CoyunturaPolítica

al sur de la realidad

Tres Intendentes en dos años de gestión en Magallanes

Deja un comentario

En abril de 2011, y ante el fracaso de la gestión de la ex Intendenta Liliana Kusanovic como consecuencia del paro del gas en Magallanes, asumió el segundo Intendente de la administración Piñera, y poco más de un año después, el jefe político del gobierno regional abandona el cargo, precedido por un juicio en tribunales, por una evaluación negativa de su gestión cuando el aluvión del Rio de las Minas desvastó el centro de la capital regional.

A pesar de las muchas explicaciones que puedan esbozarse para esta renuncia, es evidente que Arturo Storaker se desempeñó como Intendente a pesar que nunca contó con el apoyo  de los dos partidos de su propia coalición, que vivió con constantes e interminables cambios en su equipo de Seremis y que sus conflictos abiertos y soterrados con la Gobernadora Vilicic (RN), con su propio seremi de Gobierno Miguel Schweitzer (UDI) y hasta con la dirigencia del empresariado de la CPC,  eran conocidos en todo el mundo político local.

Podría afirmarse que la salida de Storaker es un paso político inteligente del ex Consejero Regional, para evitarse el trago amargo de la previsible derrota en Magallanes de la Coalición en las elecciones municipales de octubre próximo, donde por lo menos una Alcaldía podrían perder y nada garantiza que obtengan más Concejales que los que hoy tienen en los municipios magallánicos.  Un cuadro político de notoria dispersión en Magallanes, de mayor presencia de los grupos, pactos y candidaturas fuera de las coaliciones mayores (Concertación y Coalición) podrían significar resultados negativos para la alianza gobernante, que ya el año 2008 presentó en toda la región 60 candidatos a concejales y solo eligió a 27, o sea menos de la mitad y cuenta con 5 de los 10 alcaldes de la región.

La gestión de Storaker será evaluada en función de los propios parámetros de su gobierno: “gobierno de los mejores” y “hacer las cosas bien”.

Aunque logró tranquilizar el escenario social y político después del paro del gas, quedarán pendientes y en el “debe” de su paso por la Intendencia, una ley del gas que duerme en el Congreso rechazada por todos los sectores, los conflictos constantes con la Gobernadora de Magallanes, un equipo de Seremis absolutamente dispar, inexperto en la gestión pública y heterogéneo, una gestión poco eficaz en el desastre del aluvión del Rio de las Minas, un plan de obras públicas poco ambicioso (no sabemos todavía si se consiguieron más recursos para Magallanes en el presupuesto 2013), pero sobre todo, queda una coalición gobernante quebrada en la región, dividida por sus disputas internas y por sus constantes “guiños” a los políticos independientes, que no “movieron un dedo” para la campaña de Piñera, pero pretenden beneficiarse de los errores e insuficiencias de la administración piñerista.

¿Cuanto del Plan Magallanes se ha cumplido a agosto de  2012?

Hay que decirlo con todas sus letras: tal como sucedió con Liliana Kusanovic, la salida de Storaker de la Intendencia de Magallanes, es una pequeña derrota política del gobierno de Sebastian Piñera en la región más austral de Chile.

About these ads

Autor: Manuel Luis Rodriguez

Sociólogo, Cientista Político, académico, comunicador.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.645 seguidores