Una plaza para Alfredo Hernández Barrientos en Punta Arenas

Nació en Ancud en 1912 y murió en octubre de 2012. Fué Diputado por Magallanes en dos períodos: 1953 a 1957 y fue reelegido en 1957 hasta 1961.  Alfredo Hernández Barrientos fue el primer diputado socialista por Magallanes y se merece que su nombre quede inscrito en alguna plaza de la ciudad de Punta Arenas.

Porque fue en Punta Arenas donde se forjó su liderazgo obrero, como trabajador de la construcción y como dirigente social y sindical desde los años 50.

Como líder social y militante socialista fue el fundador de la Central de Comités de Barrios en 1952, la primera organización de vecinos de la ciudad de Punta Arenas y su testimonio de obrero albañil lo llevó a ser elegido Diputado en 1953 bajo el slogan “Del andamio al Parlamento”.

En su desempeño como Diputado integró distintas comisiones de la Cámara de Diputados como la de Economía, Trabajo y Previsión Social y la Comisión de Obras Públicas.  Durante su función como Diputado Alfredo Hernández trabajó estrechamente con el entonces senador por Chiloé, Aysén y Magallanes, Salvador Allende Gossens, el primer senador por Magallanes que fue VicePresidente y Presidente del Senado de la República.

Durante el gobierno de la Unidad Popular,  Alfredo Hernández fue Presidente de Hotelera Nacional, el consorcio estatal de hoteles y durante la dictadura fue coordinador de la bancada de ex-parlamentarios socialistas.

Invito a todos quienes lo conocieron y a quienes valoran su obra como parlamentario socialista al servicio de los intereses de la clase trabajadora de Magallanes, para que logremos que una plaza de Punta Arenas, lleve el nombre de Alfredo Hernández Barrientos.

Manuel Luis Rodríguez U.

Anuncios

Cero autocrítica

Después del domingo electoral pasado, se han escuchado las explicaciones más peregrinas, insólitas y hasta estrambóticas, para tratar de justificar el 70% de abstención ciudadana en las elecciones municipales.

En el festival tardío de los argumentos políticos, hemos escuchado la explicación meteorológica (el tiempo estaba muy frío o el clima estaba muy caluroso…), la explicación transportista (la gente no fue a votar porque no habían buses ni transporte público dominical que los acerquen a los lugares de votación…), la explicación autista (nosotros ganamos y que el resto se joda…); la explicación depresiva (la gente es floja o los ciudadanos son indiferentes a la política…), la explicación narcisista (yo gané y no hay nada más que discutir…), la explicación culposa (los otros tienen la culpa, nosotros lo hicimos bien…), la explicación retorcida (yo perdí así es que el sistema es malo) y hasta la explicación futurista (en la próxima elección sí que nos va a ir mejor…).

Ninguna de estas argumentaciones, débiles en sí mismas sin embargo, refleja algún grado de autocrítica respecto de los resultados, porque ni el gobierno puede festejar con balcones ni champañas ni la Concertación  o la oposición pueden sacar cuentas alegres, porque solo un 30% de los electores ha validado a las nuevas autoridades municipales del país.

Con campañas marketeras sin contenidos, con figuras electorales sin propuestas, con “candidatos pura sonrisa” pero vacíos de programas, con listados interminables de candidatos apenas conocidos en su casa, necesariamente la elección municipal fue una oportunidad que vieron los electores para manifestar su enojo.

Cero autocrítica de una clase política y gobernante sorprendida, autoreferente y ensimismada, frente a una ciudadanía que rechaza prácticas, estilos, rostros y formas de hacer política que no se corresponden a la realidad actual y que no da cuenta de los nuevos tiempos que estamos viviendo.

Los movimientos sociales y ciudadanos -expresión callejera y mediática de un profundo estado de descontento y de indignación de la gente- no fueron escuchados por la clase politica instalada.

Esta clase política no está escuchando a los ciudadanos.

No se quejen ahora que estos ciudadanos no están escuchando a los políticos.

Manuel Luis Rodríguez U.

Los hechos son como las piedras, fríos y duros: Mineduc dispone el cierre de la Universidad del Mar

Para quienes se habían hecho algunas ilusiones respecto a que la Universidad del Mar iba  continuar y que se abrirían nuevas carreras en algunas sedes, la noticia aparecida hoy tiene que ser una implacable campanada de alerta: el Ministerio de Educación solicitó el cierre definitivo de la Universidad del Mar, debido a la existencia de numerosas irregularidades.

Cuando decíamos hace algunas semanas atrás que ese es un Titanic con nombre de universidad, estábamos usando una metáfora que ilustra perfectamente lo que está sucediendo en la realidad: numerosas querellas por estafa, reclamos, renuncias, éxodo de alumnos, éxodo de académicos, tomas y manifestaciones de los estudiantes, promesas y petitorios firmados por autoridades que después no se respetan ni se cumplen, y un deterioro de imagen que es fatal y definitivo.

Leemos y copiamos desde El Mercurio del día de hoy:

“El Ministerio de Educación (Mineduc) solicitó al Consejo Nacional de Educación (CNED) el cierre de la Universidad del Mar, luego que unaauditoría -que duró cinco meses- comprobara diversas irregularidades en esa casa de estudios.

