Un clima de exasperación e indignación

Un fantasma recorre el mundo, el fantasma de la indignación.

El modelo de desarrollo neoliberal (que en realidad ya no es “modelo” de nada), operando como una gigantesca máquina aspiradora de necesidades insatisfechas y productora de ganancias exorbitantes, colapsa por todos lados.  El neoliberalismo -como estructura de poder y como ideología totalitaria- ha quedado por fin completamente desnudo en Europa, en Estados Unidos, en América Latina, en Africa…

Y los gobiernos y políticos (de derecha, progresistas, conservadores, liberales…) no saben cómo deshacerse de este formidable diseño economicista que aplasta seres humanos, destruye prácticas y redes colectivas, desecha identidades, desiguala territorios, explota trabajadores hasta el estres, produce desempleados por millones, genera destrucción masiva del medio ambiente, depreda cuantiosos recursos naturales, malgasta enormes cantidades de energías, privatiza las ganancias y socializa las pérdidas, pasa de crisis financiera en crisis financiera y conduce al planeta a un crisis global.

Las razones de la indignación ciudadana sobran y se explican por sus causas estructurales.  Y el movimiento de la indignación crece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s