¿El problema del gas en Magallanes se resuelve en el Congreso en Valparaíso?

El 1° de mayo encuentra a los magallánicos enfrascados en una lenta e interminable negociación política por las tarifas presentes y futuras del gas y enfrentados a un conjunto de problemas y dificultades que requieren de soluciones concretas por parte de la autoridad.  La agenda política regional del 2011 seguirá girando en torno al tema del gas, y mientras la Mesa Consultiva convocada por el gobierno muere “sin pena ni gloria” por falta de claridad por parte del Gobierno, la cuestión se traslada gradualmente al debate legislativo y parlamentario.

La Asamblea Ciudadana y los principales actores políticos y sociales de la región ya han fijado claramente su postura sobre el tema: que el Estado se haga cargo en forma integral y permanente de un subsidio o compensación al precio del gas, de manera que los magallánicos sigan pagando un precio justo y preferencial por un recurso energético que es vital para sus vidas y desarrollo; y que ENAP sea fortalecida y potenciada en su labor de exploración y explotación de hidrocarburos y otras energías renovables.

El nuevo gobierno regional, en medio de un amplio clima de expectativas favorables, está llamado a liderar el proceso que culmine en un proyecto de ley en el Congreso, que cuente con el apoyo de todas las bancadas parlamentarias.   Pero los actores sociales y organizaciones como la Asamblea Ciudadana, están llamados también a mantener una postura de vigilancia responsable y de alerta frente a los pasos del gobierno, apurando la elaboración del proyecto de ley, e informando a la ciudadanía de sus propuestas y decisiones. 

Manuel Luis Rodríguez U.

Anuncios

El movimiento del gas en Magallanes visto desde la perspectiva regionalista

Un reportaje realizado por un equipo multidisciplinario de periodistas y comunicadores, sobre el movimiento del gas en la región de Magallanes, enero de 2011.

http://vimeo.com/19950276

Nuestros huevitos de Pascua

La región de Magallanes tiene el placer de recibir al exPresidente de la República señor don Ricardo Lagos Escobar, más conocido como el “Ciudadano Lagos” (para los que se creyeron ese cuento…) o “Capitán Planeta” para quienes leen COYUNTURAPOLITICA allá fuera de Chile.  Lagos trae nuestros propios huevitos de Pascua para la temporada otoñal 2011, como pomposas declaraciones en forma de cuñas televisivas y como ex Mandatario situado en las altas esferas de la Gran Política, el se permite bajar desde su Sinaí propio para derramar ante los ciudadanos magallánicos que van a recibirlo genuflexos, toda la sabiduría de estadista que pueda impartir.

Se reunirá con la Asamblea Ciudadana de Magallanes para sentir un poco el contacto con dirigentes sociales de verdad, capaces de decir las cosas por su nombre y va a subir a la elevada cátedra universitaria para decir en alta voz su verdad.

¿Qué dirá el ex Pfresidente Ricardo Lagos del precio del gas y de la matriz energética en Magallanes?  ¡El que fué el Presidente que instauró los CEOP con los cuales comenzó la privatización de la explotación energética de Magallanes…!!! 

Para los que no lo recuerdan, es el mismo Ricardo Lagos que con pompa monárquica le puso su propia firma a la Constitución pinochetista de 1980 transformándola, por arte de birlibirloque, en una Constitución democrática. Es decir, le cambió el envoltorio al mismo producto, por el cual cada vez más ciudadanos de Chile reclaman por una Asamblea Constituyente que culmine en una verdadera Constitución democrática.  

Se trata del mismo Presidente de la Concertación que se llevó el aplauso generalizado, exultante, agradecido y de pié de los 800 más grandes empresarios chilenos,  en aquella memorable mise-en-escene de la Confederación de la Producción y del Comercio al término de su mandato.

¿Primer huevito de Pascua que nos trae?  La versión más accesible de su reciente “texto biblico” donde anticipa con ojo previsor y mediante su propia bola de cristal futurista, el lejano Chile del año 2030.  Un “huevo de Pascua político” que “le trae” la pretensión de fijarle la agenda y el debate a los concertacionistas, para que -de una vez por todas- encuentren la huidiza brújula que les permitiría convertir derrotas pasadas en victorias futuras.   

¿Qué de nuevo nos podría contar el ex Presidente, por ejemplo, respecto del diseño del Transantiago?

Manuel Luis Rodríguez U.

Un nuevo clima político y social en Magallanes

El nombramiento del nuevo Intendente de Magallanes, ha generado un clima de buenas expectativas.   No se trata sólo de la lógica de “escoba nueva barre bien”, sino de una legítima sensación pública de positivo ambiente para que Arturo Storacker se empodere de su cargo, contando con un buen clima social y político, para que se haga cargo de las tareas, dilemas, urgencias y desafíos del desarrollo regional.

El nuevo Intendente tiene delante suyo una tarea política no fácil: se impone en estos días la necesidad de abordar una reingenieria en el equipo político del gobierno regional, de manera de traer nuevos rostros capaces de relegitimar las funciones comunicacionales y de vocería política del gobierno en Magallanes.

