CoyunturaPolítica

al sur de la realidad


Deja un comentario

Contra todas las desigualdades, por una nueva etica ciudadana – Declaración de un grupo de militantes del PDC

1.Chile atraviesa por un momento crucial de su historia. Por primera vez en décadas se ve enfrentado a la decisión de instalar las bases culturales que darán sostén a una sociedad más integrada y democrática. De ahí la trascendencia que cobra en el debate nacional la Reforma Educacional, desafío de la justicia y garantía de la paz social.

  1. Como ha sucedido en la historia de Chile cada vez que han sido tocados sus intereses, la derecha ha reaccionado con virulencia, desplegando la arrolladora maquinaria de propaganda constituida por su prensa, su televisión, sus universidades y redes educativas, con el fin de frenar el curso institucional de la reforma. Su táctica es introducir en el seno de la coalición de gobierno las falsas antinomias y hegemonías de laicos contra humanistas, de izquierdistas contra centristas, o de democratacristianos contra comunistas.

3.Frente a esta estrategia hemos afirmado que la única supremacía legítima en la Nueva Mayoría es la hegemonía de los derechos fundamentales, de la democracia y del régimen constitucional. De este etos histórico y social fluye el cemento que le da consistencia y solidez a su unidad interna, que debemos preservar, pues la Nueva Mayoría —su claridad política y estratégica, su cohesión interna y su voluntad de continuidad— es la garantía de éxito de la Reforma Educacional.

  1. Dentro de este consenso fundacional, el aporte específico de la Democracia Cristiana es su resuelto y permanente combate a las desigualdades, y la recuperación y promoción de una sólida ética ciudadana. Chile ya no resiste las actuales desigualdades de acceso a la salud, a la vivienda, a la educación. Las desigualdades territoriales y las desigualdades entre hombres y mujeres. Las desigualdades étnicas, las de acceso a los servicios y a la justicia. Las desigualdades en el mundo del trabajo, lo que exige reformas laborales estructurales.

Por otra parte, el país está cansado de las prácticas políticas envilecidas, de las luchas por el poder y por los cargos, de las desafecciones y rodeos. Por eso exige una ética pública de compromiso y responsabilidad con el programa que ratificó en las urnas. Necesitamos con urgencia este nuevo espíritu para reparar la fractura que divide a la comunidad nacional, a nuestra coalición y a nuestro partido.

5.Como hace cincuenta años, debemos conquistar presencia en la sociedad, en la vida de las personas, en los espacioscomunitarios, en las luchas de reconocimiento, y en los movimientos de opinión. Y debemos hacerlo a partir del testimonio, que es nuestra principal herramienta. Debemos fortalecer la Nueva Mayoría, trabajando codo a codo en el mundo social junto a nuestros aliados. Promoviendo el diálogo, la colaboración y la movilización de sus activos, desde nuestra propia memoria y tradición. Recuperando el sentido de la Revolución en Libertad que nosotros evocamos como la gesta nacional que inauguró la etapa de mayor democratización de nuestra republica, la que se extiende de 1964 a 1973.

6.Como corolario de lo anterior, queremos anunciar sin ambages y lejos de todo ánimo conflictivo: ¡Tenemos el firme propósito de recuperar la conducción del partido para ponerlo en marcha hacia el nuevo horizonte que ha elegido Chile! Forjaremos las alianzas y desplegaremos los esfuerzos que este compromiso nos reclama. Lo haremos a plena luz del día y de cara a nuestros camaradas de partido. Porque ésta fue la metodología que nos permitió ser escuchados y apoyados en la última Junta Nacional. Estos los modos que nos permitieron aumentar nuestra participación en el Consejo Nacional y en la Mesa. Y éstas las formas a través de las cuales restableceremos la integración de todos, y el respeto a todos los militantes. Porque son las raíces las que dan vida a las plantas, y son los lugares de la memoria los que mantienen viva la huella que hemos dejado en la historia de Chile, lo confirmamos en vísperas del 4 de septiembre cuando se cumple medio siglo desde el triunfo del Presidente Eduardo Frei Montalva y de la Revolución en Libertad.

