo presente que al segundo año de gobierno debiesen entrar en vigencia las reformas propuestas.

Al respecto, se propone una des-municipalización de toda la oferta pública de educación general hacia servicios locales de educación en base a un proceso coherente e integrado a nivel nacional, que desarrollen una gestión al servicio de los aprendizajes. En el nuevo sistema no se contempla la integración administrativa de los municipios y alcaldes.

Es clave considerar que la propuesta señala que el nuevo Servicio Nacional de Educación Pública y los Servicios Locales deben contar con un financiamiento mediante ley de presupuesto de la Nación.

Por otra parte y pensando en las regulaciones, probablemente muy resistidas por múltiples grupos de interés, en lo referido a condiciones para otorgar el carácter público a un establecimiento escolar, lo primero a destacar es que se propone congelar el aumento del número de establecimientos hasta que se cuente con un diseño institucional que permita tomar decisiones sobre el crecimiento de la oferta pensando en las necesidades del país y de las regiones.

De igual forma, se visualizan ajustes a la ley de aseguramiento de la calidad, relevando el rol rector del Estado y del Ministerio de Educación, así como las competencias y atribuciones de la Agencia, la Superintendencia y el Consejo Nacional de Educación.

En materia de Educación Superior se reproducen las mismas preguntas, que responden a la misma realidad de actual privatización de la enseñanza[ii]. Se entiende que el lucro a nivel universitario se mantiene prohibido y se modificará la regla vigente para los CFT y los IP.

Por otra parte, se señala que se avanzará progresivamente (en 6 años) a la gratuidad total de la educación superior, partiendo del compromiso de gratuidad a todos los estudiantes que pertenezcan a los 7 primeros deciles.

Entendemos que esta gratuidad total será para aquellas entidades estatales y aquellas que suscriban el llamado compromiso de carácter público. Las otras instituciones, del tipo de la Universidad de Los Andes, si bien estarán sujetas a acreditación obligatoria, no necesariamente suscribirán compromisos de carácter público, lo cual las excluiría del marco de gratuidad asegurada por el Estado.

El Programa releva a las universidades estatales como el pilar del sistema de educación superior, mediante un trato preferencial, en base a más recursos por compromisos públicos. Además, se crean CFT estatales en cada región y se propone un sistema público (instituciones) de acreditación y superintendencia. Todas medidas que se expresarán en una gran disputa política por la nueva ley general de educación superior.    .

El Programa detalla un conjunto relevante de medidas que apuntan a políticas para los docentes, considerando  mayores exigencias a la formación de maestros, una nueva carrera docente, dialogando con los actores del sistema, especialmente los profesores. La carrera deberá considerar el estímulo del desarrollo profesional, una política de remuneraciones mucho más elevada, condiciones laborales adecuadas, un desempeño pedagógico de alto estándar, evaluación del desempeño y retiro del ejercicio en condiciones justas.

Mención especial merecen los esfuerzos que será necesario realizar en materias de Ciencia, Tecnología e Innovación para el desarrollo

Como Partido y como JOTA debemos prepararnos mejor para ese momento de definiciones que marcarán de alguna manera el carácter del proceso. Cuanto antes fijemos posiciones que permitan orientar concretamente al movimiento por la educación pública, más favorable será el terreno para avanzar en la democratización.

Todo ello teniendo claro el carácter extraordinariamente dinámico y cambiante de este proceso.

La Reforma Tributaria

Este eje estratégico del Programa es clave, en la medida que apunta a financiar con recursos frescos y permanentes la Reforma Educacional que se propone. En el documento de la candidatura de Michelle, publicado en el sitio WEB, se lee:

En total se aspira a que la aplicación del conjunto de las medidas tributarias propuestas alcance a un equivalente de un 3.01% del PIB, en régimen, esto es a partir del año 2017.

Apuntando a las tres cuestiones principales en juego en toda reforma tributaria, podemos señalar que quién paga el grueso de la mayor recaudación que se espera obtener es el empresariado grande y mediano, es decir los sectores más poderosos del país. Desde este punto de vista, la reforma tiene un carácter redistributivo, aún cuando no toca la elevada magnitud de los impuestos al consumo (IVA), que son claramente regresivos.

En cuanto al monto de los recursos a obtener con esta Reforma, se estima en régimen unos US$ 8.200 millones anuales. Con esta suma puede cubrirse el desafío de la Reforma Educacional, pero es claro que las cifras se harán estrechas para enfrentar altas expectativas sociales vinculadas a otros sectores de la economía (salud, previsión, transporte, tercera edad, entre otras).

