Ojo al charqui…

A partir del 1° de febrero próximo, todo el equipo de CoyunturaPolítica estaremos de vacaciones de veranotoño, pero les informamos a los desprevenidos, a los intransigentes, a los autoritarios disfrazados, a los politiqueros baratos, a los aprovechadores, a los populistas, a los habladores superficiales, a los que tienen conflictos de intereses, a los tontosgraves y a los subidos por el chorro…que igual estaremos ¡¡¡… ojo al charqui…!!!

Anuncios

COYUNTURAPOLÍTICA de vacaciones

Para informarles que a partir del miércoles 1°  y hasta el domingo 26 de febrero, todo el equipo de COYUNTURAPOLÍTICA (o sea yo…) estará de vacaciones.

Pero, aún de vacaciones y para quienes deseen seguir mis comentarios, pueden encontrarnos en LA OVEJA NEGRA DE LA FAMILIA, una página que no se las recomiendo para nada, porque es una verdadera oveja negra de la familia…

Nos vemos en…

http://laovejanegradelafamilia.wordpress.com

El Presidente y el cambio del binominal: libreto para una obra de teatro del absurdo

PRESENTACIÓN DE LA OBRA DE TEATRO.

Chile es un país presidencialista.  Cultural e imaginariamente presidencialista y paternalista, de manera que las decisiones más importantes del ejercicio del poder político terminan resolviéndose en el escritorio del Presidente de la República.  Desde la tarifa del gas en una región (Magallanes), hasta la autorización y el emplazamiento de una central termoeléctrica (Castilla), desde las represas del proyecto Hidroaysén hasta la reforma tributaria, desde el tamaño descomunal de la bandera en la Plaza Constitución de Santiago hasta los conflictos de intereses de la mayoría de los ministros, subsecretarios, intendentes y autoridades superiores del Estado, todo pasa por un decisión presidencial.

Y sin embargo, el Presidente es la autoridad menos creíble para la ciudadanía dentro del gobierno de la Coalición de derecha. ¿Porqué será?  ¿La culpa la tienen las encuestas?

Veamos un ejemplo flagrante en la siguiente obra teatral (no sabemos todavía si es un drama, una comedia o una obra de circunstancias…) presentada en este mes de enero que concluye.

LOS ACTORES DE LA OBRA

Actores principales: la UDI, el vocero de gobierno.

Actores secundarios: el Gobierno, el Presidente, RN.

Comparsas: los partidos de la Concertación, los otros partidos realmente existentes, los partidos y movimientos que no son realmente existentes sino el puro timbre, los exPresidentes que salen o los sacan del closet (perdón, de bambalinas) cada cierto tiempo.

EL LIBRETO.

Acto 1: el Presidente (siempre bien intencionado) invita a La Moneda a sus cuatro predecesores presidenciales, para hablar de reformas políticas y del cambio del binominal. Todos ellos a la salida, coinciden con el Presidente que hay que hacer cambios en el binominal.

Acto 2°, al término de una reunión del Consejo de Ministros (entre paréntesis, ¿porqué no se hacen públicas las actas del Consejo de Ministros?…), el Vocero de Gobierno se esmera en declarar que las prioridades del gobierno son cuatro: salud, vivienda, educación y seguridad ciudadana, descartando y dejando en claro que el cambio del binominal no es la prioridad.

Acto 3° el Presidente (siempre bien intencionado) declara en un medio de prensa un domingo (El Mercurio) que el cambio del binominal no es prioridad de su gobierno, y el mismo Presidente (siempre bien intencionado) declara ante la prensa el lunes inmediatamente siguiente, que el cambio del binominal forma parte de las prioridades de su gobierno junto a las otras 4 prioridades prioritarias antes priorizadas.

Acto 3° un partido de gobierno (RN) y un partido de oposición (PDC), acuerdan por escrito promover cambios en el sistema político incluyendo el cambio del binominal, pero el Gobierno (del que forma parte RN) se apresura a declarar que el cambio del binominal no es prioridad y rechazan ese acuerdo.

Acto 4° un partido de gobierno (UDI) le exige al Presidente y lo emplaza agresivamente y en público que defina las prioridades de su gobierno, que “no se salga del libreto” y que el cambio del binominal no es prioridad, y el Presidente cede y se somete de palabra a la UDI, reconociendo que el cambio del binominal no es prioridad de su gobierno.

Los distintos actos de esta obra de teatro, pueden intercambiarse en su orden, pero el resultado y el efecto visual de la obra de teatro es el mismo: el director de la compañía de teatro no controla todo el libreto y el libreto lo interpretan los actores a su entera discreción.

¿Resultado? La mayoría de los espectadores (o ciudadanos) no le cree al director de la obra ni a sus actores principales.

Ionesco está en su salsa…

Constitución Política y ciudadanía en el Chile del siglo XXI

Ciencia de la Política

PREFACIO.

Desde los años recientes y en particular desde el inicio del gobierno de la derechista Coalición por el Cambio, se extienden en  la ciudadanía en Chile un sentimiento y una percepción de rechazo y de descontento frente a un sistema político que perciben como rígido, inmóvil, distante e incapaz de procesar y de resolver los problemas centrales del orden político y las demandas mayoritarias.