Mariano Ruiz-Esquide, Alejandra Miranda, Héctor Gárate, Belisario Velasco, Ignacio Balbontín, Juan Manuel Sepúlveda, Pedro Hernández, Rodolfo Fortunatti, Patricio Huepe, Jorge Consales, Pilar Mallea, Ricardo Moreno, Juan Miguel Carril, Iván Paul, Abdón  Anaís, María Antonieta Escobar, Germán Díaz, Carlos Eduardo Mena, Raimundo González A., Patricio Argandoña R., Enríque Bertrán, Juan Guillermo espinosa, Alejandro Morales, Juan Díaz, Ramón Mallea A., Alejandro Gonzalez, Miguel Angel Botto, José Soto.

 


Deja un comentario

Nosotros le creemos a Enrique Villanueva

Nosotros conocemos a Enrique Villanueva desde hace muchos años, porque fuimos compañeros de armas en la Fuerza Aérea de Chile y, porque juntos nos opusimos al Golpe de Estado y nos mantuvimos fieles a nuestro juramento en defensa del gobierno de Salvador Allende, elegido democráticamente, rechazando reprimir a nuestro pueblo. Una decisión que le costo la vida, entre otros, al General Alberto Bachelet, asesinado por sus propios compañeros de armas y a nosotros, la tortura, la cárcel y el exilio.

Damos fe de su compromiso con la lucha permanente por la recuperación de la democracia y la libertad en Chile, Enrique fue un destacado dirigente del movimiento de militares en el exilio, quienes después de salir de la cárcel nos organizamos con el fin de unirnos a todo el movimiento internacional de solidaridad, denunciando desde nuestros países de destierro, los crímenes y los atropellos a los derechos humanos cometidos por la dictadura cívico militar en esa época.

De manera desinteresada, una vez que finalizó sus estudios universitarios en Inglaterra, se integró a la lucha por la liberación nacional del pueblo de Nicaragua, participó en la fundación de la Fuerza Aérea Sandinista y en la reconstrucción de ese país después de derrocada la dictadura de Somoza. Posteriormente nuestro compañero Enrique, fue también un dirigente fundador del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), una joven organización que surgió en 1983 como una forma de resistencia armada al terrorismo de Estado y cuando en nuestro país no había estado de derecho, haciendo uso del derecho a la rebelión ante una tiranía reconocida como una de las mas crueles de las que existieron en nuestro continente.

Aunque nosotros no fuimos parte de esa organización, siempre valoramos el coraje, el valor y el espíritu unitario que animó a sus integrantes. Jóvenes, hombres y mujeres, algunos de ellos héroes, quienes entregaron generosamente sus vidas para alcanzar la democracia que hoy disfrutamos todos los chilenos.

A nosotros nos consta que después del triunfo del Presidente Aylwin, Enrique Villanueva, al igual que muchos chilenos y chilenas, comenzó una nueva construcción de país y de familia, entendiendo que la realidad de nuestra transición a la democracia imponía en Chile una nueva forma de hacer política. Algunos de nosotros fuimos testigos de su reinserción social junto a su familia, apoyándolo moral y materialmente en un proceso que le fue duro y casi siempre adverso.

Quienes conocemos a Enrique, su pensamiento y consecuencia, demostrada a lo largo de toda su vida, sabemos que NO PARTICIPÓ en el asesinato del ex senador Jaime Guzmán, hecho ocurrido el 1º de abril de 1991. Su posición política de dejar las armas, ha sido desde los fines de los ochenta, conocida por sus amistades y entornos. No es casual que le hayan tildado de reformista dentro de las filas de su propia organización por sus posturas políticas contrarias al aparatismo militar que en esa época sometió al FPMR y a otras organizaciones. Son muchas las personas quienes apoyan nuestro sentir y que atestiguan su posición y opiniones una vez sucedidos los hechos.