El tercer asunto es considerar el ritmo de aplicación de la reforma tributaria. A nuestro juicio, hay que estudiar muy bien y prever si la gradualidad prevista en el documento programático pudiera generar alguna frustración en los sectores ciudadanos que han comprometido enormes esfuerzos en el movimiento por la Educación y otros movimientos regionales lo que sería aprovechado de inmediato por la derecha.

De hecho, la medida más importante desde el punto de vista de aporte de recursos frescos al fisco, la tributación empresarial por utilidades devengadas y no solo retiradas, tardará cuatro años en comenzar a aplicarse. En el período, entonces, solo se prevé utilizar las otras medidas planteadas, lucha contra la evasión, aumento de tributos de empresas de 20 a 25%. Es también relevante señalar que, entrando en un período de cierre del superciclo de precios del cobre, los actuales royalties no jugarán un papel tan relevante en los ingresos fiscales.

El gradualismo aplicado al caso de la Reforma Tributaria podría, y esto es un supuesto, llevar a una lenta implementación de la Reforma Educacional y de otras medidas planteadas en el Programa. Será necesario entonces prestar la mayor atención a la aplicación de los recursos disponibles hasta que la reforma entre a operar a plenitud.

Las Reformas Laborales.

El Programa recoge varias de las propuestas prioritarias señaladas por la CUT y el Partido, enfatizando como medidas básicas a considerar en el corto plazo las siguientes:

1) Concepto de empresa y término urgente del multirrut, lo que permitiría eventualmente abordar la situación de los sindicatos inter-empresas.

2) Aplicación del Convenio N° 87 sobre Libertad Sindical y Protección de Derecho de Sindicalización, ya ratificado por el Congreso Nacional, el que incluye el derecho efectivo a huelga, es decir, fin al reemplazo de trabajadores y al descuelgue.

3) Fortalecimiento del sindicato como sujeto de negociación colectiva, resguardando la titularidad del sindicato como único beneficiario sobre los derechos de la negociación colectiva, lo que conlleva a su vez el fin de los “grupos negociadores”.

4) Una normativa durante el proceso de negociación colectiva que asegure la obligatoriedad en el acceso oportuno de la organización sindical a la información financiera de la empresa.

5) Introducir modificaciones y simplificaciones en el procedimiento de negociación colectiva, de modo tal que se otorgue autonomía y capacidad a las partes, medida que favorecería la negociación de los sindicatos más pequeños.

6) Asimismo, se establece el compromiso de que el piso de la negociación colectiva esté dado por los derechos adquiridos en la negociación anterior.

7) Contar con un nuevo marco legal/laboral que se exprese en un Estatuto del Temporero y de la Actividad Agrícola de Temporada, que dé protección a los trabajadores y trabajadoras del mundo rural.

8) Reajuste del salario mínimo alcanzando la meta de $250.00 en la mitad del próximo gobierno, pero estableciendo desde ya una instancia tripartita que busque mediante informe público, la fijación de un nuevo criterio de reajuste salarial.

9) Incrementar los recursos y coberturas en materia de fiscalización por parte de la Dirección del Trabajo para el cumplimento de la norma laboral, dotándola de mayores atribuciones y capacidades técnicas, potenciando sus especialidad en temáticas de género.

10) Implementación de distintos mecanismos que comprometen al Estado en el fortalecimiento y desarrollo sindical principalmente de mujeres y jóvenes.

11) Y la implementación de una Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

En cuanto a los trabajadores del Sector Público, el Programa plantea evaluar mecanismos de negociación colectiva para todos los trabajadores de la administración del Estado (empleados públicos), con las particularidades propias de cada sector. Asimismo, se plantea mejorar las condiciones contractuales del personal a contrata y honorarios.

Todas estas medidas plantean una profunda y amplia modernización del Estado con énfasis en los derechos laborales, lo que por el carácter del gobierno de Nueva Mayoría deberá ser con y para los trabajadores, lo que demanda una alta capacidad de elaboración y de propuesta de las organizaciones sindicales.

Sistema Previsional.

La Nueva Mayoría no ha logrado coincidir en una propuesta definitiva. La propuesta de AFP estatal es claramente insuficiente, aunque como se ha señalado puede jugar el papel de “empresa modelo” del sector y permitiría al Estado controlar una parte que puede llegar a ser significativa del ahorro nacional. Sin embargo, no logrará actuar de manera decisiva en elevar la rentabilidad de los fondos de pensiones ni la tasa de reemplazo.