En ese contexto la aspiración de modificar o cambiar el sistema electoral binominal se ha instalado en el debate público y político nacional, de manera que este ensayo tiene por propósito analizar cuáles son las condiciones y el contexto en que dicho cambio pudiera ser posible.

Manuel Luis Rodríguez U., cientista político.

Punta Arenas – Magallanes, verano de 2012.

LA CONTRADICCIÓN POLÍTICA PRINCIPAL

Se hace cada vez más evidente la contradicción entre democracia y neoliberalismo, la que se manifiesta políticamente en el presente en…

Ver la entrada original 771 palabras más

Los negocios son más grandes que los recursos naturales

Seamos realistas…

En Isla Riesco, a pesar de una corriente ciudadana que sube y crece en contra de un proyecto carbonífero a cielo abierto EN MARCHA que está destruyendo el medio ambiente y el ambiente entero, el gobierno de los empresarios está decidido y convencido que ese proyecto debe ser legitimado, porque los intereses económicos y financieros en juego son gigantescos.

En el curso de los próximos años, la pelea judicial, ls movilizaciones públicas, la batalla en internet y las redes sociales y los recursos de los movimientos ciudadanos y ambientalistas seguirán enfrentándose a poderosos intereses corporativos transnacionales en los que están involucradas altas autoridades de este gobierno.

Seamos realistas…  esta es una batalla de muchos David contra unos pocos Goliath…

Pero, el criterio economicista que prima hoy y que ha primado durante años, criterio neoliberal del que son responsables concertacionistas y derechistas de todos los colores (desde los más conservadores hasta los tantos “progresistas truchos”), es que los negocios son más grandes, más importantes y de mayor valor político que los recursos naturales, de manera que seguimos y seguirán entregando dichos recursos a los intereses empresariales, a costa de los trabajadores, de la matriz energética futura y de vender el futuro al costoso precio del presente.

Seamos realistas…pidamos lo imposible…

Manuel Luis Rodríguez U.

PARA SABER MAS:

http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/01/28/las-instituciones-no-funcionan-y-minera-isla-riesco-tampoco/

El interminable debate por el sistema binominal

En Chile se viene discutiendo acerca del sistema electoral, desde fines de los años ochenta, cuando la dictadura militar implantó el mecanismo binominal para mejor conveniencia de sus partidarios de la UDI y de RN.  La revisión de las Actas de la Comisión Constitucional de la dictadura, permite demostrar que la lógica de instalar un sistema electoral restrictivo y limitado, fue una decisión política e ideológica  tomada consciente y deliberadamente.

Un sistema electoral que sobrerepresenta a la mayoría relativa y subrepresenta a la minoría relativa.

Más de 30 años han transcurrido para un interminable y hasta agotados debate público en que las posiciones de todos los actores políticos: de derecha, de centro y de izquierda, están perfectamente decantadas y son archi-conocidas por todos los ciudadanos.  Lo más novedoso que podría ocurrir en materia de binominal, es que algún parlamentario aislado dentro de la bancada de alguno de los partidos de la tradicional derecha chilena, cambiara en 5 milímetros su postura frente al tema, lo que tampoco garantiza que en la hora de la verdad, es decir, cuando tenga que votar algún proyecto en la sala de la Cámara o del Senado, no termine obedeciendo a las órdenes de partido que se imparten militarmente desde la Directiva de RN o la UDI.

Durante los cuatro gobiernos de la Concertación, más de ocho sucesivos proyectos de ley enviados por el Ejecutivo al Congreso Nacional y dirigidos a modificar el sistema electoral, chocaron cada vez con la negativa de la UDI y de RN para avanzar en tan importante materia.

La actual polémica parece aburrida.

LA LOGICA DUAL DEL BINOMINALISMO

Durante los 20 años de gestión concertacionista, sin embargo, la mayoría ciudadana, obnubilada por el temor de la reciente dictadura, por los éxitos económicos del modelo neoliberal, y por la desmovilización a que la condujeron los cuatro partidos concertacionistas, no reclamó frente a un sistema electoral que generaba gradualmente exclusiones y distorsiones cada vez más notorias, salvo los partidos de izquierda que siempre reclamaron tal reforma.

En la práctica y en la realidad de la permanencia prolongada en el poder, el binominalismo electoral terminó conviertiendose en el “binominalismo político” (entendido como el reparto instalándose en el conjunto del sistema político e institucional, en la forma de un reparto casi proporcional y equitativo entre concertacionistas y derechistas dentro de los directorios de las empresas públicas y otras esferas del poder.

A su vez, la derecha (nunca completamente asumida en su mentalidad e ideología bipolar conservadora y liberal), prefiere mantener posiciones de privilegio y no arriesgar su hegemonía artificial abriendo la “caja de Pandora” del sistema binominal que podría ocasionarle divisiones en RN y la pérdida de electorado en las próximas municipales y parlmentarias.

¿Habrá comprendido ya la derecha chilena que no habrá un segundo gobierno suyo desde el 2014 en adelante?

El binominalismo ahora, sin embargo, se cae a pedazos, amenazado y cuestionado moral, social y políticamente por una emergente corriente ciudadana que se ha venido manifestando desde el 2011 y que expresa la creciente crisis de representación y de legitimidad de las instituciones políticas heredadas de la dictadura (en la que gobernó la derecha política actual) y perfeccionadas por la Concertación.

Manuel Luis Rodríguez U., cientista político