CoyunturaPolítica

al sur de la realidad

El nuevo rol del Estado en la economía – Escribe Ernesto Sepúlveda Tornero

2 comentarios

Desde los rincones más recónditos de la patria, se escucha el clamor ciudadano, el clamor del pueblo, para que el Estado retome un rol activo en la economía. Las multitudinarias marchas en las principales ciudades a lo largo y ancho del territorio están empujando al gobierno de la derecha a definirse. Ya no bastan los eslóganes de campaña, como el “Se le acabó la fiesta a la delincuencia”, o “Un gobierno trabajando 24×7″, “En nuestro gobierno la libertad será más libre”, “Un gobierno de excelencia”, etc., etc., el pueblo quiere soluciones, y las viejas recetas neoliberales ya no sirven.

Hay que decirlo, si estuviera gobernando Eduardo Frei, la cosa no sería muy distinta, porque la gente se aburrió de ver postergadas indefinidamente las esperanzas y los sueños, después de todo, más de una generación ha transcurrido entre el fin de la dictadura y el retorno de la derecha al poder. En el ínterin, los gobiernos socialdemócratas de la concertación, dieron un leve barniz social a la vieja máquina que esconde la “mano invisible del mercado”, sólo lo suficiente para mantener a las grandes masas trabajadoras aguantando las ganas de sacarle por la fuerza al gran capital, lo que se le ha negado sistemáticamente, la participación en la riqueza que han construido en nuestro desigual país.

No existe ahora el temor a una sonada militar, los jóvenes que están en las calles no temen a la represión, ya que aparte de una breve detención y la tradicional golpiza a bordo del bus de fuerzas especiales, en el Chile de hoy los organismos de seguridad pública no se dedican a torturar, ni a asesinar ni a desaparecer compatriotas. Y esa, créanme, hace una enorme diferencia a la hora de tomarse las calles.

Tampoco existe el chantaje de la clase empresarial, de que si no se mantienen los equilibrios macroeconómicos, los capitales van a buscar mejores condiciones para operar y se va a producir cesantía e inestabilidad. Ya no se escuchan esos discursos provocadores de la CPC, la Cámara de Comercio, la Sofofa, y por supuesto los centros de estudio de la derecha, simple y sencillamente porque ahora son gobierno, y no pueden criticar en público a quienes ellos mismos pusieron en los cargos de responsabilidad.

La gran verdad que trasuntan estos hechos, es que el rechazo mayoritario al gobierno derechista, va más allá de las personas, se está produciendo un rechazo sistémico, los cambios que vengan van a tener que ser profundos, y quienes los propongan van a tener que arriesgarlo todo, para hacerse creíbles al gran público. No les basta a los dirigentes opositores con tratar de caminar en las primeras filas de las marchas, junto a los estudiantes, a los profesores, o a los trabajadores públicos, van a tener que arriesgar un poco más. De algún modo es volver a la política de tomo y lomo, aquella en que las diferencias se explicitan, y se busca convencer, persuadir para avanzar, y no como ha sido la tónica de los últimos 20 años, de partir conversando y consensuando al tiro, como si existiera una autocensura al debate, a la confrontación de ideas.

Una idea que ya resuena por las calles, y que sale no sólo en la solución al problema de la educación, sino también en el de la salud, en el de la propiedad y gestión de los recursos naturales, y en el de la energía, es el de dotar al Estado de Chile de las herramientas constitucionales y legales para que afronte un rol más activo en la Economía. Que se entienda desde ya, que no es un paso hacia la economía central planificada de los socialismos reales, sino de introducir reformas estructurales que resten del mercado y sus fuerzas incontrolables a los sectores más sensibles para la población.

Habrá que reformar la Constitución Política del Estado, para modificar el Orden público Económico, creado por Jaime Guzman y compañía, donde se priva al estado de participación directa en la economía y en la producción, y sólo se lo autoriza si se aprueba por ley de quórum calificado. Vale decir por un porcentaje tan alto de votación que ha sido imposible reunirla, sin pasar por el fino tamiz de la derecha.

En este sentido, van en la dirección correcta, iniciativas como la presentada por el senador magallánico Pedro Muñoz, en que se pretende reformar la constitución para recuperar para el Estado la propiedad mayoritaria en las empresas del sector sanitario, privatizadas en su mayor parte a través de concesiones a privados a fines de los noventa. Se trata ni más ni menos que un paso decidido para corregir lo que la propia Concertación entregó a vil precio a los privados, continuando la dinámica privatizadora de los Chicago boys. De paso, el senador Muñoz, recuerda que la Presidenta Bachelet intentó revertir esta situación, para lo cual propuso al Parlamento una reforma constitucional que declaraba el dominio público sobre todas las aguas, incluyendo las subterráneas y los glaciares que trataba de recoger, con rango constitucional, las antiguas normas del Código Civil que habían sido desvirtuadas por el Código de Aguas, junto con asegurar un marco que permitiera un mayor margen de acción al Estado para garantizar los derechos de todos, especialmente ante situaciones graves de desabastecimiento. Obviamente la derecha en masa, rechazó la iniciativa de Bachelet, por lo que la propuesta del senador Muñoz es que la participación del sector público en la propiedad de las sanitarias no pueda ser inferior al 51%.

Se fundamenta la iniciativa en el creciente valor estratégico que el agua tendrá en el futuro a consecuencia del cambio climático y la inadecuada gestión de los recursos hídricos al amparo de una legislación privatista, que ha sido incapaz a su juicio, de asegurar la primacía del bien común por sobre los intereses individuales de los grupos de interés.

