Ojo al charqui…

A partir del 1° de febrero próximo, todo el equipo de CoyunturaPolítica estaremos de vacaciones de veranotoño, pero les informamos a los desprevenidos, a los intransigentes, a los autoritarios disfrazados, a los politiqueros baratos, a los aprovechadores, a los populistas, a los habladores superficiales, a los que tienen conflictos de intereses, a los tontosgraves y a los subidos por el chorro…que igual estaremos ¡¡¡… ojo al charqui…!!!

COYUNTURAPOLÍTICA de vacaciones

Para informarles que a partir del miércoles 1°  y hasta el domingo 26 de febrero, todo el equipo de COYUNTURAPOLÍTICA (o sea yo…) estará de vacaciones.

Pero, aún de vacaciones y para quienes deseen seguir mis comentarios, pueden encontrarnos en LA OVEJA NEGRA DE LA FAMILIA, una página que no se las recomiendo para nada, porque es una verdadera oveja negra de la familia…

Nos vemos en…

http://laovejanegradelafamilia.wordpress.com

El Presidente y el cambio del binominal: libreto para una obra de teatro del absurdo

PRESENTACIÓN DE LA OBRA DE TEATRO.

Chile es un país presidencialista.  Cultural e imaginariamente presidencialista y paternalista, de manera que las decisiones más importantes del ejercicio del poder político terminan resolviéndose en el escritorio del Presidente de la República.  Desde la tarifa del gas en una región (Magallanes), hasta la autorización y el emplazamiento de una central termoeléctrica (Castilla), desde las represas del proyecto Hidroaysén hasta la reforma tributaria, desde el tamaño descomunal de la bandera en la Plaza Constitución de Santiago hasta los conflictos de intereses de la mayoría de los ministros, subsecretarios, intendentes y autoridades superiores del Estado, todo pasa por un decisión presidencial.

Y sin embargo, el Presidente es la autoridad menos creíble para la ciudadanía dentro del gobierno de la Coalición de derecha. ¿Porqué será?  ¿La culpa la tienen las encuestas?

Veamos un ejemplo flagrante en la siguiente obra teatral (no sabemos todavía si es un drama, una comedia o una obra de circunstancias…) presentada en este mes de enero que concluye.

LOS ACTORES DE LA OBRA

Actores principales: la UDI, el vocero de gobierno.

Actores secundarios: el Gobierno, el Presidente, RN.

Comparsas: los partidos de la Concertación, los otros partidos realmente existentes, los partidos y movimientos que no son realmente existentes sino el puro timbre, los exPresidentes que salen o los sacan del closet (perdón, de bambalinas) cada cierto tiempo.

EL LIBRETO.

Acto 1: el Presidente (siempre bien intencionado) invita a La Moneda a sus cuatro predecesores presidenciales, para hablar de reformas políticas y del cambio del binominal. Todos ellos a la salida, coinciden con el Presidente que hay que hacer cambios en el binominal.

Acto 2°, al término de una reunión del Consejo de Ministros (entre paréntesis, ¿porqué no se hacen públicas las actas del Consejo de Ministros?…), el Vocero de Gobierno se esmera en declarar que las prioridades del gobierno son cuatro: salud, vivienda, educación y seguridad ciudadana, descartando y dejando en claro que el cambio del binominal no es la prioridad.

Acto 3° el Presidente (siempre bien intencionado) declara en un medio de prensa un domingo (El Mercurio) que el cambio del binominal no es prioridad de su gobierno, y el mismo Presidente (siempre bien intencionado) declara ante la prensa el lunes inmediatamente siguiente, que el cambio del binominal forma parte de las prioridades de su gobierno junto a las otras 4 prioridades prioritarias antes priorizadas.

Acto 3° un partido de gobierno (RN) y un partido de oposición (PDC), acuerdan por escrito promover cambios en el sistema político incluyendo el cambio del binominal, pero el Gobierno (del que forma parte RN) se apresura a declarar que el cambio del binominal no es prioridad y rechazan ese acuerdo.

