Las izquierdas en plena expansión

Uno de los procesos políticos más significativos que hemos vivido en Chile en los recientes doce meses, es la suerte de implosión experimentada gradualmente por el Partido Socialista de Chile, tanto en la forma de distintos movimientos disidentes como de candidaturas rupturistas, tanto en vista de las elecciones presidencial/parlamentaria, como de una nueva reconfiguración del campo de las izquierdas.

Se trata de un proceso de desgajamiento político del mundo socialista chileno cuyas repercusiones y consecuencias no han terminado de manifestarse.  Probablemente la crisis gradual (ideológica y económica)  del modelo neoliberal de mercado y de Estado subsidiario, es una de las causas profundas de esta crisis implosiva del socialismo chileno, tal como ha sucedido en otras latitudes del mundo con el desastre de la tercera vía,  de apellido progresista pero de nombre neoliberal.

La crisis por implosión que vive el socialismo chileno, probablemente además, da cuenta de la crisis del progresismo y de la crisis general de la representación política a las que se enfrenta el sistema político chileno.  Pero en el caso de los liderazgos socialistas, ellos expresan una diversidad de posturas que reflejan de una u otra forma un cuestionamiento al modelo de desarrollo neoliberal y al tipo de Estado mercantilizado y subsidiario que ha sido funcional a ese modelo económico.

A lo menos Alejandro Navarro, Marco Enriquez Ominami y Jorge Arrate son algunas de las figuras políticas -entre otras tantas- que han abandonado las filas socialistas y concertacionistas en busca de nuevos horizontes.  Se trata de un proceso complejo.

Asistimos a una lenta reconfiguración del campo de las izquierdas, del socialismo y de sus distintas vertientes.  La formación en su momento del MAS (Movimiento Amplio Social) bajo el liderazgo de Alejandro Navarro y del Frente Amplio como expresión del socialismo allendista adhiriendo a la postulación de Jorge Arrate, reflejan precisamente este proceso amplio y diverso en que las corrientes socialistas buscan un cauce que exprese sus opciones políticas e ideológicas.

El Juntos Podemos Más reunió al Partido Comunista, la Izquierda Cristiana y otros referentes, mientras los humanistas que lo habían constituido originalmente, prefirieron otra oferta electoral y abandonaron el programa que escribieron, pero finalmente Juntos Podemos y Frente Amplio han potenciado políticamente una candidatura y un programa presidencial de Jorge Arrate que crece en la memoria y en la afirmación del voto consciente, del voto crítico, del voto inteligente.

La formación reciente del Partido de Izquierda, PAIZ, constituye otro paso de avance en la dirección de la expansión y de la pluralidad de las izquierdas en Chile. Mientras más partidos, movimientos y referentes se pronuncien dentro de una perspectiva de izquierda, anticapitalista y antineoliberal, vamos en la dirección de la acumulación de fuerzas y de la construcción del actor histórico que configurará la alternativa al sistema de dominación.   Surgen entonces algunas interrogantes:  ¿es el Partido de Izquierda en Chile, otro referente similar al Frente Amplio, una derivación suya o una expresión política que lo supera?

Uno de los factores fundamentales que pueden dar perspectiva de poder a la izquierda en Chile es, siguiendo el modelo del movimiento que llevó al poder a Lula en Brasil,  a Correa en Ecuador,  a Mujica en Uruguay y a  Morales en Bolivia, es la construcción de un amplio referente político y social que dé sustento a un programa de cambios y a una estrategia de acumulación de fuerzas y de proyectos.   La forma actual del movimiento que conduce hacia el verdadero cambio social sistémico, es la de una fuerza política y social.   

No basta con los actores políticos (ni partidos, ni frentes ni nombres de partidos de aspecto cupular), si éstos no están sustentados  solidamente en un movimiento social ancho, plural, amplio y diverso, que hunda las raíces de ese movimiento de los movimientos en las redes y orgánicas del pueblo trabajador y explotado.

Y el contenido ideológico y político fundamental de la izquierda, de las izquierdas, es su postura claramente anticapitalista y antineoliberal, su capacidad de arraigo social y popular, y su programa para la construcción de un nuevo tipo de Estado, de un nuevo tipo de democracia y de un nuevo modelo de desarrollo.

 Esperamos del PAIZ un partido que pueda reflejar procesos de enriquecimiento ideológico y de diversidad política, momento dialéctico de multiplicación al cual sin duda corresponderá a continuación, un proceso y un momento de suma, de unidad y de convergencia, para fortalecer la alternativa antineoliberal en el escenario político y social.

Manuel Luis Rodríguez U.

Anuncios