Nuestra propuesta como PC de vincular la suerte de los propietarios de las AFP con la de sus ahorrantes (ligar utilidades de las AFP a rentabilidad de los fondos administrados), si bien fue aceptada en la discusión programática, no figuró posteriormente entre las medidas anunciadas por la Candidata.

En definitiva, el programa se está quedando con una ampliación importante de la PBS (pilar solidario focalizado) y una promesa de estudiar un nuevo sistema que supere las debilidades del actual (comisión de expertos nacionales e internacionales).

La Salud, la siguiente reforma de gran alcance.

En materia de salud, el programa de MB define la salud como un derecho y lo consagra en la propuesta de Nueva Constitución. El diagnóstico y propuestas en salud es abordado por el programa en tres grandes ejes: déficits de especialidades médicas, infraestructura, y mejor gestión y mayor efectividad de la Atención Primaria (APS).

El programa define una inversión pública US$ 4.000 millones en infraestructura de 20 nuevos Hospitales, Centros de Salud Familiar (100), Centros Comunitarios de Salud Familiar (100) y Servicios de Atención Primaria de Urgencia de Alta Resolución (132), 200 camas críticas y 100 socio-sanitarias;

Plan de recuperación de la Posta Central y un plan de mantención de unidades y del parque tecnológico de los principales centro hospitalarios, y 1900 nuevas ambulancias.

Se propone un aumento de la cantidad de médicos en APS en 1000 a lo largo de todo el periodo presidencial, 4000 nuevos especialistas e incentivar el ingreso de 5000 médicos a los programas de formación. La creación del Fondo Nacional de Medicamentos y del Fondo Especial de Medicamentos de Alto Costo.

Ampliación de programas de salud bucal para mujeres, niños de 2 a 5 años, jóvenes de 4º EM, y población adulta.

Y finalmente se convocará a equipo de expertos que proponga Ley de ISAPRES nueva.

Las medidas anteriores aumentan y fortalecen el sector público de salud, con lo que podría disminuir la alta transferencia a privados para resolver los déficits de cobertura y recursos en la salud pública. La prioridad en infraestructura y profesionales médicos del Plan Nacional de Salud 2014 – 2018 busca avanzar en la mayor cobertura de los problemas no atendidos a tiempo hoy en salud hospitalaria y APS.

Sin embargo mientras se construyen los hospitales comprometidos habrá una tensión entre la búsqueda de mejor gestión dentro del sistema público de salud y la transferencia de recursos públicos a la infraestructura privada. Es en este punto que se deberá trabajar con los diversos sectores involucrados para inclinar la balanza al fortalecimiento de la gestión y sistema público.

Otras tensiones que pueden estar presentes en la implementación del programa es la conformación de los Fondos de Medicamento General y de Alto Costo, si no se coloca en debate el monopolio de los laboratorios en la oferta de medicamentos. Pudiera darse la paradoja de tener un fondo enteramente gratuito inclusive, y los laboratorios sostener prácticas de colusión en precios para hacer gastar más al Estado.

Equidad de Género y libertades individuales

En el plano de la igualdad y no discriminación de género y de corregir la situación de las mujeres en la sociedad, el programa de la Nueva Mayoría avanza tanto en el diagnóstico como en las propuestas a implementar. De ahí que los y las comunistas podemos decir que la gran mayoría de nuestras propuestas que le entregáramos a la candidata MB están reflejadas en el sentido y forma de la nueva agenda de género que impulsará su gobierno.

Como otros aspectos del Programa es importante que esta agenda de género encuentre su reflejo en la Nueva Constitución.

La nueva agenda de género se basará en los derechos, igualdad y autonomía de las mujeres, de ahí que propone una institucionalidad de mayor rango, como el Ministerio de la Mujer. El programa avanza en la concepción de corresponsabilidad entre Estado, sociedad, empleadores(as), hombres y mujeres, reflejado en propuestas de modificación derecho a salas cunas y jardín infantil para padres y madres trabajadoras, el diseño e implementación de un sistema nacional de cuidado de adultos mayores, necesidades especiales y niños(as).

A su vez, permite dotar de condiciones reales de autonomía para enfrentar el mundo del trabajo por parte de las mujeres.