Acto 4° un partido de gobierno (UDI) le exige al Presidente y lo emplaza agresivamente y en público que defina las prioridades de su gobierno, que “no se salga del libreto” y que el cambio del binominal no es prioridad, y el Presidente cede y se somete de palabra a la UDI, reconociendo que el cambio del binominal no es prioridad de su gobierno.

Los distintos actos de esta obra de teatro, pueden intercambiarse en su orden, pero el resultado y el efecto visual de la obra de teatro es el mismo: el director de la compañía de teatro no controla todo el libreto y el libreto lo interpretan los actores a su entera discreción.

¿Resultado? La mayoría de los espectadores (o ciudadanos) no le cree al director de la obra ni a sus actores principales.

Ionesco está en su salsa…

Constitución Política y ciudadanía en el Chile del siglo XXI

Ciencia de la Política

PREFACIO.

Desde los años recientes y en particular desde el inicio del gobierno de la derechista Coalición por el Cambio, se extienden en  la ciudadanía en Chile un sentimiento y una percepción de rechazo y de descontento frente a un sistema político que perciben como rígido, inmóvil, distante e incapaz de procesar y de resolver los problemas centrales del orden político y las demandas mayoritarias.

En ese contexto la aspiración de modificar o cambiar el sistema electoral binominal se ha instalado en el debate público y político nacional, de manera que este ensayo tiene por propósito analizar cuáles son las condiciones y el contexto en que dicho cambio pudiera ser posible.

Manuel Luis Rodríguez U., cientista político.

Punta Arenas – Magallanes, verano de 2012.

LA CONTRADICCIÓN POLÍTICA PRINCIPAL

Se hace cada vez más evidente la contradicción entre democracia y neoliberalismo, la que se manifiesta políticamente en el presente en…

Ver la entrada original 771 palabras más

Los negocios son más grandes que los recursos naturales

Seamos realistas…

En Isla Riesco, a pesar de una corriente ciudadana que sube y crece en contra de un proyecto carbonífero a cielo abierto EN MARCHA que está destruyendo el medio ambiente y el ambiente entero, el gobierno de los empresarios está decidido y convencido que ese proyecto debe ser legitimado, porque los intereses económicos y financieros en juego son gigantescos.

En el curso de los próximos años, la pelea judicial, ls movilizaciones públicas, la batalla en internet y las redes sociales y los recursos de los movimientos ciudadanos y ambientalistas seguirán enfrentándose a poderosos intereses corporativos transnacionales en los que están involucradas altas autoridades de este gobierno.

Seamos realistas…  esta es una batalla de muchos David contra unos pocos Goliath…

Pero, el criterio economicista que prima hoy y que ha primado durante años, criterio neoliberal del que son responsables concertacionistas y derechistas de todos los colores (desde los más conservadores hasta los tantos “progresistas truchos”), es que los negocios son más grandes, más importantes y de mayor valor político que los recursos naturales, de manera que seguimos y seguirán entregando dichos recursos a los intereses empresariales, a costa de los trabajadores, de la matriz energética futura y de vender el futuro al costoso precio del presente.

Seamos realistas…pidamos lo imposible…

Manuel Luis Rodríguez U.

PARA SABER MAS:

http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/01/28/las-instituciones-no-funcionan-y-minera-isla-riesco-tampoco/

El interminable debate por el sistema binominal

En Chile se viene discutiendo acerca del sistema electoral, desde fines de los años ochenta, cuando la dictadura militar implantó el mecanismo binominal para mejor conveniencia de sus partidarios de la UDI y de RN.  La revisión de las Actas de la Comisión Constitucional de la dictadura, permite demostrar que la lógica de instalar un sistema electoral restrictivo y limitado, fue una decisión política e ideológica  tomada consciente y deliberadamente.

Un sistema electoral que sobrerepresenta a la mayoría relativa y subrepresenta a la minoría relativa.

Más de 30 años han transcurrido para un interminable y hasta agotados debate público en que las posiciones de todos los actores políticos: de derecha, de centro y de izquierda, están perfectamente decantadas y son archi-conocidas por todos los ciudadanos.  Lo más novedoso que podría ocurrir en materia de binominal, es que algún parlamentario aislado dentro de la bancada de alguno de los partidos de la tradicional derecha chilena, cambiara en 5 milímetros su postura frente al tema, lo que tampoco garantiza que en la hora de la verdad, es decir, cuando tenga que votar algún proyecto en la sala de la Cámara o del Senado, no termine obedeciendo a las órdenes de partido que se imparten militarmente desde la Directiva de RN o la UDI.

