CoyunturaPolítica

al sur de la realidad

La política y sus consecuencias – Escribe Patricio Escobar

Deja un comentario

La   política   es  una  actividad   orientada   en  forma
ideológica   a  la  toma   de  decisiones   de  un  grupo para
alcanzar   ciertos  objetivos   dentro de  la  sociedad.   También
se   puede   definirse   como   el   “ejercicio   del  poder”  para
la   resolución   de  un conflicto  de  intereses.    La   utilización
del  término   ganó   popularidad   en  el  siglo  V,   A.D.,
cuando  Aristóteles   desarrollo   su  obra  titulada   “Política”.
Los   sistemas    políticos  de  la  antiguedad    eran  generalmente
“absolutistas”,   donde  todo el   poder   se  generaba    por   una
solo  persona.     La     forma  de  hacer   política   experimentó
un  cambio   importante  tras   la  “Revolución  Francesa”  y   luego
la   constitución   de  los   Estados  Unidos,   con  lo  que   se
instauraron   regímenes   con  ciertas   características
democráticas,   donde   la   toma  de  decisiones   era   considerada
y    respondía   a  la   voluntad   de  las   mayorías.

Existen   múltiples    vertientes  de  las  teorías  y/o   ideologías
políticas,     sobre   todo   a   mediados   del  siglo  XIX   y
siglo   XX     que  fueron   formando    dos   grandes   grupos:
las   políticas  de   izquierda (como  el   Socialismo  y  el
Comunismo),   relacionadas   principalmente   a  la  igualdad
social,   y   las   políticas   de   derecha (como  el  liberalismo  y
el   conservadurismo),  que  defienden   el  derecho  a   la
propiedad  privada  y  el   libre  mercado.

La   participación   es  la   acción  y  el  efecto   de  participar
(tomar  o   recibir   parte  de  algo,  compartir,  socializar).   El
termino   también  puede   utilizarse   para   nombrar   a   la
capacidad   de  la  ciudadanía   a   involucrarse   en  las
decisiones   políticas  de  un  país   o  región.   En   este  sentido
puede   hablarse    de  la   participación ciudadana  a   través  de
elecciones,   los   referendos,   plebiscitos,    el   método   más
habitual   de  participación  es  el   sufragio.    Esto   se  conoce
como  democracia  “representativa”  (la gente   elige    a  los
integrantes   del   Poder   Ejecutivo   y   del   Poder
Legislativo).


Más   allá   de  la  participación   electoral,   la  participación
ciudadana  en   política   puede   concretarse   a   través   de
otros  mecanismos,   como  la  acción   en   organizaciones    no
gubernamentales   o  las   manifestaciones  publicas,    la
integración   también  puede  desarrollarse   a   través   de   los
partidos  políticos.     El   tema     de  la  participación   es
fundamental   para   ir   alimentando   un   proceso   democrático.

Lamentablemente,   los   partidos  políticos    en   nuestro   país
han  sido   extremadamente    sectarios  y   ajenos  del  sentir   de
la  ciudadanía.    Han  sido   incapaz   de   modernizar   el
proceso   democrático  y  electoral   binominal   heredado   de  la
dictadura,  y   al   fin   lo   fueron  asumiendo    como   una  forma
de   prevalecer   en  el   poder,   a   costa   de   la
participación   de  la  gente.     Nada   se   ha  hecho   para
rescatar   nuestra   democracia    que     es  la   piedra  angular
de  un  proceso  de   desarrollo     ciudadano,   donde   los
niveles   de  desigualdad   están   aumentando,   y   la  pobreza
dura   no   puede  limitarse   por  debajo  de  una  línea  de
$64.200,   donde   en  su   gran   mayoría   viven  en  terrenos
cercanos  a   las  grandes  ciudades,   y  es  una   escandalo
estadístico   considerar   que  una  persona   sale   de  esa
condición,   por  ganar   $70.000.

