CoyunturaPolítica

al sur de la realidad

El acarreo de votantes a los tribunales en Magallanes

En comentarios anteriores hemos condenado el acarreo de electores en la región de Magallanes, una práctica política y electoral en que se han beneficiado los dos principales bloques políticos del país.

Ahora, los candidatos Carlos Mandriaza en San Gregorio y Luis Silva en Laguna Blanca han procedido a impugnar ante los tribunales la inscripción de 345 electores (en San Gregorio) y 50 en Laguna Blanca, respectivamente.

La historia del acarreo de electores en Magallanes

El acarreo de votantes, ha sido una práctica recurrente en la política magallánica de las comunas rurales, desde los inicios de los años noventa, aunque su verdadera historia anterior puede remontarse a los manejos fraudulentos que realizaron en la más completa impunidad los agentes y alcaldes de la dictadura en la región de Magallanes para el plebiscito constitucional de 1980 y, sobre todo, para el plebiscito de octubre de 1988, de feliz recordación…

En el plebiscito constitucional de 1980, los Alcaldes de la dictadura realizaron en Magallanes un amplio, descarado e impune acarreo de votantes hacia las comunas rurales, parea asegurarse que todo funcionara conforme a las órdenes del Jefe Supremo…

En 1988, ya con la experiencia ganada en 1980, los Alcaldes de la dictadura nombraron por sí y ante sí a los presidentes de las mesas receptoras de sufragios, principalmente entre funcionarios bancarios y familiares de oficiales militares que garantizaran unos resultados acordes con los prolongados favores recibidos durante 16 años.  El acarreo hacia las comunas rurales se practicó entonces en forma sistemática. Sólo que la ciudadanía dijo otra cosa.

Y después de 1990, a lo largo de varias elecciones, los militares procedían a inscribir bajo el método del acarreo a los conscriptos que hacían su servicio militar aquí en Magallanes.  Eso explica -entre otras causas- que, por ejemplo, el padrón electoral de la comuna de Punta Arenas tiene más de 70.000 electores inscritos, pero en realidad votan alrededor de 44.000…

Pero, lo esencial es reformar la ley y educar la conciencia cívica de los ciudadanos

Todo puede llegar a los tribunales, incluso una condena a los ciudadanos que se han prestado como ovejas para este juego.  Pero, en realidad y en definitiva, mientras la ley de inscripciones y votaciones no sea  modificada, estas prácticas inmorales continuarán sucediendo.

Manuel Luis Rodríguez U., Cientista Político

About these ads

Autor: Manuel Luis Rodriguez

Sociólogo, Cientista Político, académico, comunicador.

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.588 seguidores