Durante los cuatro gobiernos de la Concertación, más de ocho sucesivos proyectos de ley enviados por el Ejecutivo al Congreso Nacional y dirigidos a modificar el sistema electoral, chocaron cada vez con la negativa de la UDI y de RN para avanzar en tan importante materia.

La actual polémica parece aburrida.

LA LOGICA DUAL DEL BINOMINALISMO

Durante los 20 años de gestión concertacionista, sin embargo, la mayoría ciudadana, obnubilada por el temor de la reciente dictadura, por los éxitos económicos del modelo neoliberal, y por la desmovilización a que la condujeron los cuatro partidos concertacionistas, no reclamó frente a un sistema electoral que generaba gradualmente exclusiones y distorsiones cada vez más notorias, salvo los partidos de izquierda que siempre reclamaron tal reforma.

En la práctica y en la realidad de la permanencia prolongada en el poder, el binominalismo electoral terminó conviertiendose en el “binominalismo político” (entendido como el reparto instalándose en el conjunto del sistema político e institucional, en la forma de un reparto casi proporcional y equitativo entre concertacionistas y derechistas dentro de los directorios de las empresas públicas y otras esferas del poder.

A su vez, la derecha (nunca completamente asumida en su mentalidad e ideología bipolar conservadora y liberal), prefiere mantener posiciones de privilegio y no arriesgar su hegemonía artificial abriendo la “caja de Pandora” del sistema binominal que podría ocasionarle divisiones en RN y la pérdida de electorado en las próximas municipales y parlmentarias.

¿Habrá comprendido ya la derecha chilena que no habrá un segundo gobierno suyo desde el 2014 en adelante?

El binominalismo ahora, sin embargo, se cae a pedazos, amenazado y cuestionado moral, social y políticamente por una emergente corriente ciudadana que se ha venido manifestando desde el 2011 y que expresa la creciente crisis de representación y de legitimidad de las instituciones políticas heredadas de la dictadura (en la que gobernó la derecha política actual) y perfeccionadas por la Concertación.

Manuel Luis Rodríguez U., cientista político

¿La procesión irá por dentro?

En un sistema tan altamente presidencialista como el chileno, pero con un Presidente de la República en caída de popularidad y de credibilidad en todas las encuestas más un cuadro de movilización social en alza, necesariamente los partidos políticos gobiernistas adquieren un protagonismo inusitado, en un cuadro de crisis política en la República.  

En este escenario, el “alineamiento” entre RN y UDI (la metáfora castrense de “alinear” tropas o dirigentes políticos, es perfectamente apropiada a la derecha chilena…), realizada en La Moneda por el Mandatario, deja en evidencia el bajo nivel de credibilidad consensual de las dos derechas (los pelucones de la UDI y los pipiolos de RN) a la hora de construir acuerdos con otros actores políticos y deja entrever que a pesar de las 4 prioridades que logró imponer la UDI, quedarán numerosos “cabos sueltos”.

¿Las diferencias entre conservadores y liberales se procesarán internamente en la derecha ahora?  ¿La procesión irá por dentro? ¿O los liberales-liberales de RN terminarán por aburrirse de sus “aliados” y optarán por emigrar?

¿Y si el gobierno y el Presidente siguen cayendo en las encuestas, ahora por estas peleas públicas? ¿Seguirá pasando la procesión por dentro?

Y a propósito, ¿la ciudadanía, qué tiene que ver en estas polémicas entre los dos partidos de gobierno?

Manuel Luis Rodríguez U.

Demandas sociales y sistema político en el Chile de hoy

En agosto de 2011, cuando las movilizaciones ciudadanas por la educación alcanzaban su punto álgido en todo el país, se dió publicidad a un “Acuerdo Nacional para una democracia social ahora”  recogiendo y sintetizando las demandas de una amplia mayoría ciudadana en el país y de un amplio espectro de organizaciones sociales del mundo sindical, profesional, de derechos humanos, estudiantiles, territoriales, artísticas y culturales.