En materia de violencia profundiza políticas preventivas, y de acogida a mujeres víctimas, crea un registro único de casos de violencia contra las mujeres y femicidios, avanzará en la especialización de fiscales y jueces, y modificará la ley de Violencia Intrafamiliar (que invisibiliza la violencia contra la mujer, y sólo la reduce al contexto doméstico) incorporando todo tipo de violencia de género y en todo ámbito.

Sobre derechos sexuales y reproductivos, se pronuncia por legislar sobre estos derechos, incorporando la educación sexual laica y humanista, asegurar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, con disponibilidad efectiva de métodos anticonceptivos incluida la PAE, y “despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo en caso de peligro de la vida de la madre, violación o inviabilidad del feto. Queda sí la inquietud en relación al no pronunciamiento sobre la despenalización de la mujer que aborta (tema propuesto, y que no es un detalle en tanto en el gobierno de Piñera se persiguió y detuvo sólo en el año 2012 a más de 30 mujeres).

El programa de la NM también abre la discusión sobre el matrimonio igualitario, que al igual que la temática de la interrupción del embarazo, debiera implicar para el partido y la NM una articulación con las organizaciones sociales y sectoriales muy estrecha, en tanto la promesa de discusión no garantiza envío de proyecto ley y aprobación del mismo, y por tanto esto será un tema que se deberá evaluarse permanente en función de la correlación de fuerzas que se cree.

Defensa Nacional

En la propuesta de Nueva Constitución que figura en el Programa, se lee que: “las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Pública serán instituciones esencialmente obedientes al poder constitucional, no deliberantes, disciplinadas y partícipes del desarrollo del país a nivel nacional y regional.

Las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Pública tendrán el monopolio instrumental de la fuerza coactiva. Tendrán como fines la defensa nacional, la seguridad y el orden público, según sea el caso, con pleno respeto de los derechos humanos, del medio ambiente y los recursos nacionales estratégicos de la nación”

Se recupera de este modo (y se amplía y enriquece) la concepción presente en el ideario “constitucionalista”, que inspiró el accionar dominante en las FFAA durante un largo período previo al golpe de 1973. Una concepción vinculada a definiciones ya presentes en la Constitución de 1925.

No debemos olvidar que fue precisamente el General Carlos Prats – el exponente más destacado del “constitucionalismo” militar – quién señalara con meridiana claridad en 1972 que, respecto de la doctrina militar del Ejército, que “una nueva Carta Fundamental debiera precisar su misión permanente de garantizar la soberanía nacional en el ámbito geo económico y su misión eventual de participar en el resguardo del orden interior, todo ello sujeto a las directivas del Poder Ejecutivo”.

El Programa se concentra en otros aspectos sustantivos de la Defensa Nacional, que se sintetizan en lo siguiente:

“la política de Defensa Nacional tendrá como objetivo principal de mediano y largo plazo, generar una Comunidad de Seguridad en América del Sur que garantice la paz y elimine definitivamente la amenaza de la guerra, siendo el Consejo de Defensa de UNASUR la institución para avanzar en esta materia”.

“Se profundizará con fuerza el proceso ya tan avanzado de diálogo, cooperación e integración con Argentina y se extenderá a Perú; y en la medida en que los objetivos de tal política se materialicen, se podrá revisar el concepto de disuasión, y avanzar hacia un nuevo concepto de política de defensa centrado en la cooperación mutua, la integración y el diálogo.

Con Bolivia lo fundamental será retomar el camino del diálogo, iniciado en 1999, y el clima de confianza mutua conseguido durante el período 2006-2010. La plena normalización de las relaciones con Bolivia es un objetivo al que aspiramos”.

“Asimismo, buscaremos dar pasos significativos para la proyección de las relaciones entre América del Sur y el Asia Pacífico”.
El vital asunto de la Energía.

El diagnóstico energético del país y las opciones de superación de la crisis que se avecina han ocupado parte importante de las discusiones políticas durante los meses recientes, sea a nivel de encuentros políticos, ciudadanos o empresariales. La elevación del precio de la energía utilizada en la industria extractiva y de manufactura es ya una amenaza que afecta la competitividad de un país que descansa su crecimiento en la actividad exportadora.