Nosotros, al igual que Enrique Villanueva, repudiamos dicho crimen por considerarlo cobarde y porque el país vivía en otro contexto histórico, donde ya no operaban organismos represivos del Estado como la Dina y la ex CNI y empezaban a soplar los primeros vientos de la democracia.

Durante los últimos cuatro años, desde Septiembre del 2010, hemos seguido con atención un largo proceso judicial, en el cual se le privó de libertad por una acusación extrajudicial hecha en la televisión, señalándolo como peligro para la sociedad, sin considerar que por voluntad propia había retornado al país, desde España, cinco años antes, en el 2005, periodo durante el cual ejerció como un profesional y académico destacado.

Se le señala como autor intelectual de un hecho que siempre ha repudiado y que le costó además, enemistades en su misma organización. Se le ha perseguido sin piedad, haciendo uso de una legislación antiterrorista diseñada en los tiempos de la dictadura, cuestionada internacionalmente, aplicándosele leyes derogadas, negándole las bases del debido proceso y de un juicio justo. Han pasado 23 años desde este alevoso crimen, el que de acuerdo a la legislación chilena para este tipo de delito, prescribe a los 15 años. Enrique desde 1997 ha vivido dentro y fuera del país, lo que le da un cálculo de 15 años y algunos meses, entonces, porque no se le aplica la prescripción?, pero mas aun, porque se le aplican leyes derogadas?.

Finalmente y a pesar de que la UDI NUNCA ha solidarizado con las víctimas de las gravísimas violaciones a los DDHH ocurridas durante la dictadura cívico militar de Pinochet – que su partido apoyó- , a pesar de que algunos de sus miembros aun protegen y defienden a los criminales condenados y en procesos judiciales por violaciones a la vida y a los derechos humanos, a pesar de que la UDI no ha colaborado como debiera con las propuestas de verdad y justicia, nosotros le reconocemos a ese partido el derecho a exigir justicia por su líder asesinado.

Pero como ya lo ha dicho el abogado Roberto Celedón, que defiende a este luchador social y militar patriota “no se hace justicia condenando a un inocente”.

Ex militares de la FACH quienes nos opusimos al golpe de estado de1973:

Comandante de Grupo Fach             Ernesto  Galaz Guzmán.

Comandante de Grupo Fach             Alvaro Yáñez.

Capitán de Bandada Fach                 Jaime Donoso Parra.

Teniente Fach                                     Humberto Frías Bulo

Sargento Fach                                   Jaime Contreras Márquez.

Cabo 1ro Fach                                   Enrique Ibañez Recabal.

Cabo 1ro Fach                                   José Carrasco Oviedo.

Cabo 1ro Fach                                   Víctor Adriazola Meza.

Cabo 1ro Fach                                   Omar Maldonado Vargas

Cabo 1ro Fach                                   Osvaldo Cortes

Cabo 2do Fach                                  Eduardo Gonzales Beltrán

Cabo 2do Fach                                  Carlos Guerrero Robles

Cabo 2do Fach                                  Rene Oliva Quezada                                           

Cabo 2do Fach                                  Luis Torres Valeria

Cabo 2do Fach                                  José koch

Caco 2do Fach                                  Pedro Pontanilla Murua

Cabo 2do Fach                                  Mario Arenas Fernández

Cabo 2do Fach                                  Sergio Avila Gallegos

Cabo 2do Fach                                  José Ayala

 

Honorables diputados (as):

Hugo Gutiérrez, diputado PC; Sergio Aguiló, Diputado IC; Rodrigo González Diputado PPD ; Cristina Girardi, Diputada PPD

 


Deja un comentario

Calles sangrientas

Desde hace varios años ha existido un debate semi público y semi oculto, acerca del nombre de algunas calles de Punta Arenas.  En estos días, se propone cambiar el nombre de calle José Menéndez, la antigua calle Valdivia cuya denominación fue modificada durante la dictadura.