La gran mayoría de los movimientos sociales y ciudadanos que hemos presenciado el 2011 y que responden a una acumulación de experiencias colectivas desde años anteriores, están tomando conciencia que las demandas sociales más urgentes que se están expresando en esta coyuntura, no encontrarán realización al interior de la institucionalidad política actualmente existente, si no se producen además, cambios estructurales en el propio sistema político.  La ciudadanía está adoptando cada día más demandas políticas y demandas sociales con contenido político.

Esas demandas ciudadanas y sociales tienen un profundo contenido y significado político: reclaman una nueva Constitución Política que emane de una asamblea constituyente; plebiscito vinculante en materia educacional un nuevo sistema político que garantice la participación, la representación y la diversidad; una nueva política económica y el apoyo a las pymes; una reforma tributaria profunda; un Estado democrático socio-ambiental y soberano que recupere para la nación los recursos naturales y energéticos del país; un nuevo Código del Trabajo; terminar con la alta concentración en la propiedad de los medios de comunicación; una ley de televisión digital que abra espacios al pluralismo; verdad y justicia a las victimas  del terrorismo de Estado de la dictadura, anulación de la ley antiterrorista y derogación del decreto ley de amnistía; fin a la represión y criminalización de los movimientos sociales y el movimiento mapuche; políticas públicas coherentes que hagan de la salud, la educación, la vivienda y los salarios sean derechos constitucionales.

¿Porqué estas demandas y propuestas de política, no pueden ser el eje articulador de los acuerdos de los actores políticos democráticos en el Chile de hoy?  ¿Porqué estas exigencias sociales y ciudadanas no pueden convertirse en el punto articulador principal, estratégico, de toda la izquierda en su diversidad y en la perspectiva de las elecciones municipales y parlamentarias, pero sobre todo en la perspectiva de avanzar hacia un cambio político en el gobierno de la nación?

¿Porqué estas demandas ciudadanas no pueden ser la brújula política mediante la cual los partidos, los movimientos y los líderes políticos pudieran orientarse en las turbulentas aguas de la política nacional, regional y local?

El problema político central que experimenta el sistema político en el Chile de hoy es el creciente desfase de representación y de legitimación entre la ciudadanía y el sistema político: una corriente profunda de indignación ante las desigualdades, de rechazo a las injusticias, de demandas insatisfechas, viene desde la ciudadanía, se manifestó multitudinariamente en favor del respeto al medio ambiente, en favor de una educación pública laica, gratuita y de calidad y en favor de un conjunto de exigencias de cambio político.

Incluso si se ponen en la balanza todas las (no muy numerosas) reformas políticas que se han implementado en los recientes años (eliminación de senadores designados, cambios en el Consejo de Seguridad Nacional, inscripción automática y voto voluntario), resulta flagrante la evidencia que lo que está en la agenda política estratégica del Chile presente es cambiar la Constitución Política, eje articulador jurídico de todo el sistema político heredado del siglo pasado.   Un sistema político que ya tiene 30 años de funcionamiento y que muestra claras señales de agotamiento, por deslegitimación, por descrédito ciudadano y -en última instancia- por su carácter centralizado, oligárquico e insuficientemente democrático.

La ciudadanía se está cansando que los políticos del sistema monopolicen la escena política y las instituciones, y -parafraseando una legendaria proclamación de los años sesenta- “se ha echado a andar”…  Para una creciente mayoría ciudadana es cada vez más evidente que este orden político, esta estructura de poder (partidos políticos oligárquicos y centralizados, Presidencia omnipotente, Congreso Nacional, Consejos Regionales y concejos comunales con escasas atribuciones, instituciones poco representativas, mecanismos desiguales de representación, minorías dominando sobre las mayorías, sobre-representación y sub-representación de territorios y regiones, estructuras elitistas y legalistas…), resulta cada vez más un obstáculo creciente para el efectivo fortalecimiento de la democracia.