La Presidenta Electa se ha referido a varios asuntos centrales que serían parte de su estrategia energética:

1) En el corto plazo, medidas para fortalecer institucionalidad y de racionalización, así como para mejorar la eficiencia energética.
2) Redefinición de matriz de generación (una de las 50 medidas de los primeros 100 días)
3) Papel relevante del Estado en la necesaria Interconexión entre los actuales subsistemas SIC y SING (la energía del SIC es más cara que la del SING)
4) Promesa 30/30, es decir alcanzar el año 2030 el 30% de la generación con energías renovables no convencionales (excluye hidroeléctricas de grandes embalses)
5) Potenciamiento de las posibilidades de utilización de GNL, incluso reemplazando con este combustible a otros más contaminantes, allí donde sea posible
6) Papel de la ENAP como Empresa del Estado en ese potenciamiento del GNL, y en el aprovechamiento de recursos geotérmicos.

Con todo, el asunto principal en juego es el del papel del Estado en este vital sector de la economía y la sociedad, cuya influencia es necesario fortalecer ante las falencias que ha exhibido el sector privado tanto presentando como ejecutando sus proyectos energéticos, lo que sumado a la débil institucionalidad y a la ausencia de procesos participativos reales, ha terminado por judicializar toda la discusión.

Los especialistas estiman necesaria la planificación con, por supuesto, ordenamiento territorial, evaluación ambiental estratégica, recursos y cambios en la ley.

En este ordenamiento el Estado debe jugar un rol central en la definición, regulación y operación del sector. Una sólida institucionalidad, que no debiese excluir la existencia de una Empresa Nacional de Energía, debe velar por el aprovechamiento racional de los recursos del país, definiendo la matriz generadora, pero también planificando el desarrollo desde el nivel de ordenamiento territorial al de la ejecución de los proyectos y luego controlando la correcta operación del sistema en calidad de suministro y precios. Todo ello sin renunciar a la posibilidad de que el Estado participe directamente en la generación y distribución.

El programa contiene una serie de otros temas, entre ellos los referentes a infraestructura, pueblos originarios, discapacidad, adultos mayores, etc. que sería largo tratar en este informe. Indudablemente quedan asuntos por aclarar y seguramente establecer la manera más eficaz de su cumplimiento. Pero de cualquier manera, es el programa que debemos llevar adelante y nuestro papel será contribuir a esclarecer, a precisar y a fortalecer su contenido. Una actitud distinta será cometer un profundo error.

En todo caso será conveniente realizar un nuevo Pleno del CC en marzo o abril que tome específicamente el tema del cumplimiento del programa y junto con ello el fortalecimiento del partido, su crecimiento y desarrollo ideológico para enfrentar el período y las desafíos presentes y futuros.

Las tareas que asumimos si damos el trascendental paso de ingresar al gobierno significan una alta responsabilidad y un compromiso de una envergadura no fácil de asimilar aún. Cada militante comunista y con mayor razón los cuadros de dirección nacional e intermedia deben conocer a fondo el programa y hacerlo suyo, difundirlo y buscar la comprensión y el apoyo para su cumplimiento. Sabemos, por experiencia histórica, que debemos precavernos de tres fenómenos que pueden darse, uno el de su aceleración a marcha forzada de su cumplimiento lo que finalmente agota sus posibilidades de concretización real, dos su ralentización y menoscabo a través del consenso o la morigeración de sus objetivos por presión de intereses corporativos y la tercera precaución tiene que ver con la vieja receta, pero siempre actual de que nunca hay que perder de vista ni menospreciar a las masas. El cumplimiento del programa es también un asunto de masas, de millones, los mismos que acudieron a las urnas dándole su aprobación, debemos actuar junto a ellas.

Hoy más que en otros momentos el Partido debe acentuar su trabajo colectivo, en las decisiones, ante la opinión pública, en el quehacer diario.

Algunos, cada vez menos, pero en especial desde la derecha, nos han querido fustigar y anular ante cualquier pretensión de participar en el gobierno. Apelan a nuestra posible falta de lealtad. Hemos estado dos veces en el gobierno, una con G. González Videla, que inventó una truculenta historia sobre los comunistas para justificar sus compromisos con el imperialismo norteamericano y su apetito sobre nuestras riquezas básicas, dejándonos fuera de la ley. A lo más, la única acusación ajustada a la verdad era nuestra lealtad con los trabajadores y sus movilizaciones, en especial los trabajadores del carbón.

Luego con Salvador Allende, nunca se ha escuchado una crítica sobre la relación del PC con el Presidente y su gobierno, al contrario, se destaca la lealtad del PC.