El fondo de la controversia reside en el rol ejercido por el empresario José Menéndez en el período de la cacería de indígenas en la Tierra del Fuego, en los inicios de la ganadería en Magallanes.  Diversas fuentes históricas, aluden a la responsabilidad directa e indirecta del ganadero en la contratación de mercenarios para la cacería de indígenas en la isla grande.

Esta controversia nos obliga a releer la Historia de Magallanes y de la Patagonia, con los ojos del siglo XXI, pero reconociendo esas verdades históricas y esos hechos que han sido dejados en las penumbras del saber.

Al margen de los efectos indirectos que tendría el cambio de nombre para los residentes y empresarios que viven y laboran en calle José Menéndez de Punta Arenas, no puede negarse que tal cambio (una decisión que compete a la Municipalidad) puede constituirse en un precedente histórico que abrirá a continuación la polémica por los nombres de otras calles de la ciudad, como Waldo Seguel, Barceló Lira, (Julio Argentino) Roca o José Nogueira, quienes en su tiempo y coincidentemente, tuvieron también roles controversiales en diversos momentos oscuros de la historia del Territorio de Magallanes y de la Patagonia.

Otro elemento de fondo de la controversia, dice relación con el concepto de pionero que se ha instalado en la Historia de Magallanes.  En la historia de la región de Magallanes, los pioneros del desarrollo y del crecimiento de esta comunidad austral no solo fueron empresarios: hubo también autoridades relevantes como Oscar Viel, Emilio Salles o Ernesto Guajardo, hubo trabajadores pioneros como Ulises Gallardo, mujeres pioneras como Natalia Tobar, por mencionar solo a algunos de estos personajes a quienes se les niega el apelativo de pioneros.

Pioneros en Magallanes no han sido solo los emprendedores, no importa la cantidad de miles de millones de libras esterlinas que hayan amasado como fortuna, porque también podría afirmarse sin mover un ápice de la verdad histórica que esas fortunas pioneras fueron el resultado del trabajo abnegado y explotado de miles de obreros y artesanos a lo largo de varios decenios.

La historia de Magallanes no ha terminado de escribirse, ni está escrita en piedra.

Manuel Luis Rodríguez U.


Deja un comentario

El salario mínimo mensual en Santa Cruz (Argentina) es de $ 19.175 pesos argentinos

Un estudio de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco asegura que el salario bruto promedio en Santa Cruz es de $ 19.175, en tanto en Chubut $ 15.802 mensuales y en Tierra del Fuego promedia los $ 15.144.
Para este estudio, basado en datos del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial, los trabajadores de la Explotación de Minas y Canteras tienen un promedio salarial de 38.978 pesos de salario en bruto, al igual que la Industria Manufacturera que es de 15.972 pesos. El sector de trabajadores vinculados a la electricidad, gas y agua ronda los 25.319 pesos y la Intermediación financiera y otros servicios financieros que alcanzan los 20.082 pesos.
Se debe recordar que según datos publicados por el Ministerio de Trabajo de la Nación, la remuneración promedio mensual del sector privado al primer trimestre de 2014 ascendió a $ 9.683, evidenciando un incremento del 26,4% respecto al mismo trimestre de 2013.
Las remuneraciones más altas del sector privado corresponden a la Región Patagónica y la Ciudad de Buenos Aires, siendo Santa Cruz la provincia con mayor remuneración. En la otra punta están las provincias de Santiago del Estero y Misiones (que pertenecen a las regiones del noroeste y el noreste, respectivamente) con la menor remuneración promedio de $ 6.749 y $ 6.757, respectivamente. 
A modo de ejemplo de la disparidad salarial tomando el sector agropecuario, el promedio nacional es de $5.513 pesos brutos, según un relevamiento del primer cuatrimestre de este año. Pero al mirar las provincias, mientras en Tierra del Fuego se paga $8.170 en ese sector, en Santa Cruz $6.660, en La Rioja y en Jujuy apenas superan los 4 mil pesos. 
El monto de $ 19.175 pesos argentinos equivale a $ 1.339.261 pesos chilenos. Cambio: 1 peso argentino: 69.84 pesos chilenos.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.646 seguidores