Y mientras mas lejano, rígido e impenetrable se manifieste el sistema político, creado durante la dictadura como superestructura política de dominación con el modelo económico neoliberal, más evidente se hará la brecha existente entre democracia y neoliberalismo y más problemático será el ejercicio del poder político.

Manuel Luis Rodríguez U.

La CUT de Magallanes ante el conflicto de BELFI en Isla Riesco

Ante la grave situación laboral por la que atraviesan los trabajadores

de la empresa contratista Belfi, la CUT Provincial Magallanes se hace

el deber de manifestar lo siguiente:

1.      Tomamos conocimiento de las condiciones actuales de trabajo en el

muelle de Mina Invierno, en el mes de Diciembre, cuando un grupo de

trabajadores se acerca al Presidente de la CUT  para manifestar sus

aprehensiones al respecto. Al mismo tiempo manifiestan que han

presentado un pliego de peticiones, con fecha 22 de Diciembre de 2011,

a la empresa BELFI y que mientras se encuentren en esta instancia

negociadora, ellos prefieren que no se haga pública esta situación.

2.      Cabe señalar que estos trabajadores no tienen derecho a Negociación

Colectiva, ya que se trata de “trabajadores transitorios”,

especialistas en Montajes Industriales, que desarrollan sus labores en

diversas empresas a lo largo del país y que al ser representados por

SINAMI, negocian informalmente utilizando las medidas de presión de

que disponen, pero que en rigor se contemplan en la legislación

laboral, por lo que el despido y las represalias por parte de las

empresas, son habituales en estos casos.

3.      En ese escenario la CUT Magallanes mantuvo una prudente distancia,

hasta que los propios trabajadores nos informaron de la decisión de

paralizar las obras, por la nula disposición de la empresa de mejorar

las condiciones laborales y contractuales, inclusive,  se mantiene

informada a la Dirección del Trabajo, por intermedio de su Director

Regional de esta delicada situación, de modo de disponer los

resguardos pertinentes, ante una eventual reacción destemplada de la

empresa BELFI.

4.      Cuando se gatilla el conflicto, con la intoxicación de trabajadores

y se suma la decisión de paralizar, se rompen las relaciones entre la

empresa y los trabajadores lo que motiva la inmediata reacción del

Director del trabajo, el Servicio de Salud y  la presencia en la

región de un Dirigente Nacional del SINAMI. Es la Dirección del

Trabajo y particularmente su Director, Don Francisco Parada quien

instala una instancia de mediación tendiente a destrabar el conflicto.

5.      Hoy la intransigencia  y el aprovechamiento de una legislación

laboral injusta, permiten que BELFI sofoque un conflicto detonado por

las justas demandas de los trabajadores, en donde la empresa mandante

“Minera Isla Riesco” evade su responsabilidad declarando que éste es

un problema entre la empresa BELFI y sus trabajadores, desconociendo

de esta forma su propia responsabilidad como empresa mandante, que

consiste en la supervisión  tanto de la ejecución como de las

condiciones laborales.

6.      En conocimiento de la declaraciones vertidas por el dirigente

nacional del Sindicato de Montajes Industriales, SINAMI, tendientes a

excluir a la CUT Provincial Magallanes de este conflicto, declaramos

que el centro de nuestra atención y preocupación son los derechos de

los trabajadores, siempre en forma gratuita y poniendo los intereses

de los trabajadores en primer lugar, más allá de su carácter de

afiliados o no a esta central sindical. Dentro de lo poco que nos

permite la actual legislación laboral, ejercemos nuestro derecho a

requerir fiscalizaciones, mediar en conflictos y asesorar a los

trabajadores sindicalizados o no, como lo hemos realizado en

Magallanes y es de amplio conocimiento para quienes habitamos esta

aislada región. Por lo tanto no aceptamos que hoy se pretenda

trasladar el eje del debate a discusiones entre dirigentes sindicales,

cuando el real conflicto no está superado y las condiciones laborales

siguen siendo deficientes, no satisfaciendo ni siquiera lo que

inicialmente esta empresa ofreció a los trabajadores.