La otra fuente de inspiración es la política internacional del PC, desde luego adulterada y descontextualizada de tiempo y lugar, apelando a la ignorancia y la unilateralidad de los análisis que casi siempre provienen de una matriz extranjera, repetida por personeros políticos o medios de comunicación.

En materia de política exterior, nuestro partido va a apoyar lo signado en el Programa, que se refiere a políticas de Estado y no creo que estas vayan a ser las de intervenir para desestabilizar a gobiernos de  otros estados, en especial de América Latina, esperamos prime una política de integración y buenas relaciones.

Se especula que es imposible que tenga éxito un gobierno en que estén juntos democristianos y comunistas. Lo único que podemos decir es tratemos de construir lo imposible, que ya se ve que no es tan imposible y que solo puede ir en beneficio de cumplir con el programa.

Si los comunistas participamos del gobierno lo haremos con lealtad, todo nuestro esfuerzo estará dirigido a cumplir con el programa y quienes nos representen tendrán que atenerse a las normas de probidad del partido, al no aprovechamiento personal del cargo y quienes reciban sueldo del Estado por cumplir un cargo de gobierno deben comprometerse con una disposición de larga data, parte de ese sueldo debe ir al partido para su fortalecimiento.

Compañeras y compañeros:

Este Pleno ha sido convocado para tomar una decisión trascendental. Si el CC así lo acuerda, efectivamente estaremos dando un paso histórico. Después de 41 años el Partido Comunista de Chile asumirá de nuevo posiciones de gobierno con un claro compromiso programático. No estaríamos en esta discusión si no fuera por el esfuerzo de miles de compatriotas que se la han jugado por dar vida a este nuevo momento político y entre ellos por cierto nuestros militantes y amigas y amigos del partido y la juventud comunista a quienes saludamos por su esfuerzo y entrega que han jugado un papel trascendente. Y sepan que no defraudaremos a quienes confían en nosotros, sabemos que de nuevo muchos ojos estarán puestos en Chile, el país del socialismo de Salvador Allende, el de la lucha heroica contra la dictadura y hoy un país que busca reencontrarse con su historia de luchas y transformaciones en beneficio de la mayoría.

Hagamos honor a nuestra propia historia, a los nuestros que han quedado en el camino de la lucha, pero que siempre estarán con nosotros, a quienes nos han prestado su solidaridad desde dentro y fuera de Chile y que nos desean éxito.

Compañeras y compañeros. Unidos venceremos, mil veces venceremos.

RESOLUCIONES DEL PLENO DEL COMITÉ CENTRAL

El Comité Central del Partido Comunista de Chile  saluda el triunfo de nuestra candidata Michelle Bachellet, Presidenta electa de la República. Saludamos en especial su voluntad política, expresada el día del triunfo, de llevar a cabo las transformaciones planteadas en el Programa de Nueva Mayoría.

Saludamos también a todos y todas las chilenas que votaron por Michelle Bachelet, y en especial al Partido y la Jota por el trabajo desplegado en campaña.

Asumimos que la presencia comunista es uno de los  factores  significativos que caracteriza el pacto de la Nueva Mayoría como referente distinto a la concertación y en consecuencia las decisiones de este pleno son trascendentes en la conformación del nuevo cuadro político.

El Comité Central reunido en sesión plenaria, expresa unánimemente la voluntad y disposición del Partido Comunista de Chile para incorporarse al gobierno que encabezará Michelle Bachellet, para contribuir con lealtad y determinación al cumplimiento del programa. Será la Presidenta quien determine el lugar y la forma de cómo podamos desarrollar nuestra contribución.

El contundente triunfo en segunda vuelta presidencial, con 62,18% de los votos, refleja la voluntad de cambio del pueblo chileno, y es un mandato categórico respecto a la imperiosa necesidad de cumplir cabalmente con el programa que ha propuesto Nueva Mayoría. Hoy existen condiciones inmejorables para superar la herencia institucional de Pinochet, y ese es el mejor homenaje que podemos rendir a todos aquellos chilenos y chilenas víctimas de la represión de la dictadura, y en especial, a nuestros mártires, quienes dieron su vida enfrentando la represión.

Si avanzamos en el cumplimiento del programa, si logramos el fortalecimiento de la izquierda, los sectores democráticos y los movimientos sociales, efectivamente estaremos dando nuevos pasos para resolver la contradicción democracia-neoliberalismo, y se consolidará en Chile un nuevo ciclo político social.