El caso se conoció en mayo pasado, cuando
el ex rector Raúl Urrutia renunció a su cargo denunciado presiones de parte de los controladores para hacer pagos a inmobiliarias.

Según El Mercurio, el estudio -que analizó los estados financieros y académicos- detectó que el plantel transgredió sus estatutos al tener grandes diferencias en la administración de sus sedes, problemas de gestión y abandono del proyecto académico.   El Mineduc señaló que el cierre de la casa de estudios será gradual, partiendo por las carreras de Salud.”

Los hechos son innegables: se trata de una empresa educacional que ha incumplido la propia normativa legal, que ha incumplido su propio proyecto educacional y en consecuencia el cierre de la Universidad del Mar comenzará en forma gradual por las carreras de la Salud de dicha entidad.

¿Las autoridades nacionales de esa empresa habían informado de esta decisión del Ministerio, a sus rectores de sede, a los estudiantes, a los profesores, a los funcionarios administrativos que todavía quedan, o tuvieron que informarse por la prensa?  Vergonzoso además, que las autoridades de esa entidad no den la cara ante los medios de comunicación o ante la comunidad por una decisión que es irrevocable.

Manuel Luis Rodríguez U.

Los hechos son más fuertes que las explicaciones: numerosas irregularidades en el conteo de votos en elecciones municipales

En todo Chile aparecen denuncias acerca de irregularidades que se habrían perpetrado en el conteo de los votos en las recientes elecciones municipales: acarreos, mal recuento, votos mal contabilizados.

Lea aquí el recuento de todas las comunas del país donde aparecen estas denuncias:

http://www.soychile.cl/Santiago/Politica/2012/10/30/130412/Comando-de-Bowen-Seguiremos-hasta-las-ultimas-consecuencias-por-las-irregularidades-en-Renca.aspx

http://www.soychile.cl/Santiago/Politica/2012/10/30/130401/Municipales-un-candidato-de-la-DC-denuncio-la-perdida-de-30-mil-votos-en-La-Florida.aspx

http://www.soychile.cl/Valdivia/Politica/2012/10/30/130386/Valdivia-el-presidente-comunal-de-la-DC-pide-revision-voto-a-voto-por-inconsistencias-en-elecciones.aspx

http://www.soychile.cl/Valdivia/Policial/2012/10/30/130419/El-diputado-De-Urresti-pedira-al-gobierno-un-informe-por-la-demora-en-la-entrega-de-resultados-eleccionarios.aspx

Malestar social y abstención electoral

No es que la gente rechace hacer política o no piense políticamente: lo que sucede es que el malestar social se ha trasladado al interior del sistema político chileno y ahora los partidos, los dirigentes, las autoridades políticas tienen que hacerse cargo de un clima de desinterés y de rechazo ciudadano que no habían querido registrar.

La clave principal que explica esta brecha entre la clase política y la ciudadanía es este sistema político de democracia de mercado, de democracia imperfecta y de baja intensidad, con una Constitución del siglo pasado, maquillada pero de origen ilegítimo y un sistema electoral que segrega, distorsiona la voluntad popular y representa cada vez menos a la ciudadanía.

No es que la gente rechace hacer política o no piense políticamente: de hecho las grandes manifestaciones ciudadanas del 2011 y del 2012 (contra el lucro en la educación y por una educación de calidad, contra las represas en la Patagonia, contra el alza del gas en Magallanes, por mayores recursos y participación en Calama y en Aysén), han sido precisamente enormes actos políticos de una ciudadanía hastiada y hasta indignada.

En esta elección ha sido derrotada electoralmente la derecha y emerge una nueva perspectiva de cambio  que proviene desde los movimientos sociales y ciudadanos y que tiene que plasmarse políticamente.

Lo que ahora ha ocurrido es que “el elefante ciudadano” ha irrumpido en silencio y mayoritariamente en la “cristalería del poder”, dejando una quebrazón de ministros, candidatos, alcaldes, concejales y lideres políticos perplejos y asombrados por una elevada y hasta desproporcionada abstención, y dejando en evidencia que ahora entramos a un nuevo ciclo de la vida política en la que habrá que convencer a los ciudadanos de las bondades de la política y de quienes la ejercen.

En un escenario político que ahora se vuelve más fluido e impredecible, es bueno precisar que las cifras de abstención ciudadana venían aumentando desde el año 1990 en adelante.

En efecto, la abstención electoral desde el  año 1989 en las elecciones presidenciales, parlamentarias y municipales ha ido aumentando en forma constante. Por ejemplo, a nivel presidencial y parlamentario entre 1989 y 2009 la abstención ciudadana aumentó del 5,3% al 12,3% y en las elecciones municipales entre  1992 y 2008  la abstención subió gradualmente desde el 10,2% al 14,3%.

Solo que ahora, abiertas las compuertas del voto voluntario, la ciudadanía se expresó en forma contundente.

¿No son estos números la más flagrante demostración que la ciudadanía percibe cada vez más el sistema binominal y todo el sistema electoral y político como una mala herencia del régimen militar?