DIRECTORIO CUT MAGALLANES

Sobre la dimensión especulativa del capitalismo globalizado – Rogue Trader

La película “Rogue Trader”, permite comprender los aspectos personales y sobre todo sociales, económicos de la dimensión especulativa del capitalismo globalizado, en las condiciones de mercados con bajo nivel de regulación.

¿Es la especulación (presentada por algunos como “aprovechar las oportunidades” o una prueba de audacia como contraposición de la prudencia), es la especulación un rasgo distintivo permanente y estructural del capitalismo moderno, del neoliberalismo financiero, o solo se trata de un episodio periférico, de un aspecto incidental y provisorio?

En las condiciones del capitalismo globalizado, como lo prueba el propio Marx en El Capital, la especulación es parte de los métodos a través de los cuales los mercados operan en busca de la mayor ganancia y la menor pérdida posible, pero siempre entendiendo que los actores de los mercados bursátiles, actúan con dl dinero y el capital ajeno.  En el caso particular de los fondos de pensiones privados y administrados por empresas privadas (AFP), la especulación con los dineros ajenos, (es decir, los dineros de los trabajadores, todos obligados a afiliarse…) les permite privatizar y beneficiarse con las ganancias y socializar las pérdidas.

En la economía de la globalización y de la circulación financiera capitalista, la especulación ha ocasionado la mayor parte de las crisis financieras de los recientes 30 años y es la principal fuente de las multimillonarias ganancias de los bancos, corredores de bolsas y otros actores económicos.

¿Y si el contenido del acuerdo fuera más importante que la forma?

El acuerdo político suscrito entre la DC y RN ha ocasionado un temblor de proporciones, aunque los grandes medios de comunicación traten de disminuir la apariencia de la intensidad del sismo.  ¿De qué se trata ese acuerdo en realidad?  ¿Es una trampa mutua entre dos partidos adversarios? ¿Es una maniobra para presionar al gobierno y a la derecha conservadora en favor de eliminar el binominal?  Es un documento suscrito por ambas directivas partidarias y que propicia un conjunto de reformas políticas estructurales al sistema político actual, entre las cuales las más relevantes son el cambio del régimen político presidencial a uno semi-parlamentario y el cambio del sistema electoral binominal (este es el punto crucial hoy).

Por lo pronto,lo primero que logró este acuerdo fue dejar solitaria y aislada a la UDI defendiendo con “dientes y uñas” un  sistema electoral binominal que es una de las claves estructurales del actual sistema político (siendo la otra clave, el sistema de quorum calificados que impide modificar capítulos enteros de la Constitución de 1980).

¿USTEDES QUIEREN CAMBIAR EL COLOR DE LA PINTURA DE LAS HABITACIONES?  NOSOTROS QUEREMOS CAMBIAR EL EDIFICIO COMPLETO…

Un análisis egoista de este acuerdo, diría que RN logró por un momento vestirse de partido de centroderecha y hacerle un regalo envenenado a su propio gobierno y a su propio Presidente, introduciendo de paso un nuevo factor de tensión dentro de la Concertación, y diría que la DC logró ocasionar un serio impacto en la sutil e inestable cohesión de la Coalición “por el Cambio”, introduciendo un cambio que la coalición por el cambio no es capaz de sustentar. ¿Cuántos parlamentarios de RN tendrían la valentía de votar en el Congreso un proyecto de ley que promoviera esos cambios?  ¿Y si la maniobra del presidente de RN fuera la de atar la aprobación del cambio al binominal con el cambio del régimen político, con lo cual se deja amarrado y bloqueado el tema por varios años, permitiendo de paso que los parlamentarios RN voten en contra del cambio al binominal en el Congreso?

¿Y si este acuerdo RN DC no fuera más que un hermoso papel lleno de buenas intenciones, que se va a caer tan pronto el tema llegue al Congreso?

En cambio, todos los actores políticos más o menos involucrados en esta polémica casi inutil, se han dedicado a perder el tiempo y a desviar el debate público y mediático sobre el contenido del acuerdo-propuesta, quedándose en la pobre superficie del hecho: que los invitados a las conversaciones, que la coalición de derecha está virtualmente quebrada, que el gobierno anda perdido y desconcertado, que no es el momento, que se amenazan mutuamente la UDI y RN, que la UDI está desesperada y varios etc.