El pleno asigna una gran importancia a la batalla político-ideológica, lo que implicará fortalecernos como partido, abordando este debate y lucha en el quehacer partidario, tanto en las representaciones político institucionales como en el movimiento social, que tendrá un papel determinante en el cumplimiento del programa.  Para ello el Comité Central recomienda como material de estudio y trabajo, para el conjunto del Partido, el informe a este Pleno.

El informe central que hemos aprobado convoca a realizar un pleno en marzo del próximo año en el cual haremos un análisis  del instrumento partido. A esa fecha debemos hacer una ponderación objetiva de nuestra presencia en todo el mundo social, en particular entre los trabajadores, para nosotros el sujeto principal de transformación social. El Pleno ratificó el criterio que los militantes comunistas que asumen cargos de representación popular como aquellos designados en funciones ejecutivas, deberán actuar de acuerdo a las normas de probidad del Partido y destinar parte de sus ingresos para actividades de fortalecimiento partidario.

Junto al éxito obtenido es claro que entramos a una etapa de nuevas tareas debiendo observar con atención las insuficiencias en el funcionamiento de diferentes estructuras, pero con la convicción que no serán temas de carácter orgánico los que impidan el aporte pleno del conjunto del partido.

Finalmente el Pleno del CC hace un llamado al conjunto del Partido a cumplir con esta tarea histórica desde el movimiento social, el parlamento y desde el gobierno.

Santiago, 21 diciembre de 2013.

 

Yo me abstengo, tu te abstienes, ellos votan

El tema de la abstención apareció “por arte de magia” durante la campaña de segunda vuelta, bajo la mano de quienes intentaban descreditar (o desteñir) el resultado de la presidencial del 15 de diciembre.

Históricamente en Chile, los niveles de abstención electoral han sido “normalmente elevados” a tasas que promedian entre el 20 y el 30% y ocasionalmente  cercanas al 40%, como en la municipal de 1993.   Pero, “mal de muchos (no puede ser) consuelo de tontos”…

La crítica que se hacía antes de 2012 al sistema de voto obligatorio e inscripción voluntaria, es que el nivel de abstención aumentaba progresivamente y que las elecciones las decidían finalmente los segmentos de electores adultos y adultos mayores.  El “envejecimiento” progresivo del padrón electoral era un dato recurrente en los análisis de aquel período.

Ahora sin embargo, con voto voluntario e inscripción automática el problema de la abstención persiste, y las recientes elecciones municipales del 2012 y presidenciales, parlamentarias y de cores del 2013, las decidieron mayoritariamente los electores adultos y adultos mayores…tal como venía ocurriendo desde 1990 en adelante.

Entonces ¿dónde está el problema?  ¿El problema son los jóvenes que no quieren ir a votar? ¿Y porqué ocurre que cuando surgen candidatos que atraen al segmento juvenil del electorado, éstos concurren a votar?

Una pregunta clave para analizar el asunto es: ¿porqué en ciertas elecciones, los electores concurren más a votar…y porqué en ciertas elecciones, los electores concurren menos o no concurren a votar?

Cabe considerar también que el “problema” del abstencionismo electoral no está principalmente en el sistema electoral o en el modo de inscripción de los electores y de formación del padrón, aunque el binominal pudiera estar presente como un ingrediente adicional de desafección de los ciudadanos frente a un sistema político y electoral contaminado, excluyente y rígido.   Y decimos “pudiera estar presente”, porque ocurre que con sistemas electorales proporcionales también se manifiestan altos niveles de abstención electoral.

Aunque parezca paradójico, para comenzar a entender la “abstención electoral”, debemos separar este fenómeno del “sistema electoral” vigente.

La abstención la entendemos como la negativa  de una parte del electorado a concurrir a votar en las elecciones.  La abstención como actitud y como conducta política del ciudadano elector, se puede manifestar de varias maneras: no concurriendo a votar o votando en blanco.   Interpretamos el abstencionismo como una actitud política del ciudadano que no se siente motivado,  interesado ni interpretado por el abanico de opciones en competencia, actitud que se traduce en la conducta de no concurrir a sufragar.

El “argumento del duopolio” -para explicar el abstencionismo- utilizado por algunos, no tiene hoy ningún sustento racional en la realidad: existen fuera del llamado duopolio, una profusión de partidos, movimientos y organizaciones políticas presentes y compitiendo (aunque sea en condiciones de desigualdad, pero compitiendo) por la adhesión ciudadana y el voto: partidos y movimientos tan diversos como el PRO, el MAS, Evopolis, el Socialismo Allendista, el PRI, el Partido Igualdad, el Partido Verde Ecologista… que funcionan, se expresan y tienen  representación política y electoral, como para explicar que la gente se abstiene porque hay un “duopolio de concertacionistas y derechistas”.   ¿Qué explica la votación de esos partidos y movimientos? ¿Que la gente prefiere abstenerse?