La    Concertación   nada   hizo   para   mejorar   la  “calidad
educacional”   en   nuestro   país,   incluso,   cuando   fueron
mayoría  en  el   Congreso   no   presentaron   ningún   proyecto
legislativo   sobre   este  tema,   al    contrario,   todos
apoyaron   el  lucro  a la  educación   pública.   Nadie   niega  el
tremendo  esfuerzo    de   la   Concertación  en   lograr   la
cobertura  de  un  98%  de   nuestros  niños,    pero   la
desigualdad  entre  los estratos   económicos   más   altos   y  más
bajos   continúan  en  forma   peligrosa,   impactando   fuertemente
en  la  movilidad   social   y  la  incapacidad   para  salir  de  la
pobreza.     La   política   debe   volcar   sus   principios  y
valores   en  la  recuperación    de  una   educación   pública
donde   el Estado   debe  generar,  capacidad  y  decisión   en
fiscalizar   que  la educación   pública   sea   igualitaria   para
todos.   Terminar   con  la  Municipalización   que   sólo   ha
permitido   estigmatizar    la  baja   calidad   educativa  recibida,
no   les  alcanza   para   seguir   estudios   superiores   y
tampoco   para   obtener   beneficios   de  las  becas   disponibles.
Las   becas   del  Estado   de  10   alumnos,   8   vienen   de
estratos   sociales  económicos  altos   y  de   colegios   privados,
donde   sus  niveles   académicos   son  muy   superiores   a  la
educación   municipal.

La   poca  participación   de  organizaciones   sociales,  civiles,
sindicales   en   los  temas   generales   de   país,   ha   generado
un   aislamiento   general   entre   los   ciudadanos   y   la
“clase  política”.    Esta   marginación    ha   logrado   un
alejamiento   de   grandes  sectores   de   nuestra   sociedad,    el
padrón   electoral   cada  vez   se   envejece   más   y   los
nuevos   inscritos,   son   cifras   marginales   que   no   logran
subir   el   número   de  inscritos.    Está   grave  situación    de
estabilidad   social,    los partidos  políticos   la  están
obviando,   puede   generar   peligrosos  estados  de  animo  de   la
gente,   sobre  todo   de  aquellos  sectores   más   marginados   de
los  beneficios  del  sistema.      El   modelo  electoral  heredado
de  la  dictadura   es    otro   elemento   que   la   Concertación
ha   permitido   que   siga   funcionando,    donde   los  grandes
grupos    políticos   se   sienten   muy  cómodo  con el  sistema
electoral   binominal.     La   Concertación   y  sus   dirigentes
en  su  mayoría   son  parlamentarios,   están   muy  ajenos   a
cambiar   el  sistema   porque   los   privilegía   directamente,    y
perjudica     gravemente    la   “renovación   de   la política”.
Esta   realidad   que   se   mantiene   por  más  de   20  años,   al
parecer   nadie    se   opone  a  ello,    donde   hoy   ciertamente,
es   la  minoría   que   gobierna   y  legisla,    en   directo
perjuicio   de  la  gran   mayoría   ciudadana,   está     verdadera
obscenidad   por   mantenerse   en  el   poder,    olvidar
descaradamente,    los  mayores   intereses   de   la  patria    y
su   democracia.

La    Concertación  benefició   otras   acciones   más   liberales,
con   la   excusa   de   un   bien   superior   llamado   país.
Desde   ese  punto  de   vista   y   considerando   que  no  son
gobierno,    es   la  oportunidad   de   establecer   en  forma
separada   las   diferencias    valoricas   y   políticas   entre
los  cuatro   partidos   que   conforman   la   Concertación.
Cada   partido   logre   su   independencia,   retome  sus
principios,    su    doctrina,   su ideología,     dar   cuenta   a
los   ciudadanos   cuales   son  las   diferencias   entre   los
diferentes   partidos   que  conforman   este    conglomerado.
Deben   también,     hacerse   responsables   de   los   graves
problemas   que  el  sistema   económico   neo-liberal   a  causado
a    millones   de  chilenos,    deben  hacerse   cargo    también,
de  la  pésima   calidad    educacional   municipal,    de   la  mala
atención   en  hospitales   públicos,   de  la  pésima   distribución
de  la   riqueza,   del   aumento   de  la  delincuencia  por  las
pocas   expectativas   de   los  jóvenes,   la  nula   reinserción
ha   la  sociedad  de  jóvenes  delincuentes,   deben  hacerse  cargo
del  gran  aumento   de  trafico  y  mini-trafico   de  la  droga
en  los sectores   más   humildes,     la  escasa   fiscalización   de
parte   del   Ministerio  del   Trabajo  hacia   los   trabajadores
en  general,   favorecer  la    continuación   de   empresas
sub-contratistas   y    su    explotación   hacía   los  trabajadores,
por   último,    deben    hacerse   cargo   que   las   elecciones
presidenciales   recién   pasadas,    ganara   la  derecha.

PATRICIO ESCOBAR

About these ads

Autor: Manuel Luis Rodriguez

Sociólogo, Cientista Político, académico, comunicador.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.682 seguidores