Contribuciones para una teoría de la desprolijidad

Ser prolijo es ser cuidadoso, pulcro, limpio…es preocuparse de todos los detalles y aspectos del asunto, de manera que las cosas se hagan bien.  ¿Se acuerdan de esa frase: “hacer las cosas bien“…?  Prolijo: prolixus (en latin): cuidadoso y esmerado.

En cambio ser desprolijo, es actuar en forma burda, torpe, descuidada, imprecisa e improvisada.  La desprolijidad es entonces, el desorden de las decisiones y contradecisiones, las promesas que no se cumplen, las quitadas de piso inesperadas, las informaciones contradictorias,  las “salidas de madre” comunicacionales, las torpezas en las frases y palabras inoportunas, los pequeños errores mediáticos, los titulares y anuncios públicos que vienen acompañados por una perturbadora y hasta contradictoria “letra chica”.

Contribuciones para una teoría de la desprolijidad.

vía Contribuciones para una teoría de la desprolijidad.

Anuncios

Pero si hay tanto crecimiento económico, entonces ¿porqué el malestar social?

Pero, si hay tanto crecimiento económico, entonces, ¿porqué el malestar social?