El abstencionismo tiene diferentes causas, estructurales y coyunturales, pero todas ellas están interrelacionadas.

Entre las causas estructurales debemos anotar la ausencia de educación cívica del curriculum en colegios y liceos a lo largo de varios decenios; el individualismo que impregna como ideología a todas las prácticas sociales; las recurrentes denuncias y prácticas elitistas, centralistas y de corrupción que afectan a las prácticas políticas, y el constante y generalizado bombardeo mediático contra la política y los políticos, que han contribuido a lo largo de varias generaciones, a minar la confianza y  la credibilidad de la clase política y del sistema político.

En un sistema socio-económico ultra-neoliberal como el actual, el individualismo consumista y la indiferencia social y política se corresponden exactamente con el abstencionismo electoral: si el día de las elecciones los centros comerciales permanecieran abiertos, se instalaría una dura competencia (muy neoliberal…) entre el mall y los locales de votación.

Entre las causas coyunturales del abstencionismo, hay que mencionar la (buena, regular o mala) calidad del debate público durante las campañas; el descrédito de las promesas incumplidas; la evaluación ciudadana del gobierno de turno; la persistencia de los métodos centralistas, personalistas o elitistas para la nominación de candidatos y la falta de respuestas a las demandas sectoriales, sociales y territoriales de la ciudadanía.

Manuel Luis Rodríguez U.

pluma

El Partido Comunista de Chile está dispuesto a participar del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría

El Partido Comunista decidió en su Comité Central este sábado pasar a formar parte del Gobierno de Michelle Bachelet, como colectividad integrante del pacto Nueva Mayoría. La resolución la adoptó el Pleno del Comité Central que se desarrolló este sábado, donde se resolvió que estarán disponibles para incorporarse al Gobierno de la Presidenta electa Michelle Bachelet, si es que ella lo requiere.

El timonel del PC, Guillermo Teillier, declaró que “lo hacemos con la confianza de que vamos a contribuir con todo al cumplimiento del programa que ha presentado la Presidenta Bachelet”.

“Lo vamos a hacer con lealtad y poniendo a disposición de ella nuestras mejores capacidades. Eso es lo esencial de la resolución de este Comité Central que acaba de concluir en este momento”, aseguró.

El presidente del PC, diputado Guillermo Teillier, comunicó tras la cita que “hemos decidido expresarle a la presidenta electa nuestra voluntad de participar en el futuro Gobierno”, calificando la medida como “histórica”.

Al respecto, el parlamentario especificó que “ésta es una voluntad que expresa el Partido Comunista, porque quien decide quién ocupa cargos o no de Gobierno, lo tenemos muy claro, es la presidenta de la República, y por eso nosotros no vamos a hacer exigencias de cargo de uno u otro nivel”.

Teillier agregó que “tenemos derecho a pertenecer” al Gobierno, debido a que ellos contribuyeron a construir el programa presidencial y además son integrantes del pacto Nueva Mayoría, por lo que les correspondería ayudar a cumplir lo comprometido.

Por su parte, el diputado Lautaro Carmona expresó que “fue un proceso muy maduro, que llegó a una conclusión muy profunda en todo el Comité Central, entonces hay una convicción plena de que este paso (…) calce con tanto entusiasmo y con tanta fuerza y mística, pero también digo que con mucha responsabilidad”.

“Estamos dispuestos a contribuir, si ella (Bachelet) así lo estima”, agregó el secretario general del Partido Comunista de Chile.

Recordemos que el Comité Central del partido se desarrolló en la sede del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL), en el barrio Brasil de Santiago, y contó con más de 70 consejeros, 50 representantes de las Juventudes Comunistas (JJ.CC.) y los timoneles.

Tras esta resolución, éste sería el tercer Gobierno en que el Partido Comunista participaría en un Gobierno en nuestro país.

Fuente: DiarioRedDigital – http://www.diarioreddigital.cl/index.php/portada/80-portada/1947-partido-comunista-realiza-pleno-del-comite-central-para-decidir-eventual-ingreso-al-gobierno-de-bachelet