En su contenido, el documento aborda una cuestión crucial en materia de sistema político: reconoce que el conjunto del sistema establecido en la actual carta constitucional se encuentra afectado por la deslegitimación y el descrédito ciudadano, y que se necesita avanzar hacia reformas estructurales.   Pero cuando RN y la DC nos dicen que hay que cambiar el régimen político, en el fondo no han querido decir ni reconocer que eso significa literalmente cambiar la Constitución Política de 1980, única norma legal susceptible de definir el nuevo régimen político que la Nación requiere y demanda.

Presionados por la demanda y movilización social masiva del año pasado y que ya comienza a manifestarse este verano de 2012,  dos partidos de las dos coaliciones políticas que han tenido en sus manos el poder y el gobierno desde hace más de 30 años (la derecha gobernó entre 1973 y 1990 y la Concertación entre 1990 y 2010), reconocen que se requieren cambios estructurales en el orden político y en la arquitectura del Estado.

Sucede que el 2011 surgió a la escena pública un actor político que no estaba considerado en los cálculos de los partidos y políticos que están en el poder: la irrupción de las multitudes y los movimientos ciudadanos.  Gobernaban casi tranquilamente, hasta que la gente cada vez más indignada vino a “mearles el asado”.

¿Será capaz esta generación de políticos de realizar los cambios estructurales en el sistema político chileno que reclaman las mayorías ciudadanas, o perderán su oportunidad histórica antes que una avalancha social los saque del escenario?

Esta es la discusión de fondo que todos quieren y que algunos temen.

Manuel Luis Rodríguez U.

Juventud limpia: una idea completamente ecologista

Sueño con ver nuestra ciudad limpia, libre de basuras, de desechos, de basurales clandestinos y de perros abandonados pululando -¡todavía!- por nuestras calles.  Sueño con una ciudad limpia donde el viento magallánico traiga hojas amarillas de los árboles y no bolsas plásticas de supermercados, cajas de cartón desvencijadas, papeles semiarrugados, latas de cerveza vacías o envoltorios de todo tipo.

Y en este insólito sueño pude apreciar la gran cantidad de jóvenes estudiantes que vacacionan en la ciudad más austral de Chile, que pasean por las tardes por las calles centrales y las avenidas y parques, y que pueblan diariamente los lugares de baile nocturnos, entre otros afanes cotidianos.  Y en mi sueño me dije a mí mismo: “Mi Mismo: ¿porqué no podrían formarse grupos de jovenes, de tantos jóvenes y adolescentes idealistas, ecologistas, medio-ambientalistas y enteros-ambientalistas que salgan a recorrer calles y avenidas, playas, parques y plazas, contribuyendo voluntariamente a limpiar nuestra ciudad?

¿Qué dirigente vecinal podría oponerse a la presencia de tan heroicos voluntarios por una ciudad limpia? ¿Qué organización social podría negarse a cooperar con ellos para tan loable faena?

Me imaginé también que la infraestructura municipal de Aseo y Ornato podían cooperar para el retiro de las basuras recolectadas.

Y me dije a mi mismo.  “Mi Mismo…podría ser una buena idea completamente ecologista”…

Argumentos para no cambiar

Cuando leemos las desesperadas maniobras políticas, los cruces de declaraciones controversiales y los enjuagues verbales que hacen los sectores de la derecha chilensis para frenar el cambio del sistema electoral binominal, uno se siente tentado de poner en evidencia la batería argumental que han venido usando tanto la derecha como algunos sectores retardatarios de la Concertación, para impedir que este cambio tan deseado se haga efectivo.

