CoyunturaPolítica

la crítica del poder y el poder de la crítica

Las Intendencias y el precio político del gobierno regional

Deja un comentario

Tres meses después de un paro regional de proporciones inéditas, de una semana de duración y que implicó costos millonarios para la región, la prensa informa de la petición de renuncia de la Intendenta Regional Liliana Kusanovic.  Una renuncia tan esperada, tan anunciada y tan negada, que había sido demandada por la Asamblea Ciudadana de Magallanes en su carta al Presidente de la República del 7 de enero pasado, a propósito del alza del gas. 

No deja de ser paradójico que los primeros en exigir la renuncia de la Intendenta Regional, fueron los últimos en entrar en la Mesa Consultiva que el gobierno tuvo que crear a raiz del paro del gas en enero. 

A estas alturas del episodio, que la renuncia de la Intendenta haya sido planteada en enero, en febrero o en abril, que la haya presentado o se la hayan pedido, es completamente irrelevante.  Tres meses se demoró el gobierno de Piñera en darse cuenta que Magallanes existe y requiere de un equipo de gobierno coherente, eficiente, capaz, con sensibilidad social y que entienda de las necesidades y urgencias de sus habitantes, mismos tres meses que se demoraron en La Moneda en darse cuenta que el “incendio Van Rysselberghe” les estaba quemando su propia coalición política.

La sordera centralista es un mal endémico del Estado chileno, un virus que afecta a toda la clase política y a todo el gran empresariado que controla el país, y el gobierno de Piñera se ha caracterizado por poner en los cargos políticos a algunos  “duros de matar”,  a quienes les cuesta enormemente darse cuenta lo que sucede en la ciudadanía y en la opinión pública.  Los cargos de Intendente no dejan de ser meros buzones del gobierno central.

El problema no es solamente la Intendenta, como representante política del Presidente (ni siquiera de la coalición de derecha en Magallanes…); el problema es de todo un equipo político cuyas improvisaciones y mal manejo político y comunicacional dejan un lamentable balance de desempeño, sin contar con las evidentes diferencias entre RN y la UDI, entre la Intendenta y la Gobernadora de la provincia de Magallanes.

La insensibilidad centralista del gobierno, nos obliga a tener que seguir pagando estos precios políticos, costos en que la ciudadanía es la primera perjudicada.  El precio político de los errores de un gobierno regional dividido y poco competente (el Consejo Regional por un lado, tratando de hacer las cosas bien, y un Ejecutivo Regional dejando que las cosas salgan mal…) terminan pagandolo siempre los ciudadanos, sobre en regiones tan apartadas, olvidadas y “ninguneadas” por los poderes centrales como ésta. 

¡Y más encima, la Intendenta saliente se permite el lujo de sugerir un sucesor, como si esto fuera una monarquía…!

Manuel Luis Rodríguez U.

About these ads

Autor: Manuel Luis Rodriguez

Sociólogo, Cientista Político, académico, comunicador.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.037 seguidores