Las próximas marchas van a reunir a millones de personas en todo el país, y será para recuperar para el Estado el dominio del agua como recurso estratégico, sino también para que el Estado recupere el dominio absoluto e inalienable de los recursos naturales y minerales presentes en el subsuelo. Cumplidos 40 años del Día de la Dignidad, el 11 de Julio de 1971, día de la Nacionalización del Cobre, Salitre y Hierro, se requiere de una nueva nacionalización que devuelva a Chile las riquezas que se han concesionado en forma espuria al capital privado. Allí está la verdadera reforma, la que nos permitirá financiar los ingentes recursos que requiere el país para realizar las grandes transformaciones sociales del siglo XXI.

ERNESTO SEPULVEDA TORNERO

About these ads

Autor: Manuel Luis Rodríguez U.

Sociólogo, Cientista Político, académico, comunicador.

2 pensamientos en “El nuevo rol del Estado en la economía – Escribe Ernesto Sepúlveda Tornero

  1. El ejemplo de lo que está pasando en Europa nos debería llevar a reflexionar hasta que punto se puede comprometer el bienestar de mañana, basado en una expansión del estado.

    Miremos los casos uno por uno:

    Grecia, gobernado por décadas por gobiernos socialistas, los cuales en función de una ampliación del estado llegaron a tener 25% de la masa laboral empleada en este. Con sistemas de jubilación que aseguraban el 100% del sueldo al momento de jubilar a los 57 años, basados en un fondo manejado y administrado por el estado. Al no poder seguir sosteniendo este ritmo y con tal de no perder el poder, los partidos gobernantes endeudaron al país hasta un nivel que hoy en día Grecia está quebrada. Está pidiendo ayuda a la banca internacional, al FMI y a los países Europeos, quienes no están dispuestos prestar, sin que se produzcan los cambios estructurales necesarios. Los cuales han comenzado a implementarse a un alto costo político y social para el país, es cosa de ver las noticias y como los socialistas pierden el poder.

    España, implementó medidas similares, con subsidios permanentes a la cesantía de 600 Euros, lo cual introdujo un desincentivo a buscar trabajo y promovió las actividades informales, basados en el poder recaudar el subsidio y el dinero informal. Este es solamente un ejemplo, los resultados están a la vista, el partido socialista PSOE acaba de perder las últimas elecciones ante la derecha, tiene una tasa de cesantía como país del 20% y 45% a nivel de jóvenes menores de 25 años. Está pidiendo ayuda igualmente a la banca internacional, al FMI y a los países Europeos, y se apresta a introducir cambios cambios estructurales necesarios, de tipo liberales.

    Portugal, lo mismo, las últimas elecciones han sido ganadas por la derecha y se apresta a introducir cambios del mismo tipo.

    En chile queremos aumentar el gasto público y el tamaño del estado en función de la mayor caja producida por el cobre, caja que es temporal, sin tener ningún tipo de aumento en la productividad del país, lo que implica que ante una caída de los ingresos no habrá como financiar este gasto público.

    ¿Cual es la mano que mece la cuna?. Detrás de todos estos movimientos estudiantiles y sociales hay lógicamente un clamor por mejorar ciertas condiciones que son sumamente injustas, especialmente el endeudamiento de las familias para educar a los hijos en la educación superior. El sistema actual, implementado por la concertación establece un pago a UF + 6%, muy lejos del UTM +1% anual, cuando se implementó en los años 80 el sistema de Crédito Universitario. No obstante lo anterior los mayores beneficiados con estos movimientos serán quienes generaron el problema, ósea la concertación, que haciendo amagues de negociar y estudiar propuestas, no pretende llegar a ningún acuerdo, en busca de mantener el estado actual de las cosas y ganar las elecciones siguientes.

    No es fácil solucionar el problema actual, las alternativas son la solución populista, con los costos a futuro de Grecia, Italia, España y Portugal. El status quo de la concertación en búsqueda de retornar al poder en función del desgaste de la coalición gobernante. O el camino duro y racional, que busque un real acuerdo nacional, el que implica una serie de concesiones de todos lados, en términos de reformas tributarias no dañinas, que privilegie la libertad de educación y de elección y que apunte al subsidiar al estudiante, de forma tal que le empareje la cancha a los más desfavorecidos. El estado tiene un rol importante que jugar, pero también el marcado y otros actores políticos de la vida nacional.

  2. Es cierto en el Chile de hoy los organismos de seguridad pública no se dedican a torturar, ni a asesinar ni a desaparecer compatriotas.

    Es cierto también que en el mundo de hoy ya se permite las opresiones de los dictadores a sus pueblos, son perseguidos y condenados, tarde o temprano, por tribunales internacionales. Como es el caso de Khadafi, quien ya no puede salir de sus país.

    Es cierto también que en el orden económico mundial ya no se permiten los incumplimientos de contratos de inversión entre empresas internacionales y gobiernos, Las disputas se resuelven en cortes internacionales tipo CIADES u otras con resultados como el que enfrenta hoy en día Ecuador, ha sido condenado a pagar US$ 17.000 millones, por su la expropiación unilateral de los yacimientos petrolíferos de CheVron.

    Las empresas mineral internacionales han anunciado que seguirán sus planes de expansión en Perú, como lo seguirán haciendo en Chile, mientras el país siga firmando los contratos de inversión extranjeras al amparo de las normal comerciales del Derecho Internacional.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.728 seguidores