Nuestros conservadores chilensis de hoy, tiemblan ante el peligro de la novedad, y veremos aparecer nuevamente todos los mismos argumentos archiconocidos: “que el binominal otorga estabilidad” … “que no es el momento” … “que la gente tiene otras necesidades” … “que estamos en año de elecciones y es inoportuno cambiar”… “que la actual crisis económica europea nos pone otras prioridades” …  “que  los partidos políticos están desprestigiados” -… “que tener más parlamentarios es inmoral cuando hay tanta gente pobre” …”que los parlamentrios y la clase política siempre terminan arreglándose los bigotes” … “que los que están divididos son ustedes y no nosotros” … que “cambiar el binominal genera incertidumbre” … que “si así estamos bien, para qué cambiarlo” … “que no hay que asustar a los inversionistas extranjeros” … “que los políticos son ellos y nosotros solo queremos servir al país” … “que primero hay que hacer otras reformas más importantes” … “que primero tenemos que derrotar la pobreza” … “que este es un tema político” … “que los que quieren cambiar el binominal están tratando de politizar el debate”…

Elija cada uno su argumento y proceda a desmenuzarlo…

El FrancoTirador

El saludable efecto de las primarias

Una vez que se instala en el sistema político la experiencia de las primarias, produce diversos efectos que fortalecen la democracia y al rol de la ciudadanía.  Mientras en este momento se realizan primarias en el PDC y en algunas comunas en el PPD, fuerza es de constatar que las primarias constituyen un potente factor legitimador de los liderazgos y de los partidos políticos.

A la luz de la experiencia y del presente ejercicio democrático de las primarias abiertas, uno tiene legítimo derecho a preguntarse en términos críticos cómo han sido designados los candidatos a alcaldes y concejales para octubre del 2012 y cómo van a nombrarse los candidatos a diputados y senadores para el 2013.  Aquí reside la fuerza ejemplar de las primarias que hoy presenciamos en algunos partidos en Chile.

Si en Chile las elecciones primarias fueran obligatorias, abiertas y vinculantes en todos los partidos políticos para elegir a sus candidatos a alcaldes, concejales, consejeros regionales, senadores y diputados, el sistema político seguramente no tendría el actual grado de deslegitimación que presenta, aunque ésta no es la causa única de tal descrédito.  Todo lo que abre y facilita la participación ciudadana beneficia a la democracia.

Claro que tiene importancia quién gana en las elecciones primarias y no solo que se trata de un ejercicio cívico marcado por las reglas básicas de la convivencia democrática, porque ese es el o la candidata que la ciudadanía voluntariamente ha ratificado con su preferencia democráticamente manifestada.

Y cuando decimos primarias vinculantes, nos referimos a que las decisiones de candidaturas adoptadas en primarias en cada comuna del país, sea absolutamente respetada por las instancias centrales de los partidos políticos.  Al reves de lo que sucede hoy en día, en que las directivas nacionales o los secretarios electorales de cada partido actúan como un monarca absoluto que sube y baja candidaturas al calor del complejo juego aritmético de compensaciones, equilibrios y negociaciones, tan criticado por la ciudadanía. 

Si en Chile las primarias fueran obligatorias y vinculantes para todos los partidos y sectores políticos incluyendo los llamados independientes, se limitaría enormemente el poder de decisión del que gozan los grupos semicerrados, las oligarquías familiares y las directivas nacionales de los partidos en desmedro de la ciudadanía, de las regiones y las comunas.

¿Qué pasaría si hubiera primarias obligatorias en la UDI, en RN, en el Partido Radical, en el Partido Comunista, en el Partido Socialista, en el PRO, en el MAIZ, en el PRI, en todos los partidos y actores políticos del país, como mecanismo permanente, abierto y vinculante para elegir candidatos a alcaldes, concejales, diputados y senadores?  Sin duda un poderoso y saludable viento de democracia, de transparencia y de participación ciudadana abriría aún más las ventanas y las puertas de la política.

Y las primarias debieran ser también obligatorias es decir, vinculantes y abiertas para los autodenominados “independientes” y “regionalistas”, terminando de paso con esa abundante palabrería anti-partidos políticos y ese frecuente manoseo verbal que tanto acostumbran usar para su propio beneficio político.

Ahora es el momento en que se debiera poner énfasis en el proyecto de ley pendiente en el Congreso, para legalizar las primarias obligatorias para todos los partidos políticos en Chile. 

¿Querían y prometían el cambio?  Pues bien, aquí está la oportunidad de hacer obligatorias y vinculantes las elecciones primarias para elegir candidatos en todos los partidos políticos…!!!

Manuel Luis Rodríguez U., cientista político y académico.