CoyunturaPolítica

al sur de la realidad

Cruzando la cordillera – Escribe Ramón Arriagada desde Puerto Natales

Deja un comentario

Al fin los cielos se abrieron  y el frío aflojó en esta parte de la Patagonia.   En las visitas  hacia ambos lados de la frontera chileno- argentina se dan paradojas.  Tradicionalmente en las compras  bilaterales, la balanza, se  inclinaba violentamente en cuanto a conveniencias,   en un solo sentido.  Este fin de semana, las largas esperas en la frontera,  eran en proporción similar para automovilistas  de ambas nacionalidades

 En nuestro modesto intercambio comercial con los argentinos ha habido cambios sustanciales.  La mayor parte de  ellos, que pechaban por  cambiar dinero en las  casas de cambios, ya no lo hacen,  sus compras la realizan con tarjetas de débito o crédito.  En días  más benignos en lo climático, aprovechan el día y parten  de “shopping” a Punta Arenas.

 No olvidemos, que la Provincia de Santa Cruz en el último Censo  registró un crecimiento en habitantes del   38 por ciento.  De solo ver la magnitud de la usina, en construcción en la cuenca carbonífera,  deducimos, que hay un esfuerzo gubernamental, por darles un destino a largo plazo a sus habitantes en medio de la Patagonia.  Eso, siempre se ha llamado, soberanía por presencia.  No hay quejas que haya llegado gente mala,  incluso hace  ya un mes, su policía  provincial está en huelga por demandas económicas.

 Los automovilistas chilenos van a sus estaciones de servicios a buscar combustibles baratos.  Ellos los bonifican como parte de la política de incentivos para radicar población.  Al otro lado de la frontera, hay una población, con buenos ingresos  permanentes,  no precarios,  ni estacionales . A nuestros economistas neoliberales se les caerían los pelos, al saber que una masa  cercana a 2.000 operarios, han estado dos años recibiendo buenos salarios, sin producir  un kilo de carbón, ni menos un kilowatts de electricidad.  Todo a la espera de la gran Usina.

  Es posible que  estemos frente a una nueva lección de cómo poblar la Patagonia de parte de nuestros vecinos justicialistas.  La clave está  en crear fuentes de trabajo con buenos ingresos; resistirse a  la llegada de actividades depredadoras, con  trabajos mal remunerados que sólo atraen  a población juvenil marginal, de  baja capacitación laboral.  Para no seguir hablando en nuestro tranquilo Natales de evisceraciones abdominales, nombre científico de los acuchillamientos entre jóvenes luego de regadas parrandas pendencieras.

 RAMON ARRIAGADA

 

About these ads

Autor: Manuel Luis Rodriguez

Sociólogo, Cientista Político, académico, comunicador.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.682 seguidores