Pero además, la gran tarea pendiente del 2011 es lograr un acuerdo y alcanzar un buen proyecto de ley sobre tarificación del gas, que responda a las legítimas aspiraciones ciudadanas y que concite al apoyo de todas las bancadas parlamentarias en el Congreso.  No hay desafío político más urgente y estratégico para el añlo 2011 en curso. 

Manuel Luis Rodríguez U.

Nuevo Intendente en Magallanes: se abre el tiempo de las expectativas

El nombramiento de Arturo Storaker, ex candidato de la UDI y un profesional ligado al mundo del turismo, como nuevo intendente de Magallanes, abre un tiempo de expectativas.  La nueva autoridad política regional está llamada a ejercer un efectivo liderazgo, de cara a la ciudadanía frente a los grandes problemas y dilemas que enfrenta el desarrollo regional: los problemas energéticos y del gas, la situación de la pesca artesanal, el retraso y lentitud que muestra el ritmo de desarrollo y crecimiento de la región, la renovación de algunas leyes de excepción, son algunos de los desafíos pendientes a abordar.

Los anteriores años de experiencia de Storaker en el Consejo Regional le pueden permitir mostrar un efectivo liderazgo en el Consejo Regional al tiempo que necesitará hacer una verdadera reingeniería del equipo político en La Moneda Chica de la región de Magallanes.

Los Intendentes no son solamente recaderos de La Moneda y deben saber empoderarse como líderes políticos y como representantes de los intereses de la ciudadanía de sus regiones.

Manuel Luis Rodríguez U.

La paciencia tiene su límite

Los cuatro parlamentarios de la región de Magallanes han resuelto no concurrir a la mesa consultiva del gas.  Al mismo tiempo, a la ausencia de las autoridades centrales se suma la falta de un Intendente Regional titular.

O sea, la región de  Magallanes carece de Intendente Regional titular (¿cuál es el apuro si las demás regiones de allá de Chile ya tienen sus autoridades titulares?), el gobierno se desinteresa de la Mesa Consultiva (la agenda del Ministro Golborne está demasiado ocupada con las renuncias de Ministros…) y los legisladores de la región desconocen esta instancia gubernamental. 

En este contexto, la ciudadanía de Magallanes, las organizaciones sociales representadas en la Asamblea Ciudadana de Magallanes y el mismo clima ciudadano en la calle,  comienzan a mostrar signos precursores de una creciente molestia y desagrado.  Hay que decirlo con todas sus letras, para que nadie se mueva a engaño: la paciencia de los magallánicos tiene su límite y ese límite se está acercando.

Por lo tanto, no es bueno jugar con la paciencia de los habitantes de Magallanes.  La paciencia es como un elástico, que se estira solo hasta un cierto punto.

Los magalláncos se sienten una vez más engañados por un gobierno que ha negado información a la gente, que ha tratado de dividir y de excluir a la Asamblea Ciudadana, y ha procurado dilatar los tiempos de decisión en una materia tan relevante para nuestra calidad de vida, y, aún peor, sin decir claramente cuál es la postura oficial en materia de precios del gas en esta región austral.

Mnuel Luis Rodríguez U.

El gobierno que la región se merece

¿Para qué sirven los gobiernos?  Se supone que su función principal es la de ofrecer una gestión pública y política eficiente, con capacidad de resolución de los problemas, con sentido y sensibilidad social y siendo portadores de un proyecto de país o de región susceptible de trasadarse a medidas de corto, mediano y largo plazo.  En un Estado tan centralista como el chileno, las regiones se merecen -nada más y nada menos- que un gobierno regional competente, resolutivo, eficiente, con capacidad ejecutiva y con claros mecanismos de interlocución con la ciudadanía.

Esta no es una monarquía, donde el rey o la reina saliente aprovecha a sugerir el nombre de su sucesor en el trono.  Esta región no se merece que la gobiernen clones del equipo político saliente.

No es este el caso en Magallanes y en muchas otras regiones del país, donde el centralismo ahoga la gestión pública y oculta las incompetencias del sector privado, y donde los gobiernos regionales siguen siendo buzones de La Moneda y recaderos de los poderes centrales que imperan allá en Chile.

Mientras la coalición gobernante se debate entre las llamadas telefónicas (la típica política de los celulares) y la circulación de curriculum, el lobby dentro de los partidos y la gesticulación en los medios de comunicación, la región carece de un gobierno regional efectivo, de un equipo político de gobierno que administre y lidere la región, y sabemos muy  bien que Magallanes se merece mucho más que improvisadores y gerentes aprendiendo la función pública.

¿Presenciaremos en Magallanes  nuevamente el mismo jueguito tan criticado de las sillas giratorias, con seremis que salen para ir a parar a otros cargos?  ¿Desde cuándo hacerlo mal en un cargo de confianza política, se premia con otro cargo de confianza política? 

 ¿No era esto mismo  precisamente lo que se le criticó, lo que la derecha antes opositora, criticaba hasta la saciedad a la Concertación?  ¿Volveremos nuevamente a esos infaltables e insufribles “corchos políticos”, esos personajes que no se hunden nunca con los cambios de gabinete y siguen flotando políticamente ad-eternum?

La región se merece y necesita un mejor gobierno.

Manuel Luis Rodríguez U.