Manuel Luis Rodríguez U.

Un sistema electoral y político al desnudo (1)

El voto voluntario ha dejado al desnudo al sistema político y el sistema electoral.  La alta abstención superior al 75% de los  ciudadanos en todo el país viene a cuestionar en sus fundamentos la propia actividad política, porque indica que la ciudadanía ha expresado un claro voto de castigo.

La abstención es la candidata ganadora en las elecciones municipales en Chile.

Una expresión popular de uso común en Chile, diría que ayer 28 de octubre “la política ha quedado en pelotas”.  Pero no por eso vamos a denostar a la política, sino que a ejercer la crítica para que avancemos hacia otra política.

Las explicaciones y justificaciones para derrotas y victorias pueden proliferar, pero los resultados ofrecen una verdad que traspasa fronteras y divisiones políticas:  la ciudadanía ha expresado en las urnas su profundo desagrado y desapego con el estado actual de la política en Chile.

En todos los sistemas electorales con voto voluntario, la abstención crece a medida que los partidos, los candidatos y los líderes políticos son incapaces de ofrecer rostros nuevos, programas y contenidos sustentables, debates competitivos y posturas políticas creíbles.

El sistema electoral y el sistema político en Chile han quedado al desnudo, reducidos a su verdadera expresión en el estado actual de la opinión pública.  El sistema también podría ahora convertirse en un campo abierto a todos los populismos, a los cuenteros y a los encantadores de serpientes, capaces de poner el dinero y el poder al servicio de intereses de oscura procedencia.   Pero no hay que desfallecer: es positivo que el voto voluntario actúe ahora como una máquina de Rayos X, que nos muestra la verdad de cómo existe y funciona el sistema político en el Chile real.

La tarea de reencantamiento y de recuperación de la confianza ciudadana es muy alta y cuesta arriba.  Se puede decir que ayer domingo 28 de octubre se ha puesto término a la política del amiguismo, del compadrazgo, del marketing y de las operaciones comunicacionales, a la vieja política tradicional basada en los aparatos partidarios mal organizados, en los partidos que funcionan como montoneras, en los liderazgos artificiales resultantes de  la política de las cuatro paredes.

Bienvenido el voto voluntario.

Manuel Luis Rodríguez U.

El mecanismo de la cifra repartidora en la elección de concejales en la comuna de Punta Arenas

Aportamos al conocimiento ciudadano sobre el sistema electoral, con el siguiente texto elaborado por Juan Morano Cornejo, acerca del mecanismo de la cifra repartidora.

LA CIFRA REPARTIDORA Y SU APLICACIÓN EN LA REGIÓN DE MAGALLANES Y LA COMUNA DE PUNTA ARENAS.

Para concejales el total de 39 candidatos inscritos se desglosan en: 8 candidatos de las listas “B” del pacto “Regionalistas e Independientes”; de  la lista “E” de “Por un Chile Justo; de la lista “F” del pacto “Concertación Democrática”; 7 candidatos de la letra “G” “Más Humanos” y 8 más  de la lista “H” del pacto “Coalición”.

118.025 son los ciudadanos habilitados para concurrir a sufragar, según el padrón electoral que entregó en su oportunidad el Servicio Electoral (Servel) en la comuna.

El sistema proporcional en las elecciones de concejales

 Para conocer quienes serán los 8 concejales de la comuna de Punta Arenas, luego del cierre de las mesas receptoras de sufragios, el sistema es más complejo, dado que se debe buscar la cifra repartidora, donde la sumatoria de votos de cada lista debe dividirse hasta por el número de cargos a completar y que en el caso de Punta Arenas es 8 y en las demás comunas de la región por 6.

Luego los resultados se ordenan de Mayor a Menor, donde el último a elegir será el que ocupe el octavo lugar es decir, y la cifra repartidora será ese cuociente. Igual ejercicio se debe aplicar luego al interior de cada lista y del pacto o subpacto,  si los hay para determinar los nombres de los candidatos electos.

Vea aquí el ejemplo en números:

EL MECANISMO DE LA CIFRA REPARTIDORA EN LAS ELECCIONES MUNICIPALES DE CONCEJALES EN CHILE

El sistema proporcional de d’Hondt es una fórmula electoral, creada por el profesor y matemático belga, Víctor d’Hondt, que permite obtener el número de cargos electos asignados a las candidaturas, en proporción a los votos conseguidos. De esta manera, se ven favorecidos los partidos políticos más pequeños o de minorías que hayan realizado pactos y que a través de la distribución proporcional pueden lograr ingresar con menos votos individuales al Concejo Municipal, gracias a esa “cifra repartidora”.

Si los cargos a completar son 8 debemos dividir por : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8.

Se debe ordenar los 8 primeros de Mayor a Menor según la cantidad de votos obtenidos, de manera que el octavo será  la cifra repartidora. Para determinar los electos son aquellos con más votos de los pactos y subpactos más votados,  donde el que más voto saca, elige más cargos y se debe hacer el mismo ejercicio al interior de cada lista y pacto.

Juan Morano Cornejo, exAlcalde de Punta Arenas